Ferrari Challenge Trofeo Pirelli
Ferrari Challenge Trofeo Pirelli
Carátula de Ferrari Challenge Trofeo Pirelli

Quema el asfalto con tu PS3

Salva Fernàndez salbaFR

System3 saca a la luz un nuevo juego basado en la archiconocida marca italiana de coches Ferrari que basa su encanto en el toque simulador en la conducción, la potencia de estos relámpagos rojos sobre el asfalto y las carreras encima de algunos de los circuitos más conocidos del mundo. Es la hora de demostrar quién es el más rápido a manos de la escudería más deseada del mundo.

System3 saca a la luz un nuevo juego basado en la archiconocida marca italiana de coches Ferrari que basa su encanto en el toque simulador en la conducción, la potencia de estos relámpagos rojos sobre el asfalto y las carreras encima de algunos de los circuitos más conocidos del mundo.  Es la hora de demostrar quién es el más rápido a manos de la escudería más deseada del mundo.La larga espera de los usuarios de Playstation 3 a Gran Turismo 5, saciada en parte por su versión ‘prologue', tiene en medio del camino una serie de juegos de conducción de todo tipo hasta la llegada de la obra completa de Polyphony.  Dejando de lado las opciones más arcade como puede ser Burnout Paradise, la oferta en la simulación -y ni eso- se encuentra en juegos como GRID o los rallies de DIRT. Al otro lado, Ferrari Challenge se erige como la primera apuesta seria en la conducción donde frenar a destiempo en una curva puede acabar con 15 minutos de trabajada carrera.

La estrella del juego de System3 es sin duda la marca italiana. Todos los vehículos forman parte de la historia de Ferrari. Desde el clásico F40 hasta el F355 -protagonista de otro juego anterior de la serie, pocos vehículos de la escudería italiana se echarán en falta. En total, más de veinte coche y otra decena que está previsto conseguir vía descarga que se disputan la gloria por algunos de los circuitos más emblemáticos de Europa y América -con Monza, Silvertone y Mugello a la cabeza.

Sólo con encender la consola con Ferrari Challenge dentro se empieza a notar el toque de la escudería italiana. Una introducción con cantos solemnes de fondo mientras distintas cámaras recorren a detalles y primeros planos de un modelo de Ferrari F430 da la bienvenida. El mimo, el detalle de cada parte de este vehículo se muestra en una entrada muy efectista y muy al estilo de la marca que sigue con un menú sencillo y sobrio.

Las opciones de juego se dividen en sobre todo en el bloque para un jugador. Hay cuatro modalidades distintas. La carrera rápida servirá para ir directo al grano sin importar vehículo y circuito. El típico contrarreloj servirá para luchar contra el tiempo y poder memorizar paso a paso cada curva y dificultad de los circuitos de Ferrari Challenge. Por último hay un tutorial básico para comprender el estilo de juego. Gracias a las ayudas y a los consejos en directo, el jugador sabrá en cada momento porqué el coche ha tenido sobreviraje, porque se ha salido del asfalto o cómo debe atacar una curva, por ejemplo. El tutorial sirve también para aprender el ritmo de juego (dónde se acelera, cuando se frena…) y es una primera toma de contacto casi obligada para no desesperarse en las primeras carreras.Los dos modos estrella del juego los encontramos en el Arcade y en el Modo Challenge. En el primero, se trata de cumplir una serie de objetivos para poder seguir adelante carrera tras carrera. Donde más jugo y más horas se le echarán al juego de System3  es el Modo Challenge. A bordo de un F430, hay tres campeonatos disponibles divididos por regiones: Italia, Europa y Norte América.  En cada uno de ellos habrá una serie de circuitos en los que se sumarán puntos según la clasificación final. El sistema es sencillo: Una jornada de clasificación -no obligatoria- y dos carreras en las que se puede sacar un máximo de 60 puntos (30 por cada primer lugar).


Las carreras empiezan con los vehículos, un total de 16, ya en marcha. Hay un tiempo mínimo en el que se va rodando por el circuito. Cuando este acaba, al llegar a la meta empieza la última vuelta. Hay varias opciones de tiempo. La que está predefinida por defecto son quince minutos. Cuando se tiene cierto dominio o se juega con diversas ayudas, puede ser bastante sencillo conseguir el primer lugar antes de llegar a la última vuelta y sacar unos segundos de ventaja suficientes para imponerse.  Otra de las opciones es reducir el tiempo a cinco minutos, necesitando entonces hacer una carrera perfecta y dando bastante más emoción a la lucha por la victoria. En total hay una quincena de circuitos reales con unos trazados perfectos para poner a prueba los Ferrari. Desde Monza, Mugiello, Infireon, Hockenheim o Spa hasta el circuito de pruebas de la escudería italiana, cada uno tiene sus particularidades a los que se le tiene que añadir Mónaco, seguramente el más vistoso de todos.Gracias a estas carreras se pueden conseguir distintas cartas sobre vehículos de Ferrari. Éstas sirven para un modo de juego bastante curioso. Es una batalla de cartas ante la CPU, donde el mejor parámetro escogido ganará. El jugador elige un dato de la carta, por ejemplo, del Ferrari F355. El año, la velocidad, el peso… cada característica es válida para ganar. Si se elige el año, y resulta que la carta de la CPU tiene una cifra mejor -en este caso, más viejo- gana y se queda una carta del jugador. El objetivo es dejar sin cartas al rival.

Gráficos y sonido
Técnicamente, Ferrari Challenge tiene un acabado notable. Los modelados de los vehículos son fidedignos a sus homónimos en la realidad y están llenos de detalles. A ellos les acompañan unos circuitos sencillos por su naturaleza, son cerrados y no cuentan con grandes escenarios a su alrededor, que cumplen de sobras con su cometido. Algunos detalles, como las texturas de los árboles y otros añadidos en el entorno son bastante mejorables, pero teniendo en cuenta el estilo de juego, no se trata de la zona del circuito a la que más atención se le preste.Los efectos que acompañan al aspecto visual tienen resultados con altibajos. Los efectos de luz en tiempo real son mejorables, sobre todo en las sombras de los árboles al paso de los vehículos. Al otro lado, la lluvia cumple de sobras.  El estado de la carretera después de un diluvio o las gotas impactando con la luna de los coches está bien resuelto, sobre todo en las cámaras interiores. Lástima que, en este caso, el movimiento de los brazos del conductor junto el volante no sea la mejor opción, por realismo y por la visión de la carretera que ofrece.

El rugido de los vehículos tiene un nivel aceptable. Las colisiones, las frenadas y el motor acompañan correctamente al conjunto de la experiencia del juego. Junto a ello está la música, una mezcla entre temas electrónicos y otros más rockeros que pasan un tanto desapercibidos en medio de las carreras. Por su parte, acompañan al paso por los menús con acierto, ya que a pesar de no ser temas conocidos -salvo alguna excepción, son muy pegadizos.
Jugabilidad
Ferrari Challenge tiene corazón de simulador. Empezar a dominar los vehículos de la escudería italiana no es difícil, ya que todas las ayudas están activadas y sirven para familiarizarse con el momento adecuado para cada acción. Un trazado ideal donde te marca cuando acelerar y frenar acompaña al jugador en los circuitos. Válido y suficiente para ganar en sitios donde no se conozca su trazado, aunque luego, aprendiendo al detalle cada curva, se puede mejorar conduciendo mejor ajustando las frenadas y trazando por zonas alternativas.Como buen simulador, frenar tarde antes de una curva significa salirse de la pista. Usar el freno de mano es poco menos que una temeridad y acelerar en medio de un giro mientras llueve, acabar en la gravilla. Se precisa de una técnica y práctica para dominar al Ferrari, hecho que seguramente no da diversión directa pero permite disfrutar mucho más de cada momento de la carrera a la hora de cambiar de marcha, reducir o frenar suavemente. En este aspecto, la obra de System3 está claramente dentro de género de los simuladores en consola. El siguiente paso es aparcar las ayudas. De esta manera, todavía se tiene que controlar más el tempo del coche, ya que una frenada brusca sin ABS bloqueará las ruedas y, según en qué momento, puede terminar con la carrera. A esto se le añaden algunas opciones para modificar el vehículo. Sirven para mejorar el agarre, los frenos, la suspensión, retocar el alineamiento de ruedas, etc. Es sencillo, pero no está de más repasar detalles mecánicos para adaptarlos a nuestra conducción. Asimismo, se pueden ‘tunear' los vehículos en el editor con vinilos, pero las opciones son más bien escasas.

Uno de los defectos del juego se encuentra en las colisiones. Seguramente debido a la licencia de Ferrari, los vehículos tendrán rasguños, pero poco más. Un golpe que podría dejar el coche totalmente inútil en otros ejemplos de simuladores (sin ir más lejos, Forza 2 de Xbox360), en Ferrari Challenge será un rasguño que te dejará detenido, pero con la bala roja pudiendo pillar otra vez los 200 km/h sin pestañear.La IA de los conductores rivales abrirá nuevos retos y dificultades que se añaden al simple control y conocimiento del circuito. Nos cerrarán los avances, intentarán saber por dónde atacamos y no se lo pensarán dos veces a la hora de ser más agresivos en la disputa de las curvas. Podría mejorar, ya que incidentes de estos habrá dos o como mucho tres en una carrera con 15 rivales, pero no serán meras comparsas, ya que entre ellos también veremos luchas para mejorar posiciones, rivales que mandan a la gravilla a otros vehículos... o rivales que acaban fuera de la pista por culpa del tiempo. Y es que la lluvia dará otro color a las carreras. El control se complica, los rivales cometen errores que pueden acabar en daños colaterales hacia nosotros y la carrera gana en emoción.

En el aspecto multijugador, Ferrari Challenge patina a la hora de no permitir, como mínimo, jugar con otro amigo en la misma consola. Esto se compensaría con el modo online, donde se pueden echar partidas con 16 rivales vía internet, pero la experiencia deja que desear por el persistente Lag, que se une a la actitud de algunos jugadores de este género en línea, acostumbrados a ganar como sea apartando la experiencia de la simulación.

LO MEJOR

  • Fiel representación de la experiencia y el ambiente Ferrari
  • Jugabilidad basada en la simulación
  • La presencia de circuitos reales
  • Las carreras bajo la lluvia

LO PEOR

  • La falta de un modo multijugador en la misma consola
  • La nula incidencia en carrera de las colisiones
  • Modo principal demasiado sencillo
  • Pocas opciones de edición tanto exterior como interior del coche
  • Sin circuitos urbanos que den variedad en las carreras
  • a excepción de la descarga de Mónaco.

CONCLUSIÓN

Ferrari Challenge es una buena opción para los jugadores que tengan ganas de probar una conducción cercana a la simulación. El atractivo de los vehículos y los circuitos son otro punto a favor de la obra de System3, que sin más pretensiones se convierte en un buen juego de conducción. Se echa en falta seguramente más variedad de circuitos, ya que aunque no son pocos (una quincena) su aspecto es demasiado similar entre ellos y sin los circuitos urbanos -se está preparando para descarga el de Mónaco- es poco vistoso. Dominarlo en su totalidad es complicado y requiere de horas, aunque con las ayudas ajustadas falta un nivel de dificultad mayor por parte de los rivales. Un mejor y mayor multijugador y un modo Challenge más complejo habrían dejado Ferrari Challenge en un juego excelente. [image|nid=1153295|align=|preset=inline]- Fiel representación de la experiencia y el ambiente Ferrari - La presencia de circuitos reales- Las carreras bajo la lluvia - Jugabilidad basada en la simulación

6.5

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.