Mass Effect 2

EA ha invitado a la prensa europea a un evento en Londres donde se ha podido probar un nuevo adelanto de Mass Effect 2, que será el segundo asalto de Bioware a nuestras consolas y compatibles, después del excelente Dragon Age. Con la primera parte definida como "sólo el comienzo", la compañía canadiense se prepara para consolidar la serie con una entrega que seguirá las líneas trazadas por su predecesor, pero que también evolucionará y mejorará numerosos aspectos para conseguir la experiencia que se persigue.

EA ha invitado a la prensa europea a un evento en Londres donde se ha podido probar un nuevo adelanto de Mass Effect 2, que será el segundo asalto de Bioware a nuestras consolas y compatibles, después del excelente Dragon Age. Con la primera parte definida como "sólo el comienzo", la compañía canadiense se prepara para consolidar la serie con una entrega que seguirá las líneas trazadas por su predecesor, pero que también evolucionará y mejorará numerosos aspectos para conseguir la experiencia que se persigue.

Con motivo del Winter Showcase de EA se nos brindó la ocasión de presenciar de cerca algunas novedades de Mass Effect 2 y pudimos disfrutar de una breve pero interesante demostración de la que se pueden sacar algunas conclusiones reveladoras. El Dr.Ray Muzyka, cofundador de Bioware, hizo de maestro de ceremonias e introdujo a los presentes en algunos de los detalles del juego y de la filosofía detrás del él. Además dio a conocer algunos de los contenidos de la edición para coleccionistas, que incluirá en una caja metálica: DVD adicional con la banda sonora, libro de arte, comic de la colección Mass Effect y otras sorpresas.

Sephard regresa como Spectro en lo que es básicamente una misión suicida, para la que tiene que reclutar a un grupo de compañeros no sólo cualificados para la lucha, también con una mentalidad "especial". Como siempre en los juegos de Bioware, la relación entre personajes será una de las columnas principales de la narrativa del juego, pero el objetivo es ir un paso más allá en esta ocasión. Para conseguirlo no sólo se requiere de tecnología y un buen guión, también hay que idear arquetipos de personajes que se puedan prestar al tipo de situaciones al límite que pueden surgir en una misión como ésta y ahí es precisamente donde la compañía canadiense quiere incidir.

La irrupción de "Subject Zero" como la protagonista del tráiler en el pasado E3 es un ejemplo perfecto de lo que se pretende conseguir con los nuevos compañeros del Comandante Sephard, un toque de locura y desequilibrio es algo imprescindible para embarcarse en un viaje que puede perfectamente no tener retorno. La "Zorra Todopoderosa" provocó una fuerte reacción entre los aficionados con sus tatuajes y estilo ultragresivo -en lo que se está convirtiendo en un tópico de Bioware, que le ha tomado el gusto a sembrar la discordia con sus particulares vídeos promocionales de Dragon Age y el propio Mass Effect 2-, pero el equipo parece muy consciente de lo que está haciendo, calculando la reacción de su comunidad y realizando pequeños ajustes que no cambian el hecho de que detrás de cada personaje tiene algo más que ofrecer de lo que parece a primera vista.

Conocer a tu grupo es parte de la experiencia de todo juego de la compañía canadiense y en esta ocasión eso se va a acentuar, los jugadores van a tener incluso más elementos para formarse su opinión sobre los miembros del equipo, ya que el objetivo es conseguir que esos personajes provoquen una fuerte reacción en el jugador, ya sea de aprobación o rechazo. Subject Zero encaja perfectamente en ese perfíl, un personaje extremo en todas sus facetas que entusiasmará a los que buscan algo más que versiones modificadas de arquetipos que ya conocen hasta la saciedad, a la vez que desagradará a los que detestan actitudes tan radicales y exhibicionistas.


Como ya se ha comentado, la demostración a la que se tuvo acceso era bastante limitada y centrada en dos aspectos concretos que se querían exhibir. Por un lado está el componente social, donde el jugador decidirá de qué modo quiere obtener información sobre el asunto que está investigando. El Afterlife Club, un antro de mala muerte dentro de la Ciudadela, fue el escenario escogido para demostrar esa faceta, aunque fue una demostración fundamentalmente técnica, en la que Muzyka quería sacar pecho con las mejoras realizadas en aspectos como animación facial o en esos pequeños detalles, como el sudor, que son todavía los mayores obstáculos a la hora de creerse a un actor digital. El resultado es bastante impresionante, una clara mejora con respecto al fantástico trabajo de la primera parte, lo que lo pone al nivel más alto.


Sin entrar en demasiados detalles sobre la historia del juego, un aspecto que se mantiene bajo candado, sí se ofrecieron algunos detalles. Al parecer, la misión de Shepard pasa por la investigación de desaparaciones masivas de vida humana en varias colonias avanzadas, lo que le pondrá tras el rastro de una raza alienigena cuya existencia era considerada sólo un mito: Los Coleccionistas. Se sabe muy poco de esta raza, supuestamente habitan en algún lugar dentro de los sistemas Terminus, muy lejos de las fronteras de la Ciudadela, pero nadie -o casi nadie- ha tenido contacto con ellos y todas las expediciones enviadas a través de la relé Omega-4, que debería conducir al espacio donde habitan, jamás ha regresado. Al parecer, no hay nada de mito en su existencia y además han desarrollado un interés "científico" por los humanos, con los que han comenzado a experimentar en grotescos experimentos, cuya finalidad habrá que descubrir.

El otro aspecto en el que se quería incidir con esta demostración era el combate, algo de lo que ya se había hablado con anterioridad pero que ahora se ha podido ver con algo más de talles. Bioware recolectó numerosa información mandada por aficionados y críticos sobre los problemas de Mass Effect -que los tenía pese a su excelencia-. Al margen de los más obvios como los tiempos de carga y los ascensores eternos, el combate también fue motivo de queja por parte de un sector importante de los usuarios, que querían una experiencia más intensa y más cercana a la que podría ofrecer un juego de acción en tercera persona.

A la compañía canadiense no se le ha ocurrido convertir su título en un seguidor de Gears of War, pero sí que ha tomado buena nota de esa demanda y ha incorporado un combate considerablemente más dinámico, donde los miembros del equipo son capaces de moverse con más agilidad por el terreno, superar obstáculos y responder mejor al combate en líneas generales, de una forma más reactiva -sin olvidar las posibilidades tácticas que permiten las diferentes configuraciones, habilidades y clases disponibles-. Además, las armas son sin duda otra cosa, ya se conocía que el equipo ha puesto mayor atención en conseguir un combate más explosivo -en el sentido más literal- en el que los impactos de las armas tuvieran un peso visual mayor y más satisfactorio, algo que se pudo apreciar en unos intensos minutos de acción contra una horda de androides humanoides .

En general, Mass Effect 2 ofreció la sensación de ser un juego más oscuro y más visceral, con una personalidad más definida que aprovecha el hecho de que se sienta sobre la base consolidada de la primera parte. Mass Effect era un juego de descubrimiento, tanto para los jugadores como para el propio estudio, que afrontaba con él su entrada en la actual generación de máquinas. Asentada esa base -un gran juego y dos libros dan para mucho-, llega el momento de detenerse en los detalles e incorporar a este universo una rasgos propios más detallados en todos los aspectos. La misión que afronta Shepard es poco menos que una quimera ante la inabarcable amenza que se cierne sobre todas las formas de vida de la galaxia. La civilización en su conjunto afronta sus horas más aciagas y eso es algo que se quiere reflejar aquí, tanto por las actitudes de los personajes como incluso por el propio ambiente por donde el grupo se mueve, más cargado, tenso y hasta opresivo; los rasgos que describen un mundo sin esperanza.

El Winter Showcase de Electronic Arts ofrecía la posibilidad de conocer bastantes títulos que verán la luz en fechas no muy lejanas pero ellos mismos eran conscientes de que Mass Effect 2 era especial y destacaba entre esa multitud. Faltan conocer numerosos detalles como los referentes al nuevo vehículo para paseos especiales -después de que el Mako original se convirtiera en blanco de las iras de algunos jugadores-, nuevas habilidades y armas, más miembros del grupo y otros muchos aspectos que posiblemenente se queden ocultos hasta fechas más próximas al lanzamiento del juego. La compañía todavía está en plena campaña promocional de Dragon Age, así que es lógico que todavía no se quieran meter de lleno en ofrecer información de Mass Effect 2, pero dado que aparecerá a principios del 2010, no habrá que esperar demasiado para sumergirse de nuevo en esta oscura odisea espacial.

Mass Effect 2

Dos años después de que el Comandante Shepard ahuyentara a unos Segadores decididos a destruir la vida orgánica, un misterioso enemigo ha surgido. En los límites del espacio conocido, algo está abduciendo en silencio las colonias de humanos. Así que Shepard deberá trabajar mano a mano con Cerberus, una implacable organización dedicada a la supervivencia humana a toda costa, para parar la más terrorífica a amenaza que la humanidad ha afrontado jamás.
Mass Effect 2