LEGO Batman
LEGO Batman
Carátula de LEGO Batman

La cara cómica de Batman

David Ortiz

En una nueva iteración de la serie de Traveller Tales, ahora es la ciudad de Gotham la que se transforma al universo Lego. Descubre la versión más simpática de los villanos y los héroes del universo Batman, en un título divertido y para todos los públicos. Construyendo pieza a pieza el universo del caballero negro.

Los aficionados a Batman están de suerte este año. Al estreno del Caballero Negro, una de las películas más laureadas del héroe, se suma ahora la apuesta en forma de videojuego. La conversión a piezas se consigue con la fórmula que la desarrolladora lleva aplicando desde los inicios de esta franquicia. Así, las aventuras de Batman en versión Lego nos ofrecen una nueva visión de un título de aventura con algo de combate, bastante humor y sobre todo muchos puzles por resolver. Los aficionados a la serie tienen aquí otro título que lleva el sello de la casa, ya que bebe al cien por cien de sus antecesores basados en Star Wars e Indiana Jones, calcando la mecánica de juego, el control e incluso muchas de las situaciones.


Adentrarse en la ciudad de Gotham nos sitúa en el punto de vista del héroe más humano de la parrilla del comic estadounidense. Un buen surtido de personajes, tanto del lado de los buenos como del de los villanos, estan a nuestra disposición para recorrer el largo modo historia. Sin arriesgar nada para ello,  Traveller Tales retrata con simpatía y humor las desavenencias entre ambos bandos, cargando la trama de secuencias de video llenas de gags y situaciones divertidas. Sin duda, se trata de un título muy pensado para aquellos que disfrutaron de anteriores episodios de la serie, ya que apenas cambia algo más que la ambientación y el diseño de los personajes. Sin más preámbulo, tomamos nuestro Batmovil y salimos a toda velocidad a perseguir criminales.


Gráficos

El aspecto del juego inspira inmediatamente a sus antecesores en la serie, con los irreverentes e inconfundibles diseños de personaje. El divertido modelo de Batman se queda pequeño en comparación con el magnífico trabajo realizado sobre los malos de la película. El Joker, el Pingüino, Enigma o Catwoman aparecen retratados con una fidelidad extrema, pese a la caracterización requerida. Las animaciones, en la línea habitual, se muestran variadas y correctas, así como el diseño e iluminación de los personajes, esencial para que no parezcan bloques sólidos de color sin vida alguna. En este sentido, hay que alabar el trabajo de la desarrolladora, en la buena línea a la que nos tienen acostumbrados.


Por otro lado, la ciudad de Gotham aparece modelada con aspecto realista, integrando elementos de lego, también al estilo de anteriores juegos. Sin sobresalir especialmente en cuanto a su aspecto, encontramos situaciones y puzles variados, que introducen nuevos elementos como lagos de ácido o zonas con gas. El tamaño de las zonas de juego es bastante reducido en cuanto a profundidad, aunque se utilizan constantemente los recursos de áreas a distinta altura o situar elementos fuera de cámara, obligando al jugador a explorar. Dentro de la ciudad, deberemos utilizar el clásico sistema de montaje de elementos Lego para construir todo tipo de elementos interactivos. Desde vehículos a manivelas, todo estará al alcance de nuestros héroes.


La variedad también es el punto fuerte de este apartado, que muestra una gran cantidad de diseños de elementos de escenografía, vehículos de diversa índole y personajes muy distintos. Por supuesto, las piezas de construcción aparecen por todos lados, tanto formando parte del escenario como al destruir los elementos que lo pueblan.  Por ultimo, el rendimiento visual se ha mejorado respecto a Lego Indiana Jones, por lo que en todas las versiones apreciamos un nivel de calidad mayor. No hemos apreciado caídas de la tasa de imágenes por segundo, ni problemas de clipping alguno. Sin duda, resulta el conjunto más cuidado en cuanto a rendimiento de entre los existentes en la serie. 


Música y Sonido FX

Partiendo de un título de estas características, decepciona que no se hayan incluido temas de la banda sonora de las películas más recientes, optando por temas de Batman (1989) y Batman Returns (1991). En general, las canciones no tienen mucho que ver con las situaciones del juego, y encajan francamente poco en cuanto a sincronización y contenido. Algo más de trabajo en este apartado no hubiera estado de más, sobre todo habiendo obtenido buenos resultados en títulos anteriores de la franquicia. También echamos de menos alguna canción más, ya que las incluidas no son especialmente variadas, y acaban escuchándose en más ocasiones de las deseadas durante una partida.


Por otro lado, el repertorio de sonidos se sigue caracterizando por el mutismo absoluto de los personajes, que se expresan por gestos y emitiendo ruidos ininteligibles. Se reutilizan muchos sonidos desde sus predecesores, en especial aquellos referidos a las piezas de Lego, tales como el sonido de recogida, montaje de elementos o el que emite un objeto al romperse. Por ello, este aspecto tiene un toque familiar que gustará a aquellos aficionados a la serie. Los nuevos sonidos, como los referentes a los poderes de Batman y Robin, están bien creados y a la altura de los anteriores, aunque tampoco llegan a deslumbrar.



Jugabilidad

El universo Batman aporta nuevas mecánicas de juego, auque la esencia del título y el núcleo de funcionamiento son estrictamente iguales a los de sus antecesores. Existe una base de operaciones, la batcueva por supuesto, desde la que podremos acceder a los distintos capítulos de la historia. Existen seis de estos capítulos, y en tres de ellos controlaremos a las fuerzas de la ley, con Batman y Robin a la cabeza. En los otros tres tendremos la oportunidad de tomar el rol de los villanos, lo que dada la cantidad de personajes que existen, es un camino bastante más divertido y variado. Los elementos nuevos en el título son la existencia de varios trajes para los héroes, así como la posibilidad de usar el Batarang - boomerang de Batman - para activar mecanismos y golpear enemigos a distancia. También destaca la inclusión de niveles totalmente dedicados al manejo de vehículos, interesantes para romper la monotonía.


Las habilidades de los enemigos no se quedan atrás, y cada uno dispondrá de las suyas propias, ajustadas a sus habilidades en el cómic. La trama argumental no toma referencias directas de ningún episodio concreto del universo Batman, si no que simplemente nos pone en la situación de los villanos escapando de prisión. A partir de ese punto se van hilvanando situaciones sin más relación que la que los propios diseñadores les dan en las secuencias intermedias. Esto hace que la motivación del jugador no esté muy clara, aunque se ha apostado más por ofrecer secuencias cómicas que por un trasfondo al uso sobre el que estructurar la aventura. Esto deriva, nuevamente, en uno de los problemas endémicos de la franquicia, que es no indicar al jugador lo que tiene que hacer para continuar en muchas situaciones.


Aunque muchos puzles se resuelven por intuición o por costumbre, si somos habituales en la serie, los hay que no son tan fáciles de ver y que pueden mantenernos atascados un buen rato. Por si fuera poco, la inteligencia de nuestro compañero controlado por la IA nos presta poca ayuda, siendo completamente inútil en muchos casos. Estos son las situaciones que consiguen desesperar durante el juego, y que como repetimos, llegan heredadas desde la primera licencia de los títulos de Lego, sin solución alguna hasta el momento. Curiosamente, el componente de aventura de este Batman es mucho más acusado que en Star Wars e Indiana Jones, quedando aquí relegado el combate a un plano bastante repetitivo y carente de variedad.


Incluso los trajes de Batman y Robin están más pensados para ofrecerles habilidades que les permitan avanzar en los escenarios que en derribar enemigos. Esto acentúa todavía más las carencias del título, que si no jugamos con un amigo, nos resultará frustrante en varios pasajes del desarrollo. En este sentido, encontramos un paso atrás la ausencia del multijugador por Internet, una opción que se ha caído inexplicablemente de la plantilla de modos de juego. Plantilla que queda reducida al modo historia y al juego libre, disponible este último al ir completando cada nivel de la trama. Siguiendo el patrón de sus predecesores, deberemos recoger infinitas piezas de lego que, a modo de monedas, nos darán acceso a la gran cantidad de elementos que se pueden desbloquear.



Esta recolección de piezas es la base para la durabilidad del juego, ya que acceder a elementos y equipo nos permitirá visitar niveles ya superados para encontrar todos sus secretos. Si queremos obtener todos los elementos del juego habrá que invertir bastantes horas en la recuperación de fragmentos Lego, así como en explorar los escenarios hasta su último rincón. De nuevo, todo ello se hace mucho mejor en compañía de otro jugador, que nos puede ayudar a solventar las situaciones que requieren de dos personajes mucho mas rápido que la torpe IA. La variedad de estas situaciones es uno de los puntos fuertes del título, que constantemente nos plantea retos diferentes para avanzar por los escenarios. Los poderes de los trajes de Batman y Robin les permiten hacer cosas como planear en el aire, poner bombas, manipular maquinaria o absorber piezas específicas para convertirlas en otros objetos, por poner un ejemplo.


La aventura de los villanos, mucho más divertida, también nos lleva a través de rompecabezas de diverso tipo, pero enfrentándonos a policías y fuerzas del orden. Al contrario que en la historia de Batman, nunca nos vemos las caras con el caballero oscuro, lo que resta algo de interés a los finales de fase. Con todo, supone una de las experiencias más refrescantes y divertidas del título, por la gran diferencia de habilidades entre los personajes malvados. El carisma de los malos se mantiene intacto en esta adaptación de Lego, incluso por encima del de Batman y el cómico Robin, víctima de desgracias constantes en los gags humorísticos.


CONCLUSIÓN

Habiendo jugado todas las aventuras de Lego hasta la fecha, nos queda la sensación de que esta adaptación de Batman es un paso atrás en cuanto a calidad. No solo carece del interesante -y más que necesario- modo cooperativo online, si no que calca los fallos de sus antecesores. En un título en el que la inteligencia artificial no supone más que un pequeño estorbo, carecer de la posibilidad de jugar a través de Internet es un agravante que compromete la jugabilidad y dificulta la progresión en más momentos de los deseados. Pese a que la dificultad de las situaciones es bastante moderada, no lo es tanto el llegar a descubrir como hacer ciertas cosas. Esto se acentúa más aún con la ausencia casi total de ayudas que guíen nuestros pasos hacia el siguiente objetivo. [image|nid=1269331|align=|preset=inline] Por ello, las aventuras Lego de Batman quedan reservadas a aquellos muy aficionados al personaje, que encontrarán aquí un enfoque cómico muy atrayente. También disfrutarán de él los más acérrimos a la franquicia de Traveller Tales, que tienen nuevos desafíos y millones de piezas por recoger. Desafortunadamente, esta mecánica empieza a mostrar síntomas de agotamiento, y el título recae demasiado en los problemas de sus antecesores. De hecho, imita casi todos sus aspectos, cambiando las habilidades de los personajes y la ambientación. Entre lo más destacable, la aparición de los villanos como personajes jugables y la mejoría de la jugabilidad cuando no compartimos la partida con la IA. [image|nid=1270398|align=|preset=inline] Lo Mejor: Controlar a los villanos Gráficamente mejora a sus antecesores en cuanto a rendimiento El juego cooperativo con otro jugador El tono divertido con el que se plasma el universo Batman Lo Peor: La inteligencia artificial de nuestros compañeros Repite todos y cada uno de los problemas de los anteriores juegos de Lego Ausencia de multijugador online La desorientación que sufrimos en determinados momentos, sin saber que hacer Guión casi inexistente