Los Sims 3: Trotamundos
Los Sims 3: Trotamundos
Carátula de Los Sims 3: Trotamundos
  • 8

    Meristation

Los sims atraviesan la frontera

Francisco Alberto Serrano faserranoacosta

Con los cambios de Sims 3, uno de los aspectos que despertaban más curiosidad era el de cómo se plantearía ahora el equipo las inevitables ampliaciones. Trotamundos responde a esta pregunta de manera efectiva, descubriendo un nuevo concepto de ampliaciones para la popular serie y sentando un muy atractivo precedente.

El tema de las expansiones de Sims es más delicado de lo que aparenta. En principio, a nadie con un mínimo de familiaridad con el mundo de los videojuegos le pilla de nuevas el concepto de expansión, y es incluso algo bienvenido como una forma de alargar el juego o un extra potencialmente interesante. En el caso de los Sims es muy distinto, porque las expansiones juegan un papel fundamental tanto en el modelo de negocio de la serie como en el disfrute por parte de los usuarios, ya que los Sims se nutre de lo cotidiano y lo extraordinario de la vida real en todos sus aspectos, y el abanico de posibilidades es inmenso.

El problema de eso es que desde la perspectiva de un no jugador habitual de la serie, el encontrarse decenas de expansiones diferentes sobre temas relativamente reducidos era chocante y motivo de bromas y chascarrillos. Tampoco es que la comunidad se haya mostrado siempre entusiasmada sobre el modelo, especialmente cuando una expansión no ampliaba tanto la experiencia como se exigía, o cuando las elecciones de contenido no se consideraban las más acertadas. Muchas de esas expansiones tenían además una importante barrera que superar: las propias limitaciones del juego, limitado siempre a un espacio reducido en el que era difícil desarrollar algunas de las temáticas que se planteaban.

Pero con Sims 3 han cambiado muchas cosas, empezando por el motor del juego, y aunque el salto visual de la tercera parte es notable, las consecuencias de ese cambio tiene un alcance superior al puramente estético. Los que ya disfrutaron de la tercera parte saben que uno de los grandes cambios de la serie fue el salto hacía un entorno más amplio: pequeñas ciudades o pueblos con una auténtica comunidad de sims viviendo ahí, lo que daba coherencia al conjunto y hacía más interesante el juego; lo que por extensión también ampliaba los horizontes de las posibles expansiones. Dado que además se habilitó un sistema de micropagos para descargar contenido específico como peinados, vestuario o tipos de muebles, que solía ser uno de los grandes atractivos de cada expansión, eso liberaba al equipo para idear una expansión que fuera algo más que un conjunto de nuevos juguetes.

El resultado se puede ver con Trotamundos y es realmente prometedor a la hora de pensar en el futuro de la serie. La temática de la serie está estratégicamente elegida y no podría ser mejor para subrayar algunos de los elementos más importantes que se quieren resaltar en el juego: el protagonismo de los escenarios y el disfrute del descubrimiento de nuevas culturas, así como nuevas mecánicas de juego que se experimentan aquí por primera vez y que consiguen enriquecer en gran medida el conjunto ofrecido por el juego original. Está claro que el equipo ha sido ambicioso y la recompensa es un título realmente interesante tanto para aficionados como para aquellos que se quieren introducir en la serie.


El propio nombre resulta afortunado para entender todo lo que ofrece esta expansión: viajes, aventura, descubrimiento y nuevos retos. La expansión se acopla disimuladamente en el juego principal -necesario para la expansión como era de esperar- y aparte de algunas opciones nuevas de vestuario y estética para tu sims, todo permanece igual. No es hasta que coge se un teléfono cuando cuando queda patente el aspecto más vistoso de la ampliación: viajar a tres posibles destinos: Shang Simla, Champs Les Sims y Al Simhara, tres localizaciones al más puro estilo Sims pero ambientadas en China, Francia y Egipto. Con un poco de dinero en la cuenta corriente, es posible viajar a cualquiera de esos sitios a tener una experiencia distinta a la normal en el juego.

Las tres localizaciones están cargadas de los rasgos propios de los tres países que los inspira, son escenarios muy amplios y bien ejecutados, que siguen fielmente el estilo visual de Sims 3 con sus tonos suaves y aspecto amable. Shang Shimla tiene sus templos, restaurantes y ruinas milenaria, Al Simhara tiene las pirámides como centro neurálgico y lugar de aventuras, mientras que Champs Les Sims tiene el encanto de la campiña francesa. Cada escenario está cargado de sabor propio, productos típicos de la zona y curiosidades fácilmente identificables. Están claramente por encima de los distintos escenarios descargables aparecidos hasta la fecha, ya que se nota el trabajo extra y la especial atención por los detalles.

EA ha decidido que la expansión tenga un carácter progresivo, quizás para no saturar a los nuevos jugadores, de modo que se ha habilitado un sistema de "visados" por el que las actividades en cada una de esas ciudades va proporcionando permisos para poder quedarse más tiempo, hasta el punto de poder establecerte allí, fundar un negocio o comprar una casa. Esos puntos se consiguen de manera fácil y de las más diversas formas, aunque la más visible es cumplir las misiones que varios personajes te van ofreciendo a través de anuncios, que pondrán sobre la pista de algunas de las actividades nuevas que se pueden desarrollar, así como de las posibilidades de cada ciudad. El único aspecto criticable de este sistema es que hace muy difícil llevar a varios Sims de una unidad familiar a una de estas localizaciones, ya que en los primeros viajes el tiempo está bastante limitado y es difícil sacarle partido al nuevo contenido si hay que ir prestando atención a un grupo numeroso de Sims.

En todo caso, los requerimientos para ser residente en las nuevas zonas son sencillos y en nada podrás estar recorriendo tus casas por el ancho mundo a medida que el sim vaya integrándose en cada ciudad, que por supuesto cuenta con su propia variedad local de sims, a los que también se puede observar en sus vidas cotidianas y con los que se puede interactuar de la manera tradicional.Para guiar un poco a los jugadores en sus experiencias en el extranjero, se ha habilitado el sistema de misiones, que como ya se ha mencionado antes, pondrá al Sims sobre la pista de objetivos que puede acometer, de una forma alternativa al propio sistema de de deseos de Sims 3, que sigue estando vigente. Esas misiones no sólo tendrán recompensas en visados, también pueden permitir acceder a valiosos objetos que se pueden vender o utilizar para decorar tu casa.


La actividad más notoria de la expansión es sin duda la exploración de tumbas, que se puede desarrollar en cualquiera de los tres nuevos lugares, aunque cobra especial relevancia en Al Simhara por la presencia de las pirámides. Recorrer tumbas olvidadas en busca de tesoros no es precisamente la clase de actividad que uno imagina cuando piensa en los Sims, pero se ha incorporado aquí, acompañado de un sencillo y muy accesible sistema de puzzles, que permite al jugador entretenerse activando mecanismos ocultos o mover objetos pesados por una habitación para mantener varios mecanismos activados a la misma vez y poder abrir puertas. No es que se haya convertido el juego en una aventura gráfica, los "puzles" y las trampas son muy sencillos e inocentes, pero aportan una bienvenida variedad a la mecánica del juego y es una alternativa para conseguir tesoros, dinero y otros beneficios -aunque también algún susto si tu Sim se mete donde no debe.-

Es una pena que no se sea un poco más osado en este aspecto, Trotamundos apunta a que Sims 3 podría ser una buena plataforma para desarrollar aventuras gráficas más complejas y elaboradas, con diálogos más elaborados, combinados con el aspecto social del juego y las relaciones entre Sims, pero eso quizás sea entrar en un terreno que la gran mayor parte de aficionados a la serie no desean. Otras actividades novedosas son la preparación de Néctar y la inclusión del artes marciales, que se pueden aprender en Shang Shimla y desarrollar hasta convertir a tu sim es un maestro capaz de enseñar a otros. La preparación de néctar no aporta mucho al juego en general, requiere bastante tiempo y no ofrece nada distintivo, aunque sí puede generar mucho dinero vendiendo los preciados líquidos. Más divertido resulta aprender Kung Fu con un maestro al más puro estilo del cine de Hong Kong, con el que podrás mejorar para nuevos y espectaculares movimientos que podrás exhibir en combate o contra sparrings de madera.

Más relevante es la inclusión de la fotografía como otra de las habilidades que un sim puede desarrollar. Todo turista necesita una cámara, por lo que una vez comprada se podrán empezar a tomar fotos desde la propia perspectiva del fotógrafo, por lo que es un modo de acercar su mundo a nuestras pantallas. Es una gran incorporación, ya que incluso con la libertad de cámara disponible, la visión aérea suele crear cierta distancia entre los sims y su "dios", el jugador, de modo que las fotos permiten una visión única y más cercana de las experiencias de tus personajes. Es todo un acierto como profesión y su incorporación en una expansión como ésta, donde los escenarios son tan importantes, es un gran triunfo y algo que muchos aficionados disfrutarán.

LO MEJOR

  • Una ampliación ambiciosa que abre nuevas posibilidades y con un contenido atractivo
  • El detalle y la conseguida ambientación de las tres ciudades
  • Las nuevas habilidades para desarrollar
  • Los pequeños toques de aventura, que dan variedad al conjunto

LO PEOR

  • Las restricciones iniciales para permanecer en los nuevos países
  • Un precio elevado

CONCLUSIÓN

El equipo de EA encargado de este proyecto se había propuesto ir más allá del concepto tradicional de expansión para los sims, y desde luego lo ha conseguido con un resultado brillante. No revoluciona la serie y algunas decisiones son cuestionables, como el poco margen de tiempo que se deja disfrutar de una ciudad extranjera en los primeros viajes. Las razones de hacerlo son comprensibles, pero aún así es algo frustrante tener sólo tres dias para la primera visita y luego forzar al sim a regresar a su ciudad de origen, quiera o no, es bastante restrictivo. Tampoco despierta entusiasmo el precio de la expansión -34,95 euros-que resulta considerablemente elevado, aunque incluya 1000 Sim Puntos para comprar objetos digitales; para un entusiasta puede ser una oferta más atractiva, pero para los que sólo quieran disfrutar de la expansión sin más, se pone el listón bastante alto para la cartera. [image|nid=1386012|align=center|preset=inline] Pero a pesar de todo, Trotamundos sienta precedente para futuras expansiones de la serie, demostrando que incluso la fórmula de los Los Sims, tan segura y con tantos seguidores, debe reinventarse de vez en cuando. Trotamundos es una expansión recomendable y un paso adelante a la hora de dar más vida a la serie y aprovechar mejor la base creada. Si éste es el comienzo del viaje, habrá que estar muy atento a la travesía y al destino final, porque los primeros pasos dados aquí prometen. Una ampliación ambiciosa que abre nuevas posibilidades y con un contenido atractivoLos pequeños toques de aventura, que dan variedad al conjuntoEl detalle y la conseguida ambientación de las tres ciudadesLas nuevas habilidades para desarrollar

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.