Halo 3: ODST
Halo 3: ODST
Carátula de Halo 3: ODST

We are ODST

La última entrega de la serie Halo aparece en formato expansión aunando nueva campaña, nuevo modo cooperativo a 4 jugadores inspirado en Gears of War 2 y una recopilación de todos los mapas multijugador. Las motivaciones del Covenant en las ruinas de Nueva Mombasa vistas por unos ojos diferentes a los del Jefe Maestro.

Va a hacer exactamente un año de su presentación. Nosotros estábamos ahí cuando Bungie anunció el anteriormente conocido como Halo 3 Recon durante el Tokyo Game Show del 2008. Mucho se venía especulando con una nueva entrega de la serie tras el acercamiento a la estrategia con Halo Wars, y finalmente el estudio le terminó dando forma en formato expansión independiente y, aunque manteniéndose en el género de la acción en primera persona, con un enfoque bastante distinto a lo visto anteriormente en la saga. Abandonando al Jefe Maestro, el casi indestructible soldado Spartan II protagonista de las tres entregas anteriores, Halo ODST se centra exclusivamente en los sucesos vividos en una Nueva Mombasa en ruinas por un escuadrón de un nuevo cuerpo, el ODST -Orbital Drop Shock Trooper, Soldado de Choque para Descenso Orbital en español-, temporalmente situados entre el final de Halo 2 y el arranque de Halo 3.

Preparados para el descenso
Los ODST son un cuerpo de élite, la primera línea de ataque de la UNSC, pero no dejan de ser humanos; no poseen mejoras genéticas como un Spartan, ni son entrenados desde niños, y pese a sus protecciones, no visten una armadura MJOLNIR con escudos recargables, algo que durante el juego nos fuerza a buscar botiquines de salud. Entran en combate a toda velocidad, desplegados en cápsulas individuales HEV que aterrizan desde el espacio en la zona de conflicto, sea la que sea. Esto les ha valido el sobrenombre de 'Hell jumpers' -saltadores del infierno- entre el resto de cuerpos de la UNSC. Están equipados el VISIR, un visor avanzado que les permite explorar áreas con poca visibilidad y localizar posiciones más fácilmente, ya que carecen de radar.

La historia comienza cuando el escuadrón liderado por la capitana Dare -compuesto por el sargento Buck, los cabos Dutch y Romeo, el soldado Mickey y un nuevo soldado de reemplazo, bautizado cariñosamente como Novato- es enviado junto a otras fuerzas ODST a invadir la nave del Covenant que se encuentra estacionada sobrevolando Nueva Mombasa, desde donde la raza alienígena ha comenzado una brutal y cruenta ofensiva por motivos desconocidos. Durante el descenso son interceptados y el crucero enemigo evita el abordaje. Así los seis soldados acaban aterrizando lejos de su objetivo, en diferentes posiciones de la ciudad africana. Controlando al sexto hombre, el Novato, el jugador recorrerá unas ruinas invadidas y controladas por el Covenant mientras busca a sus compañeros para replegarse.

Infiltración, sigilo y ventaja táctica.
Como se ha venido incidiendo desde la desarrolladora, debemos cambiar el chip para jugar con Halo 3 ODST; ya no controlamos a un casi invencible Spartan II capaz de soportar decenas de impactos y con una aplastante potencia de fuego, si no que somos un humano, mucho más débil, lento, frágil y fácilmente superable en enfrentamientos con inferioridad numérica. Es por ello que debemos plantear un enfoque mucho más conservador e inteligente. Explorar la zona, detectar a los enemigos, diseñar una táctica haciendo uso de la cobertura disponible, controlar la mejor posición sin ser detectados, e incluso evitar los enfrentamientos más desnivelados serán acciones que tendremos que tener muy en cuenta para poder sobrevivir a una Nueva Mombasa infestada de tropas Covenant y donde la munición brilla por su ausencia. Igualmente, el ritmo del juego es mucho más lento y menos directo, recayendo mucho más en la exploración, algo que pude desesperar a los fans de la acción instantánea

Es aquí donde el nuevo visor de los ODST cobra especial importancia. La ciudad está prácticamente a oscuras y el visor será nuestros ojos, proporcionándonos información en tiempo real del escenario y arrojando luz mediante su visión nocturna, que retrata con trazados brillantes las siluetas de todos los elementos en pantalla. Los ítems aparecerán con un reborde amarillo, los aliados en verde y los enemigos en rojo, un código visual que nos permite identificarlos rápidamente.

Campaña narrada mediante flashbacks
Como comentábamos, el Novato será el hilo conductor de la historia, narrada en las seis horas posteriores al descenso. A base de recorrer lo que queda de las calles de la ciudad -donde tendremos la ayuda del Superintendente, la IA que controla las infraestructuras de Nueva Mombasa- iremos encontrando objetos, armas y efectos personales de nuestros compañeros, tras los cuales se activará una secuencia, mostrándonos qué sucedió en esa situación y posteriormente, pasaremos a controlar a ese compañero en ese momento. Es una forma de narrar la historia bastante atrevida, original para el medio en el que estamos, aunque estos fragmentos pasados interconectados pueden hacernos perder el hilo fácilmente. Dentro de estas seis horas contemplaremos situaciones muy diferentes, en los que la soledad del Novato desaparecerá. Finalmente, el escuadrón acaba reuniéndose para enfrentarse al clímax argumental. Añadir que el juego plantea una estructura de mundo abierto, podemos recorrer Nueva Mombasa en la dirección que queramos y encontrar los objetos que desatan los diferentes flashbacks en el orden que prefiramos o podamos.

El repertorio habitual de Halo acaba visitando ODST. Los enemigos son casi todos viejos conocidos: Grunts, Jackals, Drones, Hunters y Brutes, a los que se añade un nuevo tipo, el ingeniero. Responsable de que los Covenant hayan podido utilizar la tecnología Forerunner, presente en las novelas y desechado en el último momento en Combat Evolved, este alienígena aéreo es una criatura voladora que repara estructuras. En ODST les veremos flotando desde una posición segura, sanando -más bien dicho, dotando de escudo- continuamente a otros Covenant, pro lo que deben ser nuestro primer objetivo. También existen intensos momentos de combate a bordo de vehículos donde no faltarán el incombustible Mongoose, el tanque Scorpion, carros blindados y otros no directamente controlables, mientras que por el lado Covenant pilotaremos Banshees, Ghosts y motos Brutes, aunque frente a nosotros tendremos delante a otros mucho más temibles que los Phantom.

Necesito un arma
En cuanto a armamento, las únicas adiciones que se han realizado han sido la sub-ametralladora M7S con silenciador que portamos por defecto -con una mira telescópica de alcance medio y cuyas ráfagas apenas generan ruido- y la pistola Socom M6C, muy fiable. Tristemente se ha eliminado la posibilidad de portar dos armas a la vez como vimos hacer al Jefe Maestro -restricciones derivadas de no ser un Spartan II, como el salto que ha quedado reducido a una distancia y altura más normales-. El resto queda con el catálogo previo, incluyendo torretas de plasma desmontables, ametralladoras, lanzamisiles y lanzacohetes, láser Spartan, fusil de asalto MA5C, recortada y rifle de francotirador. El único que no hemos podido ver de nuevo es el lanzallamas. Y lo mismo para el Covenant, aunque no tendremos el gusto de utilizar espadas de plasma, ya que los Elites no aparecen en ODST.

La campaña carece de ese toque épico mostrado en Halo 3, algo previsible teniendo en cuenta el marco cerrado en el que se ambienta, pero ofrece detalles muy interesantes del argumento y explica en detalle los motivos y la obsesión africana del Covenant. Pese a que la mayor parte del tiempo que jugamos como el Novato lo haremos de forma cautelosa y explorando la ciudad, reviviendo los momentos vividos por nuestros compañeros encontraremos auténticos subidones de adrenalina; asaltos, persecuciones, defensa de posiciones, dinamitar edificios o tiroteos en espacios abiertos y cerrados. En conjunto está bien construída, dando lo mejor de sí en los últimos 45 minutos de las aproximadamente 6 horas de las que está compuesta.

Banda sonora más solitaria
Martin O'Donell, compositor habitual de la serie y amigo de esta casa, ha estado nuevamente al cargo de la banda sonora original. Según O'Donell, la musica refleja el nuevo tono del juego, a los nuevos protagonistas y se adapta a la nueva historia. Lo cierto es que inicialmente, la música es más triste y tiene un tono más solitario que la de Halo 3, algo que ciertamente casa con el estilo de juego. Posteriormente, al igual que la situación, la música también cambia. Las composiciones mantienen el estilo orquestal clásico de la serie con solos de guitarra, saxo y piano, y han sido grabadas por la Northwest Sinfonia bajo la dirección del compositor. La banda sonora ha sido editada en un set de 2 discos en Estados Unidos, aunque se puede comprar por medio de iTunes y otras plataformas digitales. Los efectos de sonido se nutren de los ya creados para Halo 3, con algunas adiciones correspondientes a las nuevas armas. El juego se encuentra totalmente localizado al español -de España- con un doblaje al nivel de lo esperado, que le da un mayor empaque a la producción.

HALO 3: ODST. Multijugador.
Por: Jose Luis Fernández

Desde que Halo 3 hiciera acto de presencia hace ya dos años, su modo multijugador se ha mantenido en el top de Xbox Live hasta hoy día, en dura pugna con los Call of Duty de Activision en cuanto a tráfico generado por la comunidad jugona. Con el fin de continuar incentivando al jugador para que siga pegando tiros a diestro y siniestro, Bungie y Microsoft han incluido en ODST todos los mapas aparecidos hasta la fecha, más otros tres inéditos -Citadel, Heretic y Longshore-, así como el novedoso modo Tiroteo -Firefight-, lo que garantiza decenas de horas enganchados al mando.

La primera diferencia que nos vamos a encontrar a la hora de sumergirnos en la experiencia multijugador, es su separación en dos discos dependiendo del modo al que queramos jugar. Por un lado disponemos del disco que incluye la campaña ODST, la cual podremos superar en modo cooperativo online con otros tres jugadores más -en modo local el límite es 2 jugadores-, y de la cual recomendamos encarecidamente disfrutar en dificultad Legendaria para exprimirle todo el jugo, al igual que miles de jugadores hicieron con Halo 3. En este mismo disco se incluyen también los mapas en su modalidad tiroteo, sin embargo, si lo que queremos es disfrutar del multijugador competitivo, de hasta dieciséis jugadores, deberemos introducir el otro disco que viene incluido en la caja del juego.

Siendo el multiplayer de Halo una experiencia de largo recorrido, quizás hubiera sido mejor incluir tanto los modos y mapas de Halo 3, así como el tiroteo de ODST en el mismo DVD, pudiendo dejar el disco dentro de la consola para elegir a qué jugar sin necesidad de abrir la bandeja para cambiarlo en ningún momento. Aunque la prioridad al principio sean las novedades en el disco ODST, las charlas privadas de Xbox Live darán lugar a más de un cambio de disco en nuestras quedadas con los amigos que tengamos agregados al gamertag.

A tiro limpio con el Covenant
Sin duda el principal atractivo de ODST más allá de la historia que ofrece -y que dejaremos finiquitada en algo menos de seis horas-, radica en el modo Firefight o Tiroteo, con un total de diez mapas basados en localizaciones de la campaña, básicamente espacios abiertos donde tienen lugar las variadas escaramuzas del juego, pero modificados para tal fin. Para explicar en que consiste esta modalidad, sirve como ejemplo el modo Horda de Gears of War 2, donde cuatro jugadores deben contener oleadas de enemigos cada vez más poderosos con el único objetivo de sobrevivir. Dicho esto, las similitudes con el juego de Epic acaban ahí, ya que pese a compartir un mismo concepto, la experiencia resulta radicalmente distinta, siendo muy superior la que ofrece el universo Halo. Por un lado, la variedad de mapas garantiza un sinfín de situaciones posibles, ya que sus peculiaridades van desde espacios muy abiertos repletos de vehículos como ocurre en el Parque Natural de Nueva Mombasa, a los desniveles y barricadas de las proximidades de la comisaría de la ciudad.

Contaremos con un número limitado de armamento, botiquines, y lo que es más importante: vidas comunes a todos los jugadores, lo que nos obliga a trabajar en equipo protegiéndonos mutuamente, y condenando al ostracismo a todo aquel suicida que decida enfrentarse él sólo a las acometidas del Covenant en partidas venideras. Por último el sistema de puntuación será individual junto a un sumatorio colectivo, obteniendo diferente puntuación a tenor del arma empleada y el enemigo a abatir, siendo la mejor opción para estos menesteres el Brute Hammer, ya que aumentará escandalosamente nuestro marcador.

Sabor añejo en Xbox Live
Nos queda pues el disco que contiene al completo el multijugador de Halo 3, así como el contenido descargable en forma de pack de mapas Heróico y Legendario, con la novedad de tres nuevos añadidos. Todos los modos de juego estarán igualmente disponibles, desde el inmediato asesino con el que descargar adrenalina, hasta los tácticos asalto o infección, capturar la bandera, etc, sin olvidar el Matchmaking y las diferentes clasificaciones. A nivel general se puede decir que todo el contenido multi del que hace gala ODST puede justificar el precio de la expansión, pero si contamos con que son cientos de miles los fans que descargaron en su día previo pago los mapas adicionales, parte de esa inversión vuelve a abonarse por un contenido por el que ya se pasó por caja previamente, y que ya lleva tiempo disponible en el bazar de la consola. A efectos críticos, toda la parte multijugador que aporta la expansión no ofrece más novedad que el excelente modo tiroteo y tres nuevos mapas, siendo el resto mero relleno más que visto y disfrutado, y que en estos dos años ha envejecido para bien o para mal.

Aún así, todo aquel que se sume al carro de Halo con ODST, encontrará en esta expansión contenido suficiente para amortizar completamente la suscripción Gold de Xbox Live, en cambio todos aquellos que abandonaron ya su pasión por el Matchmaking sólo encontrarán el aliciente del modo tiroteo una vez finalizada la campaña. Depende por tanto del usuario final, sopesar las ventajas e inconvenientes que plantea adquirir el producto, en función del tiempo invertido en Halo 3. De hecho Halo ODST aparece a la venta a un PVP recomendado de 49.90 euros, bastante asequible, e incluso tiendas como Game lo ofertan por apenas 40 euros algo que en nuestra opinión compensa muy bien su precio y características.

Para finalizar, no podemos evitar reiterarnos en las bondades del modo tiroteo, ya que este modo por sí mismo puede cargar con el lastre que supone una campaña algo corta -salvo que consideremos que se trata al cien por cien de una expansión (por lo que entonces resulta algo cara)-, un motor gráfico por el que los años no pasan en balde, y una experiencia multijugador que no aporta excesivas novedades para quien ya ha disfrutado y pagado por ella, ya que el nuevo enfoque dado en terreno online con este modo, supone un gran aliciente y merece ser jugado en todo su esplendor. Por cierto, que aquellos que hayan reservado el juego en GameStop, podrán controlar al Sargento Johnson en el modo tiroteo.

LO MEJOR

  • El modo Tiroteo, intenso y con personalidad.
  • El precio está bien ajustado, más aún si lo compramos a 40,90 euros.
  • La beta para Halo: Reach incluida.
  • Mantiene todos los extras de Halo 3
  • Poder disfrutar la campaña principal también en compañía.
  • Recopila todos los mapas disponibles para Halo 3.
  • cine, capturas, calaveras, etc

LO PEOR

  • Campaña excesivamente corta, con un formato fragmentado.
  • El acercamiento a la exploración tiene momentos flojos, echando en falta el radar.
  • El visor desluce la ambientación del apartado gráfico.

CONCLUSIÓN

Halo ODST cumple su función como expansión del mejor shooter subjetivo que se encuentra disponible para Xbox 360. Es un título construído sobre la base de Halo 3, con su mismo motor y mismo nivel gráfico -mismos puntos fuertes y flojos, sin cambios- pero que ofrece un acercamiento diferente a la serie. El relevo del legendario Jefe Maestro por un mortal humano del ODST sirve para aportar una nueva perspectiva, muy diferente, más allá del personaje por las situaciones planteadas y la infiltración, sigilo y enfoque conservador que debemos emplear para no fracasar. Esto puede no gustar a todos los seguidores de la serie, de hecho por momentos encarnar al Novato se hace tedioso, con demasiada exploración -sin radar- para quien busque la acción directa que sí se muestra al final de la campaña y en varios de los flashbacks. Y este aspecto de exploración depende en gran manera de tener activado el visor para detectar el camino correcto hacia los objetivos o resaltar puntos de interés -algunos de ellos se localizan mediante un sónar-, lo que resta espectacularidad al apartado visual y a la ambientación -al activarlo se pasa a una tonalidad monocromo similar al modo detectiva de Batman: Arkham Asylum si estamos a oscuras, o excesivamente luminosa y verdosa si es a la luz del día-. [image|nid=1471420|align=center|preset=inline] El multijugador aporta lo mejor del título, tanto la campaña a 4 jugadores manteniendo lo visto en Halo 3 -pese a que argumentalmente es una patada en la entrepierna al guión original- y especialmente el gran acierto del modo Tiroteo, más un paquete enorme de mapas, que servirán para reactivar la popularidad del título en Internet, aunque esto resultará testimonial a los que ya pasaron por caja anteriormente. En definitiva, Halo ODST es un producto de calidad, dentro de unos límites y con las particularidades y puntos negativos anteriormente descritos. Compra recomendada a todos los seguidores del género y especialmente a los del universo Halo. - El modo Tiroteo, intenso y con personalidad.- Poder disfrutar la campaña principal también en compañía.- El precio está bien ajustado, más aún si lo compramos a 40,90 euros.- Mantiene todos los extras de Halo 3 -cine, capturas, calaveras, etc-- La beta para Halo: Reach incluida.- Recopila todos los mapas disponibles para Halo 3.

8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.