StarCraft II, Impresiones

Desde Seúl, Corea, y en exclusiva online para España, asistimos a a la presentación mundial del último proyecto de Blizzard; Starcraft 2, una espectacular secuela de uno de los RTS más jugados de toda la historia.

Desde Seúl, Corea, y en exclusiva online para España, asistimos a la presentación mundial del último proyecto de Blizzard; Starcraft 2, una espectacular secuela de uno de los RTS más jugados de toda la historia.

Es una realidad. La ansiada secuela de Starcraft puso a temblar el Olympics Gymnastic Stadium de Seúl cuando las primeras imágenes exclusivas de uno de los juegos de estrategia más aclamados de todos los tiempos tomaron las pantallas del recinto deportivo, con un eufórico Mike Morhaime, presidente y co-fundador de Blizzard Entertainment, haciendo de maestro de ceremonias.

Starcraft II ha sido uno de los mejores secretos guardados por Blizzard hasta que se hizo público que el World Invitational, el evento que reune a los mejores jugadores del mundo de Starcraft y Warcraft III, iba a celebrarse en Corea. Tal es la legión de seguidores que arropa la entrega original en el país asiático que pocas eran las cábalas que uno podía hacerse acerca del 'enigmático' proyecto que Blizzard se escondía en la manga.

Sin embargo, no todas las predicciones que han circulado por la red en los últimos días han resultado ser igual de acertadas. Las consecuencias son de vital importancia, ya que finalmente no habrá una cuarta raza vinculada al universo Starcraft. Volveremos a tomar el mando de Protoss, Terran y Zerg, aunque más diferenciados que nunca. La idea de que esta nueva entrega iba a traer consigo toda una nueva horda de combatientes surgió a raíz de una de las misiones extra de The Brood War, la expansión del título original, pero los desarrolladores han optado por reinventar y equilibrar las razas existentes en una clara apuesta por mejorar la competitividad entre bandos, que podrá calibrarse de nuevo gracias a Battle.net.

Nuevas unidades se incorporarán a las ya clásicas de Starcraft, que reaparecerán con un buen número de habilidades inéditas. De todos modos lo más novedoso será, evidentemente, el aspecto gráfico que lucirá el juego. La puesta al día ha sido total: el motor 3D con el que está trabajando Blizzard pondrá en escena unidades que se apreciarán con todo lujo de detalles, permitiendo enfrentamientos masivos aún más espectaculares que los vistos en la primera entrega. La cantidad de elementos dinámicos mostrada en pantalla resulta apabullante, pero los efectos visuales no le andarán a la zaga a la presentación de las unidades participantes en el conflicto. Explosiones, fosforescencias y demás juegos de luces rayan a un nivel admirable. Destaca también la integración de Havok, el cual posibilita que, por ejemplo, los restos de las naves al ser abatidas tengan un comportamiento físico milimétrico.

Los escenarios, por su parte, adquieren mayor credibilidad, como en el caso de la base espacial que ha servido de campo de batalla en la primera demo técnica del juego: los desniveles del terreno estaban muy bien definidos y el fondo y contorno del mismo, mostrando planetas y meteoritos, transmitía una sensación de profundidad.

El juego ha sido diseñado con las miras de sus creadores puestas en Battle.net. Blizzard ha desarrollado la segunda parte de Starcraft centrando la mayor parte de su esfuerzo en el modo multijugador, y hasta que no se alcanzó una fase satisfactoria en este terreno no se empezaron a aportar ideas al modo individual. Este contará con una campaña exclusiva, un modo historia del que se irán arrojando detalles durante los próximos meses. De momento hemos podido averiguar que la acción se retomará desde el mismo punto en que fue dejada al final de The Brood War. El guión, pues, se encadena con el de la primera parte y hará referencia a acontecimientos anteriores en alguna que otra misión. Volveremos a ver caras conocidas y nos encontraremos con nuevas en un universo que promete ofrecer experiencias tan frenéticas como las de su antecesor.

La base de Starcraft II volverá a ser de nuevo la supervivivencia. Una vez más hemos de ponernos al frente de un ejército que debe combatir por la gestión de recursos y el dominio de la mayor parte de superfície posible con la ayuda de las unidades disponibles. Así pues, el control no está enfocado plenamente al combate, sino a la administración. Tener dotes organizativas que nos permitan desarrollar una civilización próspera será las clave que nos allane el camino en pos a la superioridad racial. Crear y proteger una economía sigue siendo nuestro objetivo principal.

Como hemos podido observar, Starcraft 2 no varía demasiado conforme al original ni tampoco revoluciona el sistema de juego, pero se basta con introducir alguna que otra novedad, principalmente en forma de nuevas unidades (como la espectacular madre nodriza de los Protoss), para asegurarse la fidelidad de sus miles de seguidores. Starcraft II contará con un gran número de escenas cinématicas, una de las cuales se desveló en este WWI. La introducción del juego será emotiva y épica a partes iguales, según han comentado los creativos que están detrás de la producción de los generosos FMV con los que nos promete obsequiar el juego

Por otra parte, será común a ambos modos de juego la posibilidad de hacer funcionar el mismo editor de mapas con el que trabajan los diseñadores de Starcraft, una potente herramienta que permitirá crear ambientaciones únicas donde poner a prueba nuestro nivel alcanzado. Pero no todo acaba aquí: para personalizar aún más la experiencia jugable, seremos capaces también de crear nuestros propios scripts.

Dado el peso del modo multijugador. el servicio de juego online de la compañía sufrirá también una pequeña remodelación para adaptarse a las nuevas capacidades y mecanismos de Starcraft II. Las partidas de la primera entrega, sin embargo, podrán seguir teniendo lugar tal y como lo han hecho hasta la fecha, sin verse en principio afectadas por esta revisión.

El lanzamiento promete ser simultáneo, y ofrecerá compatibilidad tanto con Vista como con XP, sin olvidarnos de Mac. El juego será totalmente compatible con Direct X, si bien sus especificaciones técnicas están todavía por anunciarse. Su fecha de lanzamiento no ha sido revelada por el momento, como bien era de esperar, pero el avanzado nivel de desarrollo en el que se encuentra (la demo deja explotar absolutamente todas las posibilidades que ofrecerá el juego, y por si fuera poco cuenta ya con doblaje al coreano) deja entrever que como muy tarde estará listo para principios del año que viene.

En la versión mostrada únicamente se apreciaban pequeñas ralentizaciones, con lo que unos pequeños ajustes en la velocidad deberían finiquitar el proyecto con el que Blizzard vuelve a estar en boca de todos. Starcraft II será, a buen seguro, otro de los títulos con los que volverá a alimentar su reputación de rey Midas de la industria.


StarCraft II: Wings of Liberty

Vuelve todo un clásico, el más popular de los juegos de estrategia en tiempo real. Después de nueve años levantando pasiones, la secuela llega para recoger el testigo y continuar con el legado de Blizzard.

StarCraft II: Wings of Liberty