Los Simpson: El videojuego
Los Simpson: El videojuego
Carátula de Los Simpson: El videojuego
  • 7

    Meristation

Springfield a dos pantallas

Pablo González Caith_Sith

La familia creada por Matt Groenning se adentra en Nintendo DS con un título más que digno, un plataformas que retoma la jugabilidad y la línea argumental de las versiones para consola doméstica, todo envuelto en un apartado gráfico realmente bueno. Prepárate para controlar a Bart, Lisa, Homer y Marge en la aventura de sus vidas.

Tras una notable incursión en las consolas domésticas con el título homónimo, la familia más conocida de Springfield se adentra en la portátil de doble pantalla de Nintendo recuperando toda la grandeza de dichas versiones e incluso el mismo esquema jugable.

Hasta ahora, los títulos para portátiles basados en la obra de Matt Groening habían sido bastante mediocres, especialmente los surgidos del paso de sistema de sobremesa a máquina de bolsillo. Como ejemplo podríamos citar el mediocre 'The Simpsons: Road Rage'; por suerte, hablando de juegos originales, tenemos algún representante bastante digno remontándonos a los tiempos de Game Boy, como el divertidísimo 'Escape from Camp Deadly'.

Las tornas han cambiando y por fin encontramos un título digno de ser jugado. La base tanto jugable como argumental es invariable con respecto al juego analizado la semana pasada en su versión para Xbox 360: Bart va a la tienda de videojuegos a comprar el 'Grand Theft Rasca', pero su madre le caza 'in-fraganti' y se lo quita, considerando que es un juego demasiado adulto y violento.

Bart, cabizbajo y resentido, vuelve camino a casa por un callejón en el instante en el que cae del cielo un manual, irónicamente el de 'Los Simpsons: El videojuego'. Leyéndolo, Bart descubrirá que tanto él como los miembros de su familia disponen de superpoderes, por lo que todos ellos decidirán probarlos en varias alocadas fases que parodian no sólo a películas, sino también videojuegos como Pokémon o Super Mario Bros. ¿Absurdo? Sí. Pero también realmente divertido.

Jugabilidad
El juego de Los Simpsons no sólo parodia a Super Mario Bros., sino que además también recoge su mecánica clásica, que a su vez puede encontrarse en infinidad de títulos del género. Es decir, que nos encontramos con un plataformas de avance lateral donde tendremos que saltar de un lado a otro, acabando con enemigos que salen al paso y que van desde los más icónicos personajes de Springfield (Barney, Moe, Willie) hasta otros genéricos creados para la ocasión.

Así, todo el título consiste en lo que hemos visto mil y una veces, sin aportar nada nuevo a una mecánica que se ciñe rígidamente a 'si algo funciona, ¿para qué cambiarlo?'. Visitaremos localizaciones como un museo de arte natural, un bosque, una fábrica, la central nuclear o la mismísima ciudad en un entorno libre. Básicamente el desarrollo es el de siempre: pasarse el nivel uno para ir al segundo, etcétera.

En este sentido estamos ante un plataformas sin ningún elemento que asombre. Por suerte, la diversión se dispara cuando hacemos caso al argumento del juego: la familia Simpsons tiene poderes que puede usar para avanzar en las fases, y las explotaremos continuamente para ello.

Bart por ejemplo puede convertirse en Bartman, lo que le permite, además de planear, poner su capa a modo de globo e impulsarse mediante chimeneas o conductos de ventilación. Homer es capaz de convertirse en una bola a costa de calorías, para lo cual encontramos un gráfico en la zona inferior de la pantalla. Lisa, por su parte, es capaz de utilizar su 'zen' para levitar mientras que, con su poder, mueve objetos de un lado a otro.

Los niveles están provistos de elementos interactivos que requerirán del uso de varios personajes para avanzar. Por ejemplo, a una zona alta sólo podrá acceder Bart planeando, y sólo Homer podrá destrozar obstáculos de gran tamaño hecho una bola. Marge y Maggie podrán entrar en zonas pequeñas, mientras que Lisa abrirá el camino con su previamente comentado poder.

Las fases son, así, bastante divertidas por el hecho de tener que usarlo todo a nuestro alcance para no fallar. Esto se ve arropado por una curva de dificultad muy buena, que hacen el título accesible para todo el mundo. La diversión está garantizada tanto a nivel de guión -brillante, en la línea de los mejores capítulos de la serie-, como por los numerosos guiños y referencias a otros juegos/películas. Sin ir más lejos, uno de ellos es un esqueleto de Yoshi -con la lengua roja incluida- que puede encontrarse en el museo.

El modo historia es, de todas formas, bastante corto, pudiendo pasarse en dos-tres tardes sin mayor problema. El hecho de incluir numerosos checkpoints en cada fase hace que superarlo sea bastante más sencillo, y lo mismo puede decirse del hecho de que disponga de vidas infinitas. Pese a todo, los minijuegos que pueden disfrutarse mediante varias DS con un solo cartucho animan un poco la función.

Apartados técnicos
Gráficamente estamos ante un juego realmente cuidado, haciendo uso de unas Cel Shading bastante notables. Son totalmente diferentes a las que nos mostró Zelda Phantom Hourglass hace unas semanas, apostando éstas por acercarse al máximo al dibujo original, pero en cualquier caso luce realmente bien.

Los escenarios son sencillos, pero cuentan con algunos detalles dignos de remarcar -de nuevo, los guiños-, y los efectos  de luz tampoco le andan a la zaga. Ciertamente a nivel general es un título cuidado, mas de lo habitual en productos de licencia, siendo bastante sólido en conjunto. Se le une además un apartado sonoro brillante, con voces -las mismas de la serie- y FX simples, pero dignos.

LO MEJOR

  • El guión..
  • Gráficamente es genial.
  • Las habilidades de cada miembro de la familia Simpson están implementadas perfectamente, haciendo los niveles muy amenos.
  • Los múltiples guiños y referencias.

LO PEOR

  • Ausencia de modo cooperativo.
  • Es demasiado corto, y al ser tan divertido, acaba sabiendo 'a poco'.

CONCLUSIÓN

'Los Simpsons: El videojuego' es un producto bien acabado, un buen plataformas para los fans acérrimos de la familia amarilla que explota bastante bien las posibilidades de la máquina. Usa poco la táctil (con Lisa), pero tampoco lo necesita en exceso. No es un juegazo ni una Obra Maestra, pero cumple perfectamente su cometido, que no es otro que el de divertir a costa de gags que envuelven un sistema de juego sencillo, directo y anclado en las innovaciones de hace quince años. - Los múltiples guiños y referencias.- Las habilidades de cada miembro de la familia Simpson están implementadas perfectamente, haciendo los niveles muy amenos.- Gráficamente es genial.- El guión..

7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.