SingStar: Canciones Disney
SingStar: Canciones Disney
Carátula de SingStar: Canciones Disney
  • 6

    Meristation

Ahora canta Disney

Pep Rubio

Las canciones de Disney hacen su aparición en SingStar, para deleite de miles de fans y con un claro objetivo de convertirse en referente estas navidades entre el público más familiar.

Con el inicio de la campaña navideña SingStar lanza al mercado un producto enfocado a todo tipo de públicos y que añadirá un toque nostálgico a aquellos poseedores de una playstation que acepten rememorar algunos de los momentos más clásicos de Walt Disney.

Para muchos aficionados que se armaban con un micrófono azul o rojo comenzaba a ser desesperante que Disney todavía no hubiese hecho aparición en el universo SingStar. Más teniendo en cuenta la aparición de otros títulos mucho más específicos como el SingStar R&B, que tuvo una discreta acogida en nuestro país.

El nuevo juego, que ya está disponible en las tiendas españolas, ha sido recibido en nuestro país con su propia campaña de publicidad televisiva, dejando claro que Sony y Disney han apostado por este producto y no piensan limitarse a dejarlo en el expositor de la tienda como único reclamo.

Tras una larga radiografía, practicando todos sus modos y cantando las canciones una y otra vez junto a dos compañeros de diferentes edades, Víctor y Blanca, podemos ofrecer una muy clara impresión final de este nuevo producto destinado a la campaña navideña.

Conectamos la consola, introducimos el disco y…nada de presentaciones especiales como parecía esperar por tratarse del universo Disney. El mismo menú de SingStar y sus diferentes opciones que llevamos viendo desde 2004. Sin ser decepcionante no es lo que uno esperaba.


Una vez preparados para batirnos con nuestros micrófonos descubrimos que el repertorio de canciones ofrece auténticas joyas del pasado, como el famoso Bibidi-Bobidi-Bu de La Cenicienta, junto a otras relativamente más modernas como el Hijo de Hombre de Tarzán, o Hay un amigo en mí, de Toy Story. No se trata de una selección con un criterio claro, como podrían ser los temas principales o canciones premiadas.

Más bien es un popurrí en busca de diferentes estilos para poder elegir qué tipo de sentimientos queremos revivir cantando, pues no en vano la música es el único elemento que traspasa sin piedad nuestras defensas racionales llegando directamente al corazón. Encontraremos melodías de amor, fanfarrias animosas y divertidas composiciones para todos los gustos.



Los más puristas hubiesen agradecido la inclusión de canciones en su idioma original para poder sentir al cien por cien la esencia de los grandes compositores de Disney. Sony, en cambio, ha decidido optar por un uso exclusivo del castellano para atraer a un público más amplio, sobre todo infantil y juvenil. Únicamente encontraremos en inglés la canción de Winnie The Pooh, que no fue doblada en su película española. Sin desmerecer el producto final no cabe duda de que la posibilidad de cantar en versión original hubiese sumado tantos al juego.



Los videos que veremos de fondo no siempre corresponderán con los de las canciones de las películas, mostrando en muchas ocasiones escenas salteadas de cada cinta. Lo que llama la atención es la corta duración de algunas de las canciones, que aparecen inexplicablemente recortadas respecto su versión original.

Los modos de juego no difieren de nada de lo visto hasta ahora, siendo únicamente destacables dos aspectos. El primero es un cambio en la presentación de las puntuaciones durante y después de cada canción. El segundo es en el modo de dos jugadores, donde los textos aparecen divididos en la pantalla, siendo la parte inferior para el primer jugador y la superior para el segundo.



La dificultad parece ser menor que en otros juegos, lo que contrasta con la verdadera dificultad de muchas canciones, donde se hace obligatorio el uso de los tonos agudos, con especial mención a la protagonizada por los ratones de La Cenicienta. Tenores y otros aficionados a las voces graves, absténganse. Otra anécdota es cantar a dúo El Ciclo de la vida, del Rey León. Toda una experiencia para el segundo jugador, que se enfrentará a los implacables y casi imposibles de seguir coros africanos.

SingStar Disney ofrece frescura y, como todos los juegos de la saga, una actualización para nuestras cuerdas vocales, pero en ningún caso se convierte en un imprescindible más allá de aquellos en busca de canciones fáciles o de un juego para compartir con los más pequeños. Incluso así, sin ser original y con un volcado carácter comercial, muy probablemente aspira a convertirse en uno de los referentes para aquellos aficionados a SingStar que estén pensando en un nuevo juego para estas fiestas.

6

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.