Regreso al Pasado: Recreativas Míticas

Regreso al Pasado vuelve una vez más a los salones arcade para prestar atención a cinco recreativas legendarias, dos de las cuales están de rabiosa actualidad gracias a sus futuros remakes destinados a plataformas de descarga. Toki, Joe & Mac, Dragon Ninja, The Avengers y Vendetta nos esperan. Los viejos arcades nunca mueren.

Ahora que se ha puesto de moda recuperar viejos clásicos en las consolas de nueva generación (véanse casos recientes como 'The Secret of Monkey Island' o 'Marvel Vs. Capcom 2') no estaría mal que los gerifaltes de la industria se acordaran de aquellos juegos que me encandilaron cuando era un chaval, y nos trasladaran toda la magia que poseían a nuestros hogares.

Empezaré hablando de varios de ellos. Concretamente, de cinco clásicos de las máquinas recreativas de antaño. En primer lugar, deciros que me proporcionaron interminables horas de diversión y grandes sensaciones que muchos de los juegos en la actualidad no podrían conseguir ni con los mejores gráficos del mundo. Los títulos en cuestión son el entretenidísimo 'Toki', el increíble 'Bad Dudes vs. Dragon Ninja', 'Vendetta', 'Joe & Mac: Caveman Ninja' y por último, y no por ello menos importante, 'Captain America & The Avengers', un juego genial basado en los superhéroes de la Marvel.

/es/node/Array

Antes de comenzar, mencionar que dos de dichas recreativas regresarán en breve a nuestras lúdicas existencias por la puerta grande. El primero en saltar a la palestra será Toki, ya que el estudio francés Golgoth ha puesto toda la carne en el asador para brindar a este clásico imperecedero un completo lavado de cara, respetando además su jugabilidad clásica al 100%. Los amantes de los videojuegos bidimensionales construidos a golpe de píxel y sprite están sin ninguna duda de enhorabuena, ya que el apartado gráfico será completamente 2D y en alta definición. Todos los elementos del juego han sido redibujados y dotados de un número de frames de animación muy superior a los del arcade original, por lo que nos encontramos ante un título de descarga obligatoria que, al menos en un principio, estará destinado a Xbox Live Arcade y PC, aunque aún no se ha descartado su aparición en PlayStation Network.

La segunda recreativa que verá su apartado gráfico redibujado en gloriosa alta definición es ni más ni menos que Joe & Mac: Caveman Ninja. Los encargados de llevar a cabo dicha tarea serán también los chicos de Golgoth Studios, y desde luego podemos estar seguros de que harán un trabajo excelente teniendo en cuenta la sobresaliente calidad de la que dan fe las imágenes y el vídeo mostrado hasta ahora de Toki HD. Esperemos que estos asombrosos remakes sean sólo la avanzadilla de una fiebre neo-retro que nos permita disfrutar de los clásicos juegos arcade que nos maravillaron quince años atrás, engalanados con una completa puesta al día que deje bien a las claras que la belleza plástica de las dos dimensiones sigue siendo infinitamente superior a la que pueda alcanzar cualquier engine poligonal de la actualidad. En definitiva, más sprites y menos polígonos, que de esto último el mercado está más que sobresaturado.

Toki

Más conocido en Japón como 'Ju Ju Densetsu', Toki fue un juego que enamoró a propios y extraños desde el principio. Corría el año 1989 cuando nació y hoy día no ha perdido nada de la frescura y la personalidad que lo catapultaron a la fama por aquel entonces. Desarrollado por TAD Corporation, los creadores de 'Cabal' (otro gran clásico de los videojuegos, recuerdo que en nuestro país llegó de la mano de Taito y pudimos disfrutar de él en las clásicas recreativas de barrio), no tardó mucho en dar el salto a las plataformas domesticas, aumentando así su popularidad entre los jugones. En concreto existieron versiones destinadas a NES, Atari ST, Megadrive y Spectrum entre otras.

La dinámica de Toki era muy sencilla a la par que entretenida. El personaje principal era Toki, un humano que por circunstancias de la vida se ve transformado en mono, y para más inri en un mono que escupe 'bolitas de energía'. El bueno de Toki, antes de su cambio a primate, era un humano (estilo 'Tribeman' o Tarzán) que vivía en una aldea con su tribu y su taparrabos la mar de tranquilo, hasta que un desalmado llamado 'Doctor Vookimedlo' (¿porqué siempre los malos de los videojuegos tienen un doctorado o son profesores?) secuestra a la princesa de la tribu (la princesa Miho, aunque dependiendo de la versión a la que jugaras te podías encontrar con otro nombre) de Toki. No contento con esto, lanza un hechizo sobre nuestro protagonista para convertirlo en mono. Pero no en un mono cualquiera, no.

Toki es un monito muy especial, capaz de eliminar a los enemigos que salen a su paso escupiendo cantidades ingentes (y variadas, puesto que las hay de diversos tipos) de lo que parece ser una especie de proyectil en forma de bola de energía que emite un característico sonido, muy gracioso al ser exhalado de la boca de nuestro querido monito. Como podéis apreciar, la historia al más puro estilo 'Mario que debe salvar a la Princesa Peach' no es muy original, la hemos visto miles de veces en bastantes títulos. Pero este Toki tenía algo que lo hacía diferente. Su principal virtud como videojuego residía en su entretenimiento innato. Te lo pasabas pipa dando saltitos por la selva y matando a tus adversarios a escupitajos energéticos.

Los gráficos eran más que correctos para la época, y su mayor baza se encontraba en una desenfrenada jugabilidad a prueba de bombas. Era un juego en el que podías pasarte varias horas inmerso en la aventura sin aburrirte en lo más mínimo. Incluso era un juego que podías volver a disfrutar una vez lo terminabas sin perder una sola pizca de adicción. Dejando a un lado su exquisita jugabilidad, el éxito de Toki se debe a muchos factores, entre los que destaca su increíble y acentuado sentido del humor. Toki se paseaba por la selva escupiendo (de ahí que en Estados Unidos conocieran a este juego como 'Monkey Spit', algo así como el 'mono que escupe') y encima podía conseguir unas zapatillas estilo 'Converse' que le dotaban de un mayor impulso a la hora de saltar.

Y ya que hablamos de salto, Toki también podía cargarse a los seres malvados de la jungla saltando sobre ellos, al más puro estilo Mario. También contábamos con la posibilidad de recoger un 'casco de rugby' que nos permitía aguantar con más empaque los ataques de tanto bichejo raro, insecto diabólico y demás seres mutados de la selva. Por cierto, muy graciosas las caras que ponían tanto Toki como sus enemigos al ser eliminados. El juego a pesar de contar con varios clichés (como lo de recoger monedas que te dan puntos, todo un clásico) era una maravilla y como ya he dicho, muy pero que muy entretenido. Es una pena que hoy día no existan más juegos como Toki aunque, como apuntamos en la introducción al presente reportaje, el mono más carismático del mundo de los videojuegos (con permiso de Donkey Kong, obviamente) regresará próximamente haciendo gala de un aspecto gráfico completamente remozado.

Bad Dudes Vs. Dragon Ninja

Simplemente genial. Uno de los mejores videojuegos de la historia. Y pensaréis 'que exagerado', o 'está bien, pero no es para tanto'. Pues amigos, he de deciros que este juego me tenía totalmente enganchado. La música era absolutamente magistral (la melodía de la segunda fase, que se desarrolla encima de un camión en marcha, se encuentra entre las más destacadas), y eso que hablamos del año 1987. Dragon Ninja era uno de esos juegos que aun sin alardes técnicos de gran calibre tenía ese 'algo' que lo hacía especial. El título, que vino desde Japón, fue desarrollado por Data East, responsable de varios (y grandes) arcades destinados a salones recreativos.

Y bien, una vez hechas las presentaciones es hora de profundizar en este 'Bad Dudes Vs. Dragon Ninja' (nombre americano, por cierto; tanto aquí como en Japón se llamó simplemente 'Dragon Ninja'). La historia de 'Bad Dudes Vs. Dragon Ninja' (algo así como 'Los tipos chungos contra el ninja dragón') arranca con nuestro dos protagonistas, Striker y Blade (diferenciables únicamente por el color del pantalón, porque por lo demás eran idénticos), en plena operación de rescate, ya que el presidente Ronnie (¿Reagan?) ha sido secuestrado por el Dragon Boss (el jefe Dragon Ninja). Argumento clásico y característico de aquella época, tanto o más que el de rescatar princesitas. Así nos encontramos con dos tipos duros (si jugabas a dobles, claro está) declarando la guerra a una peligrosa organización criminal que ha secuestrado al hombre más importante del planeta.

Ha llegado el momento de hablar de los aspectos técnicos de este título. Como he comentado un poco más arriba, la banda sonora, sin ser espectacular, cumplía bastante bien su cometido y daba ambientación al título. Algo bastante llamativo era que cuando pasabas una fase el protagonista daba un grito digitalizado, clamando a los cuatro vientos 'I'm bad!' (¡Soy malote!). Los gráficos no eran nada del otro mundo, aunque en general el apartado técnico se mantenía a un nivel aceptable para la época, siendo incluso ligeramente superior al de otro gran juego de lucha, el mítico 'Double Dragon'.

Eso sí, 'Dragon Ninja' no daba la talla frente a títulos como 'Vendetta' o el insuperable 'Final Fight'. Así nos queda como principal punto fuerte de éste 'Bad Dudes Vs. Dragon Ninja' su jugabilidad y lo bien que sentaba repartir puñetazos y patadas a ninjas, perros rabiosos, meretrices luchadoras y demás 'fauna videojueguil' maligna. La dinámica del juego era la de un beat 'em up clásico en 2D, es decir, o avanzabas hacia delante o te girabas hacia atrás porque los enemigos venían tanto por la izquierda como por la derecha. Poco más podemos decir de este clásico de los videojuegos, solamente añadir que se hizo bastante famoso e incluso la NES llegó a contar con su versión domestica, bastante aceptable por cierto. Los ordenadores de la época también contaron con su propia conversión, siendo la más destacable, como no, la destinada a Amiga, el potente ordenador de 16 bits de Commodore.

Captain America and The Avengers 

Como fanático de los comics que soy, el entrar a una sala de recreativos y encontrarme con un juego basado en las peripecias de 'los héroes más poderosos de la Tierra' (léase 'Los Vengadores') me provocó gran satisfacción e hizo que me pasara las horas muertas viciándome con este fantástico título que llegó a nuestro país a mediados de los 90 y encandiló a todos los seguidores de los personajes nacidos de la mente del genial Stan Lee. Primero de todo, decir que el juego no es nada del otro mundo. Es más, posee bastantes carencias a nivel gráfico y sonoro, algo que no importaba en lo más mínimo a los aficionados a Marvel puesto que podían controlar a personajes míticos como Capitán América o Iron Man.

El juego fue editado por Data East en 1991, siendo su argumento el siguiente: El malvado supervillano nazi conocido como Cráneo Rojo planea conquistar el mundo (que raro), y para ello ha reclutado a la 'creme de la creme' de sus colegas de profesión, entre los que están El Mandarín o Ultron. Respecto al control de los personajes, su manejo era bastante sencillo, reduciéndose a la ejecución de combos simples para reducir a los secuaces de Cráneo Rojo y una serie de poderes especiales basados (lógicamente) en las habilidades propias de cada personaje. Mi favorito era sin duda el Capi. Además de dar puñetazos, saltar y dar patadas, lanzaba su escudo y te quitabas de golpe a tres o cuatro esbirros. Aunque he de decir que el rayo de protones de Iron Man no le iba muy a la zaga.

En cuanto a Ojo de Halcón y La Visión (en su versión transparente, no con el traje verde, rojo y amarillo habitual), pues decir que son personajes bastante buenos pero no tan efectivos como los anteriormente mencionados. Otro aspecto importante a destacar es la intervención de otros Vengadores (personajes no jugables) como La Avispa, Namor, Mercurio o Wonder Man, que aparecen para dar una serie de 'gadgets' o 'artefactos de utilidad' para el desarrollo del juego.

((19)) Posteriormente, y de la mano de Mindscape, llegaron las consabidas adaptaciones para las consolas domesticas. Pudimos disfrutar de acertadas versiones (algunas más que otras) en Super NES, Megadrive o en portátiles como la Game Gear, entre otras. Para concluir, quiero recalcar que no era un 'juegazo' ni muchísimo menos; el manejo era algo arcaico y eso le quitaba bastantes puntos de jugabilidad, pero despedía un aire entrañable y colorista y se podía disfrutar a cuatro jugadores simultáneos. Como digo, totalmente recomendable para seguidores del mundo del cómic.

Vendetta

O cómo 'repartir tollinas' con estilo. Sin duda, uno de mis juegos favoritos de todos los tiempos. Recuerdo ir a una bolera que había cerca de mi barrio a viciarme con este singular título también conocido como 'Crime Fighters 2', quizá el mejor juego de la trilogía 'Crime Fighters'. Recordemos que el gran 'Violent Storm' es la tercera parte de la saga y el primer 'Crime Fighters' fue un clon de 'Double Dragon' que pasó por los salones recreativos sin pena ni gloria. De las tres entregas, sin duda 'Crime Fighters 2' fue la mejor. Pero como os digo, en España conocimos a la segunda parte como 'Vendetta'. Nos encontramos ante un beat 'em up clásico con el sello de calidad de los juegos de ese estilo que sacaba Konami, la cual, además de encontrarse en pleno auge en aquella época, destacaba en el género a un nivel suficiente como para competir de tú a tú con la mismísima Capcom.

El argumento consiste en la misma anodina temática de siempre, y sin embargo funciona a las mil maravillas (véase el caso de Final Fight, por ejemplo). La historia comienza cuando una organización criminal rapta a la chica en cuestión, que es la novieta de uno de los buenos. A partir de ahí, lo de toda la vida. A repartir mamporros como Dios manda por las calles de una urbe sucia y despiadada. Para ello, debemos elegir entre cuatro personajes: Boomer (el guaperas americano experto en artes marciales), Hawk (un clon de Hulk Hogan), Blood (el afroamericano chuleta con gafas de sol) y Sledge (el primo de Mr. T) y echarnos a los suburbios para enfrentarnos, ya sea a golpes y patadas varias e incluso recogiendo armas del suelo como palos o botellas, a toda suerte de 'elementos' como prostitutas pesadas, macarras cabreados y armados hasta los dientes u homosexuales viciosillos que se enganchan a nuestras piernas de manera lasciva.

Los gráficos son bastante correctos, dotados de un estilo humorístico en algunos momentos como por ejemplo los caretos de la peña cuando les estamos atizando. La música acompaña perfectamente al juego, pero en este apartado 'Violent Storm' le supera con creces. Y eso teniendo en cuenta que de las melodías se encarga la mismísima Michiru Yamane, mundialmente conocida años después gracias a trabajos como la BSO del inolvidable 'Castlevania: Symphony of the Night'. En cuanto a la jugabilidad, decir que es muy fácil hacerse con los controles del juego, lo que desemboca en una adicción que se convierte en la mayor virtud de este 'Vendetta'.

Una cosa que no quiero pasar por alto son los jefes finales, todo ellos de extravagantes nombres como el cavernícola 'Missing Link' o los 'Rude Brothers'. Pero mi favorito (sin contar al 'notas de la coleta y las cadenas' cuyo nombre no recuerdo en estos momentos y al que hay que derrotar en la fase de la fábrica) es 'Buzzsaw Bravado', un gigantón al que nos enfrentamos encima de un camión y que porta una motosierra letal capaz de hacerte un 'apaño' a las primeras de cambio. En resumidas cuentas, un juegazo que merece la pena que probéis si no lo habéis hecho ya. Lástima que no recibiera conversión para consola doméstica alguna, aunque en la actualidad es perfectamente disfrutable gracias a ese museo de los recreativos de antaño llamado Mame.

Joe And Mac: Caveman Ninja

Aunque pueda sonar exagerado, tengo claro es que este título es uno de los mejores arcades de todos los tiempos gracias a su mezcla perfecta entre beat 'em up y plataformas. El juego fue creado por la compañía Data East (que tantas alegrías brindó a los aficionados que acudían regularmente a los añorados salones recreativos), convirtiéndose en uno de esos títulos a los que apetecía echar una moneda de vez en cuando. La conversión destinada a Super Nintendo llegó a adquirir una fama más que perceptible, sobre todo en occidente dado que fue uno de los juegos más destacados entre la primera hornada de lanzamientos destinados a la mítica consola de 16 bits.

'Caveman Ninja' podía ser disfrutado a dos jugadores simultáneos, dándonos la opción de manejar a Joe o a Mac (a los cuales distinguías únicamente por el color del pelo, uno lo tenía azul y el otro verde). La historia, protagonizada por dos simpáticos trogloditas, se desarrollaba en la edad de piedra, con todo lo que ello conlleva: megadinosaurios, cavernícolas agresivos y toda una caterva de bichos indeseables a los que había que ir eliminando gracias a la variedad de armas disponible: mazas, palos, boomerangs de hueso y demás ingenios primitivos. 'Joe & Mac' es un juegazo como la copa de un pino. Podías disfrutarlo una y otra vez o rejugarlo pasado un tiempo, y aún así seguía gustando tanto como el primer día. Además, el título contaba con unos gráficos 'estilo cómic' muy logrados, destacando especialmente el tamaño de los enemigos finales como tiranosaurios o plantas carnívoras gigantes.

El punto fuerte de este título residía en su jugabilidad, ya que era extremadamente divertido y contaba con un sencillo manejo. Mencionar que el llamado 'fuego amigo' debía ser muy tenido en cuenta en las partidas a dobles, ya que los protagonistas podían dañarse mutuamente. La banda sonora era su principal punto débil, limitándose a hacer de mero acompañamiento, con melodías simplonas fácilmente olvidables. Mención aparte merece su colorista y divertido apartado visual, lleno de humor y gags cómicos como las expresiones de los rostros enemigos al ser eliminados.

En cuanto al argumento, pues como no podía ser de otra manera era el habitual de aquella época: los cavernícolas cafres de la aldea rival han secuestrado a tu novia troglodita, sacándola a rastras de la choza del poblado. Así que armado de diversos utensilios prehistóricos nos toca ir a rescatarla de las garras de estos desalmados. Lo dicho, un gran arcade, absolutamente recomendable para pasar horas y horas de ocio. Además de las conversiones destinadas a casi todas las consolas de la época y algún que otro ordenador, 'Joe & Mac' contó con varias secuelas tanto oficiales como oficiosas. A lo largo de 2010 podremos volver a disfrutar del título en las principales plataformas de descarga de la actualidad, engalanado para la ocasión con un espectacular apartado gráfico en alta definición.