A Largo Plazo

PS2 ya ha dicho todo lo que tenía que decir; PSP languidece en las estanterías; PS3 sigue siendo la consola con menores ventas a nivel global de los 5 sistemas que comparten mercado… ¿Aún puede haber luz al final del túnel para Sony?

Si analizamos todas las noticias y movimientos efectuados a lo largo de 2008, podemos decir sin temor a equivocarnos que el aún presente año ha sido el peor para Sony desde que la compañía nipona decidiera, tras algún que otro amago y toma de contacto, entrar de lleno en el mundo de los videojuegos allá por 1994 con la primera PlayStation. En este 2008, PS2, la consola más vendida de todos los tiempos (140 millones de unidades) nos ha dicho adiós de manera definitiva. Es ley de vida, y aún así es más que meritorio teniendo en cuenta que las que fueran sus principales rivales (GameCube y Xbox) hace mucho que dejaron de existir. De todas maneras, nadie duda que PS2 seguirá dando algún que otro coletazo en 2009; y es que a las compañías les costará dejar de lado a 140 millones de usuarios (aunque, obviamente, a día de hoy sean muchísimos menos).

También, en este 2008 que nos dejará en pocos días, hemos asistido al doloroso principio del final de una grandísima consola: PlayStation Portable. Nadie se explica cómo una portátil de éxito nada desdeñable (siguiendo con las cifras, es la 8ª plataforma más vendida de la historia, aunque Wii seguramente la alcanzará a lo largo de la ya inminente época navideña) ha acabado, de la noche a la mañana, siendo ignorada por la inmensa mayoría de las third partys de la industria. Sólo SquareEnix parece seguir dispuesta a apoyarla sin reservas. Muchos apuntan a que la culpable de este debacle es la piratería; otros aseguran que su principal rival, NDS (89 millones de consolas vendidas y contando, lo que la convierte tanto en la 4ª plataforma más vendida de la historia como en la única que a día de hoy puede aspirar a alcanzar a PS2), ha acabado con ella del mismo modo que Game Boy exterminó a Game Gear, Atari Lynx, Neo Geo Pocket y cualquier otra portátil que osó plantarle cara. De todas maneras, por ahora poco importa el motivo. El hecho es que, a no ser que se produzca un milagro que cada vez se torna más utópico, 2009 será el último año de PSP.

Y en cuanto a PlayStation 3, éste tampoco ha sido ni mucho menos su año. Siguiendo con nuestro ranking de consolas más vendidas a lo largo de la historia, PS3 se encuentra actualmente en el puesto número 16, con unas 18 millones de consolas acumuladas en ventas a nivel global; 1 millón más que Saturn, y aún a unos 4 millones de unidades de distancia de GameCube. Además, esta semana ha sido especialmente dolorosa para la plataforma de Sony: el tan esperado lanzamiento de Home ha hecho aguas por todas partes, con continuas caídas, desconexiones del servidor y ataques por parte de hackers que han amargado la puesta de largo (aunque, mientras escribo estas líneas y gracias a una oportuna actualización, parece que el servicio comienza a estabilizarse); el más que deseado Super Street Fighter II Turbo HD sigue sin aparecer en la Store europea, por razones que por lo visto sólo Capcom conoce; medios tan importantes como CNN y Washington Times han asegurado que PS3 es un barco a punto de hundirse, entre otras lindezas; y las acciones bursátiles de Sony han caído de manera significativa, con no pocos analistas asegurando que la compañía nipona necesita un cambio fundamental en su estructura de negocio. Y todo esto sin mencionar la continua pérdida de exclusivas, de las que Final Fantasy XIII y Tekken 6 han sido los casos más sonados.

¿Y cómo piensa reaccionar Sony ante esta debacle? Prácticamente de la misma forma en que lleva reaccionando desde tiempo atrás: aseverando que lo suyo con PS3 es un proyecto a largo plazo. Uno se pregunta cuán largo puede ser ese plazo para Sony; ¿dos, cinco, diez años? A este respecto, resulta curioso leer uno de los mensajes que la compañía nos ofrece desde Home, afirmando que dicho proyecto recibirá visibles mejoras 'en los próximos meses y años'. ¿Pueden los aficionados que aún permanecen fieles a la marca esperar esos años? ¿No sería mejor que esas mejoras llegaran ahora?

La primera medida que la compañía nipona debería llevar inmediatamente a cabo es la de tratar de paliar las injusticias que, como de costumbre, sólo sufren los usuarios europeos, quienes a día de hoy más apoyan a su consola. Sony es la única de las tres grandes que aún no ha lanzado en Europa las tarjetas de descarga prepago para su tienda virtual. En el viejo continente, los usuarios de PS3 sólo pueden acceder al ya más que emergente mercado de los contenidos descargables mediante el uso de una tarjeta de crédito, mientras el resto (ya sea por edad, por falta de confianza, por incomodidad o por las más diversas razones) deben seguir conformándose con el poco contenido gratuito existente (el cual cada vez va a menos; no en vano ya comienza a ser obligatorio pagar incluso por los fondos de escritorio o los skins de personajes). Uno tampoco se explica cómo puede ser que PS3, con su flamante Blu-Ray de infinita capacidad por bandera, siga ofreciendo la inmensa mayoría de sus juegos únicamente a 720p. ¿Dónde está esa Full HD que se nos prometió en un principio?

Es obvio que Sony necesita soluciones. Pero las necesita en 2009, no dentro de 2, 5 o 10 años. ¿Cuáles serán las medidas que la compañía nipona tomará en el año que está a punto de comenzar para tratar de tomar ventaja frente a sus rivales? La verdad es que son curiosas; y algunas, por qué no decirlo, incluso futuristas. Buena prueba de ello es la rumoreada actualización de firmware que permitirá a la consola mostrar gráficos estereoscópicos (ahí es nada, ríanse ustedes del 'The future is now' que la antigua SNK hizo suyo allá por los 90), o la compatibilidad con los Blu-Ray de nada más y nada menos que 400 gigas de capacidad que Pioneer lanzará a no mucho tardar (¿Podrán entonces, por fin, aparecer en 1080p la totalidad de juegos que lleguen al mercado?). Otra medida puede ser el regreso de una retrocompatibilidad con PS2 que nunca debió irse (la sonora bofetada que la compañía nipona propinó con esta medida a 140 millones de usuarios fieles a su marca sigue siendo incomprensible), aunque todo apunta a que dicha retrocompatibilidad quedará relegada a los juegos descargables vía PSN, obligándonos con ello a pagar para poder seguir disfrutando en PS3 de juegos de PS2 que ya compramos en su día.

En cuanto a PSP, la compañía nipona confía en que la distribución digital hará que las third partys vuelvan a apoyar a su malograda portátil. ¿Conseguirán dichas medidas tanto salvar a PSP como hacer que PS3 tome ventaja respecto a su principal rival? Qué quieren que les diga, este humilde servidor de ustedes duda mucho que sea así. Pero bueno, como dirían desde las altas esferas de Sony, siempre nos quedará el largo plazo.