Ratchet & Clank: El Tamaño Importa
Ratchet & Clank: El Tamaño Importa
Carátula de Ratchet & Clank: El Tamaño Importa

Una pareja desternillante

Julio J. Pérez Blasco

El famoso duo creado por Insomniac Games llega a la portátil de Sony. Con una variada aventura con todos los matices de la saga y otorgando más importancia a las plataformas, High Impact realiza un gran trabajo en su esperado debut. Listos para la acción.

Ratchet & Clank, las sucesivas continuaciones de la saga creada por Insomniac Gameshan contado con respectivos sobrenombres que anticipaban las innovaciones de cada una. Así, la segunda, Totalmente a Tope, ofrecía más acción que el original mientras que su secuela, Pon tu Arsenal a Tope, se centraba en el inmenso y extraño armamento.

Gladiator, prescindía por primera vez del eficiente robot en su propio título para centrarse en los combates multijugador. Ahora, mientras que las primeras imágenes de Tools of Destruction(Herramientas de Destrucción) asombran con el gran potencial de PlayStation 3, nos llega la primera versión para la portátil de Sony: Ratchet & Clank: El Tamaño Importa.

Bromas aparte y antagónicamente a dicho subtítulo, sus desarrolladores High Impact Studios, un pequeño estudio con antiguos empleados de la propia Insomniac Games, han creado una notable adaptación de la saga, incluso superior en ciertos aspectos a sus dos primeras entregas. Y es que, para el famoso lombax y su compañero Clank, el tamaño de sus aventuras nunca les ha importado.

Playas paradisíacas, robots y cientos de peligros

Siguiendo la línea argumental de sus precedentes en PS2, R&C: El Tamaño Importa, se sitúa justamente al terminar el último capítulo, Gladiator. Y si bien el guión es bastante lineal y previsible, conserva todo el gran humor de la saga y nos permite descubrir la vida de ciertos famosos secundarios, como el irrepresentable Capitán Qwark.

Todo comienza con nuestro dueto protagonista en plenas vacaciones en el planeta Pokitaru donde disfrutan de sus maravillosas playas pero, al poco tiempo, aparece una joven llamada Luna diciendo que es su mayor admiradora y proponiéndoles que ambos posen para unas fotos mientras que luchan contra unos robots.

Por supuesto, estas primeras batallas son sumamente sencillas y sirven de tutorial para la gran mayoría de movimientos básicos, así como de introducción al personaje de Luna y un pequeño recordatorio del mencionado Capitán. No obstante, las sorpresas comienzan cuando Ratchet termina su entrenamiento y descubre que la joven ha desaparecido, por lo que se embarca en su búsqueda.

Como en todos los capítulos anteriores, un nuevo peligro se cierne sobre la galaxia y en este caso nuestros protagonistas tendrán que enfrentarse a unos temidos alienígenas de la raza de los Tecnomitas, que se creía exterminada. Ahora bien, la aventura sólo cuenta con ocho planetas diferentes, algunos bastante parecidos a otros conocidos de la saga y con escasos secretos, haciendo que el desarrollo sea bastante lineal y con apenas rejugabilidad.

Pero este pequeño percance se ve subsanado dado que todos los demás aspectos famosos de la saga siguen intactos y algunos con una mayor importancia, como las fases del ingenioso Clank. Por otra parte, todos los detalles técnicos, como veremos a continuación, igualan, o incluso superan en algunos casos, a las dos primeras entregas domésticas, aunque también son demasiado parecidos.

Equiparando sistemas

Las comparaciones pueden llegar a ser odiosas pero el aspecto de R&C: El Tamaño Importa guarda muchas similitudes con su tercera entrega en PS2 y aunque también cuenta con ciertos enemigos más estrafalarios y ciertas zonas inéditas, muchas armas, gadgets y situaciones son muy parecidas. Tanto es así que, a excepción del menor número de polígonos y de objetos, en esta versión portátil se podría decir que ambas son iguales, lo que no quiere decir que no deje de impresionar en todo momento.

Por ejemplo, el nivel de detalle de los enemigos, escenarios y de los propios protagonistas es muy alto y sólo comparable con el notable Daxter, aunque no muestre una paleta de colores tan acertada como el título de Ready at Dawn. También las cinemáticas son extraordinarias y muy variadas aunque al ser prerenderizadas con el motor gráfico del juego ofrecen ciertas incongruencias con la armadura que esté llevando Ratchet en dicho momento.

Los únicos, y escasos, defectos gráficos se encuentran en ciertos problemas con los dientes de sierra debido a algunos fallos de anti-aliasing que en algunos momentos también ocasionan algunas texturas difuminadas. También, por desgracia, la cámara no es tan perfecta como en las versiones domésticas debido a la inexistencia de un segundo stick analógico y en ocasiones se sitúa en un punto incorrecto, haciendo que fallemos fácilmente, aunque se puede reajustar con los botones superiores.

En el aspecto sonoro casi todos los efectos sonoros han sido utilizados de su última entrega aunque siguen siendo sumamente variados y notables, así como las melodías, compuestas de nuevo por David Bergeaud. Igualmente el doblaje al castellano ha sido realizado por las mismas personas que en PS2, destacando las voces de Ratchet (Javier Romano), Clank (Carlos López Benedí) y la debutante Luna.

Ahora bien, también en este aspecto hay ciertos defectos, ya que al mover el cursor rápidamente por los diferentes menús o al volver al juego tras apagarlo con el modo Sleep, el audio se enmudece o se oye ligeramente desincronizado. No ocurre siempre y no destaca en absoluto pero los más acérrimos lo pueden llegar a notar.

Poca originalidad, mucha variedad

Como se ha citado anteriormente, el desarrollo de R&C: El Tamaño Importa es muy similar a los tres primeros capítulos de la saga, al igual que su control, dado que aún modificado debido al menor número de botones en la portátil, sigue siendo equiparable e igual de sencillo y divertido de manejar.

Así pues, las funciones de los botones principales son las mismas que las anteriores entregas mientras que el menú de armas y gadgets se selecciona con los de dirección (al igual que la posibilidad de acceder a una vista en primera persona), consiguiendo que todos los ataques sean muy sencillos de ejecutar, a excepción del salto doble, si bien sólo se utiliza en contadas ocasiones.

De igual manera, los ocho planetas disponibles son bastante variados aunque con un desarrollo algo lineal y con escasos puzzles, si bien ofrecen numerosas y diferentes situaciones en una misma fase. Entre ellas cabe destacar principalmente la que Ratchet se introduce minimizado dentro del cuerpo de Clank y la que transcurre en un mundo psicodélico, como si se tratara de una de las fases del menospreciado Psychonauts.

El resto de fases siguen la temática clásica de la saga, ofreciendo a partes iguales numerosos combates, plataformas y ciertas situaciones en las que utilizar los gadgets. De éstos últimos sobresalen principalmente el Polarizador, que permite modificar el magnetismo, y la Sprout-o-Matte, una especie de regadera que hace crecer la vegetación de ciertos lugares, creando situaciones muy originales.

Al contrario que las anteriores entregas, tanto el número de estos gadgets como el de las armas está bastante limitado, a tan sólo ocho disponibles en toda la aventura, si bien todo el arsenal se puede mejorar (transformándose también su aspecto) a medida que conseguimos tuercas al eliminar a los enemigos, lo que, junto con la posibilidad de encontrar o comprar las armas doradas, aumenta ligeramente la rejugabilidad.

Por otra parte también el sistema de armaduras de las últimas entregas de la saga sigue en su plenitud aunque con un mayor número de combinaciones disponibles y con alguna inédita (como la Cristalina). Cada armadura se conforma de cuatro partes: casco, cuerpo, guantes y botas, y normalmente se consiguen en cofres bien ocultos o contra enemigos bastante complicados, aumentando ciertos parámetros al completar una en concreto o bien otorgando cierto elemento a las armas (fuego, hielo, etc.).

Clank toma el protagonismo

También, para aumentar la diversidad en su desarrollo, se han incrementado las carreras en aerodeslizadores, tanto en un entorno abierto como sobre raíles, así como las fases del pequeño Clank, mucho más variadas que cualquier capítulo anterior y con algunas innovaciones cuánto menos curiosas.

Por ejemplo, además de las ya conocidas fases en las que manejamos mediante sencillas órdenes a otros pequeños robots o bien Clank se transforma en un gigantesco robot, hay otras tres que destacan por derecho propio, principalmente las de disparar a todo lo que se mueva en un recorrido sobre raíles en el espacio exterior, al estilo de las fases de la nave Gummi de Kingdom Hearts II o de algunos capítulos de la saga StarFox.

De igual manera también hay sitio para ciertos homenajes a otros conocidos títulos, como los autos de choque o los Lemmings, si bien sólo la segunda sobresale dado que en las fases sobre un pequeño kart no se ha implantado demasiado bien la inteligencia artificial de los enemigos y el control es deficiente.

Por último, antes de comentar el apartado multijugador, cabe señalar que una vez completada la aventura (que puede llevar fácilmente cerca de seis a ocho horas) se desbloquea el modo Campeonato, en el que se pueden superar de nuevo todos los niveles y conseguir nuevas mejoras para las armas y ciertos extras bastante importantes (como dibujos conceptuales, escenas inéditas o la banda sonora).

Un multijugador venido a menos

Si bien la última entrega de la saga se centraba casi exclusivamente en el multijugador y R&C3 ofrecía una gran variedad de modalidades, esta adaptación portátil no ha sabido explotar suficientemente bien esta opción, dado que los cuatro mapas disponibles son bastante parecidos y con el contratiempo de depender del arma escogida aleatoriamente, dado que los enfrentamientos están un poco desequilibrados.

De las cuatro modalidades disponibles: Enfrentamiento (Individual o por Equipos), Capturar la Bandera y la Categoría Iron Lombax, sólo destaca ésta última, ofreciendo ciertas variantes en los enfrentamientos, tanto en equipo como en solitario, y proponiéndonos, desde manejar un poderoso cañón a capturar unas revoltosas vacas, todo, como siempre, con el humor característico de la saga.

De todas formas la modalidad multijugador también ofrece ciertos alicientes como las listas de amigo, salas de chat, personalizar nuestro perfil y la posibilidad de conectarse online, además de la popular conexión ad-hoc, aunque sólo permite, en ambos casos, un máximo de cuatro jugadores simultáneos.

Variado y portátil… pero ¿mejor?

Como muchas anteriores adaptaciones para PlayStation Portable, R&C: El Tamaño Importa sufre de su propia naturaleza. Es un título muy notable y altamente recomendable para los asiduos a las plataformas y la acción pero con pocas, casi inexistentes, novedades respecto a los anteriores capítulos de la saga. En este aspecto Daxter supo ofrecer la originalidad que solicitaban los usuarios de la portátil e High Impact Studios, siguiendo el camino de Ready at Dawn, ha intentado adaptar la gran saga de Insomniac Games, no llegando por poco a su alto nivel pero sí consiguiendo una loable adaptación.

  • Técnicamente casi impecable, el perfecto doblaje al castellano
  • El gran humor que irradia en todo momento
  • Conserva a la perfección todos los matices de la saga
  • Ciertas fases inéditas de Clank

LO MEJOR

  • Ciertas fases inéditas de Clank
  • Conserva a la perfección todos los matices de la saga
  • El gran humor que irradia en todo momento
  • Técnicamente casi impecable, el perfecto doblaje al castellano

LO PEOR

  • Ciertos fallos sonoros, gráficamente muy parecido a R&C 3
  • El modo multijugador y algunos problemas con la cámara
  • Originalidad muy escasa, desarrollo demasiado lineal
8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.