Siren: New Translation, Impresiones

El terror regresa al pueblo perdido de Hanuda en esta reinvención del título original de PS2 para Playstation 3. Nuevo motor gráfico, nuevos protagonistas, pero un elemento común: los terribles Shibito y la sirena maldita

El terror regresa al pueblo perdido de Hanuda en esta reinvención del título original de PS2 para Playstation 3. Nuevo motor gráfico, nuevos protagonistas, pero un elemento común: los terribles Shibito y la sirena maldita

Siren fue en su día un juego de terror atípico y sumamente inquietante. Creado por el director del Silent Hill original, Keichiro Toyama, fue diseñado no solo para inquietar las mentes de los jugadores con su trama y su siniestra ambientacíón, sino que también buscaba crear situaciones de peligro y terror mediante sus innovadoras mecánicas de juego, distintas a las de cualquier otro juego de esta línea. El resultado fue un juego desconcertante para muchos, con decisiones de diseño conflictivas y una dificultad demoledora que echó atrás a no pocos jugadores.

Los que perseveraron se encontraron con un título que no conocía el concepto de la misericordia y castigaba, justa o injustamente, todos los movimientos del amplio elenco de desafortunados protagonistas que pasaban por el Dual Shock 2. El escenario era una isla sometida a una maldición, que poco a poco iba convirtiendo a sus habitantes en 'zombies', aunque fiel a estética asiática en lo que concierne al terror, los monstruos no se limitaban a ser muertos vivientes en descomposición al estilo de las películas de Romero, eran criaturas turbadoras, que conservaban numerosos rasgos de su personalidad humana; sin embargo, sus desgarradores lamentos, la sangre que manaba en sus ojos y sus descompuestas caras daban el toque necesario para que los 'Shibito', que así se denominan las criaturas, tuvieran personalidad propia y pusieran la piel de gallina a los jugadores.

Hay muchas virtudes, y algunos defectos, que se pueden acahacar a las dos partes de la serie, pero Siren consiguió ganarse un significativo grupo de aficionados, lo que ha servido a Sony para intentar un nuevo proyecto con este nombre. Siren: New Translation, el nombre en Japón -en el resto del mundo llevará el sobrenombre de Cursed Blood-, en realidad es un nuevo proyecto, ya que es un remake del original con algunas novedades importantes y cambios significativos -quizás sería más conveniente llamarlo una reinvención del original dadas las circunstancias-.

El cambio más significativo está en los protagonistas, el grupo de 11 personajes japoneses del Siren original ha pasado a convertirse en un grupo de 7 americanos, atrapados en la pesadilla en la que se ha convertido la población de Hanuda. En el nuevo argumento , un grupo de estadounidenses acuden al pueblo perdido para grabar un documental sobre lo que consideran una 'leyenda urbana'. Desgraciadamente para ellos, esta leyenda tenía mucho de realidad, algo que descubren cuando la sirena maldita empieza a sonar y comienza a llover sangre del cielo.

Una de las características más llamativas de este título es que estará planteado con un sistema por capítulos, hasta 12, que podrán ser descargados desde la PSN, un sistema que empieza a ganar cierta popularidad para según qué proyectos, pero que nunca se había utilizado hasta ahora en un proyecto japonés. Su implantación en Siren tiene implicaciones adicionales, ya que eso significa que se descarta el confuso sistema de historias trenzadas que existía en el original, apostando por algo con una estructura más simple y con menos personajes.


Desarrollo de la demo
En lo que parece una cuidada campaña de promoción, Sony ha hecho coincidir el anuncio del juego con una demostración en la que se desarrollan los primeros compases del primer capítulo. El primer protagonista es Sam Monroe, uno de los miembros del equipo de grabación, que ha perdido a sus compañeros cuando la lluvia sangrienta empezó a caer, así que se adentra en el poblado de Hanuda para intentar encontrar a sus compañeros, teniendo así sus primeros encuentros con los Shibito.

Los controles no ofrecen elementos que merezca la pena resaltar, pero sí que es digno de mención el extensivo uso que se hace del Dual Shock 3. Aparte de una potente vibración en momentos de tensión, como estar cerca de un Shibito, también se hace un uso completo de los sensores de movimiento, incorporando momentos en los que hay que agitarlo con fuerza para evitar que una de las criaturas eche abajo la puerta que te protege, u otro gesto en el que hay que ladear el mando rápidamente para recargar una arma de fuego. Los Shibito no son invencibles y pueden ser neutralizados con armas contundentes, pero además de su escalofriante presencia también cuentan con una resistencia elevada y además conservan la velocidad de un humano normal y la capacidad de usar armas. No es un juego de acción al estilo de Resident Evil, por lo que la confrontación es siempre la última opción, y la más desesperada.

Aunque se usen elementos escénicos y, posiblemente, argumentales, propios del Siren original, es obvio que para su estreno en PS3 se cuenta con un nuevo motor gráfico capaz de explotar la potencia de la consola. Basta jugar a la demo para comprobar que una de las principales preocupaciones del equipo es el de cuidar la luz, ya que la oscuridad es un elemento fundamental en el escenario y sólo mediante el uso de una linterna es posible conseguir una visión clara del camino -dejando el escenario con la oscuridad adecuada para que la imaginación se llene de imaginarias amenazas en cada esquina-. Dado que el original destacaba por su ambiente claustofóbico, es de esperar que esa atención por la luz ambiental se deje ver en otras facetas a lo largo de los 12 capítulos.

Otra de las novedades, que puede ser muy importante, es la mejora de una de las ideas más propias de Siren: la capacidad de ver a través de los ojos de los Shibito y de otros personajes. El original era un survival muy particular gracias a esta mecánica, que permitía localizar a las criaturas cercanas y ver a través de sus ojos, lo que por un lado permitía trazar rutas de escape seguras, estudiando sus rutinas de movimiento. Semejante poder tenía sus consecuencias, primero emocionales, ya que el equipo de diseño se aseguró de que ponerse en la mente de los muertos vivientes fuera una experiencia terrorífica. Por otro lado, en ese estado no podías moverte, lo que a veces provocaba situaciones muy comprometidas. Esta particular habilidad será modificada en esta revisión gracias a un sistema de pantallas partidas, aunque en la demostración no se muestra cómo funcionará en el contexto de la partida -tan solo aparece en un corte al final de la demo-.

Más allá de algunos problemas de control de cámara, demasiado sensible, Cursed Blood promete ser una buena oportunidad para atraer a nuevos jugadores que no experimentaron en el original. Hay algo de "segunda oportunidad" en este título, ya que los dos anteriores no consiguieron atraer a un gran número de usuarios -en comparación con otras series de similar corte- , y además parece que sea un proyecto diseñado para que el máximo número de usuarios se animen den una oportunidad -lo que explicaría el formato de capítulos-, conscientes de que Siren es un juego mucho que ofrecer para los amantes del terror oriental. A pesar de que también se contempla una versión en Blu-Ray, será muy interesante ver cómo responde el público al sistema de capítulos y cómo afecta el mismo a la estructura del juego.

Siren: Blood Curse

Nueva entrega de esta serie de terror para Playstation 3 distribuida por episodios via PlayStation Network. Más miedo psicológico adaptado a la actual generación para todos los amantes del terror.
Siren: Blood Curse