X-Men Origins: Wolverine

Toca afilarse las garras, porque Lobezno vuelve para acaparar toda la pantalla. Como es casi religión con toda nueva entrega del celuloide, la huida de Logan de la malévola Weapon X será relatada con un título lleno de violencia. Raven Software parece que se pondrá las pilas en darle a este mutante todo el protagonismo que merece.

Toca afilarse las garras, porque Lobezno vuelve para acaparar toda la pantalla. Como es casi religión con toda nueva entrega del celuloide, la huida de Logan de la malévola Weapon X será relatada con un título lleno de violencia. Raven Software parece que se pondrá las pilas en darle a este mutante todo el protagonismo que merece.

La canción de los juegos adaptando a películas ya nos lo conocemos. En el caso de las adaptaciones de películas a su vez adaptadas de un cómic -fíjese el lector, menudo trabalenguas- a veces nos encontramos alguna agradable sorpresa. El mundo Marvel, con Spiderman por un lado, Hulk por el otro, y alguna sorpresa puntual en cuanto a spin-offs con Marvel: Ultimate Alliance, es uno de ellos. Precisamente de Raven Software, desarrolladora de este último, será responsable de devolverle a la licencia de Activision algo de prestigio después del prescindible X2: Wolverine's Revenge.

Precisamente Activision últimamente tiene más en cuenta a las licencias cinematográficas, y con el reciente Quantum of Solace como un más que correcto baluarte del sug-género, parece que las expectativas con este X-Men Origins: Wolverine han aumentado considerablemente. Pero con 'Origins' no nos referimos a esa retrospectiva, tan cruda como intimista, obra de Paul Jenkins y Andy Kubert, de los primeros pasos de un pequeño niño rural; en su lugar, quizás para darle el papel protagonista en la película al actor Hugh Jackman, veremos ya a un Lobezno adolescente. No importa, puesto que un personaje tan carismático como complejo a nivel de trasfondo tiene cuerda de sobra.

Desgarrando la piel

A los de Raven no les es ajena la historia de Logan, como ya dejaron claro con X-Men: Legends; tampoco debería, puesto que estamos hablando de probablemente el icono más representativo de este equipo de mutantes liderados por el Profesor Xabier. No obstante, aquí no tienen lugar más que las justas concesiones para un tratamiento profundo del personaje. Los hechos serán más o menos fieles respecto al material original, pero seguramente irá adecuado, sobre todo, al de la película que representa. En lo que el equipo se ha querido concentrar, ante todo, es al de sentirnos tan poderosos como él.

Seguiremos los eventos del personaje desde que busca venganza por la muerte de su novia debida a Victor Creed -quien más adelante será su némesis, Sabertooth-, hasta su implicación en el programa Weapon X. Como ocurre con toda supercorporación maligna, y en consonancia con el universo X-Men, terminará esto derivando en una escabechina por parte de nuestras garras. Un festival de sangre y vísceras el cual supuestamente no será censurado, sino que además se alentará de cara a una visión más espectacular y violenta del título. Cosa que se agradece, teniendo en cuenta algunos bochornosos precedentes.

El aspecto gráfico parece adaptarse consecuentemente a las exigencias actuales. Eso sí, nos pondremos en situaciones completamente inverosímiles, que incluirán según podréis comprobar su buena ración de saltos felinos para terminar asestando golpes mortales a nuestros enemigos. Al parecer, contaremos con enormes cantidades de enemigos en pantalla; esperemos una calidad digna de estándares como pudieran ser Devil May Cry 4 o Ninja Gaiden 2. Estamos hablando de un 'brawler', un mata-mata frenético sin lugar a concesiones: por lo tanto, esperemos ver a una desarrolladora en buena forma.

Se aprovechará este planteamiento para nutrirse de la seña de identidad 'lobezna' -esto es, chulería y humor descarado- de otros aspectos clásicos del personaje no incluidos en la película. De igual modo, nuestras adheridas armas de Adamantium harán de navaja suiza; podremos coger a un enemigo y lanzarlo por un precipicio, asestarle cuchilladas mortales, o simplemente, pasar de un enemigo a otro rajándoles las vestiduras. Literalmente. Habrá momentos donde lógicamente podremos lucirnos, con espectaculares y variadas muertes especiales, las cuales incluirán momentos contextuales y su buena ración de timing.

Para averiguar hasta qué punto nuestra increíble resistencia aguantará los disparos enemigos, encontraremos un atípico pero útil indicador, como es el cuerpo de Logan. Conforme nos vayan disparando nuestra ropa irá sufriendo en consecuencia, y así irán desapareciendo las capas de nuestra piel hasta llegar a nuestro gran esqueleto. Podremos morir, pero obviamente la típica mecánica de cubrirse-para-recuperarse aquí cobra más sentido que nunca; forma parte del protagonista mismo. En otro ámbito veremos pequeñas secciones de plataformas y básica resolución de puzles, demostrando la influencia de los baluartes actuales y añadiéndole algo de variedad al conjunto.

Probablemente Activision esté comenzando a darse cuenta, como deberían muchas otras compañías, de que las licencias están para enriquecer a grandes personajes, no a empequeñecerlos. Lobezno podría ser uno de estos últimos; dependerá de lo que aparezca en Mayo de 2009, cuando este juego aparezca en nuestras estanterías a la vez que lo hará en nuestras taquillas este nuevo blockbuster de acción protagonizado por Hugh Jackman. Lo hará para todas las plataformas: PS3, Xbox 360, Wii, PC, PS2, DS y PSP.

Lobezno X-Men: Los Orígenes

X-Men Origins: Wolverine es una aventura de acción con una experiencia de juego fiel al personaje de Lobezno con la que el jugador vivirá la trama de la película y muchas otras experiencias. Los jugadores tendrán que afinar su instinto animal a lo largo de una gran variedad de escenarios reales para descubrir secretos ocultos, dar caza a los enemigos y superar situaciones aparentemente insalvables mientras descubren la verdad sobre el trágico pasado de Lobezno
Lobezno X-Men: Los Orígenes