Metal Gear Solid Online, Impresiones

Profundizamos sobre lo ya visto en el Tokyo Game Show acerca de una de las sorpresas más sonadas del pasado año, en una partida internacional de lo más interesante. Con una jugabilidad que se sustenta en el sistema clásico de la saga y una larga lista de guiños a los fans más acérrimos, Metal Gear Solid Online se convierte en aquello que llevábamos esperando durante mucho tiempo.

Profundizamos sobre lo ya visto en el Tokyo Game Show acerca de una de las sorpresas más sonadas del pasado año, en una partida internacional de lo más interesante. Con una jugabilidad que se sustenta en el sistema clásico de la saga y una larga lista de guiños a los fans más acérrimos, Metal Gear Solid Online se convierte en aquello que llevábamos esperando durante mucho tiempo.

Después del éxito cosechado por el multijugador de Metal Gear Solid 3: Subsistence, era cuestión de tiempo de una incursión más profunda por parte de Kojima y su equipo. Lo que no nos esperábamos era que se anunciase como un desarrollo independiente, y lo único que apareció en aquel momento fueron muchísimos interrogantes. Ahora, con las aguas calmadas, parece ser que se pueden aclarar algunos de ellos.

Desde el Tokyo Game Show, donde nuestro jefe de redacción pudo hacernos llegar sus impresiones acerca de este título, no hemos tenido la oportunidad de ver cómo le sienta a Snake ese componente social y competitivo, así que Konami preparó una pequeña competición entre distintos medios de toda Europa. Y si bien no nos enseñaron nada que no conociésemos por aquel entonces -salvo por la diferencia de idioma, ya que lo que probamos estaba en perfecto castellano-, sí que al menos nos dio tiempo para profundizar sobre lo que vimos en la capital nipona.

Como ya sabemos, Metal Gear Solid Online hará uso del motor gráfico que lucirá Guns of the Patriots, con ciertas limitaciones obvias para conseguir una tasa de framerate estable durante las partidas. Las texturas, a pesar de ello, se muestran muy detalladas, haciendo más que sólidos los variados escenarios en los que nos batiremos. Éstos recorrerán las distintas entregas de la serie -sólo hemos podido ver Grozny Grad, de MGS3: Snake Eater- y parece ser que estarán plagados de detalles que sólo los diestros en controlar a Solid Snake recordarán. Iluminación, efectos de polvo y explosiones tampoco desmerecen a lo ya visto, completando un aspecto al que no se le ha descuidado mimo en su presentación ni en su ejecución.

El jugador podrá encarnar a un soldado personalizado por él, con una amplia variedad de posibilidades para adaptarlo a sus gustos. Tono de piel, camisetas, pantalones, zapatos, gorra… y, por supuesto, nos han prometido que más de uno nos arrancará una sonrisa, como ya es costumbre en los productos de Kojima Productions. Lo que sí que se ha mantenido sin desvelar es la posibilidad de escoger entre los héroes y villanos de la historia, aunque parece que finalmente serán desbloqueables tras la consecución de una serie de logros.

Otro aspecto que seguramente provocará la ovación del respetable es la banda sonora. Ni más ni menos que absolutamente todas las canciones que hemos escuchado hasta hoy en un Metal Gear podrán ser escuchadas mientras nos encontramos en el fragor de la batalla. Incluidos hasta los de MSX, eso da lugar a una cantidad nada desdeñable para lo visto hasta ahora en este tipo de propuestas.

A la hora de ponernos a los mandos de nuestro alter-ego virtual, se mantiene prácticamente todo como hasta el momento lo habíamos visto en MGS4. La única alteración viene por parte de L1 y R1, usados para apuntar con el arma equipada y disparar respectiva. El resto se mantiene inalterable, desde arrastrarse por el suelo hasta los CQC o cualquier ataque a corto distancia.

Dicho esto, y ya dispuestos a ponernos en acción, nos pusimos a escarbar entre las distintas modalidades que tendrán lugar en la versión final. En su mayoría parece que revisitarán los típicos Deathmatch, deathmatch por equipos, capturar la bandera -aunque aquí como un pato como protagonista-… eso sí, seguro que más de una idea original tendrá cabida aquí. También se ha confirmado que para los neófitos habrá un entrenamiento al más puro estilo VR Missions -con los escenarios de MGSO, no los míticos virtuales-.

Donde sí que parece que se ha hecho hincapié es en la individualización de cara al trabajo en equipo. Para ello se hará uso de un sistema de habilidades: tal como ya vimos en títulos recientes como Call of Duty 4: Modern Warfare, el uso de ciertas características -como CQC o determinados tipos de armas- potenciará posteriormente la eficacia en su ejecución. Lo que se nos da a elección es la capacidad de especializarnos en hasta cuatro de ellas, mejorando así más rápidamente y enfocando nuestra forma de jugar tal y como deseemos. Si, por ejemplo, preferimos la acción como francotirador en lugares alejados, o si nos encanta el combate cuerpo a cuerpo, este sistema nos dejará permutar entre ambos. Por otro lado, también hay algunas posibilidades que nos serán útiles para más de un estilo, como la reducción del cansancio o la movilidad rápida.

Las batallas tienen un gran componente táctico gracias al sistema SOP integrado, que da la posición de todos los compañeros y comunicación a tiempo real por voz. Esto es debido a que un enfrentamiento directo uno contra uno suele terminar con el último que dispare muriendo, salvo casos más letales como granadas o disparos en la cabeza. En principio tendremos un autoapuntado muy útil para ataques rápidos, pero limitado en eficacia, así que si deseamos probar nuestra puntería siempre se nos dejará cambiar la opción manualmente.

En materia armamentística se ha optado por la variedad en lugar de la cantidad, a pesar de que se nos ha confirmado un gran elenco procedente de todos los capítulos. Existen armas primarias, que van desde rifles de francotirador hasta lanzacohetes, pasando por las típicos sub-fusiles y metralletas que todos conocemos. Por ahora no hemos vistos nombres que nos suenen como FA-MAS, Stinger o PSG-1, pero difícilmente dejarán de añadirse en la versión final. Luego tenemos el arma secundaria, pistola -tranquilizadora o estándar- y un tipo de granadas a nuestra elección -de humo, cegadora, explosiva o que intervenga en los radares-.

Disfrutamos de varias partidas en conquista, capturar al "pato" y el típico deathmatch por equipos. A la hora de mostrarnos a los más destacados, se toman datos como el número de muertes, de veces en las que te han dejado inconsciente o los disparos en la cabeza. Lo que prevalece finalmente, no obstante, son los objetivos de la misión en cuestión. En nuestro caso, y aunque no nos ha dado tiempo a dominar el sistema, los resultados han sido frenéticos: tanto un bando como otro se turnaban las victorias, primando ante todo la capacidad táctica del grupo.

Nuestras impresiones
A pesar de que Metal Gear Solid no presume de una jugabilidad muy compleja -es más, por muy difíciles que se planteen las situaciones, el fondo es puramente arcade- se está consiguiendo pulir una de la vertientes multijugador más destacadas en la nueva generación. El sistema de radar, combinado con el micrófono, apuntilla todo un helenco de habilidades en las que el personaje se podrá especializar de cara al trabajo en equipo.

Por otro lado, no hay que dejar de mencionar que estamos hablando de un producto hecho a propósito para los fans de Metal Gear, y eso es algo que se nota desde el primer instante. Quizás no estemos hablando de un complemento perfecto para Guns of The Patriots, menos aún teniendo en cuenta que en principio se vendería por separado. Pero de ser así, se nos aseguraría una longevidad más que considerable, culminándose una de las exclusivas más esperadas para PlayStation 3.

Metal Gear Online

Salto a multijugador de una de las franquicias más exitosas de la historia reciente de los videojuegos.

Metal Gear Online