Pipemania
Pipemania
Carátula de Pipemania
  • 7

    Meristation

No malgastes el agua

Gustavo Benéitez Núñez

Original de 1989, otro clásico de Atari que vuelve revestido de gala para unas cuantas plataformas. Un juego de puzzle simple y que engancha como el que más, como reza el refrán "lo bueno si breve dos veces bueno".

"Pipe mania" es un título original de 1989. Entonces apareció en multitud de formatos y obtuvo un gran número de ventas, por encima de los cuatro millones. Casualmente fue la misma compañía que nos lo ha vuelto a traer, Empire Interactive, la causante de un juego de puzzle tan sencillo como adictivo, capaz de plantarle cara al mismísimo Tetris.

El mecanismo de "Pipe mania" es bastante simple: un tablero dividido en casillas, un grifo en un extremo que vierte agua y otro grifo en el lado opuesto que espera recibirla. Y en medio un vacío que debe ser rellenado con piezas de tuberías que encajan para portar el agua y evitar que se continúe desperdiciando. Cada pieza tiene una forma diferente y deben ser colocadas de forma que acopladas vayan formando un camino para el agua.

La gracia del puzzle es que las piezas van cayendo una a una como las fichas del tetris, pero sólo al colocar una sobreviene la siguiente. Hay que tener en cuenta además que hay limite de tiempo y que no todas las piezas que caen son útiles, por lo que habrá que acumularlas en casillas apartadas y tal vez entorpecer el camino del agua.

Que nadie se lleve al engaño, las "pipes" o tuberías son muy adictivas. Si un camino se puede construir de diferentes maneras por la aleatoriedad de las piezas, existe además algunos tipos de tuberías que permiten bifurcar el camino o dar rodeos, de forma que al concluir el nivel la recompensa será mayor. Y aquí entra la verdadera potencia del juego, los escenarios se complican y no bastará con completar el recorrido sino hacerlo con un buen número de piezas encajadas.

El aspecto sencillo esconde un juego complicado, de nivel avanzado. No es propiamente un juego de niños, o para ellos, sino un auténtico reto mental. No hay acción de ningún tipo, sólo 300 niveles a completar y diferentes galerías de extras desbloqueables conforme se completa el juego. Por tanto, la diversión va muy ligada a la capacidad mental. En cualquier caso salvo la creciente dificultad se trata de un título muy neutro y para todas las edades.

CONCLUSIÓN

Mantiene el espíritu -o las características- del original, lo cual en cierto modo es positivo pero también desacredita la innovación. Salvo la pequeña mejora en el apartado gráfico y el doblaje en castellano, es evidente que estamos ante un juego muy parejo... y adictivo. Para todos los que ya lo conocieran no deja de ser una curiosidad, para el resto es otro juego de puzzle altamente recomendable.

7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.