MotoGP 07
MotoGP 07
  • Plataforma PS2
  • Género Conducción
Carátula de MotoGP 07

El caballo de metal de CAPCOM

Juan Porteiro

Hace meses, sorprendentemente, CAPCOM se hizo con la licencia MotoGP para desarrollar juegos de la franquicia deportiva que hasta ese momento poseía NAMCO. Los creadores de PacMan habían creado una saga arcade, pero ha tenido que ser Capcom y Milestone los que de verdad aprovecharan el juego de verdad.

Resulta raro hablar de un racing game de una compañía tan poco prolífica en el género como CAPCOM. No es esta compañía un buque insignia de las carreras, como sí puede serlo Clímax Studios, Namco o los más famosos: Polyphony Digital. A destacar una curiosidad hecha videojuego hace cinco años, 'Automodellista', que no resistió ni el tiempo ni las comparaciones con otros juegos.

Sin embargo, se han embarcado en una licencia tan apetecible como la de 'Moto GP', la competición oficial de motociclismo más famosa del mundo, por encima incluso de la de Superbikes (que, curiosamente, también han realizado los chicos de Milestone). Los responsables de CAPCOM han tenido a bien encargarle el desarrollo del juego al grupo desarrollador de Milestone, autores estos últimos años de varios juegos sobre las dos ruedas: Super Bikes Riding Challenge' o el reciente 'SBK07' antes nombrado.

La experiencia unida de los anteriores MotoGP programados por Namco (no confundir con los juegos homónimos desarrollados por Clímax Studios para las consolas de Microsoft y PC) y la propia desarrolladora Milestone han dado lugar a un juego bastante más profundo que los programados por los creadores de PacMan. Estamos hablando de un juego con una mecánica de control más depurada, más opciones de manejo y un acabado jugable al que se le pueden poner pocas pegas, aunque algunas sí.

Siempre se ha tachado a los capítulos de la saga de Namco de un control y una dinámica de movimientos demasiado arcade, con poco acercamiento al terreno de la simulación. Un giro de la máquina demasiado inestable, poco lógico y nada realista, que se unían a modos de juego divertidos, pero carentes de gran sensación de competitividad. Estábamos ante un 'esquiva objetos', por decirlo de alguna forma. Les faltaban detalles y mecánica de juego que sí poseen en gran medida el juego de Milestone.

¿Es por ello peor juego el de Namco?. Ni mucho menos, era un título que se centraba en su componente arcade, sello de identidad de la casa, con Ridge Racer al frente. Esperábamos que CAPCOM cambiase su punto de vista, y así ha sido. El resultado está en vuestras manos, y nosotros os lo acercamos. Veamos qué tal ha quedado...

G r á f i c o s  .-
No es éste el apartado más brillante del juego de Milestone. De hecho, se ha utilizado el mismo motor gráfico de su juego 'Superbike 07', mejorado en ciertos aspectos. La intro, los menús y el estilo visual del juego utiliza imágenes, tipos de letra y diseños propios de la licencia oficial del campeonato, con lo que la ambientación e inmersión en la competición está asegurada. No hay opción 60 hz., algo que tendría que estar presente para una mayor suavidad del juego.

Los pilotos y motocicletas tienen un acabado más que decente para el poderío de la máquina, y por fin vemos un MotoGP con las motos con ruedas redondas de verdad (se puede apreciar perfectamente en el modo Orbita, que después explicaremos). El texturizado de pilotos, circuitos y motos es de buena calidad, aunque se notan en ciertos mapeado borrosos con demasiada frecuencia. La textura del asfalto es de lo mejor del programa, sobre todo con los efectos de luz afectándole de cara.

De lo que no puede presumir el juego es de una buena ambientación visual, ya que serán pocos los elementos secundarios que den vida y color a los circuitos. Alguna columna de humo por  bengalas, un público demasiado cutre, casi sin banderas, y elementos tan conocidos como la mítica curva de Laguna Seca, conocida como "el sacacorchos", que no tiene un grado de detalle muy alto. Los circuitos no destacan por su profusión de detalle, aunque encontramos algún elemento que destaca sobre el nivel medio que presentan los circuitos.

Hay que destacar que el motor gráfico no se resiente en ningún momento con bajadas de framerate, aún poniéndolo a pruebas de estrés con más de 10-12 motos en pantalla con algún accidente y con efectos de partículas por el polvo y lluvia que se levantan en ciertos momentos. También es verdad que ni la lluvia ni el polvo tienen un acabado excelente, sino más bien esquemático y algo pobre. En cuanto a la iluminación, no hay nada que destacar de forma clara, ya que excepto el efecto lumínico sobre el asfalto, el resto no destaca en ningún momento.

Las animaciones de los pilotos tampoco son muchas, y eso se demuestra sobre todo en las caídas, con cuerpos muy rígidos que casi no se mueven al caer ni dan muestras de dolor. Las tumbadas en curva, frenazos, la posición aerodinámica al coger velocidad o las apuradas de frenada levantando el cuerpo para reducir la velocidad no son nada que no hayamos visto ya en 'SBK07', y en algunos momentos nos parecerá estar viendo el mismo juego con distintas texturas en los pilotos y motos.


Tenemos cuatro cámaras para seguir la carrera, dos exteriores y dos interiores, una de ellas subjetiva desde el manillar de la moto. Con cualquiera de las exteriores es fácil seguir la carrera y adelantarse a las curvas, pero con las subjetivas y su dinámica de movimiento de la moto no será fácil adaptarse a la entrada en curva por la poca visibilidad que poseen. Aún así, es atractiva esta vista por la inmersión que produce, aunque la calidad de los acabados de la moto no sea especialmente llamativa.

Las repeticiones de las carreras no llegan a alcanzar el nivel televisivo que sí tenían en el juego de Namco. Pocas cámaras y ninguna de ellas es inmersiva en ningún momento, no dará la impresión de estar viendo una carrera con una dirección de cámaras de buena elección de posiciones, la verdad. En cuanto al modo Orbita, éste se puede activar en cualquier momento al pausar el juego y ver nuestra moto desde cualquier ángulo, aumentando o disminuyendo el zoom, girando con los sticks sobre la moto. Una nota curiosa.

En definitiva, un juego que simplemente cumple en su apartado gráfico, sin destacar en nada pero sin tener ningún elemento que quede muy por debajo del resto. Un motor gráfico que no presenta bajones en la tasa de frames, pero con unos modelados algo básicos, unas motos con texturas decentes y unas animaciones de los pilotos poco conseguidas. No destaca en nada, pero tampoco quede por debajo de ningún otro juego en demasía.

M ú s i c a  .-
Totalmente prescindible, aséptica y fría. Ritmos disco para los menús, y poco más. Encima, los temas son poco trabajados, sin ritmo y nada pegadizos. Simplemente añaden ambientación a los menús, pero incluso eso en poca medida. Se nota que Milestone no ha trabajado este apartado en demasía, ya que no era algo que les preocupara. Y así ha quedado.

S o n i d o   F X  .-
Cumplen y poco más. No hay la contundencia en la reproducción de los motores de las motos que esperábamos, ni la ambientación de los circuitos es espectacular. Se puede activar sonido Surround, pero ni está conseguido en su aspecto espacial ni presenta un acabado brillante en la limpieza de los sonidos, ni notamos diferencia en el sonido entre las distintas cámaras disponibles (una subjetiva, pero como si nada). Como decíamos antes, cumple sin más, pero es bastante mejorable. El apartado sonoro de los juegos de Milestone no es precisamente su gran valor…

J u g a b i l i d a d  .-
El mejor apartado del juego, ya que Milestone sabe combinar el buen uso de la licencia con un modo simulación que logra reflejar en pantalla y en el pad la potencia, respuesta y velocidad que alcanzan estas motos del campeonato mundial de MotoGP. Encontraremos los 18 circuitos del mundial y todos los pilotos de este año, con Stoner, Rossi, Pedrosa, Capirossi o Melandri a la cabeza, todos ellos disponibles para nosotros en los distintos modos de juego.

Como decíamos, tendremos varios niveles de control para adecuarse a la conducción que cada usuario quiera tener. Para ello, empezaremos con un tutorial donde tendremos que dar 30 vueltas al circuito de Laguna Seca. Según nuestra conducción y nuestros errores, la CPU nos aconsejará un modo de conducción u otro: desde el fácil y sencillo modo 'Arcade' donde es difícil caerse, pasando por el modo 'Avanzado', donde ya tendremos contacto con la realidad en cuanto a peso, inercia y velocidad de la moto, hasta el modo 'Simulación', donde tendremos que tener en cuenta el freno trasero independiente, el balanceo del cuerpo del piloto en curva, o la pérdida de adherencia de las ruedas al salir de curva abriendo puño.

Hay que dejar claro que aunque el juego nos aconseje un nivel determinado, nosotros podremos seleccionar el que queramos de entre los tres disponibles. Si queremos empezar por conocer las motos y los circuitos sin más, mejor comenzar por el modo Arcade, y el último paso será llegar al modo Simulación, donde ya tendremos que tener en cuenta todos los aspectos que afecten al manejo de la moto. En este caso hay que destacar negativamente que las opciones mecánicas son bastante pobres y limitadas, pudiendo decidir de forma básica en muy pocos apartados mecánicos y sobre los neumáticos a utilizar.

El control de la moto, obviamente, como mejor se disfruta es con el modo Simulación. Ahí ya tendremos que tener una conducción lo suficientemente buena como para tener posibilidades de entrar en podio en las carreras. El aprendizaje previo de cada circuito es esencial, ya que la actitud de la moto en cada curva o en cada recta, deceleración o salida de curva es esencial para mantener una continuidad en carrera muy importante para llegar a las últimas vueltas con opciones.

La posibilidad del freno trasero independiente nos abre la posibilidad en la conducción de forma clara, ya sea para conseguir frenadas distintas según el ángulo de la curva y velocidad que llevemos, o para adelantamientos en giro según la acción de los demás pilotos. También el balanceo del cuerpo del piloto nos permite apurar más las frenadas y utilizar el cuerpo para frenar más la moto o para tomar mejor una curva cerrada. El control se ha depurado algo más con respecto al que Milestone nos enseñó en 'SBK07', sobre todo en la respuesta de la moto al acelerar y la dinámica de movimientos en general, más suave y mejor representada en carrera. Hay que remarcar en el plano negativo que no se ha mejorado el giro a altas velocidades, ya que la moto sigue sin dar mucha sensación de peso para girarla en marchas altas, algo que debería ser así.

En cuanto a modos de juego, estamos ante 'más de lo mismo', sin novedades destacables en ningún caso, y con alguna ausencia que, en caso de incluirse, sería un punto muy importante a favor para hacerse con el juego. Desde el modo 'Carrera Rápida' donde podremos correr en el circuito que queramos y en las condiciones que deseemos (condiciones climatológicas, nº de vueltas, dificultad,...), pasando por el modo 'Contrarreloj' para mejorar poco a poco nuestros tiempos en cada circuito.

También el modo 'Desafíos' donde tendremos 100 pruebas distintas donde tendremos que cumplir las condiciones que nos marquen. Al cumplirlas, iremos desbloqueando pilotos, circuitos, motos y otros ítems. La estrella es el modo 'Campeonato', donde tendremos que correr una temporada entera para llegar a lo más alto. Finalmente, el modo 'multijugador' que es para dos jugadores mediante split-screen. No hay ningún modo de juego on-line, desgraciadamente, ya que el nivel de simulación y el realismo que desprende el juego en su mecánica haría de éste uno de los títulos más jugados por la red.

En definitiva, un juego que recupera para la licencia oficial una simulación que no habían poseído sus anteriores capítulos de Namco, con distintos niveles de control para adecuarse a cada jugador y modos de juego clásicos sin innovar en este caso. Lo mejor es su apartado jugable, y lo peor la falta de novedades en cuanto a modos de juego.

C o n c l u s i ó n  .-
El mejor MotoGP que ha visto PS2 está en nuestras manos. El más completo, el más realista en su manejo y el más divertido por su profundidad y por el reto que se presenta para los jugadores de la consola, acostumbrados a un arcade sin 'chicha' en la licencia. Milestone le ha dado la carga que el título necesitaba, con una curva de aprendizaje, una dinámica de movimientos y un motor físico que sí acompañan la calidad final de la simulación pretendida. Eso no quita que para los más directos, encuentren un nivel de conducción parejo a su grado de dedicación al juego, con pocas preocupaciones aparte de intentar quedar el primero.

Si Namco hubiese dado el toque a su juego que sí le ha sabido imprimir Capcom al elegir el grupo de programación, su historia pasada sería distinta. Tiene defectos, como un apartado gráfico mejorable, unas caídas algo simples, unos replays que no alcanzan el nivel que sí conseguían los juegos de Namco (en lo único que le ganan) y la ausencia -por enésima vez en la saga- de un modo on-line que podría hacer del título el más jugado en PS2 por la red. Visualmente es similar a 'SBK07', en conducción es algo más depurado, pero la licencia oficial del campeonato acaba por auparlo al primer puesto de juegos de motos de PS2, con permiso de Tourist Trophy. El juego de Polyphony era precioso, pero de competición tenía poco. Éste peca de falta de trabajo visual, pero en lo demás es el mejor.

L o   m e j o r  .-
- La mejor simulación de la licencia en PS2
- Opciones de control para todos los gustos
- Licencia de MotoGP aprovechada por fin
- IA bien diseñada

L o   p e o r  .-
- Gráficamente no aprovecha para nada PS2
- No hay modos on-line que le darían mucha vida
- Sonido y música mejorable