TV Giant
TV Giant
Carátula de TV Giant
  • 3

    Meristation

Aquí no hay tomate

Hace pocas semanas os avanzábamos TV Giant, un juego de estrategia financiera, en el cual el objetivo era convertirnos en un magnate del mundo televisivo. Ahora, publicada la versión final, nos disponemos a analizar en profundidad esta propuesta de Nobilis y RTL Playtainment. ¿Habrá llegado también la telebasura a las pantallas de nuestros ordenadores?

Si os parece bien, hoy hablaremos de la televisión. Nos ahorraremos tediosas definiciones, porque raro será que ninguno de los lectores de este artículo disfrute diariamente de un par de horitas en el sillón, atentos a las luminosas emisiones de esa extraña caja que ocupa un lugar privilegiado en nuestros salones. Horas y horas de entretenimiento gratuito, cientos de series, películas y programas, cada uno mejor que el anterior.

Sin embargo, este mundo, a simple vista tan maravilloso y mágico, es un entorno empresarial competitivo y cruel, donde sólo aquellos que consiguen encandilar al público sobreviven para celebrar las galas del aniversario de la cadena. Un entorno tan agresivo no podría tener más aptitudes para que surgiera un título que pusiera a prueba nuestras facultades estratégicas a la hora de administrar correctamente nuestro propio negocio audiovisual.

Para aquellos demasiado jóvenes u olvidadizos, recordaremos que la televisión ya ha sido el tema central de algún juego, y aunque no han sido realmente muchos los que han optado por profundizar en este campo, siempre nos quedará un maravilloso título llamado Mad TV. Este juego de 1991 y el que os presentamos hoy, comparten gran cantidad de similitudes. Ahora ya relegado al baúl de los recuerdos, sobre todo para los jugadores que tuvimos la suerte de encontrarnos con él en su día. Desde su publicación, no ha existido un sólo título competente que pueda equipararse mínimamente con él, y visto lo visto, sigue sin haberlo. TV Giant es un juego con tal cantidad de carencias, que es difícil hasta darle una oportunidad, aunque en Meristation lo hemos hecho por vosotros. Repasemos un poco la oferta de Nobilis y RTL, sin entrar en críticas destructivas ni detalles desalentadores, en la medida de lo posible.

El juego presenta un sólo tipo de partida, que hará las veces campaña, por expresarlo de alguna manera. Olvidaros de los típicos cajones de arena con los que trastear a lo largo y ancho del juego, sin necesidad de cumplir los objetivos que cualquier ser superior tenga a bien proponeros. Siempre que comencemos, seremos los recién ascendidos responsables de la cadena de televisión Entertaiment TV. E iros acostumbrando al nombre, porque las opciones de personalización son completamente nulas, y no podréis elegir otro para vuestra cadena. Aquí comenzamos a contar ya minipuntos negativos. Llegados a ETV, nos familiarizaremos un poquito con el entorno de trabajo. Básicamente, el edificio se divide en plantas funcionales diferenciadas, es decir, en cada piso se puede hacer solamente una cosa.

En la recepción encontraremos a la recepcionista, tiene su lógica, que además de saludarnos amablemente todas las tardes, nos informará, de vez en cuando, de las últimas noticias que se dejan oír por la ciudad. A parte de esa utilidad, la recepción es el nexo de unión entre todas las plantas de los estudios de televisión, un nexo irremediablemente único, porque la manera de acceder a cualquier piso de la emisora es desde la recepción. Traducido a términos más prácticos, si nos encontramos en la tercera planta y queremos ir a la segunda, tendremos que volver a la recepción y desde ahí encaminarnos a nuestro objetivo. Un hecho altamente incómodo y segundo minipunto.

Después tendremos la sala de archivo, donde mantendremos nuestras más preciadas pertenencias en el juego, nuestros programas y películas. Sin embargo, el archivo será un simple almacén en el que las cintas se apilarán unas sobre otras, ya que sin un ayudante para ocuparse del mismo, no podremos clasificar nuestras películas. Parece un mal menor, sin embargo las películas tienen una buena cantidad de atributos, como los géneros a los que pertenece y en que nivel, la duración o la clasificación por edades.


Cuando se posee una cantidad respetable de películas es muy complicado saber cuales son las últimas que has emitido, o cuál es la película más romántica y empalagosa de toda nuestra videoteca. Es importante para tener éxito conocer a fondo nuestros recursos, y en el caso de TV Giant, estos son audiovisuales. Una vez contratemos un archivero, término correcto para el cargo según el diccionario, podremos ordenar nuestras cintas como queramos, y facilitarnos en gran medida la complicada tarea de completar nuestra parrilla de programación.

Porque de esto nos encargaremos en la siguiente planta, el centro de control, donde podemos establecer las emisiones de toda la semana próxima. Ardua tarea, sin duda, que no se hace más sencilla por el hecho de contratar un ayudante para tal propósito, ya que la capacidad de raciocinio de los mismos es más que nula. Una misión tan dura merece una explicación más profunda, así que hablaremos de ella un poco más adelante, pero ahora seguiremos con nuestro despacho, donde podremos acceder a toda la información necesaria para gobernar con éxito en nuestro negocio.

Desde nuestro ordenador personal tendremos la posibilidad de examinar a nuestros empleados, comprobar los balances financieros, leer correos electrónicos, ya sean relevantes o de simple publicidad, y estudiar esas preciosas gráficas que a todo el mundo gustan y tan bien quedan en cualquier presentación empresarial. Además, recibiremos religiosamente todas las semanas la teleguía, donde podremos ver que nos tiene preparado la competencia para la semana en curso.

La última planta es la oficina del dueño de la cadena, o sea, nuestro jefe. Todos los lunes el amable caballero nos propondrá un nuevo encargo que debemos cumplir con éxito durante la semana si no queremos vernos de patitas en la calle. El resto de la semana, su atractiva secretaria nos facilitará la labor de contratación, ya que podremos pedirle que nos gestione las solicitudes de empleo para diferentes puestos de importancia en la cadena. La alegre mozuela nos enviará un email cuando haya encontrado interesados en el puesto, y podremos elegir a nuestro nuevo subordinado según diferentes atributos que nos presentan.

Ésta no es la única manera de contratar a alguien, ya que podremos ofrecer un trabajo y un jugoso sueldo a cualquier abrazafarolas que se pasee por la calle, siempre y cuando no nos importe demasiado que el candidato no sea del todo apto. Bastante fiel a la realidad, ya que lo mismo se hace con los concursantes de los reality-show.

El edificio básico irá aumentando conforme ampliemos los servicios de nuestra cadena. Por ejemplo, cuando seamos capaces de construir un centro de noticias, dispondremos de una nueva planta donde contratar agencias de noticias o preparar los boletines informativos. Además se podrán construir otras tantas mejoras para contentar a los empleados, mejorar nuestra audiencia o tener recepción para noticias más allá de la localidad.


Por supuesto, no toda la acción transcurre únicamente en nuestro edificio ya que en la ciudad podremos encontrar otros lugares que susciten nuestro interés. Así tendremos el banco, típico lugar donde solicitar créditos con el consiguiente tipo de interés, y cuidado que el EURIBOR sigue subiendo.Podremos vender y comprar nuevas cintas, o también comprar licencias para próximos lanzamientos, todo ello en el centro de intercambio. El ayuntamiento será el lugar donde se nos concedan las licencias urbanísticas para la construcción de nuevos edificios, una vez pagada la tarifa habitual. Implicados en la operación Malaya abstenerse. Importantísima será la agencia de publicidad, donde nos ofrecerán diferentes anuncios para colocar durante nuestras emisiones y subvencionar así nuestra cadena.

Otro lugar importante es el estudio de grabación, donde con la suficiente inversión seremos capaces de crear nuestro propio y original contenido. Sólo tenemos que elegir el tipo de programa, los contenidos, la duración y la calificación para edades. Después seleccionaremos a los presentadores, actores y productores, y según el tipo de programa será posible definir otros atributos, como el valor de los premios, el tipo de exclusivas de las que se hablan o que invitados vendrán al programa. Es importante dominar este aspecto, ya que la cantidad de contenidos es bastante limitada, y pronto tendremos que recurrir a la producción propia para evitar reponer una y otra vez la serie de esa atípica familia amarilla que vive cruzando el charco. Eso sí, llegar a crear programas de calidad y novedosos implica un alto conocimiento de los gustos de los televidentes.

Y para ello, disponemos de una increíble vista de nuestra ciudad, donde seremos capaces de espiar a los habitantes en su hábitat natural, el sofá de su salón. Así, de una manera un poco burda, clasifican a cada familia en un estereotipo que responde a ciertas preferencias de entretenimiento y, a su vez, aborrece otras tantas. Una vez conocidos los gustos y disgustos de nuestros conciudadanos, sólo resta lo principal... establecer la programación semanal. Como ya adelantábamos, se trata de una complicada tarea para la cúal no dispondremos de más ayuda que nuestro propio ingenio.

Entertaiment TV emite desde las seis de la tarde hasta la una de la mañana, todos los días de la semana, durante todo el año, y será nuestra misión rellenar todas las horas de emisión con contenidos competitivos que hagan las delicias de nuestros espectadores. Al igual que ETV, existirán tres cadenas de televisión más que harán las veces de competencia, y no se lo pensarán dos veces antes de robarnos adeptos para conseguir un mejor índice de audiencia.

La tarde estará dividida en diferentes franjas horarias, donde se impone un horario protegido para ciertos tipos de espectadores. Las horas más tempranas serán dedicadas a emitir contenidos para todas las edades, y las más tardías, para esas recomendadas sólo para mayores de edad. Si en algún momento cometéis el error de poner un contenido no permitido en horario restringido, seremos avisados por el consejo de regulación de la ciudad para, finalmente, confiscarnos la cinta en el caso de reincidir. Esto significa que tendremos que pagar una cuantiosa multa para poder recuperar la película, serie o programa en cuestión. De forma que es fundamental disponer de variedad de contenidos para todas las franjas horarias si no queremos dar ventaja a la competencia en aquellas en las que andemos más flojos.

Una vez entendido esto, lo siguiente es formar realmente la parrilla de programación. Simplemente seleccionaremos un contenido y lo pondremos en el día y hora deseados, tan fácil y tan sencillo como eso. Lo que no nos avisan en el juego es que hay que ser un experto en Tetris para poder usar un mínimo patrón de emisiones, tal y como estamos acostumbrados a ver en las televisiones reales. Esto se debe a que los contenidos tienen diferentes duraciones, y no todos los días podremos ocupar las mismas horas con los mismos programas... que se le va a hacer.


Las películas se podrán emitir una vez, y desde entonces todo será repetición, multidifusión o como quiera que se llame al hecho de reponer ese peliculón de tres horas y media con una frecuencia excesiva. Las series tendrán un número de capítulos, y una vez agotados, comenzarán también las repeticiones. Los programas, en cambio, pueden emitirse un número limitado de veces cada semana, y si no llegamos a cumplirlos no se guardarán para la semana que viene.

Cualquier reemisión tendrá un efecto negativo en la audiencia, que irá disminuyendo conforme se aprendan la cinta de memoria, por lo que es una mala idea emitir diez veces la misma película en una misma semana. Una vez más salta a la vista la importancia de la variedad de contenidos, y como nos podemos hundir si basamos nuestra programación en un número reducido de series y programas. Por cierto, ni se os ocurra pedir ayuda del asistente, o serás testigo de como coloca la programación casi al azar, sin sentido ni lógica, arruinando en una semana esa película comprada con el sudor de vuestra frente, y que pensabais emitir una vez al año. Le daremos otro minipunto, por torpe.

Además, cada contenido tiene cierto número de descansos, según su duración, y es ahí donde tendremos que publicar los anuncios que tengamos contratados o incluso avances de nuestra programación semanal. El sistema es homólogo al de la disposición de contenidos, y tendremos que prestar una especial atención a cumplir con los requisitos del anunciante, que pueden ir desde un mínimo de audiencia hasta que la emisión se realice en cierto tipo de programas o películas. Cada anunciante nos exigirá cierto número de retransmisiones antes de cierto número de semanas para poder cobrar la sustanciosa suma que engrosará nuestra cuenta bancaria.

Ésta es realmente la única manera de hacer dinero en el juego, aparte de la compra venta de contenidos, que no es muy rentable. Es importante aprovechar al máximo todos y cada uno de los huecos reservados para publicidad si queremos seguir avanzando en el mundo televisivo, y recordad que no los podréis usar para dar esas exclusivas del mundo del corazón que sólo se emiten durante la pausa publicitaria. Con estas explicaciones, ya estáis preparados para administrar vuestra propia Entertaiment TV en casa...

Pasemos al apartado visual, donde TV Giant comete fallos de campeonato. No es que los gráficos no sean de calidad, porque realmente lo son. Los entornos que visitaremos se presentan muy bien definidos, con un altísimo nivel de detalle, como fotografías de la realidad se tratara... y son tan estáticos como las fotografías. Excepto cuando paseemos por la ciudad, todo lo que haremos será seleccionar enlaces como si navegáramos en una página de internet.

No hay dinamismo, y de seguido acabaremos por hastiarnos. No esperéis ver un sólo movimiento en el estudio de rodaje, en la oficina o en el banco, porque no lo habrá. Un grave defecto que hace que disfrutar del juego sea demasiado complicado para el nivel al que estamos acostumbrados, incluso en títulos de este género. Sin embargo, la ciudad se nos presentará como un entorno tridimensional, con un aceptable nivel de detalle, y todo el dinamismo que se echa en falta durante el resto del juego. Los transeúntes pasean por las calles, los coches circulan e incluso llueve o hace sol. Realmente está muy trabajado, y otorgaría al juego doscientos minipuntos positivos y otros tantos gallifantes... si no fuera porque ese no es el entorno real del juego.


Quiero decir, el juego trata de televisiones, no de ciudades. Es absurdo dedicar todo el esfuerzo gráfico a completar una ciudad creíble cuando lo que realmente interesa del título no es tal. Sería preferible haber dispuesto una emisora viviente frente a una localidad de tales características. Para aquellos que quieran hacerse a la idea, propongo The Movies, donde poseíamos un estudio de rodaje y podíamos ver en todo momento lo que nuestros actores, productores y directores hacían.

Desde luego, la elección ha sido mala, y la sensación general es que nos hallamos ante un juego que no ha sabido establecer las bases correctamente, perjudicando así el resto de jugabilidad. Frente a Mad TV, venerable anciano ya de los juegos de PC, donde gestionar la cadena de televisión era un conjunto de acciones dinámicas y frenéticas, trabajando siempre a contrarreloj, nos encontramos con un TV Giant donde el tiempo se detiene completamente cuando entramos en la emisora, como si en nuestro edificio de televisión existiera una distorsión espacio temporal. Esto implica más negativos al contador.

Sin pausas publicitarias, analicemos el apartado sonoro. Casi inexistente, excepto por los típicos efectos, las voces de los personajes no traducidas, por supuesto, y la ya común repetitiva melodía que tantos altavoces desconectados ha provocado. Hay tan poco que decir en este apartado que sorprende. Es lamentable que las desarrolladoras sigan sin darse cuenta, en muchas ocasiones, de lo importante que es la banda sonora en un juego, ya que si pretendemos pasar un buen rato delante de la pantalla, es imprescindible que la experiencia alcance no sólo el sentido de la vista, sino también el auditivo. No es que los juegos de estrategia financiera sean un campo apto para hacer experimentos musicales, pero siempre se puede completar el número de sinfonías o de efectos para hacer esos momentos de entretenimiento un poco menos tediosos. Un sólo minipunto, salvado por el hecho de que es tristemente común en este tipo de juegos.

Los textos están completamente traducidos al castellano, e incluso los nombre y títulos de los contenidos. Salvo algún error de traducción en algún punto, el juego sobrepasa su media de calidad en la traducción, que no es mucho decir, pero aún así no hay nada negativo que decir a este respecto, salvo que empieza a ser hora de que las empresas dediquen esfuerzos también a traducir las voces en todos los juegos. Aún así, será completamente jugable para todos los que desconozcan el idioma de Shakespeare.

Finalmente, el resumen de todo lo visto, como al acabar los telediarios. Nos encontramos frente a una gran idea que tiene la ventaja de que ha sido muy poco explotada, en comparación con otros juegos de simulación empresarial. Eso sí, para aquellos que buscan desesperadamente un sustituto moderno para Mad TV, lamentablemente tendrán que esperar. TV Giant no llega en muchos aspectos a los mínimos exigibles para los juegos de hoy en día, y todo por el simple hecho de haber basado su desarrollo en las direcciones erróneas, dedicando especial atención a los aspectos secundarios y dejando completamente al descubierto los fallos en los puntos principales del juego.

No quiero decir que no se pueda jugar, solamente que el se atreva a hacerlo tendrá que poner un poco más de su parte para poder disfrutar medianamente de este título. Tiene conceptos ingeniosos, algunas buenas aptitudes, que quedan totalmente ensombrecidas por los abundantes aspectos negativos. Ha sido un buen intento, pero intento al fin y al cabo. Seremos magnánimos y obviaremos la cantidad total de negativos acumulados. Así es TV Giant, y así se lo hemos contado.

  • Algunas innovaciones, respecto a Mad TV.
  • Es una ambientación muy poco explorada.

Lo malo

  • Falta de dinamismo y jugabilidad.
  • Se termina volviendo demasiado repetitivo.
  • Opciones de personalización inexistentes.
3

Malo

La idea era buena pero se ha llevado a cabo de forma desastrosa.