Street Fighter IV
Street Fighter IV
Carátula de Street Fighter IV

Una versión de Perfect

Francisco Alberto Serrano faserranoacosta

La versión de PC de Street Fighter IV llega con algo de retraso con respecto a lo que se esperaba, pero Capcom ha cumplido con los aficionados al asegurar que disfrutarían de una excelente versión en compatible después de muchos años sin ver esta saga en PC. A las bondades propias del juego, se le suma una versión impecable técnica, perfectamente optimizada para todo tipo de máquinas y además con algunos extras visuales más que interesantes.

A la hora de plantear un análisis de Street Fighter IV en PC, uno no puede dejar de pensar en los estereotipos, esos que dicen que al usuario de PC no le interesan los juegos arcade en general ni la lucha uno contra uno en particular. Esa mentalidad existe, pero caer en ella es ignorar las innegables raíces arcade de las máquinas de 8 bits, invadidas por cientos y cientos de juego que bebían directamente de las influencias provenientes de los salones arcade, o ignorar el hecho de que los primeros juegos de lucha uno contra como Karate Champ, The Way of the Exploding Fist o Yie Ar Kung Fu tuvieron sus versiones en máquinas como Amstrad, Spectrum, Apple II o Commodore 64.

Pero más allá de eso, es difícil que se puedan generalizar los gustos de los usuarios de una máquina con una presencia tan masiva en el mundo como es el compatible. Desde aquellos que sólo juegan al solitario o a Peggle, a los más sesudos amantes de la estrategia, hay un universo entero de jugadores que sólo piden una cosa: grandes juegos, sea del género que sea. Y eso es precisamente lo que ofrece Capcom con Street Fighter IV, un magnífico juego que pueden disfrutar tanto los amantes del género como aquellos que quieren encontrar el atractivo a esa dinámica de juego tan intensa y apasionante que desarrolla en esta clase de títulos.

nuestro análisis de las versiones de PS3 y 360, en donde se detallan aspectos más específicos del sistema de combate, historia y personajes que componen el juego y que forman parte de una de las grandes series decanas de los videojuegos. Este análisis de la versión en compatible será algo más general, con más énfasis en el rendimiento, calidad de la conversión y novedades de la misma, aunque no va a descuidar su función como análisis a la hora de hablar de las bondades de un título tremendamente recomendable.

Street Fighter IV representa en muchos sentidos lo que se pide de un título arcade de calidad, un juego de reflejos, de táctica ajustada segundo a segundo, que resulta sencillo de jugar e inmediatamente disfrutable, pero que a la vez también tenga una profundidad que invite a ser explorado más y más. Cada combate, especialmente a la hora de luchar con otros jugadores, es un auténtico duelo en el que se miden la destreza, la velocidad de reflejos y el conocimiento de cada jugador de su respectivo personaje. Para entenderlo sólo hace falta pasearse por Youtube para encontrar toda clase de torneos competitivos alrededor de los juegos de lucha más importantes e influyentes y comprobar la enorme riqueza que puede contener cada combate.

El juego de Capcom es un heredero de esa tradición, en la que tiene mucho que ver su antecesor y uno de los grandes referentes del género: Street Fighter II. Desde entonces el género de la lucha se ha ramificado en diferentes direcciones, algunas más espectaculares pero menos técnicas, otras más orientadas a conseguir profundos e intrincados sistemas de combate con complejas cadenas de combos; incluso hubo toda una revolución con el paso a los 3D, que creó nuevas ramificaciones en un género de gran tradición. La cuarta parte busca un equilibrio entre todas las tendencias, ni excesivamente simple, ni falto de profundidad; sin pixels, pero siempre anclado en una necesaria bidimensionalidad; visualmente atractivo, pero sin olvidar la obligada funcionalidad. Aunque en muchos sentidos es un regreso al pasado, y en concreto al propio Street Fighter II y a todo lo que ofrecía en cuanto ritmo, simplicidad y balance, lo que es inmejorable para muchos y no tanto para otros que valoran más el camino andado desde entonces, eso ya es una cuestión más personal.


La versión de PC es a todas luces excelente, los usuarios de compatible -que no están precisamente faltos de ofertas- pueden estar de enhorabuena esta generación gracias a la incorporación en serio de Capcom a este formato. En su búsqueda de adaptarse a los métodos de los estudios occidentales, el estudio de Osaka ha desarrollado el conjunto de herramientas diseñada para facilitar el desarrollo multiplataforma en 360, PS3 y, por supuesto, PC. De pasar a producir las versiones de forma compatible de forma externa -con resultados generalmente deficientes en muchos sentidos- ahora es la propia compañía la que puede desarrollar estos trabajos de forma interna y con garantías.

Street Fighter IV es un juego que tiene la virtud de funcionar perfectamente en equipos modestos. Con 1 Gb de memoria ram y un Pentium 4 o equivalente, los requisitos mínimos, el juego puede funcionar perfectamente a 60 FPS realizando los ajustes necesarios entre una amplia gama de opciones gráficas. Con ordenadores de gama media o alta, el jugador se puede permitir de disfrutar de opciones gráficas extras que no tiene la versión de consola como un antialiasing superior, resoluciones de 1080p auténticas -no escaladas- o incluso superiores, V-Sync, mejores efectos de partículas, distintos grados de motion blur... Al final, esta versión tiene un techo gráfico por su naturaleza multiplataformas, por lo que las diferencias no son determinantes, pero sí apreciables y significativas.

Pero se aprecia particularmente que, aunque Capcom no saque todo el partido de los compatibles de gama alta, sí haya prestado especial atención a crear un juego con un gran nivel de optimización, capaz de ofrecer uno de los mejores juegos de lucha del momento en una enorme gama de configuraciones posibles manteniendo lo que debería ser una exigencia en un juego de estas características: una tasa de frames muy estable en todas las circunstancias. Pero por si las opciones gráficas disponibles no fueran suficientes, la versión de PC también incluye algunas opciones visuales exclusivas de esta versión que afectan al modo en el que se visualizan los shaders.

Las tres opciones visuales añadidas son tinta, acuarela y posterización, que se usan al modo normal. En el modo tinta se refuerzan los trazos negros que definen los personajes con 'pinceladas' de tinta negra, buscando un efecto parecido al estilo de pintura sumi-e -de hecho este modo se llama así en la versión inglesa. Es un modo muy atractivo que ayuda a reforzar el propio estilo del juego -aunque en honor a la verdad, el efecto 'sumi-e' no es tan notable como su propio nombre indica y no se impone al propio estilo visual del juego ni tampoco se acerca al estilo de Okami, que sería la mejor referencia posible para comparar. El modo acuarela también es muy interesante porque da al juego un colorido más marcado, lo que encaja bien con el escenario y los diseños de los personajes, ofreciendo otra versión distintiva y recomendable. El modo posterización es algo más innecesario y menos interesantes ya que no complementa bien el propio diseño gráfico del juego y emborrona los detalles de los personajes.

La compañía ha llegado a mencionar que esos modos de juego son una especie de 'disculpa' por el retraso de esta versión, que se esperaba para bastante antes dado el anuncio original. Pero quizás hubiera sido más interesante si Capcom hubiera ofrecido un pack con el contenido extra de pago como trajes y otras pequeñas curiosidades. Desgraciadamente, los usuarios de compatible no se libran de la moda de las microtransacciones, disponibles a través del bazar online habilitado para esta versión. También comparte con la versión de consolas la necesidad de jugar y conseguir determinados retos para lograr desbloquear a personajes y contenido, algo habitual en el género.



No hay novedades en lo referente a los modos de juego individuales, versus y online. Las opciones de juego individual son bastante parcas, limitadas a un modo arcade en donde cada luchador lucha hasta llegar al último combate de torneo, otro modo de entrenamiento y unos desafíos de diferente naturaleza que imponen ciertas condiciones y objetivos para conseguir puntos y extras. Para el juego online se requiere una cuenta de Live -completamente gratuita en PC-, y está compuesta por las mismas opciones que hay en las versiones de consola, con un modo arcade en el que cualquier jugador del mundo puede desafiar a otro siempre que esté abierto a ello. Las luchas individuales y los torneos online modifican la tabla de victorias y derrotas del jugador y lo coloca en un ranking global que determina su nivel -es posible solicitar en las opciones del juego medirse contra rivales de nivel similar si se desea-.

La experiencia del combate en cualquier caso es impecable gracias a las múltiples opciones de configuración de controles disponibles, completamente configurables por el jugador. Desde modos de configuración de Arcade Stick, a aceptar cualquier mando disponible en el mercado. El mando de Microsoft es el usado por defecto, pero sólo es necesario pasar un poco de tiempo en las opciones de configuración para adaptarlo completamente a tus necesidades. Los luchadores responden de forma fluida a los controles y a los combinaciones  de golpes más complicadas sin ningún tipo de retardo o dificultad, Capcom ha cuidado bien de que el abanico de posibilidades de control que puede ofrecer el compatible esté bien cubierto.

CONCLUSIÓN

La mayor queja que se puede realizar de Street Fighter IV es el tiempo que ha tardado en llegar con respecto a las versiones de consola. A los usuarios multiplataforma interesados en la mejor versión les hubiera gustado tener esta versión disponible desde el principio para poder valorar todas las posibilidades desde el primer momento, mientras que los usuarios exclusivos de compatible han tenido que esperar meses antes de Capcom les ofreciera la posibilidad de disfrutar de este título. Pero más allá de eso, es difícil decir nada negativo de un juego que ofrece una muestra de maestría en el género que representa. [image|nid=1367195|align=center|preset=inline] Es un juego excelente, con una capacidad casi ilimitada de sorprender y entretener a medida que vas descubriendo a sus personajes, sus movimientos y las tácticas que se pueden desarrollar en cada momento. Siendo una plataforma que atrae como a un imán a los jugadores más competitivos del planeta, quizás alguno de ellos debería plantearse la posibilidad de explorar un nuevo tipo de competición, ya que Street Fighter IV es una experiencia fascinante una vez que se empieza a pelear contra otros jugadores. En este sentido, aunque no sea un género muy abundante en PC, ofrece algo que le acerca a los géneros más establecidos de esta plataforma y es posiblemente su mayor argumento a la hora de convencer a los potenciales jugadores. Si ya tienes muy visto el tipo de competición que se vive en géneros como el RTS, el FPS o el MMO, Street Fighter IV puede ser visto como una 'exótico' destino en el que probar un nuevo sabor de medirse contra otros jugadores a través de compatible. [image|nid=1366785|align=center|preset=inline] Fácil de jugar y difícil de dominar, la esencia de todo buen arcadeLa optimización que presenta esta versiónLos filtros y las opciones visuales extra que se pueden activarAbierto a cualquier opción de controlLo Peor El retraso con respecto a la versión de consolas

9.5

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.