Profesor Layton y la Villa Misteriosa
Profesor Layton y la Villa Misteriosa
Carátula de Profesor Layton y la Villa Misteriosa
  • 9

    Meristation

Villa Curiosa

Will van Dijk

Una de las propuestas más interesantes y originales de la temporada llega de la mano del profesor Layton y su joven ayudante Luke. Ambos protagonizan una singular aventura en la que descubrirán los entresijos que esconde el misterioso pueblo de Saint Mystère y sus habitantes. La carismática pareja protagoniza uno de los cartuchos más completos y originales de cuantos han visto la luz este año en NDS.

Es un secreto a voces que Professor Layton estaba destinado a llegar a lo más alto del catálogo de NDS desde que fue concebida la idea original. A su salida por Japón obtuvo ventas considerables, promovidas principalmente gracias al esmero que Level 5 imprime en todas sus creaciones.  Este pequeño grupo de desarrollo, padres de Dark Cloud y de Rogue Galaxy,  entre otros, es el claro ejemplo de pequeña empresa que con buenas intenciones y productos de calidad logra ascender en el mercado de forma vertiginosa. Ha pasado de ser una pequeña desarrolladora para PS2 a formar parte de los proyectos más importantes en el campo de los RPGs. Es en este género en el que Level 5 ha destacado y por el que ha obtenido reconocimiento, pero obviamente no es el único en el que se ha involucrado la compañía.

En los últimos meses y tras un tiempo de inactividad, Level 5 ha vuelto a la scene acompañado de un enorme abanico de novedades para las dos portátiles, abordando diversos estilos que en cuestión de meses aparecerán en el mercado japonés. Una de las propuestas de la compañía que ha obtenido un sonado éxito en Japón es Inazuma Eleven, un juego de fútbol con toques de RPG que al igual que Professor Layton hace gala no sólo de un aspecto artístico sublime, sino también de un sistema de juego entretenido y con la suficiente lógica como para no aburrir a la primera semana de habernos hecho con él. Es triste que en un mercado que siempre agradecen los planteamientos originales e innovadores pocas desarrolladoras vean futuro en importar títulos del calibre de Inazuma Eleven, que por el momento no cuenta con muchas posibilidades de salir del país del sol naciente.

El caso particular de Professor Layton y la Villa Misteriosa es cuanto menos curioso; ha tardado mucho más de la cuenta en llegar a Europa, sobre todo si se tiene en cuenta que el cartucho vio la luz en Japón a principios de 2007 -los últimos títulos de Square Enix apenas aterrizan en occidente con un año de diferencia respecto al lanzamiento primigenio-. Es uno de los primeros títulos que abordan el género de los puzles prestando tanta atención a los elementos externos, desde el argumento al sistema de juego. La idea es tan sencilla como resultista, llevada a la práctica sin grandes complicaciones, lo que posibilita a jugadores de cualquier edad disfrutar del cartucho, indistintamente de la práctica o la experiencia que tengan en los videojuegos.

Layton, el gentleman inteligente

El telón se abre mostrando a dos personajes recorriendo un largo sendero hacia un pueblo desconocido, al volante de un antiguo vehículo. El Professor Layton tarda poco en aparecer en escena, haciendo gala de un excelso sombrero de copa y de unas maneras típicamente británicas; saber estar, templanza, buena conducta pública, etcétera. Su joven aprendiz, Luke, ataviado con un suéter azul y toneladas de curiosidad, le ayuda al tiempo que descubre nuevos retos y divertidos misterios por resolver. La reputación del joven profesor se extiende a lo largo y ancho del mundo, razón por la cual una rica condesa viuda, Lady Dahlia, le hace llamar para investigar un curioso incidente respecto a la fortuna de su difunto marido, el varón Reinhold.

La familia de la baronesa es dueña de las tres cuartas partes de Saint Mystère, la ‘Villa Misteriosa' a la que hace referencia el sobrenombre del cartucho, un pequeño pueblo situado aparentemente en el norte del Reino Unido. El vídeo de introducción es una réplica del anime actual con personajes europeos, con acento británico y alejados por completo de las tendencias y costumbres del norte de América a las que estamos acostumbrados, y esto se agradece. La llegada al pueblo, junto a la introducción al completo, recoge un acertijo a modo de tutorial y la vistosidad gráfica de la que goza el cartucho. El salto entre el vídeo generado por ordenador y el motor gráfico del juego es evidente, pero no por ello deja de ser sorprendente, y además viene perfectamente hilado con el argumento.

La idea que inspira este Professor Layton procede de los libros de acertijos Head Gymnastics, de los que se ha vendido una cantidad ingente de copias en Japón y cuya finalidad es similar a la de todos los test mentales que procuran regular y poner en forma nuestra agilidad y agudeza mental. Este es el objetivo del título, o dicho en otras palabras, aunque parezca increíble esta vez no estamos ante la típica adaptación de serie de animación a videojuego tan habituales en la portátil de Nintendo. Al contrario, el cartucho sigue la línea de la ‘Touch Generation'; diversión y entretenimiento para toda la familia. Esa es la idea del título, más alá de cualquier otro aspecto secundario que nos pueda asombrar a primera vista.

La primera prueba de esto que exponemos la encontramos pocos instantes después de bajarnos del automóvil por primera vez, donde un paisano nos invita a abrir el puente de entrada a la villa, ya que es un trabajo costoso y aburrido. Layton acepta automáticamente, poco después estamos ante un acertijo en el que tendremos que averiguar exactamente cuál de las piezas expuestas en pantalla se corresponde con el objeto original. Cada acertijo se corresponde en mayor o menor medida con la situación en la que estemos inmersos, y cada persona o transeúnte nos invita a probar nuestra capacidad mediante uno de estos puzles, que abordan distintas disciplinas, principalmente de lógica y sentido común. También encontramos acertijos en paredes, fotos, o al recordar alguna adivinanza al contemplar un arbusto que sobresale de la pared. Da igual el motivo, todos son igual de válidos; lo único que importa es superar los acertijos y hacerlo con cabeza.

Un sistema infalible

Controlamos a Layton con el stylus, en la pantalla inferior de la consola, mientras que en la superior se alterna un mapa por el que guiarnos cuando recorremos el pueblo y el arte conceptual de la zona en la que nos encontremos en ese momento. El grueso de la acción transcurre al completo en la pantalla táctil, y desde ella seleccionamos sobre los personajes con los que queramos conversar y los objetos que quizás encierren algún puzle secreto. El sistema es el habitual ‘point-and-click', manejar al profesor por la villa es cuestión de pura necesidad y se hace con el uso de flechas que indican hacia qué dirección nos podemos desplazar.

Cada zona incluye a determinados personajes, y por regla general cada uno nos encomienda la solución de un buen puñado de acertijos. En total son aproximadamente unos 135, sin incluir los que poco a poco se van añadiendo a través del Wi-Fi y que podremos descargar de forma periódica. Dado que los puzles no varían una vez terminamos la aventura por primera vez, el juego no encierra grandes posibilidades de rejugabilidad más allá de tratar de desbloquear todos los secretos para hacernos con la mayor cantidad de Picarats que nos sea posible, un sistema que sirve como seguro para evitar que repitamos los acertijos tantas veces como queramos. Ya decíamos que aquí prima resolver el problema que se nos haya planteado de la mejor manera posible, por lo que el sistema de prueba y error sólo es posible en algunos casos.

Los Picarats forman parte, como venimos diciendo, de una especie de sistema de seguridad para regular la dificultad del título, que pese a no ofrecernos restricciones respecto que queramos tomar para resolver un problema sí que nos fuerza a tratar de encontrar la mejor solución antes de lanzarnos a la primera elección que se nos haya pasado por la cabeza. La variedad de las pruebas que tenemos que superar es considerable, y bien podemos estar tratando de resolver un problema matemático como buscando el modo de resolver el clásico acertijo de los tres lobos y los tres pollitos a cada lado del rio, o buscando la perspectiva adecuada para solucionar acertijos visuales, como cambiar de dirección un triángulo o reflejar un perro atropellado cambiando solamente dos cerillas de posición.

El trabajo de Layton y de su joven asistente -cada uno resuelve los acertijos según su complejidad, y dependiendo de quién los haya encontrado, aunque es indistinto qué personaje estemos empleando- comienza viento en popa para ir viendo cómo comienzan a surgir incidentes a priori inexplicable mientras ambos investigadores se alojan en el pueblo. Rescatar a Claudia, la gata de Lady Dahlia, es el primero de los trabajos secundarios que tenemos que solventar de cara a poder continuar nuestra investigación, aunque al final todos los sucesos resultan estar interconectados. El argumento es inconcluso, no en vano Professor Layton y la Villa Misteriosa es el primero de una trilogía que recoge las aventuras de los dos personajes, atendiendo distintas situaciones. La segunda parte de la misma ya ha visto la luz en Japón, y ha obtenido un reconocimiento similar al de este original título.

Rumbo hacia Villa Misteriosa

La inteligencia de Layton le convierte en un investigador válido para todo tipo de sucesos, y principalmente por este motivo es capaz de resolver desde asesinatos a desapariciones. Cada vez que damos con la solución correcta de un acertijo, os pueblerinos nos obsequian con algún objeto, ya sea fragmentos de una fotografía o extraños cachivaches con los que obtendremos la compañía del mejor amigo del hombre en versión robótica, otro curioso y carismático personaje que nos avisa de las monedas ocultas que se esconden en cualquier lugar del decorado. Las monedas, a diferencia de los Picarats, no son realmente imprescindibles, y su función se limita a la de aportar pistas en los puzles que seamos incapaces de solucionar. Hasta tres consejos, cuya utilidad varía en función del acertijo.

Es un acierto que el título esté totalmente traducido al castellano, además con una traducción elogiable y bastante fiel a la original, muy bien adaptada al castellano. Es una lástima que las voces que se escuchan en la práctica totalidad de las conversaciones trascendentales del juego no hayan sido dobladas, pese a que de haberlo hecho se perdería el peculiar acento de los personajes del juego, inimitable en nuestro idioma. Es una peculiaridad de una lengua que pocas personas serán capaces de apreciar pero que sin duda está ahí, apoyando la ambientación y haciéndonos partícipes del argumento, que por otro lado tampoco está exento de situaciones absurdas y cómicas, otro de los aspectos fundamentales del título y que está presente hasta en las escenas que nos muestran el ending o el final del cartucho. Completarlo al 100% es una tarea bastante complicada que se puede conseguir con paciencia y sin lanzar por la borda las múltiples ocasiones de recolectar Picarats que nos ofrece, y esto es algo que hay que tener muy en cuenta a la hora de considerar qué clase de juego es Professor Layton.

Incluso contamos con la posibilidad de decorar nuestro piso (tanto el de Luke como el de Layton) con los objetos que descubrimos al resolver con éxito los acertijos. Sillas, camas, alfombras y otros ornamentos para mantener contentos a los protagonistas y obtener una última sorpresa. Level 5 ha conseguido encontrar estabilidad entre las situaciones en las que podemos resolver varios acertijos seguidos con las conversaciones con otros personajes y con situaciones cómicas y tranquilas, en las que no estrujarnos la cabeza buscando esa respuesta imposible con la que nos podemos dar. El trabajo de la compañía japonesa es loable, pero no perfecto.

Adolece de un apartado sonoro algo por debajo de las posibilidades de la consola, sobre todo en cuanto a cantidad de melodías y a la variedad de las mismas, ya que prácticamente a lo largo de la aventura escuchamos dos o tres que se repiten sin cesar. No ponemos en duda la calidad de las melodías, más bien recriminamos a Level 5 que no haya prestado más atención en este sentido. El juego nos obliga a pasar largo rato pensando y absortos en los puzles que nos proponen, aunque no deja de ser un aspecto muy secundario en la experiencia que hemos vivido al analizar el juego.

LO MEJOR

  • Traducido al castellano. El aspecto artístico del juego es sensacional. Sólido e interesante argumento, muy bien acompasado con los acertijos.Más de una centena de puzles que recorren diversas temáticas; hay para todos los gustos, y disponemos de todo el tiempo del mundo para resolverlos.La posibilidad de descargar nuevos puzles por medio de la conexión Wi
  • Fi alarga la ya de por sí longeva vida útil del cartucho.

LO PEOR

  • Parco en melodías y en variedad sonora.
  • Pese a lo obvio de la afirmación, es un juego que requiere paciencia, no tanto por su desarrollo como por la dificultad de algunos acertijos.

CONCLUSIÓN

Poco más se puede añadir que no hayamos dicho ya. Professor Layton y la Villa Misteriosa es un título muy completo, francamente sorprendente y capaz de mantenernos pegados a la consola durante horas y días, tantos como nos duren la larga centena de puzles que contiene el juego, por no hablar del contenido descargable vía Wi-Fi que amplía las posibilidades de un cartucho que nos ha encantado y del que damos buena fe de los rumores y habladurías que se leen por la red. Es uno de los mejores títulos de los que disfruta la portátil, aúna conceptos dispares de forma muy correcta, y apenas se le pueden achacar defectos de peso que ensombrezcan la experiencia final. [image|nid=1343167|align=|width=150|height=225][image|nid=1342008|align=|width=150|height=225] Traducido al castellano y en una época que se presta a disfrutar tranquilamente de títulos de este calibre, Professor Layton es una de las compras obligatorias para los amantes de los puzles y de los acertijos, como también para los usuarios que simplemente deseen pasar un buen rato, con un argumento sólido y un aspecto técnico que hace honor a las posibilidades de la portátil de Nintendo. Tiene sus defectos, como todos, precisamente lo grande es que sabe ocultarlos y centrar nuestra atención en lo más importante, la jugabilidad, y el impacto final que queda grabado en la mente tras terminar la partida. Traducido al castellano. El aspecto artístico del juego es sensacional. Sólido e interesante argumento, muy bien acompasado con los acertijos. Más de una centena de puzles que recorren diversas temáticas; hay para todos los gustos, y disponemos de todo el tiempo del mundo para resolverlos. La posibilidad de descargar nuevos puzles por medio de la conexión Wi-Fi alarga la ya de por sí longeva vida útil del cartucho.

9

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.