Pirates of the Burning Sea, Impresiones

La beta abierta de Pirates of the Burning Sea ya ha comenzado. Ambientado en el Caribe de 1720, el jugador deberá unirse a una de las tres facciones para hacerse con el control de los mares y puertos, comerciar y socializar con otros jugadores, a la par que enfrentarse a los bandos enemigos en combates de tierra e impresionantes batallas navales. ¡Yoho, yoho! ¡Un gran pirata soy!

La beta abierta de Pirates of the Burning Sea ya ha comenzado. Ambientado en el Caribe de 1720, el jugador deberá unirse a una de las tres facciones para hacerse con el control de los mares y puertos, comerciar y socializar con otros jugadores, a la par que enfrentarse a los bandos enemigos en combates de tierra e impresionantes batallas navales. ¡Yoho, yoho! ¡Un gran pirata soy!

El pasado viernes os ofrecimos 3000 claves de acceso a la beta de Pirates of the Burning Sea, la nueva apuesta de SOE en el marco de los MMORPG. Nosotros también nos hemos unido a esta comunidad de piratas, con el fin de avanzaros nuestras primeras impresiones a aquellos que no habéis tenido la suerte de jugar aun.

Elige tu bando y defiéndelo con tu vida

Tras descargar el cliente de la beta y una larga actualización a la actual versión, podemos empezar a jugar. Uno de los primeros pasos es elegir el servidor en el que queramos iniciar nuestra carrera pirata, para posteriormente crear a nuestro primer personaje y editarlo a nuestro gusto. Lo primero que debemos hacer para crear un personaje es elegir tres características principales: afiliación, carrera y género. Las dos primeras influirán notablemente en el devenir de nuestra aventura.

Podremos afiliarnos bajo tres banderas: Española, Británica o Francesa; o bien no casarnos con nadie e iniciar nuestra vida de pirata. Si elegimos alguna de las banderas se nos permitirá elegir nuestra carrera bajo las órdenes de la corona: oficial naval, corsario y librecambista. Como en cualquier MMORPG, cada clase tendrá sus ventajas y desventajas, además de determinadas habilidades únicas.

El paso siguiente será definir la apariencia de nuestro personaje. El editor sigue la tónica general que podemos ver en otros juegos: edición de la fisonomía, ropa y complementos. Cada apartado tiene a su vez varias opciones entre las que podemos seleccionar determinados elementos y en algunos casos los colores. El último de los pasos será darnos nombre y apellidos a nuestro personaje bien a nuestro gusto, bien usando un editor que proporciona nombres aleatorios dependiendo de nuestra nacionalidad. Como curiosidad, a las nacionalidades hemos notado que una vez creado un personaje bajo una determinada bandera, el resto de personajes que creemos en ese servidor deberán ser obligatoriamente de esa nacionalidad.

Los primeros pasos de un pirata

El principio de la aventura puede resultar bastante confuso, ya que empezamos en un barco atacado por piratas y deberemos eliminarlos al mismo tiempo que tomamos el primer contacto con los controles. Mayoritariamente podremos controlar todo a través del teclado, delegando al ratón a acciones de cámara, selección de objetivos y desplazamiento a través de los menús. No obstante también hay opción, aunque quizás menos cómoda, de control por ratón para seleccionar habilidades en sus respectivos iconos o controlar la dirección del barco. Pero como decimos el teclado es la vía más fácil y directa.

Tras acabar con unos cuantos piratas enemigos en la cubierta de nuestro barco, la acción cambia a una nueva perspectiva y la cámara enfocará a nuestro barco en mar abierto. Con ello empieza una batalla naval también a modo introductoria para abatir dos embarcaciones enemigas. Con esta primera toma de contacto sobre las olas nos daremos cuenta de un elemento decisivo para alcanzar la victoria: el viento. Como es obvio, gracias a él podremos desplazarnos a mayor velocidad y realizar tácticas con las que sorprender al contrario.

Para conseguir victorias influirá nuestro nivel, pero también conocer la información de batalla del enemigo. Cada nave tiene varios medidores que se muestran por defecto en la parte superior de la pantalla y que responden a las siguientes características: blindaje del casco y estructura interna, tripulación viva, fuerza de las velas, cañones disponibles y la moral de nuestros hombres. Es muy importante vigilar las velas pues si son derribadas tendremos la batalla casi perdida, y si la estructura interna de la nave se destruye por completo seremos llevados a puerto y fracasaremos la misión.

Otro punto fundamental son los cañones que deberemos armarlos con una determinada munición que dependerá de nuestro tipo de ofensiva. Tendremos munición bien para destrozar el casco del barco enemigo, para destrozar las velas, o bien metralla para acabar con su tripulación. Además resulta gratificante ver como tanto la nave como los enemigos se van deteriorando en tiempo real según avanza la batalla. Cuando tanto el número de enemigos a bordo como la movilidad sean reducidos, aumentarán nuestras oportunidades de abordar la embarcación para acabar con los supervivientes y hacerse con el botín que posteriormente podremos vender en el puerto.

La vida en el puerto

Los diferentes puertos a lo largo de todo el Caribe serán los lugares que más visitaremos, pues implican el mayor contacto con el resto de jugadores y de socialización. En los puertos podremos aprender nuevas habilidades para usar tanto en tierra o mar, podremos vender nuestros tesoros, cambiar nuestra apariencia, comprar mejores armas, mejorar nuestro barco o hacerse con una nueva y mejor embarcación. En cada puerto podremos crear un pequeño almacén dónde almacenar nuestros tesoros y objetos, pero también podremos levantar nuestras propias estructuras con los que explotar los recursos de la zona (como por ejemplo la madera), para posterior comercio con ellos.

Además, en las ciudades podremos aceptar diferentes tipos misiones con los que ganar dinero, respeto y experiencia. Existen misiones de ir a determinado punto de la ciudad y hablar con otro personaje, aquellas en las que tendremos que visitar la guarida de otros piratas para robar determinado objeto, acabar con toda una flota enemiga o proteger a otra embarcación de nuestra bandera.

Primeras impresiones

A fecha de hoy el juego presenta varios bugs que se están reportando y solucionando continuamente, por lo que es bastante difícil ofrecer unas impresiones de lo que finalmente será el juego. La comunidad beta es bastante extensa y aunque superados por los extranjeros, la comunidad española es bastante numerosa.

Visualmente el juego entra muy bien por los ojos para tratarse de un MMORPG, más concretamente los niveles de batallas navales. El mapeado es bastante grande, así como el número de ciudades. Pero se echa de menos poder explorar libremente y fuera de misión espacios de terreno que no sean las cubiertas del barco enemigo o las ciudades.

El punto fundamental y mejor trabajado por el momento son las batallas navales, muy completas y entretenidas incluso jugando contra la NPCs, mejorando notablemente si competimos contra otros usuarios en batallas PVP.

Se le ha dado muchísima importancia a las misiones, a diferencia de otros juegos dónde la socialización y los paseos por el mundo son la tónica general muy por encima de las sidequest. Si bien englobamos el juego dentro de los MMORPG, nos vamos a encontrar con un producto muy distinto a lo que nos acostumbran otros títulos como WOW, FFXI o Lineage. El concepto de juego es totalmente distinto.

Pirates of the Burning Sea

Este juego de rol masivo online se situa en el año 1720, donde la tierra descubierta por Colombo se ha convertido en el campo de batalla. Elige un bando, España, Francia o Gran Bretaña y lucha por dominar el Caribe.
Pirates of the Burning Sea