Tropico 3

Una isla tropical repleta de recursos, belleza y en desarrollo, gobernada por la mano del propio jugador. Conviértete en el mayor tirano de la historia, somete al pueblo a tu voluntad o ten en cuenta su opinión en la toma de decisiones. Tú decides cuál es el papel de tu política.

Llegas a una isla tropical casi desierta, con poquísima población, y poco a poco comienzas a ganar adeptos. Tu mano para la gestión de recursos está a la altura de los mejores mandatarios internacionales, por lo que tomas el poder y te haces con el control administrativo de esta tierra de nadie. O eso, o te conviertes en el presidente por la fuerza a través de un golpe de estado. Precisamente sobre esto versa Tropico 3, tercera entrega de esta serie de simulación social que desembarcará en PC y en Xbox 360 mezclando este género con el humor, parte de la historia y la astucia del jugador.

Para demostrar que esta fórmula puede funcionar, la desarrolladora Haemimont Games se ha encargado de producir este título que saldrá a la venta el próximo octubre bajo el sello editorial de Kalypso Media (Koch Media en España). El resultado de esta mezcla humorística que se toma a chiste algunos de los clichés más sonados dentro del gobierno de islas tropicales y la administración a caballo entre la democracia y la dictadura, es un compendio de situaciones inverosímiles, de risa, y a la vez sólidas y entretenidas, capaces de divertir a cualquier seguidor del género de la simulación social que desee un leve cambio de aires.

En cualquiera de estas islas, que bien podrían ser versiones virtuales no oficiales de Cuba, interpretaremos el papel de "El Presidente", figura ficticia creada desde el editor de personajes que nos permite diseñar a nuestro líder partiendo de perfiles de la historia contemporánea y utilizando estereotipos como el líder elegante y enchaquetado, el mandatario militar o la vestimenta más comunista. Aunque este editor nos ayuda a crear nuestro "Presidente" a la carta, nuestro alter ego gobernante de esta isla tropical, también es posible elegir entre el elenco de políticos históricos disponibles con figuras como Pinochet, Che Guevara, Eva Perón, Fidel Castro y Antonio Salazar, entre otros.

Accedemos al modo campaña previo tutorial que nos introduce en el sistema de control. Lo cierto es que el sistema de control con el mando de Xbox 360 nos ha parecido bastante sólido y logrado, pues permite acceder a todas las acciones combinando los gatillos y los botones principales para alternar entre pestañas y navegas por las opciones disponibles. El manejo de la cámara es igual de versátil y está optimizado a la tecnología del mando permitiéndonos inclinar la perspectiva, rotar la angulación y alejar o acerca la visión tanto como deseemos. El único punto donde encontramos cierta crítica es cuando intentamos seleccionar con el puntero elementos más pequeños como personas, pues la velocidad de movimiento del puntero quizás esté predefinida en valores poco ajustados.

Desde una perspectiva aérea se nos muestra el espacio del que disponemos en la isla: parece pequeña a priori, pero cuando comencemos a administrar la construcción de edificios nos percataremos de todo su potencial. Invitados a construir granjas para garantizar la persistencia de nuestros vecinos, procedemos a su edificación. Los constructores se lanzan a trabajar y a los pocos minutos ya contamos con dos granjas produciendo alimentos. Utilizando el menú por pestañas de estos edificios podemos seleccionar su número de trabajadores, contratar y despedir, fijar qué tipo de fruta deseamos cultivar, etc.

El sistema de pestañas ofrece las opciones de cada edicio de forma accesible y es especialmente útil para jugar con el mando, pues podemos navegar entre las diferentes secciones utilizando los gatillos. Cada pestaña ofrecerá a su vez opciones internas como la recolección concreta de un determinado recurso o la fabricación de ciertos elementos. El catálogo de edificaciones a construir es numeroso y completo, pues existen desde edificios más o menos arcaicos como pequeñas granjas rurales hasta pomposos y gigantescos palacios e iglesias. Esta variedad juega un importante papel en el rol que interprete El Presidente: ¿te decides por construir carreteras o prefieres mantener el alto standing de tu residencia presidencial?

Gobernar con mano dura llegando al extremo de ser un dictador de derechas o tender hacia la vertiente más comunista de la historia es posible en Tropico 3. La administración de los recursos naturales de la isla, la distribución de alimentos y la gestión de su economía, en base a los ingresos que recibamos, nos permitirán crecer construyendo nuevos edificios y superando cualquier situación de déficit para nada deseada. En ciertas ocasiones, sobre todo al comienzo de la partida, recibiremos "donaciones interesadas" de empresas internacionales que desearán poner sus zarpas en nuestros recursos naturales: tú eliges si aceptas estas ofertas y vendes tu materia prima al capitalismo.

Las elecciones de El Presidente siempre implicarán tender hacia un sesgo político determinado. En este sentido, jugarán un importante papel los discursos que configuraremos a través del editor correspondiente, mediante el que daremos forma a nuestro 'speech' seleccionando entre diversas opciones. Puedes contentar con tus palabras a diversas capas de la sociedad: desde religiosos hasta militares, sin olvidar al pueblo llano. Hagas lo que hagas, estate siempre atento porque las protestas sociales en frente de la residencia presidencial arrancarán siempre desde el frente que dejes abandonado.

El Presidente puede pasear por la isla caminando para ver en primera persona qué sienten sus paisanos sobre su gestión, arengar al pueblo desde el balcón de la residencia presidencial o visitar los edificios para controlar su producción. La austeridad y la falta de gasto público sólo traerán consigo críticas sociales. El gasto excesivo de fondos para financiar grandes proyectos turísticos mientras que el pueblo llano sufre precarias situaciones, también. La solución de esta ecuación está en encontrar el punto medio entre ambas tendencias. O eso, o convertirnos en verdaderos tiranos de las islas. Tu decisión atraerá a más inmigrantes al pueblo o dará como resultado éxodos masivos.

Tropico 3 ofrece dos modos de juego principales, el modo campaña, que incluye retos a través de misiones (15 en total) a lo largo y ancho de las diversas islas que componen el archipiélago político-social creado por Haemimont Games, y el modo misiones, que nos obliga a cumplir ciertos objetivos determinados dentro de escenarios predefinidos. No falta, además, el modo de juego libre común en todos los títulos de este género. A pesar de la ausencia de un componente multijugador en la beta preview a la que hemos tenido acceso, Tropico 3 goza de otros contenidos adicionales como logros desbloqueables.

Tropico 3 ofrece ciertas novedades con respecto a sus dos entregas anteriores. La primera y la más visible es el salto gráfico que consigue gracias al motor en tres dimensiones que ha desarrollado Haemimont Games desde cero. A pesar de no ser un 'engine' revolucionario en el plano audiovisual, no podemos negar que cumple sus funciones artísticas y estéticas dentro del género de la simulación social, y que consigue recrear a la perfección el ambiente exótico y tropical que se estila en estas islas. La música, con su sabor latino a rumba, encaja a la perfección en este contexto administrativo-humorístico, al que brinda un toque de color especial.

Otra novedad es el citado sistema de discursos de El Presidente. También se incorporan el editor de mandatarios, que permite utilizar los elementos predefinidos y personalizar el avatar a posteriori con objetos obtenidos, y la introducción de opciones de juego online como los rankings de puntuaciones o la posibilidad de visitar las islas de otros jugadores. También se han incorporado nuevas opciones de comercio que brindan una mayor profundidad al sistema de gestión del título, además de opciones adicionales para la gestión de recursos como el petróleo.

El toque humorístico de Tropico 3 nos ha provocado más de una risa durante las horas que hemos estado probando la versión preview del juego. Observar en movimiento ciertos clichés de la política internacional como el denostado perfil del mandatario tropical es compatible con el grado de profundidad que ofrece este título dentro del género de la simulación social y la gestión de recursos. Quedamos a la espera de su lanzamiento, que se producirá a comienzos del próximo mes de octubre en Xbox 360 y PC, para conocer más detalles sobre esta original propuesta. ¡Camaradas, preparen la revolución!

Tropico 3

La saga Tropico regresa tras unos años con esta tercera entrega, que nos permitirá volver a dirigir el destino de una isla tropical en plena Guerra Fría.
Tropico 3