Super Paper Mario
Super Paper Mario
Carátula de Super Paper Mario
  • 8

    Meristation

Mario en DIN-A4

Raúl Valcárcel Díaz

El fontanero más famoso de Nintendo se estrena en el mundo de las plataformas en Wii. En esta ocasión, y antes de emprender su esperada aventura galáctica, volverá a darse un paseo por los escenarios en 2D de la serie 'Paper'. Una vuelta a los orígenes del género pero con interesantes novedades ¿Preparado para viajar con nosotros a Flipside?

Siete años han pasado ya desde que Mario y compañía inaugurasen la serie 'Paper' en Nintendo 64. Con estas nuevas aventuras se pretendía darle un nuevo giro de tuerca a la franquicia, añadiendo elementos RPG a un juego que seguiría manteniendo intacto su espíritu plataformero, y que para acabar de rematar la faena, estaba preparado para sorprender a propios y extraños con su inaudito apartado artístico.

La base del éxito del primer Paper Mario se debió en gran medida, aparte del auge de los RPGs a finales de los noventa, a su estética completamente inédita hasta el momento. Los personajes se movían libremente en escenarios tridimensionales como ya habíamos visto en muchos otros títulos de Nintendo64, pero la gran novedad radicaba en que pese a su tridimensionalidad, muchos de los elementos mantenían una estética en 2D. Estos estaba hechos de tal manera que parecía que los personajes y los escenarios eran dibujos recortados sobre una hoja de papel, dando una sensación de teatro de marionetas que resultó ser un soplo de aire fresco en el género de las 2D de la época.

Los diseños en los personajes con un estilo totalmente desenfadado y rebosante de humor, los toques plataformeros durante las escenas de exploración, y los combates por turnos con un sistema de inventario y experiencia calcado al de los RPGs tradicionales, fueron las principales armas de Paper Mario y de su secuela la Puerta Milenaria. Gracias a estos elementos y a la buena acogida tanto del público como de la crítica, sus dos primeros títulos se convirtieron en unos de los imprescindibles en las dos plataformas donde vieron la luz, Nintendo64 y GameCube.

En esta ocasión tenemos en nuestras manos la tercera entrega de la saga, una secuela que pese a mantener el espíritu clásico original, ha eliminado gran parte de sus componentes RPG, borrando de un plumazo los combates por turnos (aunque no el sistema de experiencia y mejoras) y centrándose en un título más tradicional. ¿Será este cambio para mejor? ¿O echará por tierra todo lo conseguido por sus predecesores? Solo hay una manera de descubrirlo, y es que sigas leyendo.

La historia

Nuestra aventura comienza como ya es toda una tradición en los Paper Mario. Una voz se dispone a contarnos de nuevo otra historia, en esta ocasión, la del Libro Perdido de las Profecías. Este tomo no es un libro cualquiera, ya que tiene misteriosos poderes, guardando en su interior las narraciones de los acontecimientos futuros que le van a pasar a todo el mundo. Pese a lo que cabría esperar, todas las personas que leyeron el futuro en sus páginas no volvieron a encontrar la felicidad nunca más, ya que en él se describían oscuros acontecimientos venideros capaces de amilanar al más valiente y optimista. Dada su terrible naturaleza, los sabios del lugar decidieron ocultar el libro para que nadie descubriese su porvenir nunca más, evitando así los problemas que esto acarrearía.

Y es aquí cuando comienza nuestra aventura, la historia del último poseedor del Libro Perdido de las Profecías.

Tras este pequeño prólogo, comenzaremos a descubrir los terribles acontecimientos que les esperan a nuestros amigos, y la primera escena no podría ser más desalentadora. Nos encontramos en una capilla, donde un misterioso personaje preside la ceremonia de casamiento del rey Bowser... ¡¡¡Y la princesa Peach!!! Esta está siendo obligada a contraer matrimonio a la fuerza con su eterno captor, rodeada por los que a partir del 'Sí, quiero' van a ser sus nuevos sirvientes: los Koopas, Goombas y demás seguidores del tirano.

Tras aceptar a Bowser como legítimo esposo bajo el control mental de otro misterioso personaje, Peach presencia como se alza ante ella el Corazón Negro del Caos, gracias al cual parece que el Conde Bleech (Así se llama el malvado cura de la boda) va a conseguir destruir todo cuanto existe en el mundo. Tras esta segunda introducción es cuando comienza realmente el juego, presentándonos a Mario y Luigi en su casa durante una tarde de aburrimiento. Aunque para no adelantaros demasiados acontecimientos, os dejaremos que descubráis el resto de la historia por vosotros mismos.

El juego

Como ya hemos dicho, Super Paper Mario es un plataformas de la vieja escuela, con toques modernos adaptados a los tiempos que corren y a la consola en la que aparece. Nuestra misión en el juego será la de rescatar a la princesa Peach de las garras del conde Bleech para que no se cumplan los acontecimientos anunciados en el Libro Perdido de las Profecías. Para evitar eso, deberemos recuperar los 7 corazones que mantendrán el equilibrio entre dimensiones, los cuales se encuentran ocultos en 7 mundos completamente diferentes y originales repletos de plataformas, tuberías, y demás imaginería clásica.

La variedad de los escenarios en el juego resulta más que atractiva, ya que estos no solo cumplen el simple propósito de servir como meros decorados en nuestras peripecias. En cada uno de los mundos que visitemos viviremos una historia secundaria que hará más amena nuestra partida. El secuestro de Peach por parte de un camaleón increíblemente friki, una misión espacial al más puro estilo shooter con naves, pasando por una aldea cavernícola al borde de la extinción o enfrentarnos a un dragón guardián mecánico que nos arrancará más de una carcajada con su comportamiento son unos cuantos ejemplos del mimo argumental en cada nivel.

Una de las principales novedades en esta tercera parte la encontraremos en los enfrentamientos contra nuestros enemigos. Atrás quedaron los interminables combates por turnos que vivimos en las entregas anteriores. En esta tercera parte, y para darle un toque más dinámico y menos pausado a la aventura, los combates serán en tiempo real como ya vimos en las primeras aventuras de Mario. Nada de técnicas especiales, magias, o demás objetos. Los saltos serán nuestra principal arma.

Sin embargo, y aunque se haya perdido ese sistema de combate heredado de los RPGs, seguiremos consiguiendo puntos de experiencia cada vez que eliminemos a un enemigo, pudiendo subir de nivel y aumentar diversos atributos como vitalidad y fuerza cuantos más rivales caigan a nuestros pies. Además, seguiremos teniendo un inventario lleno de objetos con los que conseguir bonificaciones, estados especiales, o con los que curar estados negativos y recuperar vida. Aunque quitando las setas que nos rellenarán la vida, el resto de items consumibles no serán indispensable ni mucho menos a lo largo del juego, pudiendo pasar horas sin tener que recurrir a ellos.

El último elemento que nos queda por ver en este apartado son los dos side quests que nos acompañarán a lo largo de la partida desde el principio. Por un lado tendremos las cartas coleccionables, que son unas tarjetas que representan a cada uno de los personajes del juego. Estas cartas nos servirán para darnos información de todos los protagonistas de la historia en el caso de los aliados, mientras que las de los enemigos nos servirán para aumentar el daño que les podemos hacer dependiendo del número de cartas repetidas que tengamos del mismo rival. Estas tarjetas las podremos encontrar en baúles escondidos o derrotando a nuestros adversarios, y su número, cercano a las 300, nos tendrá ocupados durante mucho tiempo una vez acabado el juego si queremos completar la colección.

El otro side quest se nos presentará en forma de recetas, las cuales deberemos encontrar también a lo largo del juego para poder fabricar nuevos objetos a partir de otros que ya tengamos en nuestro inventario. 96 recetas en total nos aguardan si de verdad queremos acabar la aventura al 100%. Así que preparaos, que la duración del juego puede llegar a duplicarse si queremos descubrir todos sus secretos.


Gráficos y sonido

Como ya hemos dicho, gráficamente no nos encontraremos nada que no hayamos visto ya en entregas anteriores de la saga 'Paper'. Personajes en 2D con una apariencia totalmente desenfadada, casi infantil, rodeados de entornos que combinan a la perfección la bidimensionalidad con la tridimensionalidad serán la principal baza gráfica del juego.

Este manera de proceder respecto al apartado gráfico, pese a haber demostrado ya su efectividad en los dos capítulos anteriores, ha suscitado críticas en algunos de los sectores más exigentes del mundo de los videojuegos. Y es que un apartado técnico que sería posible en cualquiera de las consolas menos potentes de esta generación, e incluso de la pasada,  puede parecer más que insuficiente para los amantes de los polígonos y de la alta definición. Pero nada más lejos de la realidad. Un título que lo que pretende desde el primer momento es retomar el espíritu clásico del género de las plataformas, no puede permitirse el ceder a este tipo de concesiones, ya que si no perdería toda la magia que lo acompaña. Por eso se podría decir que desde Nintendo han pensado en todo, ofreciendo este titulo a los jugadores de la vieja escuela más nostálgicos y ansiosos de nuevo material,  y programando Mario Galaxy para los amantes de la evolución gráfica y de los juegos de última generación.

En el apartado sonoro nos encontraremos con más de lo mismo respecto a esta forma de pensar. ¿Para qué llenar un título de composiciones orquestales más cercanas a la opera que a un videojuego, o de unos temas que directamente han sido extraídos de unos discos que ya han salido al mercado y que nada tienen que ver con el juego, si lo que queremos es darle ese toque clásico que nos están pidiendo los fans?

Por lo tanto podremos disfrutar de melodías ligeras, simpáticas y agradables durante los niveles de exploración, mientras que en los encuentros con los jefes finales de cada fase disfrutaremos de unas canciones más movidas y emocionantes que se acelerarán al mismo tiempo que nuestros nervios y corazón.

Como es habitual en los títulos del fontanero, no habrá conversaciones habladas ni doblaje alguno durante el juego. Nos deberemos conformar con los clásicos gritos y exclamaciones de alegría o dolor a los que estamos acostumbrados desde hace mucho tiempo. Estos efectos, acompañados por la música y los demás FXs, son más que suficientes para que nuestros oídos se lo pasen tan bien como nuestros dedos hasta que nos acabemos el juego.

Jugabilidad

Wii nos vuelve a demostrar a todos que un cambio generacional no tiene por qué implicar una evolución jugable que siempre aspire a más. El Wiimote y cinco de sus botones son más que suficientes para poder exprimir este juego al máximo sin tener que complicarnos la vida con decenas de teclas y combinaciones. Así que en esta ocasión se vuelve a cumplir de nuevo la máxima que dice que a veces, menos es más.

Para empezar a disfrutar de Super Paper Mario lo primero que tendremos que hacer es tumbar el Wiimote como ya habremos podido ver en muchos juegos de la Consola Virtual. Así se nos quedará un mando clásico como el que ya disfrutamos en las consolas de las primeras generaciones, con la cruceta a la izquierda, y los botones de acción a la derecha. Una vez asimilado esto, el resto es pan comido. Con la cruceta nos moveremos por los escenarios e interactuaremos con algunos personajes y objetos, mientras que con los botones 1 y 2 usaremos a los pixls (cuya función detallaremos más adelante) y saltaremos respectivamente. Los botones centrales nos servirán para recordarnos la función de cada uno de ellos mediante un dibujo (-) y para entrar al menú donde gestionar los objetos, cartas, recetas, pixls y demás personajes jugables (+).

Hasta aquí es a donde llega el control tradicional. Para descubrir las novedades jugables del juego tan sólo tendremos que apuntar a la pantalla con el Wiimote o pulsar el botón A. Gracias a los infrarrojos del mando, y exclusivamente cuando apuntemos a la pantalla, podremos usar el poder especial de nuestro principal pixl, Tippi. Este poder nos servirá para usar el Wiimote como si de una linterna se tratase, descubriendo nuevos objetos y puertas que inicialmente estaban escondidos con sólo enfocarlos. Aunque esa no será la unica función de nuestro compañero de fatigas, ya que también podremos usar a Tippi para conocer más detalles sobre los personajes, enemigos y objetos que encontremos en pantalla si les apuntamos directamente.

El botón A sólo podrá ser utilizado cuando estemos controlando a Mario y una vez hayamos superado los acontecimientos iniciales de la trama. Gracias a él, podremos cambiar de dimensión mediante la habilidad aprendida por los habitantes de la tercera dimensión. Este cambio interdimensional, y como su propio nombre indica, nos permitirá pasar de las 2D habituales, a un escenario totalmente en 3 dimensiones. Podría no parecer gran cosa, pero este poder nos será de gran ayuda y completamente necesario para resolver algunos puzles. Con él podremos esquivar obstáculos y enemigos que en el plano bidimensional serían completamente imposibles de sortear, descubrir puertas o tuberías escondidas detrás de objetos, o mostrar nuevos caminos que estaban ocultos al superponerse a otros si los veíamos en 2D.

Esta habilidad será primordial a lo largo de la partida, teniendo que recurrir a ella constantemente tanto por motivos estratégicos, como para descubrir nuevos caminos y elementos que nos ayuden a continuar con la partida. Pero no podremos abusar de ella, ya que una vez que estemos en las 3D, un contador descendente nos recordará que tenemos un tiempo limitado para volver al plano bidimensional, ya que de agotar el tiempo, nuestra vida se vera reducida en un corazón. Pero no hay que temer por esto, ya que los quince segundos de los que disponemos serán más que suficientes en la mayoría de ocasiones para solventar la situación, y aún si nos pareciesen pocos, tan sólo tendremos que volver otros quince segundos a las 2D para rellenar de nuevo la barra, o arriesgarnos y perder un corazón a cambio de volver a llenarla a tope otra vez. Esta acción 'suicida' puede parecer una locura en los primeros compases del juego, cuando nuestro medidor de corazones es ínfimo y cada uno de ellos es imprescindible, pero una vez que aumentemos un par de niveles y tengamos una buena reserva de vida, el precio a pagar de un sólo corazón de los cincuenta que podremos llegar a tener será casi anecdótico.

Como en anteriores entregas, en Super Paper Mario volveremos a contar con la inestimable ayuda de varios compañeros, los cuales podremos 'equipar' a lo largo de la aventura para beneficiarnos de sus cualidades. En esta ocasión ya no nos acompañarán personajes como Boos, Koopas o Goombas, si no que tendremos que confiar en los pixls. Estos personajes son una especie de hadas que nos otorgarán nuevos poderes de forma ilimitada, con los que podremos hacernos tan delgados como una hoja de papel y pasar desapercibidos por los enemigos, romper bloques que hasta entonces parecían indestructibles, o lanzar objetos y enemigos para utilizarlos como un arma. Su aparición estará racionada a lo largo del juego, y normalmente nos haremos con uno de ellos en cada nuevo mundo que visitemos, aunque también hay un par de pixls secretos que encontraremos al cumplir determinadas condiciones tras volver a visitar algunas fases.

Por último, y para darle mayor variedad y posibilidades de juego a este título, nos encontramos con que también podremos controlar como ya hicimos en Super Mario Bros 2. o Super Mario DS a los ya típicos personajes de la franquicia. Luigi, Bowser y Peach serán nuestros compañeros de fatigas, prestándonos sus capacidades especiales en determinados momentos (Luigi y su supersalto, Peach y su paraguas paracaídas, y Bowser y su fuego abrasador). Cuatro personajes, más doce pixls, hacen un total de más de 48 combinaciones distintas de poderes y habilidades que podremos usar a nuestro antojo durante la partida. Una opción que hará que en más de una ocasión nos rompamos la cabeza descubriendo la combinación necesaria de personaje y pixl necesarios para seguir avanzando en el juego.

LO MEJOR

  • · Un juego con el sabor de los plataformas más clásicos.
  • · El cambio durante la partida de 2D a 3D es una idea magníficamente implementada y original.
  • · Su excelente sentido del humor podría ser suficiente motivo como para justificar su compra.
  • · Un juego bastante largo y una suculenta antesala de lo que nos puede esperar en Super Mario Galaxy.

LO PEOR

  • · Peca de ser bastante facilón
  • · Los objetos secundarios pueden pasar prácticamente desapercibidos durante la mayor parte de la aventura.
  • · Que ya no podamos disfrutar del sistema de combate por turnos de sus anteriores entregas.
  • · Que ya no podamos disfrutar del sistema de combate por turnos de sus anteriores entregas.

CONCLUSIÓN

[image|nid=1105742|align=right|width=150|height=117] Super Paper Mario (Wii) Super Paper Mario es otra de las muestras de que Wii puede albergar perfectamente un catálogo de juegos apto tanto para los jugadores más experimentados, como para los que se adentran por primera vez en el mundo de los videojuegos. El toque retro con tintes plataformeros de la vieja escuela, un control como el de antaño que no parará de recordarnos a nuestra vieja NES, chistes 'exclusivos' para los más entendidos, y un sinfín de guiños que nos tendrán pegados al mando hasta que acabemos el juego son los ingredientes necesarios para saciar a los fans de los clásicos y de Nintendo. [image|nid=1119015|align=center|preset=inline] [image|nid=1105717|align=right|width=150|height=224] Super Paper Mario (Wii)Sin embargo, los nuevos del lugar también van a tener una buena cantidad de motivos para hacerse con él. Sus desternillantes diálogos y situaciones, un control novedoso del Wiimote junto a un sistema más clásico, una dificultad asequible para todos los públicos, una historia que nos permitirá tanto jugar una partida de sólo cinco minutos como una intensiva de varias horas, y una diversión que pocos títulos del catálogo de Wii nos han ofrecido hasta el momento también son razones más que suficientes para ir corriendo a la tienda y hacernos con él sin pensárselo dos veces. [image|nid=1105680|align=right|width=150|height=102] Super Paper Mario (Wii)La única pega que podríamos encontrar en el juego es que debido al propósito de hacer un título accesible para todos los públicos, los jugadores que realmente busquen un reto puedan sentir que el juego no cumple con las expectativas debido a su escasa dificultad. Sin embargo, teniendo en cuenta que en apenas unos meses vamos a poder disfrutar de juegos como Mario Galaxy, Metroid 3: Corruption, Umbrella Chronicles, o Nights, este Super Paper Mario bien puede servir como un delicioso entremés con el que ir abriendo boca a la espera del resto de must haves · Un juego con el sabor de los plataformas más clásicos.· Su excelente sentido del humor podría ser suficiente motivo como para justificar su compra.· El cambio durante la partida de 2D a 3D es una idea magníficamente implementada y original.· Un juego bastante largo y una suculenta antesala de lo que nos puede esperar en Super Mario Galaxy.

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.