Folklore, Impresiones

Vida, muerte y realidades alternativas se dan cita en una aventura llamada a no dejar indiiferente a aquellos dispuestos a adentrarse en los misterios del Netherworld. Descubre una de las aventuras más interesantes dentro del próximo catálogo de PS3.

Vida, muerte y realidades alternativas se dan cita en una aventura llamada a no dejar indiiferente a aquellos dispuestos a adentrarse en los misterios del Netherworld. Descubre una de las aventuras más interesantes dentro del próximo catálogo de PS3.

La fantasía oscura siempre es bienvenida al mundo de los videojuegos. Tan acostumbrados a las historias de héroes y villanos que suelen copar los argumentos de los juegos, es interesante ver que de vez en cuando aparecen títulos dispuestos a encarar aspectos serios y más profundos que el del joven héroe dispuesto a convertirse en héroe/pirata/caballero dragón/hokage o cualquiera que sea el objetivo inicial de su viaje por la vida y la madurez.

Todos conocen bien esta clase de argumentos; hay tramas que se llevan con más maestría u originalidad que otras, pero resulta un tanto agotador ver una serie de patrones repartidos hasta la saciedad, especialmente en un medio tan joven como el videojuego y particularmente para aquellos que ya acumulan unos cuantos años con un pad  en la mano. Temas importantes y más metafísicos como la eternidad, lo divino y lo humano, el sentido de la humanidad y la muerte, son aspectos que tienen su reflejo constantemente no sólo en las artes "mayores", sino también en medios menos académicos como los comics.

Precisamente la muerte es uno de los temas sobre los que girará Folklore, la nueva apuesta de SCE para Playstation 3. Desarrollado por Game Republic y con poca promoción a sus espaldas, este título se ha ido convirtiendo poco a poco en una de las ofertas más interesantes del catálogo próximo de PS3. Ha llegado a ese status gracias a una combinación de una historia sugerente y misteriosa, así como una puesta en escena gráfica realmente destacable, que no se basa en usar potentes técnicas de desarrollo, sino en crear un mundo atractivo gracias al uso inteligente del color.

Pero siguiendo con la trama, de la que se ha podido saber algunas cosas gracias a la demo aparecida en la Playstation Store japonesa. Folklore tiene dos protagonistas: Ellen y Keats. Ambos personajes son jugables y tienen historias entrelazadas. La clave del argumento parece girar entorno a la muerte de la madre de Ellen, con la que ésta está obsesionada. La chica descubre que en Irlanda existe una puerta a un mundo paralelo, fuera de los margenes de la realidad pero que está entrelazado al nuestro. La chica considera que es en ese mundo espiritual puede encontrar respuestas a la extraña muerte de su progenitora, por lo que con la ayuda de su espíritu guardian se adentra en el llamado Netherworld. Por su parte, Keats, que encarna como nadie la figura del personaje oscuro y misterioso, parece estar más familiarizado con el Netherworld y trata de disuadir a Ellen de sus planes con el fin de preservar el equilibrio.

Ya con el propio juego enfrente, una de las primeras cuestiones radica en encasillar el título. En un principio se podría pensar que se trata de un RPG, pero el sistema de combate es completamente en tiempo real y funciona con un sistema de combos de golpes y magias que parece bastante alejado de lo que se espera un juego de rol. En general parece que tanto como planteamiento como por mecánica, está más cerca de la aventura con tintes de acción.

Pero hay que matizar bien las cosas, ya que en un primer momento se podría pensar que el sistema de juego es muy simple y nada más lejos de la realidad. Los ataques de los personajes vienen dados directamente absorbiendo la esencia de los habitantes de Netherworld. Ambos personajes tienen la capacidad mágica de tomar el núcleo de sus enemigos y convertirlo en parte de su arsenal. Cada vez que se adquiere la esencia de una nueva criatura, ésta se transforma en un ataque, que a su vez puede ser asignado a cada uno de los botones frontales del pad.

El mecanismo es verdaderamente interesante ya que hay un total de 105 criaturas que pueden ser asimiladas, lo que abre un rico sistema de combate cuya gestión promete ser uno de los elementos claves del juego. Como ya se ha comentado, el sistema de combate es en tiempo real, en el que cada botón realiza uno de los ataques o conjuros adquiridos, pero además, cada golpe tiene una serie de propiedades, que lo hace idóneo para un tipo de enemigo determinado: ataques específicos contra enemigos aéreos, magias que parecen anular a las del contrario, hechizos zonales... se puede augurar multitud de tácticas.

Además hay que tener en cuenta otro factor: cada esencia puede ser mejorada mediante la experiencia. Acumulando puntos en un determinado poder, se aumentarán sus capacidades, incluso permitiéndolo usar de formas nuevas. El sistema parece diseñado para ofrecer una gran libertad y que cada jugador pueda tener un amplio abanico de posibilidades.

Hasta la forma de capturar la esencia de las criaturas tiene elementos de brillantez. Una vez que esté debilitada por nuestros ataques, un toque a R1 permitirá empezar a obtener su energía; cuando esté suficientemente débil habrá que agitar el mando en la dirección adecuada, hasta que finalmente el espíritu salga y quede en nuestro interior. Es un detalle menor, pero la sensación física que produce este acto resulta muy satisfactoria y da un toque de calidad que no se puede ignorar.

Pero dejando aparte el sistema de juego, del que hasta ahora se ha podido obtener una buena visión gracias a la demo, hay que insistir una vez más en la bella factura gráfica del juego, desde el bien recreado pueblo irlandés, donde nuestro mundo y Netherworld comienzan a entrecruzarse, hasta las dos regiones que se pueden visitar en la demo: Warcadia, una perversión del reino de las hadas donde la guerra y sus horrores tiene su reflejo, y la tierra de las hadas, lugar que visitará Ellen y que maravilla por su colorido.

Las criaturas con las que lucharemos o hablaremos no se quedan atrás en cuanto a imaginación. Con influencias obvias y no tan obvias sacadas de todo tipo de mitos y leyendas, la población de Folkrore muestra una riqueza espectacular en sus personajes no jugadores, algunos diseños consiguen divertir, otros confundir y hay ejemplos verdaderamente siniestros ya en la propia demo, especialmente en algunas de las criaturas de mayor tamaño. Si la demo ya ha demostrado una gran imaginación, uno no puede más que sentirse esperanzado por lo que puede llegar en el juego final.

Prometedor es el adjetivo que se puede dar a Folklore sin miedo a equivocarse, hay muchos elementos aquí que hacen pensar en que se trata de un título cuidado, en el que se están teniendo en cuenta multitud de detalles y con el que se quiere contar una historia apasionante, ofrecer un mundo con personalidad propia y, además, crear un buen juego. Ojalá que todas estas buenas sensaciones queden confirmadas en una eventual salida europea.


Folklore

Juego de aventuras inspirado en los cuentos de hadas occidentales, con un toque oscuro y que utilizará el sensor de movimiento del mando de la consola.
Folklore