Warhammer 40,000: Soulstorm, Impresiones

Soulstorm es la cuarta expansión de Dawn of War, el excelente RTS de Relic basado en el universo de Warhammer 40.000. Dos nuevas facciones, unidades aéreas o un nuevo sistema de metamapa para el modo campaña, son algunas de las novedades de esta entrega.

Soulstorm es la cuarta expansión de Dawn of War, el excelente RTS de Relic basado en el universo de Warhammer 40.000. Dos nuevas facciones, unidades aéreas o un nuevo sistema de metamapa para el modo campaña, son algunas de las novedades de esta entrega.

Relic continúa con su política de no dejar que sus juegos caigan en el olvido para los aficionados, intentando actualizarlos regularmente con expansiones para añadir contenido interesante que sirva tanto para invitar a nuevos jugadores como para mantener a los que ya tienen. Dentro de esa estrategia, Warhammer: 40.000 Dawn of War es el máximo representante gracias a sus tres expansiones, a las que pronto se unirá una cuarta: Soulstorm.

Warhammer 40.000 es fruto de años de creación constante por parte de Gaming Workshops y todos los aficionados que es un universo enormemente vasto con múltiples facciones que han ido surgiendo al cabo de los años. Por ello, no es de extrañar ver que incluso con el juego original y tres expansiones sólo se ha cubierto una pequeña parte de lo que este siniestro escenario es capaz de ofrecer.

Para seguir expandiendo este monumental RTS, Relic se ha aliado con de IronLore - Titan Quest y su expansión-, que lleva el peso de este proyecto y trabaja para intentar realizar algo que es bastante complicado: introducir dos nuevas facciones en un RTS que ya cuenta con siete. Cualquier entendido en juegos de estrategia en tiempo real sabe muy bien lo difícil que resulta acoplar tantas facciones, algo que se agrava cuando además esas fuerzas tienen estilos y unidades muy diferentes entre sí. Es algo particularmente delicado cuando se habla del modo online, ya que esta clase de juegos dependen en gran medida del equilibro para lograr un multijugador fluido e interesante y buena dinámica de combate en la que cada bando tenga contramedidas para las habilidades de los demás.

Dejando al margen los posibles problemas de diseño que puedan surgir, Soulstorm ofrecerá una serie de novedades importantes, que tendrán repercusión tanto en el modo campaña como en el modo multijugador. Las más evidentes son los ya mencionados dos nuevos bandos, que incluyen a los siniestros Eldar Oscuros y las fanáticas huestes de las Adepta Sororitas, también conocidas como las Hermanas de Batalla.

Los Eldar Oscuros son una de las fuerzas más tenebrosas del universo, una pequeña facción consecuencia directa de la gran caída del imperio Eldar. Para salvarse del hostigamiento del dios del Caos que ellos mismos habían creado, Slaanesh, una parte de los Eldar decidió abrazar con todas sus fuerzas el propio Caos y la corrupción que acarreaba antes de ser destruidos. Individualistas, traicioneros, lujuriosos y hambrientos de poder, los Eldar Oscuros no son una fuerza numerosa u organizada en la galaxia, pero su gusto por la piratería y los saqueos es conocido y temido ya que son capaces de atacar de forma rápida y brutal en cualquier momento.


Por su parte, las Adepta Sororitas son uno de los principales brazos armados de la Eclesiastía, que defiende y expande tanto la ley como la religión del Dios-Emperador de Terra. Es una fuerza exclusivamente formada por mujeres, dedicada a defender ardientemente la Fé contra las amenazas que suponen los heréticos y las fuerzas del Caos. Su devoción incondicional les proporciona una conexión directa con la esencia del propio Emperador, lo que les sirve para realizar poderosos Actos de Fé capaces de alterar el curso de una batalla y devolver la moral perdida a las fuerzas del Imperio.

De momento, la demostración de Soulstorm, que recientemente ha sido puesta en público, sólo permite jugar con los Eldar Oscuros, dejando disponible una escaramuza y una misión contra los Marines Espaciales. Aparte de poder echar un vistazo a esta facción, la demostración también sirve para comprobar uno de los elementos más importantes que se va a introducir con esta expansión: las unidades aéreas. Cada bando tendrá una nueva unidad aérea que puede servir para atacar y/o para transporte de tropas, lo que en la práctica va a cambiar muchas concepciones dentro de la habitual dinámica de una partida, además de alterar profundamente muchos mapas

Lo primero que queda patente en la demostración es que IronLore mantiene el mismo gusto por el detalle que Relic, algo imprescindible a la hora de dar a a cada bando la personalidad necesaria para que pueda identificarse con las ricas figuras del juego de mesa. Los edificios, las unidades y las voces refuerzan con efectividad la naturaleza de los Eldar Oscuros, algo que queda muy bien representado en la figura de su "mano de obra": humanos torturados, con el cuerpo plagado de latigazos y con una especie de yugo que sirve para poder invocar las estructuras necesarias; resulta verdaderamente lastimoso escuchar su voz cada vez que se le pide algo, especialmente cuando grita "no! con el látigo no!", contribuyendo a crear un convincente reflejo de la naturaleza de estos seres.

Al igual que los Eldar, su versión oscura tampoco es una raza muy dura o con una gran capacidad para soportar castigo, sus tropas palidecen a la hora de enfrentarse a los Terminator o Juggernaut de los humanos, pero lo que les falta en kilos y constitución lo compensan con sus artes oscuras y su tecnología, heredera de milenios de avances y alimentada por la naturaleza del caos. Sus naves son veloces y poseen un armamento poderoso, su poder de fuego y movilidad es más que notable e inclusos sus pocas unidades cuerpo a cuerpo pueden equiparse con dagas envenenadas que minan la moral de los enemigos.

Pero la mayor fuerza de los Eldar radica en el poder que les proporciona recolectar almas, un nuevo recurso exclusivo de esta facción, que puede tomar la esencia de los caídos en combates para alimentar sus propias energías. Tanto los esclavos como una unidad mecanizada especial pueden extraer el alma de los soldados muertos en batalla, lo que se va almacenando; con esas almas es posible convocar temibles poderes que llenan de miedo el corazón de los rivales, convoca tormentas y lluvias ácidas o incluso desencadena el más temible poder de esta facción: la Tormenta de Almas, que genera una vorágine de poder destructor que arrasa áreas completas.

La demostración es muy satisfactoria en líneas generales, aunque se han detectado algunos pequeños bugs en el trazado de rutas de las unidades más grandes, algo que se debería corregir de cara al lanzamiento en Marzo. Visualmente, el juego rebosa estilo y aunque esté lejos de lo que la propia Relic ha alcanzado técnicamente con su espectacular Company of Heroes -no hay que olvidar que el de Dawn of War es un motor con más de tres años encima-, sigue siendo un título con unos gráficos notables. La tecnología viene y va, pero el gusto por el detalle y el cuidado en el aspecto visual siempre permanecen, independientemente del tiempo que haya pasado.

Es una lástima que la demostración no ofreciera pistas sobre el nuevo sistema de metamapa que constituirá la columna principal del modo campaña. En Dark Crusade ya se pudo experimentar por primera vez con una campaña no lineal, en las que las facciones iban conquistando terrenos, almacenando recursos y haciendo a sus líderes más poderosos gracias a la adquisición e objetos y reliquias. En Soulstorm este sistema será más ambicioso y completo, con un mapa compuesto de varios planetas y con un mayor cuidado en el desarrollo del mismo para evitar algunos de los abusos a los que era proclive el anterior mapa -bastaba conquistar un par de puntos claves para encontrarse en una posición de dominio total, algo reforzado por la pasividad de la I.A rival-.

Sin duda, Soulstorm es una expansión ambiciosa y con muy buenas perspectivas. Las dos nuevas facciones son interesantes y aportan nuevas mecánicas frente a las otras siete, el nuevo sistema de campaña promete ser apasionante y en general se puede apreciar que se está poniendo el mismo cuidado que ha caracterizado al resto de las entregas. El concepto de una cuarta expansión para un RTS es algo nuevo y que genera lógicas dudas sobre si responde a un deseo real de expandir el juego o es simplemente una excusa más para explotar una tecnología ya bastante superada, pero casi todas las expansiones de Dawn of War han incorporado gran cantidad de novedades -siendo la excepción Winter Assault, la más pobre en contenido-, por lo que hay buenos augurios que llevan a pensar en un producto capaz de insuflar nueva vida a lo que es ya un magnífico conjunto.

Warhammer 40,000: Dawn of War - Soulstorm

Nueva expansión de la saga de estrategia en tiempo real Warhammer 40.000, que añadirá una nueva campaña y dos nuevas raza jugable: las Hermanas de Batalla y los Dark Eldar.
Warhammer 40,000: Dawn of War - Soulstorm