Rubik's Puzzle World
Rubik's Puzzle World
  • Plataforma DS 7
  • Género Puzzle
  • Lanzamiento 31/10/2008
  • Desarrollador The Game Factory
  • Texto Español
  • Voces Español
  • +3
Carátula de Rubik's Puzzle World
  • 7

    Meristation

El mundo dentro del cubo mágico

Salva Fernàndez salbaFR

Rubik's Puzzle World pretende ser un juego apto para todo tipo de públicos, desde los menos expertos a gente con horas y horas del género rompecabezas a sus espaldas.

Game Factory ha dado una vuelta de tuerca a uno de los juegos de puzle por excelencia. Y no, ni es Tetris, ni es Lumines ni cualquier otro estandarte del género en las consolas. Se trata del cubo de Rubik. Ese que de pequeño o de mayor, resolverlo se ha convertido en poco menos que un infierno. La compañía encargada del desarrollo de este paso del famoso cubo a las consolas ha decidido abrirlo y mostrar todo lo que puede guardar en su interior. El mundo dentro del cubo mágico.


 

De presentación sencilla y accesible, Rubik's Puzzle World pretende ser un juego apto para todo tipo de públicos, desde los menos expertos a gente con horas y horas del género rompecabezas a sus espaldas.  Toda la acción se basará en los cubies, pequeñas partes del cubo de Rubik que tendrán que superar o entretenerse en distintas pruebas -ocho en total. El aspecto es minimalista, limpio. Un fondo blanco y toques grises son el escenario donde brilla el color de cada una de las piezas del cubo. Las verdaderas protagonistas. Distintos bocadillos a cada paso que demos servirán para informarnos, aconsejarnos y notificar novedades. De esta manera, el jugador, después de la explicación de turno, no se queda sólo ante el peligro, ya que puede repasar los consejos o mirar en qué punto se encuentra.

Resolver el cubo de Rubik será el primer y gran reto al que el jugador se puede enfrentar. El control, con un uso total del stylus y la pantalla táctil, nos permitirá girar las partes del cubo y también la cámara, consiguiendo así tener a mano cada una de las caras del rompecabezas. Además, cuenta con un tutorial con el que se podrá resolver, por fin, ese cubo que ya te habían regalado alguna vez y que acabó cogiendo polvo sin llegar a homogeneizar los costados por colores.

Las opciones no acaban aquí, ya que también se puede hacer el ejercicio inverso, de un cubo completado a desordenarlo de determinada manera, y se puede añadir más dificultad con cubos más grandes y con más de uno para resolver a la vez. El principal escollo de este modo se encuentra en el control, ya que a la hora de buscar otras caras y ejecutar los movimientos, uno puede sentirse un poco perdido. El control limita, también, el tiempo en el que se puede completar el cubo, bastante más elevado que un posible récord personal con el rompecabezas físico.

Los siguientes siete modos de juego restantes combinan pruebas brillantes con otras simplemente de relleno. El reto más interesante se encuentra en la prueba del muro. En la pantalla inferior hay una serie de cubies de movimientos limitados (siempre se colocan tocándose entre ellos y dependiendo de cómo tengan su alrededor, no pueden cambiar de posición) que se deben colocar de tal manera que cuando caiga el muro de la pantalla superior, ninguno quede dañado. El muro en cuestión tiene una serie de espacios vacíos donde deben quedar los cubies cuando éste baje. Si se han colocado correctamente, las piezas ocuparán los espacios libres del muro y este no dañará ninguna pieza. La prueba se complica a más con tiempo límite, más piezas por mover y un muro con diseños diabólicos.

Los modos de juego basado en los movimientos de los cubies también tienen su gracia. En el primero, la clave es llegar de un punto A a un punto B. La gracia está en que los costados de los cubies se pueden, y deben, pintar con los colores que coincidan con ciertos puntos del mapeado. Al hacerlo, se podrán superar los escollos del mapa, ya que cada color servirá para engancharse a ciertos puntos de la pantalla. Mover el cubo por un mapeado hasta llegar al punto concreto teniendo en cuenta que, una vez escogida la dirección, éste sólo se podrá detener ante un muro, es otro de los modos disponibles.

El abanico de posibilidades de Rubik's Puzzle World se completa con un modo de puzzle más clásico, en el que debemos acabar con el mayor número de piezas uniendo cinco o más del mismo color (sólo pudiendo intercambiar una de ellas por otra del mapa cada vez) y otro basado en problemas matemáticos sencillos que, al plasmarlos encima de un recuadro mediante coordenadas, nos debe salir al final un dibujo.


Rubik's Puzzle World tiene dos modos más entretenidos y alejados del reto que suponen los otros juegos. Uno de ellos se basa en diseñar objetos y cosas a base de cubos según nos lo pidan los cubies. Así, podremos hacer un árbol, nubes y otras peticiones. Se trata de un modo libre, en el que cualquier cosa, se parezca o no, se dará por válida. Por último, el modo música servirá para poder crear nuestras propias melodías y guardarlas.



La variedad de las pruebas y el ingenio de alguna de ellas son un valor muy a tener en cuenta en este Rubik's Puzzle World. Tiene varios niveles de dificultad en cada modo, llegando a meter en serios aprietos al jugador experimentado en las pruebas más complicadas. Este abanico lo hace accesible a todo tipo de personas, aunque los niveles más sencillos se pueden terminar rápidamente. El hecho de poder jugar a algunos modos vía inalámbrica con sólo una tarjeta y dos consolas juega a favor del Rubik's Puzzle World, que falla principalmente en el objeto que le da vida al juego: el cubo. Resolverlo no tiene ni la interacción ni el grado de satisfacción que hacerlo con el rompecabezas en formato físico. Esto, junto a algunos modos poco trabajados, restan méritos a una buena idea y a unos puzles de ingeniosa ejecución.

7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.