Aion: The Tower of Eternity
Aion: The Tower of Eternity
Carátula de Aion: The Tower of Eternity
  • 8

    Meristation

Este y Oeste se dan de la mano

Albert Gil

Ahora sí. Ya tenemos nuestro veredicto del MMORPG más exitoso desde el lanzamiento de World of Warcraft. ¿Estará a la altura de las expectactivas, o como muchos otros, se quedará en el camino? Sacad las alas y acompañádnos para descubrirlo...

Tal y como dijimos en el pre-análisis (que recomendamos leer a todos aquellos que estéis interesados en conocer con más detalle los primeros niveles del juego), cambiamos nuestra política respecto a los análisis de los MMORPG, y es por ello que hemos preferido retrasar hasta hoy el de Aion para que tuviéramos tiempo de probar y profundizar todas y cada una de sus facetas, con tal de no volver a cometer errores del pasado. Y visto lo visto, la decisión ha sido la correcta, pues Aion es un juego que no se abre al jugador de buenas a primeras, sino que hay que avanzar varias semanas hasta descubrir su verdadero potencial. Así pues, bienvenidos a un mundo de ángeles, demonios, y sobretodo mucha, mucha guerra.

Lo cierto es que nadie debería llevarse a engaño a la hora de crearse expectativas en torno al nuevo juego de NCSoft. No, no es ninguna revolución para el género, y a grandes rasgos, ofrece prácticamente todo lo que se espera de un MMORPG perteneciente de la escuela de Everquest, pero nada lo suficientemente innovador como para sorprenderse a estas alturas. Sin embargo, lo que sí ha logrado NCSoft es cuidar al extremo todos y cada uno de los apartados del juego para situarlos a la altura de los referentes del género, y lo más importante, lo ha lanzado en un cliente que funciona a las mil maravillas, sin bugs y bien optimizado, y que ha hecho del estreno de Aion en occidente uno de los más pulidos que hemos visto en su salida en muchos, muchos años. Y vista la moda que hay de sacar MMORPG's en estados descaradamente prematuros, se agradece el empezar a subir un personaje sin tener que preocuparse de cuanto va a tardar el cliente en colgarse o la misión de turno en ser víctima de un "bug".

Como decíamos, Aion ofrece un más de lo mismo muy cuidado (lo que hizo en su día World of Warcraft), pero eso sí, entre otras cosas, espectacular a nivel gráfico para lo que estamos habituados en el género. Destacan en especial el impecable modelado y el imponente detalle con el que se han recreado tanto a los personajes como a las armaduras que los van vistiendo a lo largo de todo el juego, y los buenísimos efectos especiales empleados para representar efectos climáticos tales como la lluvia, la nieve o el calor. Es impresionante pasearse por los alrededores de una zona volcánica y ver ceniza caer del cielo mientras la pantalla se distorsiona debido a las incandescentes temperaturas de la zona. La distancia de visión, y pese a que el juego hasta nivel 25 está estructurado en zonas con cargas intermedias (una vez en Abyss ya gozamos de más libertad para ir donde queramos), es también destacable, así como el diseño de las capitales de cada facción, Sanctum y Pandemonium, de lo más espectacular visto en el género en mucho tiempo. Y lo mejor de todo es que la optimización, como comentábamos antes, es excelente, y no os hará falta "tirar" de GTX o similares para gozar del bello y mágico mundo de Atreia.

Un cuidado que también se manifiesta en el apartado sonoro del juego, compuesto por una banda sonora que combina dos estilos a priori tan diferentes como el de la música electrónica y las composiciones con cánticos y melodía de corte medieval. Los efectos sonoros también se decantan por un enfoque más fantástico y no tan realista, y destacan en especial aquellos destinados a reproducir el sonido de las armas  a dos manos y sus demoledores ataques. Las voces están en inglés (como lamentablemente todo el juego), y pese a que el doblaje no es ni mucho menos memorable, se agradecen las chillidos y gritos de furia que nuestros personajes van reproduciendo durante los combates.

Sin embargo, a nivel jugable, no es tanta la sorpresa que brinda Aion como sí lo hace en el apartado audiovisual. El desarrollo del juego bien podría diferenciarse mediante dos claras etapas: la inicial, de que nos lleva de nivel 1 a 25, y la final, con la que seguimos desde ese nivel hasta el 50. Como veremos más adelante, la segunda es francamente buena, pero la primera puede llegar a resultar algo tediosa ya que se limita a seguir un desarrollo lineal que nos lleva a completar cientos de misiones que no varían mucho del clásico "ve y mata 10" o "tráeme 5 de esos", con la única variedad de dejarnos caer de vez en cuando a la casa de apuestas para adquirir nuevo equipo o fabricarlo mediante el exigente pero entretenido sistema de "crafting" al que accedemos a nivel 10. No, Aion no está exento de problemas, y uno de ellos, es el monotonía que se siente en algunos momentos de nuestro largo camino hasta nivel 50.

Para qué engañarnos, sí, en Aion hay momentos de puro "grindeo", y pese a la variedad de escenarios, de ataques y de enemigos que nos encontramos, hay momentos en los que se echan en falta más misiones o distintas formas (por ejemplo, explorando nuevos lugares) de progresar. Teóricamente a partir de nivel 20 podemos cruzarnos con portales que nos llevan a la zona enemiga, momentos en los que se puede probar por primera vez el sistema PVP del juego, pero a la práctica tenemos que reconoceros que nosotros no hemos sido capaces de encontrar ni uno solo de esos raros portales, y que su inclusión parece ser más anecdótica que esencial para el desarrollo del juego.

Pero afortunadamente, la cosa cambia a nivel 25, momento en el que accedemos al Abyss y, desde ahí, a un sinfín de batallas PVP por el control de distintos puntos estratégicos del mapa, todo ello mientras se siguen completando misiones PVE en la misma zona. La sensación de peligro es constante, y la posibilidad de poder volar con las alas que cada personaje adquiere a nivel 10 (aunque hasta 25 no se puedan usar de forma total, ya que en las zonas anteriores y en las capitales sólo se nos permite deslizarnos a ras de suelo a mayor velocidad durante un tiempo limitado) aporta una dimensión más a los combates, que pasan a desarrollarse en un entorno totalmente libre en tres dimensiones.

Unos combates dinámicos y en los que, como en otros juegos provenientes del mercado asiático, la estrategia no se limita a la suerte de los críticos, evitando de esa forma que todo se limite a breves pero intensos duelos. En comparación con la cantidad de vida de los personajes los ataques no son excesivamente fulminantes, y por lo tanto nos encontramos con combates más longevos y estratégicos. El sistema de habilidades mezcla las clásicas pulsaciones sucesivas de los distintos ataques con combos que recuerdan vagamente a lo que vimos en Age of Conan. Como decíamos, la espectacularidad de los gráficos y las animaciones y la posibilidad de volar durante los mismos, hacen el resto.

Con el PVP se recrean situaciones masivas que recuerdan en buena medida a los mejores asedios que habíamos visto en Lineage 2. El apartado técnico del juego está preparado para aguantar grandes cantidades de participantes durante las batallas, y eso se traduce en asedios por el control de los puntos claves de Abyss con más de cien participantes. Y dado que ese es el pan de cada día en Aion a partir del nivel 25, podemos sentenciar que el juego de NCSoft gustará especialmente a los amantes del PVP, pues el verdadero atractivo del juego es ir subiendo de rango luchando contra la facción rival para así tener acceso a armas y armaduras cada vez más poderosas.

LO MEJOR

  • El apartado audiovisual, sin rival en el género
  • El conjunto global, un MMORPG enfocado al PVP redondo en casi todos los sentidos
  • Ideal para los que busquen un PVP profundo y protagonista durante el "end
  • La cantidad de gente que lo juega promete un futuro lleno de actualizaciones, ampliaciones y nuevos contenidos
  • game" del juego

LO PEOR

  • Aunque todo lo que hace lo hace bien, le pasa algo parecido a LOTRO: destaca en pocos aspectos respecto al resto.
  • Determinadas fases de pesado "grindeo", algo que a los occidentales no nos gusta mucho
  • Los primeros 25 niveles se hacen demasiado lineales, y es una pena que algunos no aguanten hasta más allá para ver lo que el juego verdaderamente les depara.
  • Que, una vez más, haya salido en completo inglés...

CONCLUSIÓN

Como véis, salvo por el apartado gráfico, hay pocas cosas que resulten llamativas a simple vista, pero como decíamos, la verdadera fuerza del juego radica en lo bien cohesionados que están todos y cada uno de los elementos clásicos de todo MMORPG, y el mimo que se ha dedicado a cada uno de ellos. Aion es al PVP lo que Lord of the Rings Online fue al PVE, para que nos entendamos. ¿Es Aion el MMORPG que cambiará el género por completo y nos ofrecerá una experiencia jugable única e irrepetible? No, desde luego que no. Pero, ¿es Aion uno de los MMORPG's más cuidados y recomendables para todos aquellos que disfrutan con este concepto de MMORPG y quieren buscar un nuevo mundo en el que sumergirse sin problemas ni falta de contenido durante los próximos meses? A esa pregunta, nuestra respuesta es un rotundo sí. En definitiva, si os atrae el estilo anime que desprende el juego, queréis afrontar un nuevo reto destinado al jugador con conocimientos medio-avanzados del género, y aceptáis tener que tragar en algún momento con franjas de puro "mata-mata", no encontramos motivo alguno por el cual no debierais darle una oportunidad a Aion. Como diría Zero, ¡Spread your wings and fly! [image|nid=1200283|align=center|preset=inline] - El conjunto global, un MMORPG enfocado al PVP redondo en casi todos los sentidos- El apartado audiovisual, sin rival en el género- Ideal para los que busquen un PVP profundo y protagonista durante el "end-game" del juego- La cantidad de gente que lo juega promete un futuro lleno de actualizaciones, ampliaciones y nuevos contenidos

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.