NBA 2k9
NBA 2k9
Carátula de NBA 2k9

La racha se mantiene

Ramón Méndez

Tras pulir varios pequeños detalles y añadir alguna característica nueva, 2K Sports vuelve a sorprendernos con un gran simulador de baloncesto. Es hora de empezar la nueva temporada.

NBA 2K9 ya está preparado para salir a la cancha en esta nueva temporada de baloncesto. Varios días antes de lo esperado en un principio, llega a las tiendas la última entrega de la franquicia deportiva de 2K Sports, que sin grandes novedades, consigue pulir y perfeccionar un poco más lo visto en años anteriores. No le hace falta mucho más para triunfar, ya que al ya gran planteamiento del año pasado poco más se le puede mejorar. Ahora, la compañía se está preocupando por pulir los pequeños detalles, esos que no se perciben a simple vista, pero que en conjunto consiguen componer un producto más elaborado que sus predecesores.

Por momentos, NBA 2K9 ofrece algún que otro detalle para los jugadores menos habituales, que puedan acercarse al título sin miedo y logren disfrutar de todo lo que tiene para ofrecer. En ese aspecto, cabe destacar que es un título con una vertiente de simulador, que por su propia concepción requiere mucha práctica para llegar a ganar los partidos con cierta solvencia; no obstante, intenta satisfacer, con su sencillo sistema de control, a todo tipo de usuarios. Pero donde el título se convierte en espectáculo puro es en los enfrentamientos entre expertos, capaces de sacarle partido a la amplia gama de movimientos a su disposición.

Lo bueno de este sistema sencillo con un importante factor de profundidad en su jugabilidad es que cualquier novato podrá acercarse a la franquicia por primera vez en su vida y aprovechar esa progresión natural que ofrece el título de cara a convertirse en uno de esos profesionales casi sin darse cuenta. Buena muestra de esto es la posibilidad de controlar a nuestros jugadores o bien mediante la manera sencilla de pulsar los botones, o la mucho más profunda, precisa y compleja alternativa de utilizar el stick analógico derecho.

Si en algo destaca esta entrega es por haber conseguido aumentar un par de puntos la velocidad de los partidos, sin haber sacrificado por ello ni un ápice de su jugabilidad característica. Como simulador que es, será muy importante saber planificar los partidos y leerlos de manera correcta para poder salir adelante. Sobre todo porque la máquina contará con una gran inteligencia artificial que será capaz de hacer lo mismo: reconocerán nuestras tácticas habituales y actuarán en consecuencia, complicándonos mucho las cosas.

No todo es perfecto, no obstante, y todavía le falta un último empujón a la jugabilidad para resultar idónea. Explotar todo el abanico de movimientos y tácticas que tenemos a nuestra disposición sigue requiriendo todavía mucha práctica, aún pese a que también se ofrece un sistema mucho más cómodo para empezar poco a poco sin que las constantes derrotas iniciales puedan minar nuestra paciencia. Y en los partidos, algún que otro movimiento fuera de lugar nos hará preguntarnos en qué estarían pensando los jugadores al realizar pases hacia la nada o volver campo atrás sin motivo aparente.

Modos de juego
Donde no se han visto grandes cambios es en el número de modos de juego presentes en el título, donde la gran mayoría de las competiciones repiten con respecto al año pasado. Temporada, un modo que habla por sí solo, disputar directamente los Playoffs, el Desafió de novatos, práctica y las clásicas situaciones a solventar. También regresa el modo estrella, La Asociación, en el que no sólo nos preocuparemos de llevar a nuestro equipo a la victoria, sino que también deberemos prestar atención a todos los factores adicionales en el entorno del club.

Lo primero que llama la atención en esta nueva Asociación es su presentación, que gira en torno a una representación en pantalla de NBA.com. Desgraciadamente, es una decisión bastante poco acertada, ya que el interfaz es demasiado caótico, incómodo y dificulta en todo momento el avance del usuario. Con el paso de los partidos, es normal llegar a acostumbrarse a dónde está todo colocado en los menús, y cómo se accede a cada apartado, pero los primeros minutos con este modo son bastante difíciles.

Pero hubo otros cambios mucho más interesantes que afectan positivamente a este modo de juego. Para empezar, lo más destacable será la importancia que se le dará a la personalidad de cada jugador; en todo momento podremos conocer su estado de ánimo, sus motivaciones, incluso sus ambiciones y objetivos más deseados. El interfaz de NBA.com será muy útil para mantenernos al tanto de todo lo que esté ocurriendo en el mundo del baloncesto y tener controlados los cambios que se producen en cada uno e los protagonistas de la competición.

El sistema financiero y de traspasos es mucho más realista, en gran medida gracias a este factor de personalidad de los jugadores. Ellos tendrán mucho que decir en sus movimientos, y sus deseos, ambiciones y prioridades serán primordiales a la hora de decidir sus nuevos destinos. Durante las negociaciones, será normal que se metan en medio otros equipos, llegando a encontrarnos con tratos a tres bandas mucho más complejos. Este sistema, que parece bastante lioso, consigue funcionar muy bien, dejando un muy buen sabor de boca.

Aparte de todo esto, regresan los agradables torneos y minijuegos del modo NBA Blacktop. Los espectaculares Concursos de Mates, en los que podremos imponernos todas las dificultades que deseemos para nuestro espectáculo; partidos urbanos, desde uno contra uno hasta cinco contra cinco, donde las estrellas se acercan al parque para disputar partidos entre amigos; los excelentes concursos de triples, el torneo de 21, y la escuela de mates. Todos ellos modos sencillos, directos y sin muchas complicaciones, en busca de que podamos disfrutar de partidas rápidas solos o con amigos.

Apartado técnico
Visualmente, pese a su presentación general es algo sobria y se agradecería algo más de detalle o un menú más elaborado, NBA 2K9 luche un aspecto muy bueno. El centro de las mejoras han sido, en gran medida, los jugadores, que ahora contarán con una mayor gama de animaciones, que se han mejorado sensiblemente y son mucho más fluidas, acorde con el ritmo mayor que tiene el juego en sí. También nos podemos encontrar con algunas texturas que han sufrido un interesante lavado de cara, perfeccionando el conjunto.

No obstante, aún quedan cosas por pulir. Las camisetas, pese a moverse con bastante realismo, siguen pareciendo estar flotando varios centímetros por encima de la piel de los jugadores; y las caras de estos, aunque en su mayoría están muy cuidadas y son realistas, tienen ciertos momentos de bajón gráfico en los que realizan gestos innaturales, estáticos o poco creíbles. En general, los modelados se han perfeccionado bastante, logrando una mayor credibilidad sobre la cancha, y los mayores problemas gráficos se hacen patentes durante las repeticiones y las escenas pregrabadas.

Dichas escenas serán mucho más numerosas que antes, lo cual dota de variedad y una mayor naturalidad al título, y además los jugadores cuentan con celebraciones personalizadas que los definen a la perfección. Otro punto que se ha mejorado bastante para lograr mejorar el ambiente en la cancha ha sido el público. Tienen una mayor gama de movimientos, y están bastante bien diferenciados unos de otros; no obstante, en algunas ocasiones el movimiento rítmico de una gran parte del público puede resultar algo desconcertante, pero en líneas generales resulta mucho más creíble que en entregas anteriores.

En el apartado sonoro nos encontramos con una gran banda sonora, compuesta por temas pegadizos que nos acompañarán durante los menús, especialmente en el largo modo Asociación. En los partidos, unos excelentes efectos de sonido logran poner todavía más de manifiesto el realismo que irradian los enfrentamientos. Desgraciadamente, nos topamos una vez más con los comentaristas ingleses, que ensombrecen bastante las posibilidades de inmersión en los partidos para un usuario español.

Sobre la jugabilidad poco más que decir. Muy profunda, capaz de adaptarse a las manos inexpertas y de ofrecer un amplio abanico de posibilidades para los profesionales. En cuanto a modos de juego, se echan en falta más novedades, pero poco más se puede hacer para mejorar lo que ya había. Destaca, especialmente, ese multijugador que vuelve a convertirse en el modo estrella del título, con una vertiente online que permite enfrentamientos de hasta cinco contra cinco jugadores. Sin duda, el añadido que más agradará a los grandes seguidores de la franquicia de 2K Sports. Eso sí, requiere una importante comunicación entre usuarios para no acabar siendo un equipo completamente roto.

LO MEJOR

  • Divertido, intenso y muy profundo
  • Las mejoras en los pequeños detalles
  • Modos de todo tipo, largos y variados

LO PEOR

  • Ausencia de comentarios en español
  • La presentación de La Asociación, algo caótica
  • Menús demasiado austeros

CONCLUSIÓN

NBA 2K9 ha partido de la entrega del año pasado. Las bases asentadas eran muy buenas, y ya era cuestión de empezar a pulir pequeños detalles. Todavía queda bastante trabajo por hacer, pero da gusto ver cómo el trabajo realizado empieza a dar resultado. Los pequeños detalles introducidos en los partidos consiguen que sean mucho más realistas y espectaculares, con animaciones más detalladas y un público mucho más vivo que nunca. Y sobre todo, una jugabilidad de simulador muy bien llevada y con muchas posibilidades. [image|nid=1287944|align=center|preset=inline] No todas las mejoras han sido para mejor, y la presentación del modo La Asociación dista de ser la ideal, demasiado caótico. Pero en general, NBA 2K9 sigue alzándose como el mejor simulador de baloncesto de la actualidad; los que busquen un enfoque más arcade y directo, tienen otras alternativas en el mercado que se pueden adaptar más a sus gustos. Baloncesto en estado puro con más posibilidades que nunca. [image|nid=1287823|align=center|preset=inline] - Las mejoras en los pequeños detalles- Divertido, intenso y muy profundo- Modos de todo tipo, largos y variados