Yakuza 2
Yakuza 2
Carátula de Yakuza 2
  • 8

    Meristation

Lucha de dragones

Francisco Alberto Serrano faserranoacosta

Se ha hecho de rogar, pero finalmente Sega lanza la nuevas desventuras de Kiryu, "El Dragón de Doujima", que se ve obligado a entrar de nuevo en el mundo de la mafia japonesa para resolver cuentas pendientes y defender a los suyos.

Ryu Ga Gotoku (Yakuza) fue uno de esos títulos que divide la opinión de los jugadores en bandos bastante polarizados. Para unos fue una aventura extraordinaria, llena de autenticidad gracias a una progresión elegante, sin altisonancias, con un fluir muy natural en la que todo parecía encajar correctamente en virtud de detalles como la personalidad de sus personajes o por unas situaciones que no por extraordinarias dejaban de resultar realistas, herederas fieles de muchas obras centradas en el tema de la mafia japonesa. Por otro lado estaban los críticos con aspectos definitivamente mejorables como las continuas y largas cargas, ciertos aspectos de la I.A o el desastroso doblaje al inglés -precisamente de un juego cuyas voces originales son de una calidad auténticamente colosal-.

El juego de Toshihiro Nagoshi fue un relativo éxito en Japón pero un desastre en ventas en Estados Unidos, lo que llevó a Sega a plantearse seriamente no sacar esta secuela fuera del país del sol naciente. Para alivio de los aficionados, al final lo ha hecho, a sabiendas de que tiene Ryu Ga Gotoku Kenzan y el recientemente desvelado Ryu Ga Gotoku 3 también en la recámara, por lo que no sería lógico que los seguidores que hayan ganado en el mundo queden sin conocer los detalles de la segunda parte. En todo caso, pese al tiempo que ha pasado, esta secuela salió relativamente pronto con respecto al original, por lo que además de compartir motor y muchos conceptos, también sirve como mejora de lo visto anteriormente.

La trama se sitúa un año después de la conclusión del primer juego -de la que no se va a hablar aquí por motivos obvios-. El protagonista es nuevamente, Kiryu Kazuma, que ha intentando permancer al margen y escondido durante este tiempo, ajeno a la situación de la corporación Toujoukai, pero los hechos que se desencadenan en esta segunda parte fuerzan a que " El Dragón de Doujima" regrese a las calles de Tokio. El poder establecido en la capital japonesa está siendo disputado por un grupo de Yakuzas provenientes de osaka, dirigidos por Gouda Ryuji, "El Dragón de Kansai" y considerado el yakuza más poderoso de la nación. Por si esa amenaza no fuera suficiente, también está la figura de la detective Sayama Kaoru, la apodada "Cazadora de Yakuzas", que ocupa un lugar fundamental en los acontecimientos que se desarrollan aquí.

Como era de esperar, el juego conserva su estructura, progresión y dinámica de juego, aunque con algunos cambios notables. El primero y principal, que mejora en muchos enteros el juego es el sistema de cargado, gracias a una notable mejora del equipo de Sega a la hora de controlar el sistema de cargas contínuo -el que permite a títulos como GTA tener amplios mundos abiertos sin cargas en PS2-. Todavía hay cargas completas al entrar en diferentes zonas y en cada combate, es como el juego está estructurado, pero las cargas son mucho más rápidas en comparación con el primero por lo que el ritmo es más fluído y se hace mucho menos tedioso.

Para los que no estén familiarizado con el juego, hay que decir que Yakuza 2 no es ni Shenmue ni GTA a la japonesa aunque las apariencias puedan decir lo contrario. Es una mezcla bastante única entre aventura, juego de rol y brawler, con partes en las que se ofrece una relativa libertad para realizar misiones secundarias o abusar de los entretenimientos extra -que son muchos y varios-, aunque con una progresión claramente establecidad y lineal, estructurada en capítulos -algunos bastante restrictivos-. Esa condición, sumada a una gran cantidad de escenas cinemáticas con conversaciones entre los personajes, otorga al juego un carácter especial.


Hablando de las escenas cinemáticas, son de un nivel técnico y artístico realmente impresionante, "cinematográfico" incluso. Por un lado, las animaciones faciales y la expresividad que se ha conseguido dar a los rostros es realmente impresionante para ser un juego de Playstation 2, lo que también se traslada a las escenas de combate en los rostros de los enemigos. Por otro lado, la presentación es impecable, el diseño de personajes es soberbio y el trabajo con las cámaras tan concienzudo como hábil, dejando un buen marco para que brillen la magnífica interpretación del reparto de voces de este juego que, esta vez sí, todos los usuarios podrán disfrutar ya que se ha respetado el doblaje original.

La única pega al respecto es que los textos son en inglés, por lo que eso puede representar un problema para seguir la trama y las fundamentales conversaciones, por lo que aquellos con más dificultades en este idioma tendrán que plantearse esta cuestión antes que nada. Para los que no, disfrutar del trabajo original de los conocidos actores japoneses que han participado en el desarrollo es una auténtica gozada que multiplica el sentido de ambientación y la personalidad de los personajes. Incluso, dado que Osaka es parte importante del juego, hay una gran cantidad de diálogo usando el dialecto de la región, Kansai, que viene a ser, en un burdo pero suficientemente gráfico ejemplo, como el acento de Sevilla, por lo que es muy reconocible.

La única crítica relevante de la historia es algo que puede variar según los gustos personales de cada uno. En el primer Yakuza la trama avanzaba de forma bastante natural, pese a que fuese una situación extraordinaria. Su secuela es considerablemente más efectista, se hace más uso del drama y los giros dramáticos son más vertiginosos, incluso Kiryu parece algo más "heróico" que en el original. No es que la historia se vaya por las ramas, aunque hay algunos momentos bastantes más exagerados de lo que la primera parte se permitía. Lo más normal es que los que disfrutaron de la trama de la primera parte también lo hagan de la segunda, aunque seguramente lo hagan más o menos dependiendo de sus propios gustos.

También hay que tener en cuenta de que jugar a la primera parte ayuda mucho a entender ciertos acontecimientos y situaciones de su secuela. Aunque sean arcos argumentales distintos y se realice un buen trabajo recapitulando los aspectos principales de la primera parte, lo cierto es que a medida que la trama se va desarrollando aparecen más referencias al primer juego, lo que puede resultar algo confuso aunque sólo en parte. Jugar a Yakuza no es obligatorio para disfrutar de esta entrega, pero sí recomendable.

Ya entrando en lo que es el propio juego, la estructura sigue siendo más o menos la misma, aunque se han depurado detalles y se han añadido algunas cosas. Lo más notable, además de la ya mencionada mejora en los tiempos de carga, es el aumento de la dificultad en general del juego. La luchas se siguen desarrollando en una pantalla aparte y en tiempo real, usando llaves, combos y objetos para acabar con grupos más o menos grandes de maleantes, borrachos y demás calaña. Pero en esta ocasión la I.A es considerablemente más agresiva, lo que parece una respuesta directa a los problemas que encontraron muchos jugadores en el original. El reto hace bien al completo sistema de combate cuerpo a cuerpo, aunque la dificultad de algunos combates con jefes ha sido elevada quizás demasiado, llegando incluso a la posibilidad de que resulten frustrantes.

También se han ampliado el número de movimientos, aunque siguen habiendo algunos problemas de utilidad, en el sentido de que a pesar de que se pueden aprender multitud de golpes especiales, algunos de ellos suelen ser bastante inútiles en el 99% de los casos. Otras incorporaciones sí son más bienvenidas, como los nuevos movimientos que permiten golpes en ángulos de 360º, ideales para situaciones muy cargadas. También se ha puesto más cuidado en la elaboración de los QTE, de los que no se abusa y resultan tan espectáculares como brutales, acabando por acoplarse bien con la dinámica del juego.

La cantidad de entretenimiento alternativo que se ha ofrecido para esta secuela supera a su predecesor y a casi cualquier otro título. Fiel a la tradición establecida en la saga, los temas picantes no han sido excluídos y la acción en las casas de citas es uno de los elementos alternativos más cuidados, con diferentes mujeres a las que impresionar con tu conversación y tu atención por el detalle. Otras alternativas están en mini-juegos como los recintos urbanos de golf, los bolos el ajedrez japonés, el Mahjong y otros. En fases posteriores será posible hacer cosas como gestionar tu propia casa de citas para convertirla en la número uno, o regentar casinos para conseguir grandes cantidades de dinero -con las que, además de comprar la gran cantidad de objetos disponibles, también es posible hacer cosas como donaciones a un orfanato-.

Todo viene apoyado por el excelente apartado visual del juego, que explota toda las posibilidades de la consola de Sony para lograr crear escenarios vibrantes, llenos de actividad y vida. El primer título ya destacaba por este mismo elemento y la secuela claramente lo mejora, ofreciendo además una aventura más larga, que tiene lugar en dos ciudades, con más localizaciones disponibles que permiten disfrutar del gusto por el detalle de los artistas visuales a la hora de ofrecer visiones muy cercanas de lugares reprsentativos de estas dos grandes urbes.

CONCLUSIÓN

Más y mejor es el análisis claro y conciso que se puede realizar de Yakuza 2. Todavía sigue presentando algunos problemas y su estructura de juego, por el abuso de las cargas, requiere un poco de paciencia extra para ser un título de acción, pero al menos las cargas se han reducido considerablemente y eso mejora considerablemente este aspecto. La historia es realmente buena y la presentación de la misma es portentosa, uno de los mejores aspectos de esta serie sin lugar a dudas. [image|nid=1166500|align=center|preset=inline] La gran cantidad de posibilidades y actividades secundarias, combinadas con un sistema de combate que funciona bien en líneas generales, hace que el ritmo de juego sea intenso y variado, de modo que la combinación entre historia y juego se desarrolla de manera efectiva, aunque algunas veces peca de intentar forzar al jugador a explorar por su cuenta el entorno, sin ofrecer pistas exactas sobre qué hacer a continuación, lo que obliga a dar algunas vueltas hasta encontrar la situación que activa la progresión de la trama principal. [image|nid=1166727|align=center|preset=inline] Siendo uno de los últimos grandes títulos desarrollados específicamente para Playstation 2, Yakuza 2 es una gran forma de comprobar la enorme evolución de la consola de Sony desde sus comienzos gracias al gran trabajo técnico realizado. Pero es más que eso, Ryu Ga Gatoku representa también muchos de los valores de la Sega tradicional, la ambición, la atención por el detalle y el deseo por innovar. No es, todavía, un juego sobresaliente en general -aunque algunos aspectos sí lo sean- pero está en un camino verdaderamente interesante cuyo destino está lejos de vislumbrarse todavía, por lo que habrá que estar atento a la incursión de Nagoshi y su equipo en la nueva generación para comprobar hasta donde pueden llegar. Lo Mejor Gran ambientación Mejora en la I.A del combate comparado con el primer Yakuza Voces y diseño de personajes Excelentes valores de producción Gran cantidad de actividades Tiempos de carga muy mejoradas con respecto al original Lo Peor Numerosas cargas Ciertos picos de dificultad A veces tiende a ofrecer objetivos vagos para forzar la exploración Momentos excesivamente lineales No saber inglés puede dificultar el disfrute del juego

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.