Boom Blox
Boom Blox
Carátula de Boom Blox
  • 8

    Meristation

¡Boom, boom, boom!

Javi Andrés javi__andres

Derribar enormes torres de bloques de colores y hacer explotar todo tipo de partículas nunca había sido tan divertido. Acompaña a estos animalitos en esta interesante propuesta de Electronic Arts para Wii. Un título que sabrá gustar a grandes y pequeños de la casa por sus completísimos modos multijugador, su preciso manejo y su variedad.

No son pocas las compañías que han visto en el Wiimote una alternativa de peso a los puzzles clásicos. Títulos como Jenga, Bust A Move o Geometry Wars han buscado sacar del mando de Wii todo su potencial, centrándose sobre todo en las posibilidades que ofrece el puntero infrarrojo. Electronic Arts ha sido otra de esas compañías interesadas en buscar buenos juegos de puzzles para la consola. Con Boom Blox lo ha conseguido, y no sólo eso, sino que ha sido la que mejor lo ha hecho.

Supervisado por el conocido director de cine norteamericano Steven Spielberg, Boom Blox lleva la interacción y la sencillez hasta un juego complejo, estratégico y espectacular. No eran demasiado altas las espectativas puestas en él por parte de la prensa especializada internacional, por lo que no son pocos los que lo han calificado de "agradable sorpresa".

La máquina de Nintendo recibe así un juego entretenido y variadísimo en su modo multijugador, que soportará partidas competitivas y cooperativas para hasta 4 usuarios. Pero no sólo eso, Boom Blox es uno de los puzzles más ingeniosos de los que hemos visto en Wii en los últimos tiempos, resultando bastante completo y desafiante. No obstante, también cuenta con algunos fallos que no le dejan alcanzar la excesiva notoriedad. Lo vemos todo a continuación...

Jugar a deshacer

Boom Blox centra su jugabilidad en deshacer construcciones, en estimular ese deseo infantil del derribo y el desorden. Mediante diferentes niveles, minijuegos y acciones, se propondrá al jugador alcanzar piezas determinadas, derribar altas e inestables torres o ayudar a los personajes en determinadas situaciones. Para ello, hay dos pasos básicos que dar: apuntar a pantalla e interactuar. Todo el juego responde a esta mecánica, aunque las acciones que podemos realizar son muy distintas unas de otras.

Ligeramente inspirado en Jenga, en Boom Blox podremos sacar piezas concretas de una construcción, arrojar distintas bolas contra ellas, dispararles con láser y balas o empujarlas suavemente. Los propios bloques también son muy diferentes y los hay explosivos, químicos que al entrar en contacto con otros semejantes revientan, otros que desaparecen nada más rozarlos, metálicos, etc. La variedad de acciones a realizar y de los propios bloques son las claves de su diversión.

A través de sencillos menús se guía al jugador por las misiones, demasiado estructuradas y con poca presentación. Su duración para uno o varios jugadores es considerable aunque, como casi todo juego de puzzles, su modo Historia no invita a la rejugabilidad, pues todo puede ser repetido en modos multijugador. A veces puede parecer un cúmulo de juegos en uno mismo, pero en cuanto se le ponen las manos encima a cada nuevo nivel se descubre que se sigue tratando del mismo título, pues la jugabilidad siempre es sugerentemente parecida.

Físicas y partículas

Pero todo lo anterior sería imposible sin un buen motor de físicas que hiciera de la experiencia algo realista, emocionante y espectacular. Por ello, desde EA han sabido sacar todo el partido que Wii les permite al Havok y conseguir un resultado nunca antes visto en un juego de puzzles de la plataforma. Las piezas, numerosísimas en la mayoría de los niveles, responden de forma fiel a como lo harían en la realidad, siguiendo cada una de ellas su propia trayectoria de movimiento y haciendo visible las presiones y fuerzas a las que están sometidas.

La gran cantidad de piezas sueltas que pueblan cada uno de los niveles hace que el espectáctulo de partículas sea muy vistoso. No obstante, siempre veremos todo el juego de forma algo ralentizada, opción que ha tomado EA para posibilitar el juego en un hardware como el de Wii sin que hubiera continuos tirones o pérdida del framerate, pues el juego también soporta los 480p y el formato de pantalla panorámico 16:9.

Por todo ello, podemos concluír que el apartado gráfico de Boom Blox no es en ningún momento brillante aunque sí espectacular, pues su colorido y la cantidad de partículas en pantalla sorprenden. Sí hay que hacer un especial reconocimiento a las físicas, realistas y trabajadas en todo momento. Los entornos, por su parte, son una simple capa, como si de un fondo de escenario teatral se tratase, quedando muy artificiales y estáticos, algo que en ningún momento se ha pretendido evitar.

En su aspecto sonoro Boom Blox no destaca en particular. No tiene doblaje, aunque sí una correctísima traducción a nuestro idooma, ni voces en ninguna lengua. Sólo hay efectos de sonido, muy variados, incluso para emular las supuestas voces de los personajes principales que son siempre animales y criaturas ficticias.

Apuntar y actuar

Como hemos dicho, la mecánica básica del título es esa: apuntar a pantalla y pulsar el botón A o B para interactuar con la parte exacta a la que hayamos apuntado. Así, podremos desde mover la cámara, hasta disparar a enemigos que no queremos que se acerquen a algún protagonista. La variedad de las misiones y los minijuegos dictan qué hacer en cada momento, aunque predominan las de disparar bolas (de béisbol o bolos) y las de sacar piezas (como en Jenga).

Para esto último, tendremos que utilizar alguno de los botones del mando de Wii o mover éste en una dirección. Y es aquí donde Boom Blox vuelve a sorprender, pues la implementación y la respuesta del Wiimote son absolutamente certeras y precisas, como nunca antes habíamos visto en juegos del género. Y es que es aquí donde se demuestra que este título está especialmente pensado para Wii, imposible de funcionar igual en otras plataformas, pues sería muy aburrido y mucho menos preciso.

Modos por doquier

Uno de los puntos fuertes de Boom Blox es que, pese a estar dirigido a un público ocasional y hasta infantil, es un juego largo y con muchísimas posibilidades. Para empezar, en sus modos para un jugador encontramos varios, aunque los principales son Exploración y Aventura. En el primero deberemos resolver decenas de misiones a cada cuál más compleja y que, a la vez, nos irán sirviendo de tutorial para ir cogiéndole todo el tranquillo a las mecánicas jugables ofrecidas por el título.

El modo Aventura nos narrará diferentes historias de cada uno de los tipos de personajes animales que hay. Empezando por las ovejas, ayudaremos en sus peripecias a las vacas, los perros, las ardillas, etc. pasando por varios marcos, como un bosque de leyenda medieval, una isla tropical, el lejano oeste o una noche encantada. Casi al igual que en el modo Exploración, las misiones se sucederán de forma lineal y bien separadas unas de otras, proponiéndosenos diferentes acciones a realizar en cada una y pudiendo obtener Oro, Plata o Bronce en la clasificación final de cada una de ellas.

Son muchas fases y conseguir todas con buenos resultados nos será bastante costoso. A medida que avanzamos por éstos y los demás modos para un jugador se nos irán desbloqueando algunos extras, como piezas que poder utilizar en el editor de niveles o nuevos personajes y vídeos. La interfaz de todo el juego en simplísima y siempre tiene todo perfectamente explicado, con letra grande y palabras sencillas, claramente dirigidas a los más pequeños de la casa.

Pero es en su modo multijugador donde Boom Blox guarda su esencia más "casual" y a la vez más divertida. Al igual que en los modos para un jugador, ahora tendremos cientos de niveles y minijuegos diferentes en el modo Fiesta. Y es que encontramos desde juegos en los que disparar rápidamente, hasta otros en los que empujar piezas sin derribar la torre, un hockey sobre hielo a base de dar pelotazos, bolos clásicos, batallas por destruir el castillo del rival en menos tiempo... muchísima variedad.

Esto hará que Boom Blox sea rápidamente uno de los favoritos en las reuniones de amigos y en las partidas intensas, pues es entretenido y variado. Pero, pese a todo ello, a los juegos que contiene les falta siempre algo de frescura y frenetismo. Wii Play, Mario Party 8 o Rayman Raving Rabbids 2 seguirán siendo duros rivales a batir en esto de los minijuegos en multijugador. Boom Blox no terminará de convencer a los que busquen mucha emoción rápida y pique entre amigos, pues casi siempre se respira cierta tranquilidad y reflexión, quizá también porque es más estratégico que los mencionados.

Y por último está el modo Editor, al que no hay que menospreciar pues esconde un gran potencial también y alargará notablemente la vida últil del título. Sorprendentemente completo, sencillo de manejar y con múltiples posibilidades, nos encontramos ante una pieza esencial de este juego que pondrá a prueba nuestra creatividad. Podremos utilizar las construcciones creadas en partidas multijugador, compartirlas por Nintendo WiFiConnect24 con nuestros amigos y ponerlas a prueba en cada nuevo paso que demos en su creación. Toda una delicia.

 

 

Boom Blox es una idea excelente para el disfrute de pequeños y mayores. Su propuesta como juego lo hace divertido a la vez que brillante, ya que presenta un manejo con muchas posibilidades pero muy sencillo de llevar a cabo, pues casi todas las acciones se ejecutan simplemente con el movimiento del mando de Wii. Resulta un juego largo, variado y con una dificultad adecuada, que va creciendo a medida que se avanza en los retos. Su aspecto desenfadado y colorido hará que los más pequeños de la casa siempre quieran jugar con él. Quizá el sistema por turnos y la pasividad de algunos minijuegos sean los que produzcan reticencias en los que busquen emociones fuertes e intensas.

LO MEJOR

  • La precisión conseguida con el Wiimote.
  • La precisión conseguida con el Wiimote.
  • Pese a ser un juego de puzzles, es muy largo y variado.
  • Sus modos multijugador.

LO PEOR

  • Aunque muestra unas buenas físicas, se echa de menos algo más potente.
  • No es demasiado intenso o frenético.
  • Utiliza el modo online sólo para compartir creaciones con amigos.
  • Utiliza el modo online sólo para compartir creaciones con amigos.

CONCLUSIÓN

[image|nid=1466312|align=right|width=150|height=203]Boom Blox ha sido una sorpresa indudable. Desde que se mostraron sus primeras imágenes no fueron pocos los que auguraron un título más, con una mecánica que intentaría brillar pero que pasaría desapercibida ante tanta competencia. Pues bien, tras probarlo en profundidad se descubre un juego de buena calidad, no una obra maestra o algo excesivamente reseñable pero sí una opción muy considerable, sobre todo para los jugadores que no dediquen mucho tiempo a la consola y quieran títulos entretenidos con los que echarse unas risas con los amigos y familia. Boom Blox es simple en su manejo, claramente enfocado al público ocasional, pero puede llegar a ser complejo y ofrecer un verdadero reto en su jugabilidad. Pese a no ser demasiado frenético ni emocionante, es un juego variado y largo, que nunca se hará repetitivo y al que siempre estaremos dispiuestos a jugar en compañía. Su apartado gráfico le resta parte de la espectacularidad que podría haber alcanzado aunque no la pierde del todo, y su carácter infantil provocará cierta reactancia entre algunos usuarios. Spielberg ha hecho una buena entrada en el mundo de los videojuegos, ojalá continue al menos así. [image|nid=1465269|align=center|preset=inline] Pese a ser un juego de puzzles, es muy largo y variado. Sus modos multijugador. La precisión conseguida con el Wiimote.

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.