Mercenaries 2: World in Flames, Impresiones

En el EA Day de Madrid compartimos experiencia con varios títulos, entre los que se encuentra Mercenaries 2: World In Flames. Este free roaming de corte arcade nos pone en el papel de Mattias Nilsson, un mercenario que saciará su sed de venganza contra un dictador de Venezuela que le dispara en el culo. Gary Lewis, de Pandemic Studios, nos cuenta sus mayores bazas: gran destructibilidad de escenarios y un cooperativo online de lo más suculento.

En el EA Day de Madrid compartimos experiencia con varios títulos, entre los que se encuentra Mercenaries 2: World In Flames. Este free roaming de corte arcade nos pone en el papel de Mattias Nilsson, un mercenario que saciará su sed de venganza contra un dictador de Venezuela que le dispara en el culo. Gary Lewis, de Pandemic Studios, nos cuenta sus mayores bazas: gran destructibilidad de escenarios y un cooperativo online de lo más suculento.

De entre todos los free-roaming que pueblan los catálogos actuales, sólo unos cuantos pueden catalogarse como originales. Entre ellos destacó Mercenarios: El Arte de la Destrucción, un festival de balas, explosiones y acción desmesurada con la excusa de un ficticio conflicto futuro en Corea del Norte, con varias facciones enfrentadas y el protagonista tomando parte a cambio de golosas sumas de dinero. Eso sin contar la cantidad de vehículos posibles, que lo hacían uno de los más completos y y exitosos que dieron a luz PS2 y Xbox.

Como es ya costumbre, la nueva generación recibirá esta secuela que pretende darnos más y mejor. Titulada Mercenaries 2: World in Flames, PlayStation 3, Xbox 360 y PC -además de PS2-, pudimos probarla en primera persona con motivo del celebrado EA Day -en el que también se presentó el comentado Dead Space- a la vez que mantuvimos una agradable y muy distendida charla con Gary Lewis, integrante de Pandemic Studios, quien nos dio todas las claves alrededor de este título.

Si Mercenarios se situaba en Corea del Norte, aquí tenemos una guerra en Venezuela. Así, y como es de preveer, veremos a la clásica guerrilla poniéndole las cosas complicadas al dictador de turno -con el nombre de Movimiento Liberatorio de Venezuela-; a un enorme grupo empresarial petrolífero que no busca más que enriquecerse a costa de la valiosa materia prima -llamados Compañía Petrolífera Universal-; también harán su aparición las Naciones Aliadas poniendo paz en el lugar balas mediante; hasta los Piratas del Caribe y los Chinos tomarán parte en el asunto, mientras existe un señor, Ramón Salazar, gobernándoles a todos y con serios problemas para asegurarse su permanencia en el cargo.

Nuestro papel en todo este lío de facciones es más que nada el de enriquecernos a costa de todo esto, pero con un objetivo. Al parecer, Ramón Salazar nos traicionará en una de nuestras primeras misiones, finalizando la jugada disparando al culo de Mattias Nilsson. Por supuesto, él no se lo tomará precisamente bien, así que tendrá que ahorrar para poner las cosas en su sitio. Gary Lewis nos hace ver el parecido con el mítico TechnoViking, ya un clásico de YouTube, que pone de manifiesto la intención simpática de todo el conjunto: 'la historia es importante porque justifica toda esa acción simpática que tiene Mercenaries. En el estudio somos fans del TechnoViking, e incluso existe un video de Mattias haciéndole un guiño, así que puedes imaginarte que vamos en una dirección muy hilarante'.

El motor mostrado, aún en fase de desarrollo, representa un enorme mundo, con su zona central, sus islas, sus poblaciones y su gente caminando en ella. Tiene, por tanto, el objetivo de mostrar la mayor cantidad de elementos posibles en el escenario. Aún así, las texturas están con un detalle correcto, quizás algo superior al visto en Just Cause y sin desmerecer comparándole con el referente, como es GTAIV. Los personajes también gozan de su detalle tanto en animación como en modelado.

Quizás lo más interesante de todo este apartado sea la enorme destructibilidad que aportan los escenarios. Al parecer, todo, incluyendo palmeras, chozas o paredes será vulnerable a las explosiones, cuantiosas y con un nivel de espectacularidad superior al de la primera entrega. 'Varias cosas que quisimos asegurar fueron que el motor diese a luz a un entorno explorable en su totalidad, es decir, sin tiempos de carga, y persistente, para que puedas dejar un coche en un lugar y recurrir a él en cualquier momento. Pero lo que está por encima de todo ello es la capacidad para volar las cosas por los aires, ya sean árboles, vehículos, puestos de guardia... De hecho, si quieres cargarte todo lo que puedes ver en el juego puedes hacerlo, aunque te llevará un buen rato porque tienes que comprar todas las armas existentes', cuenta Gary Lewis.

Tomando esto como base, tendremos que ir interactuando con los distintos bandos en el conflicto, haciendo misiones para ellos. Cada uno tendrá su medidor de confianza, de forma que si mantienes relación con el resto, éste se resentirá hasta el momento en el que se conviertan en enemigos. Por supuesto, podrás retomar amistad con todos ellos si así lo deseas, así que la libertad en este aspecto es considerable. Además, existirán otro tipo de encargos secundarios como cazar a ciertas personas o volar por los aires puestos de guardia. Gary nos cuenta que las recompensas dependerán de nuestro nivel ejecutando órdenes: 'Si, por ejemplo, nos piden que localicemos a una persona en concreto, nos darán una mayor recompensa si está vivo que si está muerto'.

Una vez contactemos con las facciones, nos darán su tarjeta de identificación para poder establecer relaciones con ellos. Esto nos servirá para adquirir sus armas y sus vehículos; siempre a cambio de dinero, claro. Conforme vayamos progresando se irán desbloqueando elementos más letales, pero también hay que tener en cuenta que el dinero no sólo ayuda, sino que es necesario para poder progresar en nuestro objetivo. A esto hay que sumarle la presencia del combustible, el cual obtienes capturando bases enemigas y llevando estas reservas a la tuya.

Como juego del estilo que es, Mercenaries 2 basa su atractivo en una conjunción de elementos, y tal nos hace ver Lewis: 'No sólo puedes disparar: también tienes un sistema de combate cercano, posibilidad de conducir desde coches hasta helicópteros o barcas, pedir apoyo aéreo en forma de compañeros que vendrán en helicóptero o de misiles que impactarán donde digamos...'. Sobre el apoyo aéreo, éste nos dará la posibilidad de salir de más de un aprieto a cambio de cantidades importantes de combustible.

La IA, tanto enemiga como aliada, hemos visto que funciona de una manera muy básica. Nos atacarán en grandes números, sufriendo el efecto de nuestro potente hombre-ejército, que contará con la misma habilidad de autoapuntado que existía en el anterior. Así, se asegura un ritmo rápido y constante de acción en el que se puede desarrollar este arcade. Por lo que jugamos, pudimos comprobar la efectividad de todo el conjunto, que se mueve a unos constantes 30 fps de una manera muy digna a pesar de todas las explosiones que había.

Pero lo que más llama la atención es la posibilidad de completar toda la campaña -secuencias cinemáticas incluidas- acompañados de alguien mediante PlayStation Network o Xbox Live!. Esto es para Gary Lewis no sólo un gran atractivo, sino uno de los pilares fundamentales del título: 'podrás reunirte con él, o él reunirse contigo, en cualquier momento, apareciendo a tu lado en la barca si estás navegando por ahí, o acompañándote en la misión que se te resiste. O directamente, jugando dede cero juntos. Es una de las opciones más divertidas, y seguro que hará que muchos repitan la experiencia sólo por hacerlo acompañados'.

Aún así, sólo o acompañado, veremos cómo Mercenaries 2 sobrepasa la línea de las 40 horas llanamente. 'Sin contar las misiones secundarias llegaremos a esa cifra. De todas formas, depende de la forma en la que quiera jugar cada uno. Si te apetece tomártelo con calma y explorar cada palmo del territorio, que lógicamente tendrá sus sorpresas, podras llegar a gastar mucho más tiempo'. Además Lewis nos cuenta que ambas plaformas serán completamente idénticas: 'Aunque reconocemos que cada una tiene sus particularidades, sus pros y sus contras, creemos que no dependerá de en qué consola juegue cada uno para tener una experiencia completamente idéntica".

Impresiones
Por lo que hemos podido comprobar, los mayores atractivos de World in Flames se asientan sobre su propuesta, continuísta claramente respecto a la primera entrega a la hora de darnos acción rápida, espectacular, exagerada hasta el límite y con cierta dosis de humor, así como de su calidad en cada uno de sus apartados, tanto de conducción como de shooter en tercera persona. Y, por supuesto, ese jugoso cooperativo -lástima que sólo sea via online- que nos dará enormes ratos en compañía de nuestros amigos. Habrá que ver hasta qué punto se mantiene variedad en los objetivos de sus misiones y nos ofrece un apartado técnico y jugable sólido.

Mercenaries 2: World In Flames es posible que aparezca a principios de septiembre en nuestro país. Aún así, en el E3 2008 se desvelarán más detalles sobre los bailes de Mattias -bailes de balas, claro está- que nos contarán si existe realmente otro free-roaming, con su propia personalidad, que llegue al nivel de calidad que ofrece el descenso al infierno de Niko Bellic.DD

Mercenaries 2: World in Flames

Continuación del juego de guerra de Lucas Arts, con más armas, vehículos y destrucción que en la primera parte.
Mercenaries 2: World in Flames