Banjo Kazooie
Banjo Kazooie
  • Plataforma 360 8
  • Género Plataformas
  • Lanzamiento 03/12/2008
  • Desarrollador Rare
  • Texto Inglés
  • +3
Carátula de Banjo Kazooie
  • 8

    Meristation

Eterna juventud

Ramón Méndez

El Banjo original llega a Xbox Live Arcade. Es el momento de revivir grandes plataformas, piezas de puzzle difíciles de conseguir, un mundo colorido lleno de personajes carismáticos y un inolvidable sentido del humor. Pese a las ligeras marcas que deja la edad, Banjo sigue siendo tan gran juego como siempre.

Ha pasado una década desde que el bueno de Banjo hiciese su gran debut en el mundo de los videojuegos, y hace apenas un mes asistíamos a su regreso a las andadas en una tercera entrega muy diferente a lo que nos tenía acostumbrados el oso de Rare. Pero el estudio británico sabía bien que el nuevo enfoque de la franquicia no sería bien recibido por todos, y es por eso que, en las pantallas de carga de Baches y Cachivaches, nos incitaba a comprar el Banjo original en Xbox Live Arcade si preferíamos plataformas puras, sin vehículos. Algo más tarde de lo que esperábamos, pero por fin está entre nosotros el juego que había llegado a hacerse un hueco pese a competir con Mario 64.

Calidad no le faltaba, en su llegada al servicio de descargas de Xbox 360 no ha perdido ni un ápice de su encanto. Eso sí, hay que reconocer que el tiempo no pasa en balde, y hay unas cuantas características que se resienten sensiblemente tras el tiempo transcurrido. No en vano, se notan las diferencias entre un título que explotaba el potencial de Nintendo 64, y ese mismo título que se adapta a una máquina mucho más potente y con la siempre exigente alta definición. Rare ha hecho algunos ajustes para que el cambio no sea tan pronunciado, y lo cierto es que se nota el buen trabajo realizado en un muy buen juego de plataformas.

Banjo al rescate
La historia nos cuenta cómo la bruja Gruntilda quiere ser la más bella del reino. De hecho, se encuentra ante su caldero mágico con la esperanza de que este le diga que es ella, pero el pobre no puede sacarse de la cabeza a la joven y bonita hermana de Banjo. La bruja, en pleno arrebato de maldad, va a secuestrar a la joven, algo que acontece justo delante de la casa de Banjo, aunque este no se entera de nada porque tiene un sueño muy profundo. La intención de Gruntilda es la de intercambiar su cuerpo con el de la pequeña osa, y para tal fin se meten ambas en una máquina dentro del castillo de Gruntilda.

El bueno de Banjo, y su buena amiga Kazooie, se lanzan a rescatar a la hermana pequeña del oso. Empezarán su camino en Montaña Espiral, donde aprenderán todos los movimientos básicos con la ayuda de su amigo el topo Googles. Será este quien arregle el puente que conduce al castillo de Gruntilda, una grotesca montaña con la forma de la cara de la bruja, cuyo interior no es mucho mejor, repleto de zonas incoherentes y con lo que parecen accesos a prácticamente todos los lugares del mundo, desde playas hasta bosques, pasando por pantanos o montañas heladas. Banjo y Kazooie deberán recorrerlo entero hasta llegar a la máquina en la que se encuentran la hermana y la bruja en pleno proceso de transmutación.

La mecánica del juego será la ya conocida por todos, un sistema de juego que era clásico hace una década, basado en la recolección de objetos para abrir y acceder a nuevas zonas del juego. En ese aspecto, Banjo es de los que más cosas a recoger nos ofrecen: necesitaremos piezas de puzzle para completar los cuadros, lo cual nos permite acceder a nuevos mundos; necesitaremos notas musicales para abrir nuevas puertas del castillo, con las que podremos acceder a esos nuevos mundos; necesitaremos calaveras para que Mumbo nos transforme y poder conseguir complejas piezas de puzzle; cinco pequeñas criaturas de colores por mundo; huevos que usará Kazooie como arma; plumas rojas y doradas; etcétera.

Obviamente, pese a que se nos imponen unas cifras concretas de piezas de puzzle y notas musicales para avanzar, no será necesario conseguirlas todas en todos los mundos para llegar al final del juego, por lo que los que no sean amantes de completar el 100% de los juegos podrán acabar con Gruntilda sin demasiados problemas, ya que una pieza de puzzle complicada de conseguir se puede suplir con otra más asequible. Gracias a la variedad de movimientos que tienen Banjo y Kazooie, junto a transformaciones, botas y demás elementos que podrán utilizar, el juego nunca se hace repetitivo pese a que la dinámica se repite bastante por lo general.

Apartado técnico
Pese a que se han revisado los gráficos, y se han suavizado mucho las formas de todos los elementos presentes en pantalla, Banjo no se aleja en exceso de lo que nuestra mente recuerda de Nintendo 64. Sin duda, al comparar cara a cara ambas versiones, se hacen muy patentes las diferencias, pero también es fácil percatarse de las similitudes; sobre todo, esas texturas tan horribles que adornan los escenarios en su totalidad. Dan una cierta sensación de suciedad, algo típico en la época, pero que con los años se ha ido perdiendo y no ofrece un aspecto tan satisfactorio como antaño. Además, no faltan las formas cuadradas y las paredes con esquinas muy angulares.

Pese a que esto no es tan aceptable a día de hoy, tampoco se puede decir que afecte en exceso a la jugabilidad. Los amantes de las plataformas y de la recolección de mil y un objetos, con escasos enemigos (aunque los que hay pueden ser muy molestos), tienen aquí una de las opciones más divertidas de los últimos tiempos, que ya triunfó en Nintendo 64 y que pretende volver a hacerlo en Xbox 360. La escasez de representantes en el género en los últimos meses hacen que esta propuesta gane enteros, convirtiéndose en una de las pocas opciones puras que hemos visto en los últimos años.

El mando de Xbox 360 responde a la perfección a todos los movimientos que tenemos a nuestra disposición, antojándose muy natural, como si hubiese sido creado el juego desde un principio para este mando. De hecho, en muchos aspectos da la sensación de que el stick analógico de 360 responde mejor que el de Nintendo 64. No se ha alterado nada el apartado sonoro, con melodías curiosas y efectos sonoros algo anticuados, en los que se mantienen los extraños y carismáticos sonidos que producen los distintos personajes al hablar. Eso sí, todos los textos siguen estando en perfecto inglés, sin ningún tipo de adaptación a nuestro idioma.

Se nota, no obstante, el paso del tiempo en otro aspecto clave, y es que el título resulta bastante sencillo. Tiene algunas cosas algo complejas de conseguir, pero por lo general, no es demasiado complejo llegar hasta el final en unas cuantas horas. Eso sí, si queremos sacar todos los logros, deberemos conseguirlo todo, además de superar un par de retos adicionales en algunas minipruebas que deberemos conocer. No obstante, tendremos juego durante horas, aunque habrá a quien el precio de 1200 Microsoft Points se le antoje algo elevado, pero es sin duda una de las propuestas más interesantes de Xbox Live Arcade.

LO MEJOR

  • Conserva intacto su carisma
  • Divertido, incita nuestro espíritu recolector
  • Largo y variado

LO PEOR

  • Completamente en inglés
  • El control de buceo
  • Formas demasiado cuadradas

CONCLUSIÓN

Al mismo tiempo que regresa por todo lo alto con la tercera entrega de sus aventuras, Banjo también se adapta al formato digital. Uno de los más grandes representantes de las plataformas en la última década, que vuelve a despuntar en la actual generación de consolas por su divertida dinámica de juego y su sencillez de control. Muchas cosas por recoger, numerosos movimientos para los personajes, un gran sentido del humor y un estilo muy particular e inimitable. Pese a que los años no pasaron en balde, y técnicamente se notan algunas características que no han sabido adaptarse a los tiempos modernos. No obstante, se trata de una buena oferta para Xbox Live Arcade, un título muy a tener en cuenta por los amantes de las plataformas. [image|nid=1205823|align=center|preset=inline] - Conserva intacto su carisma- Largo y variado- Divertido, incita nuestro espíritu recolector

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.