[GC] Dragon Ball: Origins

Dragon Ball crece en adeptos cada día que pasa; en gran parte gracias al anime, pero sin olvidar la inestimable ayuda de los videojuegos inspirados en la serie. Uno de los RPGs más esperados de la temporada tiene como protagonista a Goku, en una historia que narra los comienzos del saiya más querido por los aficionados.

Dragon Ball crece en adeptos cada día que pasa; en gran parte gracias al anime, pero sin olvidar la inestimable ayuda de los videojuegos inspirados en la serie. Uno de los RPGs más esperados de la temporada tiene como protagonista a Goku, en una historia que narra los comienzos del saiya más querido por los aficionados.

A lo largo de los años Goku se ha convertido en una referencia tanto en el mundo del anime como en los videojuegos. Por su concepto, con el paso del tiempo las diferentes compañías que se han encargado de dar vida a la serie en GameBoy Advance, PlayStation o PS2 entre otros han recurrido casi por inercia al género de la lucha. Nadie duda de que en Dragon Ball una premisa fundamental era precisamente la de los combates pero, ¿por qué no un juego de Rol? Quizás trasladar las aventuras del carismático personaje sea una tarea más complicada que en el caso de Fullmetal Alchemist, por poner un ejemplo, un RPG que en su día destacó gracias a la sobresaliente adaptación de la que pudimos disfrutar en GBA. Hace años que no disfrutamos de un RPG de Dragon Ball merecer de nuestra atención, ¿no es ahora el momento?

Todo apunta a que Namco/Bandai se planteó esta misma pregunta para en cuestión de meses dar forma a uno de los proyectos más ambiciosos de la temporada, Dragon Ball: Origins. La compañía japonesa había desvelado información a cuenta gotas, algunos tráilers en japonés, e incluso bastante material con el que hacernos una idea del motor gráfico. Desde el principio ha quedado bien claro que el sistema de juego sería muy similar al de Phantom Hourglass, arrastrando a Goku por el escenario con el stylus y pulsando sobre los enemigos cuando deseemos atacar.

En el Games Convention de este año se ha facilitado al público bastante material nuevo, entrevistas, tráilers; básicamente todo lo necesario para hacernos una idea precisa de lo que depara Origins.

Toda la historia, desde el origen

La historia de Dragon Ball desde el primer capítulo, cuando Goku y Bulma se encuentran por primera vez para protagonizar una de las escenas más peculiares y repetidas de la serie. El encontronazo entre los dos personajes es el prolegómeno de la gran aventura que nos depara en las fases postreras, una vez hayamos conocido al maestro Mutenroshi, a Krillin o al valiente Yancha. Todos tendrán un papel importante en el desarrollo del argumento, imitando los grandes momentos vividos en la serie. La primera transformación de Mutenroshi en un poderosísimo guerrero, las escenas cómicas subidas de tono tan características entre Goku y Bulma o el primer torneo que se disputa en la serie son algunos de los ejemplos que verifican el esfuerzo de Namco/Bandai por ser fieles al anime.

El objetivo de la aventura, más allá de los primeros compases del argumento en los que conocemos a los personajes principales de Dragon Ball, es encontrar el paradero de las bolas de Dragón, tarea en la que nos asistirá Bulma en todo momento, aportando su pequeño granito de arena en todas las actividades que requieran más maña que fuerza. En el GC Ryo Mito ha confirmado que sólo podremos controlar a Goku, y que sólo él aumenta su nivel de experiencia para aprender nuevas técnicas y habilidades. El pequeño saiya cuenta con habilidades más que suficientes para hacer frente por sí solo a cualquier combate que se preste.

Dragon Ball de doble tamaño

Poco se puede decir de nuevo sobre el argumento de DB, de sobra conocido por los aficionados y por cualquier seguidor de Dragon Ball Z. En cualquier caso el objetivo del juego es precisamente el de dar a conocer esta historia a las nuevas generaciones del modo más agradable que se pueda imaginar; convirtiéndonos a nosotros en los protagonistas de la aventura. Para ello era menester crear un motor gráfico en 3D capaz de sobrellevar sin problemas la acción y la estética anime, sin olvidar las funciones táctiles de NDS, amén de la utilidad de la pantalla superior. La apuesta es arriesgada, pocos ejemplos salvo el ya mentado Zelda: Phantom Hourglass han conseguido mezclar ambas cosas con un motor en 3D de forma exitosa.

En la demo mostrada al público han quedado patentes varios detalles de importancia. La función de la doble pantalla supera lo que imaginamos en un primer momento, con la pantalla superior ampliando la imagen que vemos en la inferior. Mientras movemos a Goku pulsando con el stylus en el lugar que deseemos, en la parte superior podremos localizar enemigos, tesoros, saltos, o simplemente una mejor vista del escenario en el que nos encontremos. El juego se mueve con fluidez, con efectos visuales muy logrados y basando toda la atención en la pantalla táctil. Sin el stylus es, en palabras llanas, imposible jugar.

Pulsa, pincha, arrastra

Todos los movimientos se realizan a través del stylus. Un Kamehameha nos olbiga a pulsar dos veces sobre Goku para luego pulsar lo más rápido que podamos sobre los cinco grupos de letras que componen la palabra, obligándonos de algún modo a mantener la coordinación y concentración en los momentos más tensos. Cuanto más rápido pulsemos más lejos llegará la onda vital. Por supuesto disponemos de las clásicas e indispensables barras de energía y poder mágico, este último, a juzgar por lo demostrado en la presentación, se recuperará automáticamente. En el vídeo también pudimos comprobar que Bulma no puede saltar ni realizar grandes esfuerzos físicos, por lo que será bastante corriente tener que buscar un camino alternativo para que ella consiga alcanzarnos.

El resto de ataques especiales se ponen en práctica realizando una figura determinada con el stylus, aunque gran parte de las habilidades sólo se podrán adquirir aumentando la experiencia del protagonista. Conseguiremos ataques más potentes, más potencia en los golpes, nuevas técnicas, pero para ello es imprescindible luchar contra todos y cada uno de los enemigos con los que nos cruzamos en las mazmorras y zonas de combate. Empujar bloques como en cualquier puzle habitual o activar palancas mientras combatimos contra los monstruos de turno es la base del sistema de juego, que luego nos recompensa con algunas escenas de vídeo para ver el transcurso de la trama.

Por suerte contamos con objetivos secundarios, e incluso con actividades externas a los simples combates de a pié. Es de prever que disfrutaremos de algún torneo en vistas de lo que se ha mostrado en la feria, además de la incorporación de personajes míticos de la serie como el mismísimo presentador de los combates; ese hombre rubio del que se desconoce el nombre, o de Nam.

Explorar los escenarios nos exige cierto margen de pericia para controlar todos los movimientos de Goku, sin olvidar los obstáculos que encontramos por el camino; piedras, arbustos, etcétera. El ‘power-pole' o la vara característica de Goku, que se estira o se encoge según las necesidades del héroe, es otra de las constantes para acceder al lugar de destino, un arma indispensable que nos será de gran utilidad en todo momento. Tampoco podemos olvidar la nube Kinton, que también tendrá su pequeño papel de relevancia durante el transcurso de la aventura.

Antes de 2009 en Europa

Con el juego ya terminado y la labor de traducción bastante desarrollada, a tenor de lo que se ha podido ver -la demo del evento está completamente en japonés-, no es de extrañar que Atari haya confirmado ya el lanzamiento oficial para Europa en el mes de diciembre, mientras que en Japón disfrutarán de él un poco antes, en Septiembre. No cabe duda de que estamos ante uno de las grandes apuestas de Namco/Bandai para la temporada, y damos fe de que tanto por su calidad gráfica como por la jugabilidad, esta nueva aventura de Goku promete convertirse en uno de los grandes de NDS.

Dragon Ball: Origins

Dragon Ball regresa a sus orígenes con este título para DS. Goku y Bulma deberán buscar por el mundo las siete bolas de dragón.
Dragon Ball: Origins