SSX Blur
SSX Blur
Carátula de SSX Blur

Un arriesgado descenso

Raúl Valcárcel Díaz

Tras entrar en la primavera, las bajas temperaturas continúan, así que no se nos ocurre mejor sitio en el que disfrutar estas vacaciones de Semana Santa que en las pistas de nieve. Coge tus skis o tu tabla de snow, abrígate bien y prepárate para recorrer las pistas a toda velocidad mientras tocas el cielo con tus saltos.

El sello EA Big (División de EA Sports para los deportes extremos) nos vuelve a proponer el subir a lo más alto de la montaña para disfrutar de los descensos más intensos, emocionantes y divertidos hasta el momento. En esta ocasión podrás disfrutar de esta entrega únicamente en tu Wii, ya que SSX Blur sale en exclusiva para la sobremesa de Nintendo.

Mucho ha nevado desde el primer SSX para PS2, 7 años después y tras dos exitosas secuelas que se han estrenado en casi todas las plataformas del mercado,  llega el momento de ver si el equipo de EA Montreal ha hecho bien sus deberes. Un uso intensivo del Wiimote, nuevas habilidades nunca vistas hasta el momento y unos gráficos que hacen de SSX uno de los juegos de Wii con mejores acabados hasta la fecha. Empieza el descenso.

El juego

Tras ver la intro de presentación del juego, donde se nos presenta fugazmente a los doce personajes disponibles, pasaremos al menú principal, donde podremos elegir entre las seis opciones disponibles. Tutorial, para aprender los controles básicos y obligatorio si no quieres hacer el ridículo en tu primera partida. Opciones, para configurar el sonido y algunos controles, además de para desbloquear mediante un código algunos de los extras que iremos consiguiendo a lo largo del juego. Multijugador, para jugar a dobles a pantalla partida, o hasta cuatro jugadores por turnos. Carrera, el modo principal de juego. Extras, donde podrás ver diseños de personajes, bocetos conceptuales, y los créditos del juego. Y partida rápida, donde solo deberás escoger personaje y modo de juego para ponerte a jugar de inmediato.

En anteriores entregas de la saga SSX, había un pequeño hilo argumental a lo largo del juego, en el cual debíamos lanzar al estrellato a nuestro personaje, haciéndole escalar en los ranking deportivos y de popularidad. En esta ocasión se ha abandonado prácticamente esa idea, centrándose solo en las carreras y en la evolución del personaje. Claro que tendremos ranking para saber cómo vamos en cada momento respecto a nuestros rivales, pero estos ya no tendrán una importancia tan marcada como en los juegos anteriores.

Durante todo el juego podremos descender por tres montañas, estando disponible desde el principio solo la primera, ya que para desbloquear el resto, deberemos conseguir méritos suficientes a lo largo de las diferentes pruebas. Tres fases pueden parecer pocas a priori, pero dentro de cada una, hay un  número bastante extenso de retos que deberemos superar para seguir avanzando en el juego, así que tranquilos, que tenemos muchas horas por delante hasta que queramos acabárnoslo al 100%.

En el modo principal (O historia, si es que realmente tuviese alguna) deberemos escoger a uno de los 5 personajes disponibles inicialmente (En el modo partida rápida tenemos desbloqueados a 8 desde el principio), y ya podremos empezar a descender por la montaña para escoger la disciplina en la que queramos participar. Esta elección la podremos hacer también sin tener que 'jugarla' señalando nuestro destino directamente en el mapa que hay en el menú, pero al hacerlo así, nos perderemos varios items que hay en el camino entre disciplinas. Así que si no tenemos prisa, lo mejor es descender con nuestros skis o tabla de snow e ir calentando los pulgares antes de la prueba puntuable.

Las cinco disciplinas en las que podremos participar son:

- Slopestyle. Un descenso lleno de saltos donde deberemos acumular puntos haciendo el máximo número de 'tricks'. La pista esta llena de rampas y raíles donde grindar y hacer esas maniobras increíblemente impresionantes que tan buena fama le han dado a la saga. La pista finaliza en un 'Half Pipe' en el que podremos arañar los últimos puntos antes de acabar.

- Half Pipe. Dispondremos exclusivamente de dos minutos en este medio túnel para demostrar de lo que somos capaces.

- Slalom. Un descenso en el que tendrás que pasar alternando el lado por el que cruzas las banderolas. Aquí puntúan ambas cosas, pasar por todas las banderas, y los trucos que hagas. Más adelante profundizaremos en su especial dificultad, que hace de esta prueba una de las más indeseables.

- Big Air. O gran salto, en el cual, y como su nombre indica, tendrás que darlo todo en un par de saltos de esos de los que quitan el hipo al más valiente.

- Carrera. Aquí lo importante es llegar el primero. Compites contra la maquina también, mientras que en el resto de pruebas lo haces tú solo.

Después de cada prueba, y dependiendo del puesto en el ranking en que hayamos quedado, se nos otorgarán unos puntos, con los que podremos 'comprar' nuevas pistas, ampliar los atributos de nuestros personajes, y conseguir nuevas tablas de snow o skis. Esta será la tónica habitual a lo largo de todo el juego hasta que consigamos desbloquear la totalidad los extras. Las pistas y personajes son en su mayoría reciclados de anteriores SSX, siendo los 12 esquiadores viejos conocidos. Las pistas, pese a tener unas cuantas novedades, también nos recordarán a circuitos de otras entregas, aunque teniendo en cuenta la temática del juego, no se pueden pedir unos escenarios muy diferentes a los ya mostrados.

Gráficos

Aquí tenemos uno de los puntos fuertes del juego. Los escenarios son enormes, y están bastante detallados,  solo encontraremos algún fallo cuando nos acerquemos mucho a algunas piedras o árboles, donde sus texturas no están tan cuidadas. Por lo demás, no sufriremos efectos de popping o de dibujamiento, ya que todo el escenario se nos mostrará de golpe. Aunque aquí el juego es donde hace una pequeña trampa, y más de una vez nos encontraremos con una rampa enorme o un giro muy anguloso, donde no podremos ver nada de lo que sigue a continuación hasta que hayamos superado dicho obstáculo, dándole tiempo a la consola para cargar el siguiente tramo de la pista sin tener que mostrar ninguno de esos efectos tan incómodos para la vista.

Los escenarios, cuyas diferencias radican más en los obstáculos que en la variedad paisajística, aunque en su mayoría son estáticos, sufrirán algunas alteraciones en determinados momentos de la carrera, ya sea rompiéndose algún árbol, o cayendo unas piedras sobre nuestro camino. Estas modificaciones no afectarán tanto a la carrera como lo ya visto en Excite Truck, pero también le darán un toque de emoción extra, que nunca viene mal.

Uno de los detalles que más impacto causará a muchos son los efectos de luz. Durante la carrera, y en alguno de esos saltos estratosféricos que vamos a dar, tendremos casi un primer plano del cielo, donde el sol nos cegará y sus rayos crearán unos efectos muy vistosos en pantalla. También podremos disfrutar del espectáculo lumínico al pasar por algunos arcos que hay en la pista, porque justo cuando estemos debajo de ellos, o al ir a dar un salto importante, explotarán unos fuegos artificiales, dándole al ya de por sí espectacular descenso un momento de énfasis que hará las delicias de los jugones más fáciles de impresionar

En los menús no nos encontraremos nada del otro mundo, unos gráficos muy sencillos y coloristas, muy acordes con la estética 'cartoon' que se le ha pretendido dar al titulo. Durante las pantallas de carga podremos ver también unos dibujos estáticos donde los personajes nos darán algunos consejos, todo ello en 2D con un efecto graffiti que no desentona con el conjunto.

Como ya hemos dicho, los personajes tienen una estética cartoon, que sin llegar a la caricatura, tampoco estará muy cerca del fotorrealismo. Sus ropas, de lo más fashion y llenas de accesorios, están muy detalladas, y en algunos personajes como Kaori se nota el trabajo y el buen hacer a la hora de diseñar a los personajes y darles su propia personalidad a través del vestuario.

Por último, solo cabe resaltar algunos pequeños fallos, y es que durante los descensos, en algunas ocasiones tras dar pequeños saltos, nuestros personajes se hundirán en la nieve y volverán a la superficie, dando un efecto más de ski sobre el agua que sobre la nieve. También hay que destacar que aunque al descender por las pistas veamos un efecto de partículas bastante decente, el suelo es un bloque, y aunque nos caigamos durante varios metros, la nieve no se moverá ni un milímetro, haciendo como mucho un pequeño agujero donde caigamos o el sendero que vamos dejando al pasar por ella.

Para acabar esta ronda de errores, comentar que aunque la física de los objetos es bastante sólida, en una de las primeras carreras, donde podremos saltar sobre una furgoneta, si queremos también la podremos atravesar sin chocarnos con ella, como pasaba en algunos de los primeros juegos en 3D. Un pequeño detalle que más que enturbiar el resultado final, y dado que solo ocurre una vez, nos sacará alguna sonrisa.

Sonido

Esta es la otra gran baza del juego. Y es que los títulos de EA no suelen defraudar en el aspecto musical. Canciones funk y electrónicas se mezclan durante los descensos y en los menús para crear un ambiente sonoro de lo más agradable. A diferencia de otros juegos donde en la BSO participan varios grupos, en esta ocasión el apartado musical corre a cargo en exclusiva del compositor Junkie XL, también conocido como JXL, famoso tras revisar y darle un nuevo aire hace un par de años a la canción 'Little less conversation' de Elvis Presley.

En la carrera la música cumple un papel muy importante, dado que cuanto mejor lo estemos haciendo, más acompañado y completo se oirá el tema, mientras que si nos caemos o nos damos algún golpe, la música parará en seco, volviendo a escucharse poco a poco y añadiendo matices según sigamos avanzando de nuevo.

En las pistas, aparte de la música de fondo, también podremos disfrutar de una infinidad de efectos sonoros. La voz del DJ que nos contara algunos chascarrillos en perfecto ingles mientras elejimos pantalla, los gritos que de nuestro personaje en sus saltos, o los distintos sonidos que hará nuestra tabla según estemos deslizándonos sobre hielo, metal o nieve. También podremos escuchar un efecto curioso si agudizamos el odio, ya que oiremos el sonido de los pájaros, que se asustarán y saldrán volando a nuestro paso.

Jugabilidad

Aquí llegamos a uno de los apartados más difíciles de evaluar del juego. Gracias a su peculiar control, SSX Blur no acaba de ser todo lo que deberíamos esperar de él. De haber conseguido un mejor manejo del personaje, estaríamos ante un juego más que recomendable. Por desgracia, este aspecto acaba siendo a la postre una de sus grandes lacras.

Como ya habremos comprobado al iniciar el juego, deberemos tener conectado el nunchaku o 'pera' a nuestro Wiimote. Gracias a él, y como nos encargaremos de practicar en el tutorial, podremos hacer 3 acciones básicas. Para saltar, y pese a que también lo podremos hacer pulsando el botón A del Wiimote, deberemos agitar el nunchaku hacia arriba. Con él también podremos mover a nuestro personaje, ya sea para una corrección ligera de la posición, donde tendremos que usar el stick analógico, o para hacer un giro más amplio, donde deberemos inclinarlo hacia la dirección deseada. Por último, los botones Z y C servirán a la hora de realizar algunos trucos, usándolos también junto a la inclinación del nunchaku, si queremos, para sujetar nuestra tabla hacia un lado u otro durante un salto.

Un pequeño consejo para principiantes sería que antes de empezar a jugar, y dentro del menú de 'opciones', cambiásemos esta dualidad del nunchaku para mover a nuestro personaje exclusivamente con el stick. Ya que si de hecho el controlarlo bien es algo un poco difícil y para lo cual necesitaremos mucha práctica, el tener que calcular en las primeras partidas para hacer un giro si tenemos que usar el stick, el sensor de inclinación o ambos a la vez, va a hacer tirarnos de los pelos en más de una ocasión al caernos cuando estemos grindando o después de chocarnos con una pared en una curva muy cerrada.

El uso del Wiimote se centra casi exclusivamente en la ejecución de los trucos durante los saltos, ya que dependiendo de hacia donde lo movamos (lateralmente, arriba o abajo) hará un tipo diferente de acrobacia. Al principio mucha gente intentará hacer X acrobacia en determinado momento, pero después de ver que más de una vez no ejecutará el truco, o hará uno diferente al que le hemos mandado, acabará moviendo el Wiimote para todos los lados cada vez que salte, y que sea lo que Dios quiera. Finalmente, y al acabar de hacer un truco, si queremos aterrizar bien deberemos pulsar el botón A antes de tocar el suelo, ya que si no, acabaremos de nieve hasta las cejas, literalmente.

Y aquí llega una de las novedades en SSX Blur, que gracias al singular control del Wiimote hará las carreras más interesantes ¡Podremos tirar bolas de nieve durante los descensos! Bueno, vale que no es una característica vital y completamente innovadora, pero en algunas carreras para conseguir los items tendremos que hacer el movimiento con el Wiimote hacia atrás y adelante para golpearlo con una bola, sacudir a nuestros rivales para desestabilizarlos durante las carreras, o ahuyentar al temible Yeti para que no nos moleste.

Es ahora cuando ya hemos recibido las nociones básicas de control, que nos toca revisar una de las zonas más espinosas de la jugabilidad, los megatrucos. Un megatruco es un 'trick' normal pero elevado a la enésima potencia, y para poder ejecutarlo tendremos que llenar nuestro 'molómetro' encadenando varios trucos normales sin caernos. Una vez lleno, dispondremos de unos segundos para que durante un salto (preferiblemente de los grandes) podamos ejecutarlo.

En un principio solo tendremos un par de estos megatrucos desbloqueados, y para ir aprendiendo los demás tendremos que conseguir items y puntos de experiencia. Para la ejecución de estos impresionantes movimientos deberemos tener pulsado el botón A, y acto seguido, hacer una forma con el Wiimote o con ambos mandos a la vez. Esta forma puede variar desde hacer una simple Z con el FHC, a dibujar un corazón con ambas manos.

Y como ya decíamos, al intentar hacer estos megatrucos será donde más cabreos nos llevemos. Una tarea tan sencilla como dibujar una Z con el Wiimote se puede convertir en una auténtica pesadilla, ya que un simple movimiento ligeramente mal realizado, un temblor de manos a destiempo, o una inclinación que no sea la idónea, puede hacer que nuestro personaje se dé un buen batacazo pese a que en un principio tuviésemos la impresión de haberlo hecho bien.

Si la dificultad en la jugabilidad ya de por sí está a un nivel muy alto, preparaos para cuando lleguéis a la prueba del Slalom. Cientos de saltos extremadamente juntos, y entre los cuales deberemos mover a nuestro personaje de un lado a otro de la pantalla harán que sea prácticamente imposible movernos entre la gran mayoría de los banderines. Solo podremos hacer un resultado aceptable si frenamos completamente al personaje en cada giro, pero aun así veremos como la aceleración que conseguimos después de cada salto nos lo va a poner muy difícil. Todo un reto, la prueba del Slalom.

Hay quien piensa que esta extrema dificultad a la hora de poder hacer los megatrucos es más un beneficio que un contratiempo, dado que al tener que llegar a un grado de perfección tan alto para realizarla exitosamente, hará que mejoremos nuestro manejo del Wiimote. Pero sinceramente, creemos que esta dificultad, pese a poder atraer a los jugadores mas hardcore, va a conseguir que el 'grueso' de usuarios de Wii le tenga verdadero pánico al juego de EA.

LO MEJOR

  • · Unos gráficos que empiezan a usar el verdadero potencial de Wii
  • · Carreras desenfrenadas, muy dinámicas e impresionantes
  • · Una banda sonora como pocos juegos tienen
  • · Variedad y cantidad de extras

LO PEOR

  • · El control, bastante impreciso y su elevada curva de aprendizaje
  • · Las voces vienen solo en inglés
  • · Otro juego más que no usa las capacidades Online para el multijugador
  • · Que huela un poco a refrito de entregas anteriores

CONCLUSIÓN

[image|nid=1143560|align=right|width=150|height=105] SSX Blur (Wii) SSX Blur nos ha dejado un sabor agridulce después de haberlo jugado. Pese a disfrutar de un mas que aceptable apartado sonoro y gráfico, muchas horas de diversión por delante si queremos desbloquear todos los secretos y extras, y el mérito de ser un juego nuevo y en exclusiva para Wii, hace que todos esos puntos a favor que tiene se desvanezcan en cuanto tomamos el control del personaje. Una curva de aprendizaje que se convierte en casi un verdadero suplicio si queremos controlar a la perfección a nuestro esquiador, junto a un control de lo más impreciso y que nos dejará vendidos en más de una ocasión son argumentos de peso para mirar con recelo a este titulo a la hora de ir a comprarlo. [image|nid=1283140|align=center|preset=inline] [image|nid=1143425|align=right|width=150|height=105] SSX Blur (Wii) El juego es difícil de llegar a controlar, y de hecho nos llevará horas y horas el poder decidir conscientemente que 'tricks' queremos hacer en cada momento. Pero eso sí, si le dedicas mucho tiempo, y una vez te hayas hecho a los controles, el juego será de lo más gratificante y divertido. Sin embargo, si lo que buscas es echar unas carreras rápidas sin haber jugado antes, o jugar con alguien que sea un novato, olvídate, porque lo único que conseguirás será frustrarte al ver como el personaje se pasa más tiempo rodando por el suelo que en el aire haciendo los increíbles movimientos que habías visto en los videos. [image|nid=1143278|align=right|width=150|height=105] SSX Blur (Wii) Así que haciendo balance de todo lo dicho, podemos calificar a SSX Blur como un juego orientado a hardcore gamers, los cuales disfrutarán al ver el extremo nivel de perfección al que tienen que llegar sus movimientos para poder disfrutar de una carrera en plenas condiciones. En cambio los jugadores más casuals, o torpes con el control, verán el juego como el infierno helado de la jugabilidad, siendo mucho más recomendable para ellos juegos como Excite Truck, donde también podremos disfrutar de la velocidad y de los saltos impresionantes de una forma más asequible. · Unos gráficos que empiezan a usar el verdadero potencial de Wii· Una banda sonora como pocos juegos tienen· Variedad y cantidad de extras· Carreras desenfrenadas, muy dinámicas e impresionantes

7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.