Ninja Gaiden Sigma, Impresiones

Ryu Hayabusa hace su aparición estelar en Playstation 3 en la forma de un espectacular remake de Ninja Gaiden Black para Xbox. Una reciente demo nos abre las puertas a contemplar lo que se puede esperar de este título.

Ryu Hayabusa hace su aparición estelar en Playstation 3 en la forma de un espectacular remake de Ninja Gaiden Black para Xbox. Una reciente demo nos abre las puertas a contemplar lo que se puede esperar de este título.

El mundo de los videojuegos es impredecible. Cuando todo el mundo estaba pendiente que el Team Ninja anunciara sus nuevos proyectos para 360 (particularmente el ya esperado Ninja Gaiden 2), el equipo de Itagaki se desmarca con Ninja Gaiden Sigma, la versión definitiva de su obra más aclamada hasta la fecha... exclusiva en Playstation 3. La confusión fue mayúscula pero la explicación es simple: el estudio quería dar a conocer su título más allá de las fronteras de Xbox, y además una parte del grupo había solicitado a su jefe poder explorar la tecnología de Playstation 3, después de ya trabajar intensamente en el desarrollo de DOA 4.

Pero esa ya es una historia bien conocida. El verdadero objetivo de este texto es ofrecer un adelanto de la experiencia que va a ofrecer Sigma, gracias a la demostración jugable que ya se puede descargar a través del servicio Playstation Store de PS3. Los usuarios de la consola de Sony se lanzaron inmediatamente a descargar el jugoso contenido una vez que ya estaba disponible, inundando foros y blogs con impresiones sobre el juego. La conclusión: simplemente espectacular.

El primer detalle interesante que hay que hacer notar es lo bien trabajada que está la demostración, ya que no se limita a ofrecer simplemente una porción del juego, sino que propone un reto progresivo en dificultad, exponiendo tanto la mecánica del modo principal como la del modo misión, que además permite manejar por primera vez a Rachel, la imponente cazadora de demonios armada con su gigantesca hacha.

La demostración empieza justo al comienzo del juego original, en la primera fase previa al ataque a la villa de los Hayabusa. La dificultad se desarrolla en el nivel normal, por lo que los enemigos comunes (ninjas marrones) son bastante débiles y ofrecen poca resistencia. Avanzando un poco por el escenario aparecen intercalados ninjas vestidos de blanco, que ofrecen un reto más elevado y una mayor variedad de movimientos. Si derrotas al líder de la fortaleza ninja, el primer jefe de pantalla de este título, liberas el modo misión y un nuevo nivel de dificultad.

Cuatro son los niveles de dificultad disponibles en esta demo, por lo que podrás comprobar hasta qué punto no resultan exagerados todos los comentarios sobre lo duro que resulta el título de Itagaki. En el modo "difícil", los enemigos comunes son ninjas vestidos de blanco, mezclados con ninjas negros más fuertes, con combos más largos y capaces de lanzar cuchillos explosivos. Hay otros dos niveles de dificultad que se desbloquean una vez que completas toda la fase: Muy Difícil y Master Ninja, el modo creado para el jugador definitivo de Ninja Gaiden.

Sigue siendo un juego tan difícil como en Xbox, mucho más que títulos como God of War o Devil May Cry. La elaborada e imprescindible combinación entre movilidad, defensa, combos y contrataques conforman una experiencia de combate tan exquisita como frustrante en algunos momentos. Pero cuando se empieza a entender, las sensaciones que ofrece son únicas. Pocos juegos de acción resultan tan satisfactorios como Ninja Gaiden, una vez que se coge el ritmo y consigues que Ryu fluya por el escenario, moviéndose de un lado a otro, esquivando ataques por milímetros y aprovechando las paredes para abrir nuevos espacios en algunos de las angostas zonas de combate.

No sólo hay modos de dificultad, ya que el modo historia también ofrece la posibilidad de dotar al protagonista de diferentes armas aparte de su Espada del Dragón. La primera son los nunchakus, una arma tremendamente rápida perfecta para los que gustan de largos combos. A continuación aparecen el Dabilahro, una enorme espada a dos manos, y la Lunar, una larga lanza. Pero el plato fuerte lo constituye las dos espadas gemelas: Garra de Dragón y Colmillo de Tigre. Exclusivas de Sigma, estas dos armas permiten a Ryu usar dos katanas a la misma vez, con efectos devastadores para los enemigos. La técnica de doble espada del protagonista es una extensión de sus habilidades con la Katana simple, pero con mayor alcance y más capacidad para golpear lo que hay a su alrededor, por lo que es una buena estrategia para zonas con enemigos numerosos. El espectáculo visual que supone ver las dos espadas centelleando en manos del letal ninja es sólo comparable a la imponente imagen visual que supone ver a Hayabusa empuñando las dos katanas de considerable tamaño.

Pero las espadas gemelas no son los únicos elementos propios de Sigma. Otra exclusiva es la de tomar el control de Rachel, cuyo estilo de combate es bastante distinto al de Ryu. Mientras el ninja usa su velocidad para moverse incansablemente por el suelo y las paredes para evitar ser alcanzado, la cazadora de demonios lleva la pelea a un ámbito más personal y cercano. Uno de sus movimientos propios es el de "rodar" por encima de un enemigo a quién tenga cerca, quedándose a su espalda y dándole un precioso tiempo para poder descargar el golpe más salvaje que pueda.

A la guerrera no le gustan las lindezas y maneja su hacha de combate mucho mejor de lo que lo hace el propio Ryu (los que hayan jugado en Xbox recordarán que el hacha de Rachel estaba entre el armamento del ninja). Ella sabe moverlo de forma bastante más rápida y con más combinaciones; algunas de las sutilezas de las que es capaz es un movimiento en el que atrapa la cabeza de un enemigo entre su cuerpo y el filo de su hacha, arrancándole la cabeza si está lo suficientemente débil. La rubia coprotagonista también usa un garfio, con el que puede tanto derribar enemigos como colgarse del techo y balancearse. En la demostración, Rachel puede ser controlada en el Modo Misión, que consiste en una sala en la que van apareciendo continuamente enemigos hasta que seas derrotado o acabes con el último de ellos. Ya el juego final habrá más de 50 misiones, en las que además de enemigos durísimos y exclusivos de este modo, hay que obedecer ciertas imposiciones puestas de antemano -tales como limitación de armas-

Gráficamente, Sigma resulta sorprendente. Los usuarios de Xbox ya saben perfectamente hasta que punto llega la competencia técnica del Team Ninja, pero resulta impresionante saber lo que el equipo interno dentro del estudio ha conseguido hacer con un título que ya tiene unos años y que además salió para un formato bastante inferior técnicamente a PS3. Si bien lo que es la composición de los escenarios se mantiene igual, se han usado texturas de muy alta resolución para todo, lo que se deja notar en las superficies, los suelos y el entorno en general.

También sorprendente resulta el uso de Full HD (1080p) en un juego en el que no estaba previsto que se incluyera. Resulta todavía más notable cuando se sabe -y se aprecia- que el juego funciona a 60 FPS estables -en la demo con alguna leve flaqueza en puntos determinados, pero nada que no se pueda mejorar de cara al final- La suavidad con la que se desplazan todos los objetos móviles en pantalla resulta asombrosa gracias a este esfuerzo técnico, que se ve completado por la remodelación completa de las animaciones, magníficas en conjunción con la casi impecable tasa de frames por segundo. Incluso con todas estas características, que tantos recursos consumen, el equipo todavía se ha permitido el lujo de incluir un sistema de sombras completo, capaz incluso de dibujar la sombra de la espada sobre los brazos de Ryu.

Obviamente, la escala original del juego no está pensada para una consola de nueva generación, por lo que no hay enormes escenarios ni decenas de enemigos en pantalla, cosa que facilita bastante las cosas -para los profanos en la materia, 1080p y 60 FPS es algo que resulta siempre bastante complicado de conseguir- pero independientemente del esfuerzo técnico que hay detrás, lo que resulta inmediatamente apreciable es lo bien que queda todo en pantalla. Eso es lo más importante.

Ninja Gaiden Sigma ha despejado todas las dudas gracias a esta convincente demostración, que incluso permite a los jugadores colgar sus puntuaciones en un ranking online para los diferentes modos de juego. Con todo lo que ya hacía a Ninja Gaiden Black un imprescindible, nuevos añadidos y una importante puesta al día gráfica, el título del Team Ninja se erige como algo mucho más importante que una simple conversión de un juego de vieja generación, convirtiéndose en uno de los títulos más prometedores de los próximos meses en Playstation 3. Para aquellos que no pudieron disfrutar de la versión original en su día pero son aficionados a los títulos de acción y combate, Sigma posiblemente será una compra obligada si todo sigue su curso natural de aquí al lanzamiento.

Ninja Gaiden Sigma

Ryu Hayabusa vuelve a la carga en Playstation 3 con la versión definitiva del juego que encandiló a los usuarios de Xbox.
Ninja Gaiden Sigma