Samba de Amigo
Samba de Amigo
  • Plataforma Wii 7
  • Género Simulación, Music
  • Lanzamiento 25/09/2008
  • Desarrollador SEGA
  • Texto Español
  • Voces Español
  • Editor SEGA
  • +3
Carátula de Samba de Amigo
  • 7

    Meristation

The king of the rumba beat

Javi Andrés javi__andres

Maracas, timbales, trompetas y alegría. Las calles de Río se llenan de vida y color junto a los personajes de Sega en la secuela de uno de las opciones más divertidas y coloristas de Dreamcast. Agita tu Wiimote y dale ritmo a tu salón al compás de Samba de Janeiro, Bambolero o La Macarena. Pero un planteamiento fácil y una monotonía considerable ralentizan el carnaval que prometía ser.

Allá por el 2000 llegaba Samba de Amigo a Dreamcast, un revolucionario juego que nos ponía a los mandos de unas maracas que agitar en distintas posiciones y con las que realizar algunos pasos coreográficos. Ahora el ritmo regresa a Nintendo Wii en un intento de llegar a ser lo que fue su antecesor, pero la idea ya no es revolucionaria, emocionante ni el control de la consola funciona todo lo bien que esperábamos....

El mundo de Sega se despliega ante una de las exclusivas más fuertes de Wii en el terreno de los juegos musicales, con permiso de WiiMusic.Los personaje de sagas como Sonic, Space Chanel o Super Monkey Ball se unen a la fiesta montada por este monito bailón y su tropa, volviendo a los escenarios más coloristas y alocados que podamos imaginar, inspirándose directamente en el mundo de la samba brasileña y todos sus tópicos y estereotipos. La alegría y el color están asegurados en cada nuevo meneo de maracas.

El juego guarda toda la esencia del original pero con algunos añadidos. Y éste es quizá uno de sus errores, que es demasiado parecido a lo que ofreció en su día Dreamcast y que no termina de estar a la altura de otros grandes y actuales del género como Guitar Hero, SingStar o Dance Dance Revolution. La propuesta de Samba de Amigo denota sencillez y monotonía, poca profundidad jugable y la sensación de estar ante un producto terminado a la ligera. No obstante, es divertido y, teniendo en cuenta que en Wii aún no abundan los títulos puramente musicales, es una gran opción hoy por hoy.

amba de Amigo nos propone mover 2 Wiimandos o un Wiimando unido a un Nunchuk como si fueran dos maracas, para seguir el ritmo de las canciones llevando a cabo determinados movimientos de muñeca. 6 esferas de colores colocadas en los vértices de un exágono representan los topes donde varias bolas van aterrizando. Cada vez que una de estas bolas llega a uno de estos 6 puntos tenemos que agitar la muñeca con una posición concreta preparada. Por ello, podemos decir que su mecánica es más como Guitar Hero que como Dance Dance Revolution, hay que preparar un botón o movimiento para finalmente ejecutarlo. Y no hacer movimientos directamente a medida que se indican.

Este manejo al principio puede resultar algo complejo, lo que no es muy recomendable para un juego que debería ser más casual y que debería invitar a jugar a todo el mundo por aquello de los juegos musicales-sociales. En nivel fácil o medio, notaremos como Samba de Amigo nos invita a bailar, a seguir el ritmo y a mover las muñecas con los golpes de percusión, metiéndonos mucho en el juego. Sin embargo, en los niveles más difíciles la locura es considerable y se pierde la esencia de juego musical, convirtiéndose en un duro ejercicio de golpes de muñeca casi robóticos y con poca simetría con la música de fondo.

Los 6 puntos de recepción de círculos están organizados en 2 columnas con 3 posiciones cada una. Con el Wiimote o el Nunchuk apuntando hacia arriba tendremos preparados los dos círculos superiores (rojos), con éstos en horizontal los de enmedio (amarillos), y apuntando hacia abajo los dos inferiores (verdes). En pantalla se nos destacarán los que tengamos seleccionados en cada mano, o si están las dos manos apuntando a uno mismo. Cuando las bolas de colores lleguen a los círculos, bastará con estar apuntando a elllos y dar un suave golpecito de muñeca. Si lo damos demasiado brusco el juego lo puede malinterpretar y seleccionar otro círculo anulándonos ese movimiento de maraca. Esto es una desquiciante desventaja y sucede a veces.

El colorido de la paleta de círculos y bolas continúa en el resto de la pantalla, por lo que a veces se produce una visualización casi epiléptica al tener que centrar mucho la vista y concentrarnos en el panel de círculos mientras de fondo vemos todo tipo de arcoiris, personajes bailando, escenarios en movimiento, etc. En muchas canciones bailan los personajes y elementos del escenario, como palmeras o coches, pero no lo terminan de hacer al ritmo de la música, y las animaciones y ángulos de cámara son bastante repetitivos.

La técnica del Cel shading totalmente tridimensional cubrirá todo el apartado gráfico, muy vistoso, colorido, redondeado y bien acabado. Los fondos están en continuo movimiento y todo representa alegría y viveza, con una gama cromática intensa y brillante, con muchas referencias a las banderas de Brasil o Jamaica. Los textos están expuestos en caracteres de gran tamaño y en mayúsculas, de distintos colores y formas y muy legibles. No hay diálogos ni historia, aunque sí algunos divertidos vídeos prerrenderizados.

Las canciones, por su parte, son numerosas y variadas. Encontramos muchísimas en español y de reconocidos cantantes latinos, de salsa, samba o merengue como Chayane con su Salomé, Ricky Martin con Livin la Vida Loca, Los del Río y Macarena o Bamboleo. No son las versiones originales, pero están muy conseguidas y son rápidamente reconocibles. Cuentan con muchos instrumentos y voces muy parecidas a las originales, y la jugabilidad de mantiene fiel al ritmo y espíritu de cada canción.

El sonido de las maracas será cambiante y lo podremos configurar y silenciar en Opciones. A medida que avancemos en el modo Carrera desbloquearemos más sonidos para nuestras maracas, entre otras cosas como nuevas canciones que usar en los modos de juego alternativos. El modo Carrera alimenta con extras y posibilidades los demás modos de juego, lo que hará que queramos terminarlo al 100% para disponer de todas las opciones y contenidos adicionales del juego.

Uno de los puntos que más hacen cojear a Samba de Amigo es su implementación al Wiimote. Hay fallos de respuesta en continuadas ocasiones, lo que en los modos de juego difíciles supondrá una frustración constante. A esto hay que sumar que el juego es bastante exigente, no bastará con acertar el 90% de los golpes de maraca. Se exige clase C como mínimo para dar por superada una canción, lo que pondrá a prueba nuestro nerviosismo y paciencia, pues la equivocada recepción de nuestros giros de muñeca hará que de manera injusta no podamos superar niveles que merecemos pasar.

Como comentábamos al principio, se puede jugar o con 2 Wiimotes, o con un Wiimote y un Nunchuk por jugador. La opción de los 2 Wiimotes es la más indicada puesto que tienen una ligera mejor respuesta y precisión, y que el cable que une Wiimando y nunchaco no nos impedirá que separemos las manos todo lo que queramos. Pese a los errores, Samba de Amigo es divertido porque no exige apretar ningún botón y por su jugabilidad, absolutamente basada en el movimiento de nuestras muñecas.

Pero además de mover las maracas cuando las bolas de colores lleguen a los círculos, habrá que realizar ciertos movimientos especiales. Son pasos coreográficos que el Sr. Pose (un personaje con forma de silueta humana) nos indicará y que tendremos que imitar para que nuestro marcador de puntos aumente considerablemente. Estas poses pueden ser levantar las dos manos, colocar las dos maracas juntas a nuestra izquierda, moverlas en círculo, agacharlas, balancearlas debajo de nuestro vientre, etc. Estos pasos son uno de los aspectos más divertidos de Samba de Amigo para Wii, ya que restan monotonía a la mecánica habitual de dar golpecitos de muñeca simulando unas maracas.

Los redobles o las bolas seguidas son otro movimiento especial que aparecerá en determinadas ocasiones y que tiene puntuación especial. Con ellos se valora la rapidez que tengamos para agitar nuestro brazo y la velocidad de reflejos al verlos venir. Al igual que las poses, dan más variedad a la jugabilidad y son otro de los atractivos de Samba de Amigo, ya que emocionan al jugador cuando aparecen.

Samba de Amigo se puede jugar en cooperativo o competitivo, con hasta 3 amigos más. Su modo multijugador es el pilar central de entre sus modos. No hay modos de juego online pero sí podremos comparar nuestras puntuaciones con las de nuestros amigos-Wii. Además, Sega está preparando varias canciones descargables que darán mayor longevidad al juego, aumentando el ya concurrido catálogo de temas musicales disponibles.

Otra modalidad está basada en minijuegos. Hay varios y tendremos que ir descubriéndolos por nosotros mismos. Muchos de ellos no están demasiado bien pensados ya que se pueden resolver con movimientos de muñeca a lo loco y en todas direcciones. Sin embargo, otros, como el de voley-playa, requerirán que estemos atentos y hagamos unos correctas ejecuciones de lo que se nos pide en cada momento y lanzamiento de la bola.

Samba de Amigo también dispone de modos libres, entrenamientos con explicación detallada de los posibles movimientos que realizar, o una pequeña galería de extras. Pero sin duda el multijugador será la clave cuando queramos disfrutar del título con amigos, aunque ya hemos comentado que al principio costará cogerle el tranquillo, algo que debería haberse evitado en un título que aspira a ser para reuniones sociales y apto para todo el mundo.

Conclusiones
Bailar al son de Samba de Amigo es tan divertido como lo fue hace ocho años. El problema viene en que, pese a ser un juego pensado especialmente para Wii, los controles a veces fallan y cuesta hacerse con el manejo de manera más o menos decente. Técnicamente el título está a la altura y respeta 100% al original, las canciones son adecuadas y la sincronización música-juego correcta.

Pero estas maracas han acabado sonando más flojo de lo que esperábamos. La primera aparición de los alocados personajes de Samba de Amigo nos supuso una sorpresa que nunca olvidaremos los poseedores de Dreamcast. Ahora a este monito se le notan los años y la falta de originalidad le ha salido demasiado cara en un sector del ocio plagado de opciones del mismo género, plagado de videojuegos musicales de excelentísima calidad, en Wii y en el resto de plataformas.

Lo mejor:

  • Totalmente respetuoso con la jugabilidad del original.
  • Divertido, ameno y muy "movidito".
  • La lista de canciones es muy larga, y además se puede aumentar.


Lo peor:

  • En demasiadas ocasiones el juego no reconoce bien nuestros movimientos.
  • Algo repetitivo y difícil durante los primeros intentos.
  • No presenta demasiadas sorpresas con respecto a su antecesor.
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.