Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots, Impresiones

En la exclusiva presentación europea de Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots no sólo probamos la versión final del título, si no que lo completamos. Hasta donde Konami nos permite, os relatamos algunas de las claves del Metal Gear más importante en 20 años de historia de la serie.

En la exclusiva presentación europea de Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots no sólo probamos la versión final del título, si no que lo completamos. Hasta donde Konami nos permite, os relatamos algunas de las claves del Metal Gear más importante en 20 años de historia de la serie.

No es fácil escribir un impresiones con uno de los títulos más esperados de los últimos años. Y más complicado es si el estudio limita la cantidad de información que que se puede poner encima del papel mediante un acuerdo de confidencialidad de cuatro folios. Pero en un título como Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots, es totalmente admisible y comprensible; supone la pieza central que da credibilidad, coherencia y responde a veinte años de dudas y preguntas sin respuesta en la historia de la serie, y más de cincuenta en la trama magistralmente creada por Hideo Kojima. El Big Boss, los Patriots, Snake, Liquid, Ocelot, The Boss, quienes controlan los hilos, los Metal Gear, el ejército, un futuro desolado, repleto de guerra y unos ideales. Esos han sido los pilares centrales de esta serie de videojuegos que con Guns of the Patriors el 12 de junio, acabará cerrándose de una forma redonda y sin dejar cabo suelto.

hemos realizado una minuciosa cobertura a Guns of the Patriots, pero es realmente toda la que os podemos ofrecer sin vulnerar nuestro compromiso. Especialmente dado el deseo expreso de Hideo Kojima de reservar todas y cada una de las sorpresas que Metal Gear Solid 4 guarda en su interior. Que no son precisamente pocas.

Como todos los seguidores de la serie ya conocen, esta cuarta entrega se ambienta en un futuro muy cercano en el que la guerra está más presente que nunca. Existen multitud de conflictos a lo largo del mundo y la llamada 'economía de la guerra' -que representa todos los intereses comerciales derivados de ella, tanto para los diferentes gobiernos como para otras partes implicadas- sustenta naciones enteras. Es el motor del crecimiento económico internacional. En este marco, los contratistas militares han evolucionado hasta tal punto que ya no solo aportan mercenarios, si no ejércitos enteros a las guerras; son las llamadas compañías militares privadas -PMCs-. Son tan poderosas que por sí solas pueden decidir el sino de un conflicto.

Guns of the Patriots comienza en uno de estos escenarios, en una zona de guerra situada en oriente medio.Según han confirmado los informadores de la ONU, Liquid ha sido visto en esas tierras dirigiendo a una de las cinco PCMs más importantes del mundo, Praying Mantis, que libra un cruento combate frente a los insurgentes árabes. Snake, que sufre una afección que le provoca vejez prematura, es reclutado con el propósito directo de eliminarlo. Casi desarmado a su llegada, Snake recibe el apoyo de Otacon, quien prepara un equipamiento tecnológicamente a la última para esta última misión; el Solid Eye y el Metal Gear Mk II junto a un nuevo y revolucionario traje con tecnología OctoCamo. Seguidamente, debe establecer contacto con el grupo de informadores de la ONU que ha suministrado la información al respecto de Liquid; Meryl y su equipo, la Rat Patrol.

Este primer episodio de Guns of the Patriots se desarrolla íntegramente en territorio árabe, y de él proceden todas las escenas que han nutrido todos los tráilers y screenshots que se han lanzado hasta la fecha. Aunque ésto por supuesto no quiere decir que MGS4 se ambiente exclusivmente en este contexto, nada más lejos de la realidad, ya que el título presenta muchos otros entornos, y varios de ellos inesperadamente impactantes. Oriente medio tiene una paleta de colores muy similar a la de la misma sección de Call of Duty 4, con unas labores de localización centradas en Marrakech que reflejan una ciudad árabe en ruinas y en continuo combate.

La principal novedad de Metal Gear Solid 4 la supone el cambio a las reglas tradicionales de la serie que aporta. Por primera vez la infiltración se lleva a cabo en un cambo de batalla en pleno combate -No place to hide-, y es el jugador el que debe decidir en qué forma resuelve la situación. En medio de un combate constante entre los insurgentes y los soldados de Praying Mantis, debe escoger si mantener una postura de no intervención, de neutralidad y de pasar inadvertido para ambos bandos -que es más fiel a las bases de Metal Gear, aunque mucho más difícil dado el marco en el que se debe realizar la infiltración- o si por el contrario Snake asumirá un rol mucho más activo y será un combatiente más en medio de una guerra, luchando siempre en contra de las PCMs. Ambas tienen momentos totalmente reconfortantes, e incluso se puede escoger un rol mixto; infiltración en ciertos momentos y el combate más directo en otros.

Solid Snake se controla de la misma manera que el Big Boss en Snake Eater. Puede realizar acciones tales como agacharse, arrastrarse, andar, correr, reptar, rodar hacia adelante o realizar acciones evasivas hacia un lado, ponerse boca arriba desde el suelo -ideal para disparar desde esa posición-, agarrarse a los bordes y dejarse caer o ponerse contra la pared para asomarse y disparar-. En todos estos movimientos se nota la buena mano del asesor militar Motosada Mori, que ha conseguido imprimirles más realismo y recrear el proceder habitual de un soldado. Otras acciones que pueden realizarse para despistar al enemigo son golpear la pared, lanzar un cargador vacío, hacerse el muerto y también encañonarlos para que tiren las armas y registrarlos una vez se han rendido y robarles objetos. Adicionalmente Snake puede utilizar artillería pesada, como torretas, ametralladoras y morteros que aparezcan en el escenario o a bordo de vehículos.

El CQC, ese estilo de lucha cuerpo a cuerpo desarrollado por The Boss y Big Boss -maestra y alumno- regresa mejor que en  Snake Eater. Permite lanzar, agarrrar, reducir al enemigo, estrangularle, utilizarlo de escudo, desarmar, acuchillar, inmovilizar contra el suelo o registrar. Todo a base de combinaciones de R1, L1 y botones frontales. A lo largo del título existen varios momentos memorables donde el Close Quarters Combat debe utilizarse obligatoriamente para derrotar al enemigo.

Dejando de lado el Solid Eye y Metal Gear Mark II de los que hablaremos más adelante, el OctoCamo es una de las piezas centrales de la jugabilidad en MGS4, una evolución del acertado sistema de camuflaje de MGS3, pero que en esta ocasión directamente mimetiza los textura y color de cualquier superficie simplemente al entrar Snake en contacto con ella. Además el traje creado por Otacon tiene memoria y permite volver a utilizar un color ya empleado rápidamente -eligiéndolo desde el menu-. El OctoCamo es capaz de darnos fácilmente y de forma pasiva, porcentajes de camuflaje cercanos al 90%, algo que ayuda muy mucho a la misión.

El Solid Eye, ese dispositvo en forma de moderno parche que Kojima ha introducido a modo de homenaje al Big Boss, permite a Snake habilitar las funciones del radar en el mapa, ya que inicialmente no se dispone de éste. Además de las funciones de detección que todo radar ha traído consigo en la serie -aunque el Solid Eye va más allá- incorpora tres modos de visión, el normal muestra datos básicos sobre enemigos -tipo, energía- y objetos -ítems, munición, armas, etc-, el segundo es la providencial visión nocturna con detección térmica -clave en varios momentos como los buenos aficionados a la serie podrán intuir- y un tercero que únicamente hace las veces de prismáticos, para explorar el entorno a distancia. Se ha incluido un anillo que aparece alrededor de Snake cuando aparecen enemigos. Es más un halo que emana y cuyas ondas muestran la dirección e intensidad del peligro a modo de indicador visual.

El Metal Gear Mk II es un pequeño robot diseñado por Otacon para dar apoyo a Snake en el campo de batalla. Pude utilizar camuflaje termo óptico, haciéndose prácticamente indetectable y es especialista en hackear dispositivos, abrir puertas, desactivar trampas o reestablecer comunicaciones, por medio de su tentáculo electrificado, que también puede dar descargas eléctricas para aturdir al enemigo. Es una novedad bienvenida, mejor aprovechada en los modos de dificultad más elevados -el juego dispone de cinco; Fácil Liquid, Normal Naked, Normal Solid para Europa y Norteamérica, Difícil Big Boss y Extremo The Boss- y en secciones puntuales en las que es la única forma de abrirnos paso.

En su faceta como shooter Metal Gear Solid 4 incorpora  tres cámaras diferentes a la hora de abrir fuego, que dependen del modo en el que se haya configurado la puntería. El automático fija los objetivos con la misma cámara que las secciones de infiltración, pero se puede desactivar convenientemente en cualquier momento y configurarla manual, un modo en el que se utiliza una cámara por encima del hombre al igual que en Resident Evil 4, bastante inmersiva. Por último también existe una tercera opción que permite pasar de esa vista de shooter en tercera persona a una subjetiva de FPS puro y duro, solo pulsando el botón triánagulo, y utilizando la mira de cada arma -que puede ser la propia que viene de serie, mira láser o telescópica-.

Uno de los personajes que más presente estará durante toda la historia, con el permiso de Otacon, será Drebin, un debutante. Es un traficante que trabaja en Arms Tech y gracias a ello puede tener acceso a chips de identificación vírgenes con los que "lava" las armas y permite su utilización al margen del sistema Son of the Patriots (SOP) -en MGS4 el armamento va unido al soldado mediante chips de ID que sólo permiten que sea éste quien las utilice-. Podemos acudir a su tienda en cualquier momento del juego, escogiendo la opción desde el menú de pausa. Allí nos dispensará pistolas, ametralladoras, rifles, escopetas, fusiles de asalto, explosivos y cualquier arma imaginable, así como munición y componentes para personalizar las armas.

Para pagar a Drebin por sus servicios deberemos recolectar créditos obtenidos al recoger las armas de los enemigos caídos; Snake se queda con el primer arma de cada nuevo tipo recogido y con toda la munición, pero vende a Drebin las armas que encuentre y que ya tenga su arsenal. Los precios de la tienda varían según la situación del campo de batalla, la zona del combate y las condiciones del arma, igualmente los miércoles y domingos ofrece un 20% de descuento.

Guns of the Patriots ofrece un novedoso sistema de personalización del armamento, como se desveló casi al mismo tiempo que el anuncio del título. Podemos mejorar las armas a demanda, añadiéndoles silenciadores, un haz de luz, mira láser o telescópica, módulos lanzagranadaa o escopeta, empuñaduras para añadir mayor estabilidad y otros ajustes, previo pago de una cantidad en créditos a Drebin. Resulta más fiable centrarse en un buen rifle de asalto y mejorarlo hasta el máximo que admita que en comprar diferentes armas de la misma clase y no tener una especialmente decisiva. Todas las armas tienen diferentes características en base al daño, impacto, penetración, estabilidad, capacidad del cargador y velocidad de recarga. Cada una presenta una descripción de su procedencia, así como su peso, dimensiones y distancia de tiro.

En la parte superior izquierda de la pantalla hay dos indicadores, energía y psique -condición psicológica-, así como un indicador de estrés. La fatiga acumulada a través de las horas pasadas en el campo de batalla repercute en Snake, subiendo su nivel de estrés que afecta directamente a la puntería -se torna inestable- y haciendo aparecer cierta visión borrosa. Para relajar al protagonista podemos recurrir a infusiones de hierbas, fumar -todo el juego fomenta aparentemente este mal hábito-, descansar e incluso tomar esos polémicos medicamentos que son los relajantes musculares.

Otra novedad que se ha introducido, dado el carácter de pieza central de la serie que tiene MGS4, son los flashbacks. En determinados momentos -muy numerosos- a lo largo de secuencias intermedias, un icono del botón X del DualShock 3 aparecerá en pantalla al mentarse un personaje, situación o recuerdo pasado. En ese momento, al presionar el botón, varias imágenes de ese elemento aparecerán de forma borrosa en pantalla. Pueden ser ilustraciones o imágenes in game de otros Metal Gear de la serie. Le dan un toque muy personal, ya que parece que estemos en la piel del mismo Snake recordando el pasado.

en esta entrevista en exclusiva- se ha puesto en duda el potencial gráfico de Metal Gear Solid 4 y su rendimiento en PlayStation 3. La serie siempre se ha caracterizado por aprovechar al máximo las plataformas en las que ha sido lanzado y Guns of the Patriots no va a ser menos. Los escenarios que retrata, con grandes batallas entre numerosos grupos de soldados, intercambio de proyectiles, explosiones y un escenario abierto, increíblemente detallado -mayor aún de lo que nos tiene acostumbrados la serie- cuajan uno de los tres mejores entornos visuales que PlayStation 3 ha tenido el privilegio de contar.

Aún así no está exento de detalles mejorables a nivel tecnológico, por ejemplo, cierta inestabilidad puntual en momentos de gran demanda gráfica, que repercuten sobre la tasa de frames por segundo, o algunas texturas secundarias que no acaban de convencer. Pero las virtudes anteriormente citadas junto a la escala de los escenarios, la sensación de estar en un entorno autónomo y las diferentes incursiones en terrenos geográficamente tan opuestos como los que se retratan en todo el juego, prevalecen sobre esos dos puntos. Y ello sin citar la carga cinematográfica del título en todas sus facetas -desde cinemáticas íntegramente llevadas a cabo con el motor del juego a las localizaciones que pueden encuadrarse con una cámara totalmente libre-.

En cuanto a otro de los temas polémicos, como ya adelantamos la semana pasada, se confirma que Metal Gear Solid 4 no tendrá doblaje español y únicamente contará con la traducción de todos sus textos -en la que pudimos comprobar varios fallos que habría sido deseable pulir. Fue el propio Kojima quien se disculpó tras no haber podido cumplir su deseo de que Guns of the Patriots contase con voces en castellano: "Les pido perdón a todos los seguidores españoles. Hace tres años, cuando estuve en Madrid con la gira de Snake Eater, dije que Metal Gear Solid 4 tendría voces en español. No he podido cumplir mi palabra, y lo lamento y me apena. Lamentablemente el Blu-Ray de doble capa no ha sido suficiente y nos hemos visto obligados a tomar una decisión muy delicada; recortar el contenido del juego o incluir en él una sola pista de audio, y esto último es lo que ha sucedido. Como creador debo cumplir mi palabra, pero en esta ocasión no he podido hacerlo y la versión española contará con voces en inglés y textos totalmente traducidos al castellano. Es una deuda que he contraído con España y que espero que el próximo soporte me deje saldar algún día" comentaba.

Hablar de una forma tan crítica de Metal Gear Solid 4 puede quizá transmitir una idea equivocada. Es por ello que queremos dejar claro que, una vez completado el título como lo hemos hecho, estamos totalmente seguros que es uno de los mejores títulos de PlayStation 3, si no su mejor videojuego exclusivo. Adicionalmente, el gran valor que contiene como gran final de una saga que durante veinte años ha sido un referente en la industria, copiada por otros y venerada por millones de seguidores, lo eleva automáticamente y antes de lanzamiento a la categoría de fetiche para toda aquella persona que quiera conocer respuesta a todos y cada uno de los interrogantes que MGS ha ido planteando en todos sus episodios. Después de él, esa búsqueda de respuestas que se tornaba en nuevas preguntas, habrá concluido por fin. Memorable y épico a partes iguales, Guns of the Patriots dejará huella en la industria tal y como Hideo Kojima nos tiene acostumbrados.

Sabemos que queréis saber más sobre Guns of the Patriots, pero creédnos; es mejor que no preguntéis. El 12 de junio tendréis todas las respuestas. Y lo que es mejor, las viviréis directamente vosotros mismos.

Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots

La última misión. El último capítulo. Solid Snake cierra su ciclo en Metal Gear Solid con Guns of the Patriots, el juego en el que todas las preguntas eternas de la serie acaban siendo contestadas.
Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots