El Motorista Fantasma (Ghost Rider)
El Motorista Fantasma (Ghost Rider)
Carátula de El Motorista Fantasma (Ghost Rider)
  • 8

    Meristation

De paseo por el Hades

Pablo González Caith_Sith

Una semana después de analizar el juego del Motorista Fantasma para PS2 y PSP le toca el turno a la versión de GBA. La adaptación de la película de Nicolas Cage se perfila como un notable Beat'Em Up con unas fases sobre moto espectaculares. De paseo por el Hades.

Los personajes de los cómics pasan por intervalos de lo más irregulares. Si durante una temporada tuvimos una gran cantidad de películas y videojuegos de buen nivel, como el sublime Spider-Man 2 de Activision/Treyach, el notable Batman Begins de EA o la saga X-Men Legends/Marvel Ultimate Alliance, es cierto que las últimas adaptaciones al videojuego de las últimas películas de superhéroes han sido cuanto menos desastrosas: Los Cuatro FantásticosSuperman Returns son dos claros ejemplos de esta desgraciada "tendencia"; Irónicamente, una de las películas que menos ha gustado a la crítica cinematográfica, El Motorista Fantasma, ha sido transportado a nuestro sector con cierta solvencia.

Ghost Rider para PlayStation 2 y PSP, analizado la semana pasada en MeriStation, resultó ser un realmente buen arcade con unas fases al más puro estilo God of War y ciertas secuencias sobre vehículo, en este caso una moto, espectaculares. Climax se encargó de su desarrollo, un estudio bien experimentado que ha dado lugar a la saga MotoGP de THQ. Ahora llega a nuestra Game Boy Advance la adaptación de la película, un cartucho de 32MB realmente cuidado, que no sólo se erige como uno de los mejores Beat'Em Ups basados en un héroe del cómic sino además como una recomendable opción de compra de cara a quienes piensan que GBA está muerta.

Un desarrollo prometedor

Ghost Rider lleva a las pantallas de nuestras GBA más o menos el mismo argumento de la película protagonizada por Nicolas Cage y Eva Mendes, aunque con bastantes matices: Un joven hace un pacto con el demonio para salvar a su padre del cáncer que está acabando con él. Pero un hecho traumático acaba con la vida del progenitor de nuestro héroe, Johnny Blaze, quien a raíz de su pacto con Mephisto, el mismísimo demonio, tendrá que ejercer como su vengador particular y acabar con Blackheart y una panda de malvados que amenazan la integridad del planeta Tierra.

La trama que seguiremos en este cartucho nos presenta a Mephisto haciéndole una determinada prueba de valor a Johnny. Desde los Infiernos, deberá subir a la superficie aniquilando decenas de enemigos, para finalmente enfrentarse al desafío final, Venganza, otro Motorista Fantasma que también se encuentra a las órdenes del demonio. Una vez acabemos con él, Mephisto nos la jugará y secuestrará a Roxanne, la bella joven de la que Johnny está enamorado. Para rescatarla, deberemos acabar con una serie de villanos...

Acción desenfrenada

Como comentamos previamente, Ghost Rider se destapa como un Beat'Em Up puro y duro, donde para avanzar tocará acabar con hordas de enemigos que intentarán frenar nuestros pasos. Evidentemente sus esfuerzos caerán en saco roto cuando se enfrenten al bueno de Johnny Blaze, que lejos de ser un simple ser humano mantendrá siempre su forma de calavera llameante y, por tanto, sus armas más importantes.

A los básicos golpes de artes marciales, se le sumarán evidentemente sus cadenas bañadas en fuego. Al más puro estilo Kratos en el magnífico God of War de PlayStation 2, Johhny será realmente versátil con este arma: Podrá crear torbellinos de fuego, realizar combos varios y enlazar impactos sobre quienes le planten cara, atacar desde el aire, realizar un golpe seco en el suelo levantando la gravilla del mismo, etcétera.

Es realmente divertido controlarlo ya desde un principio gracias a las múltiples combinaciones de las que dispone. Además de atacar desde el suelo podrá hacerlo desde el aire e incluso ondearse con él; A medida progresemos en la aventura, podremos ir desbloqueando nuevos movimientos para nuestro vengador. Así, a los puñetazos básicos o los golpes con cadena más simples, sumaremos técnicas realmente mortíferas que acabarán con los enemigos mucho más rápido y de forma más espectacular.

Para potenciarlos deberemos utilizar una serie de orbes morados que dejarán caer los enemigos al morir. Así mismo, las criaturas soltarán orbes curativos y mágicos. Respecto al desarrollo de la aventura, evidentemente será avanzar, acabar con enemigos, sortear varias plataformas, vencer a un jefe de final de nivel y vuelta a empezar. Pese a todo Climax, también encargados de este título para GBA, ha dividido los actos principales del juego en dos fases diferenciadas.

Las primeras, y más habituales, las cubren las fases donde tomamos el control directo de Johnny, acabando con monstruos como zombies, vampiros de fuego, demonios varios, etcétera. Es donde la estructura de avanzar-matar-jefe se hace más patente. Pese a que estamos ante un Beat'Em Up, encontramos pequeños elementos de aventura, no puzzles ni nada similar, sino más bien saltos para buscar equis objeto y poco más. La mejora de habilidades suma algo de variedad al desarrollo.

Las segundas, y más divertidas e interesantes, son aquellas donde Blaze se sube a su moto y tenemos que controlarla a modo de simulador de conducción. Estas fases arcade son sublimes: Controlando a Johhny podemos golpear a los lados con nuestro látigo ardiente o lanzar bolas de fuego simples con el botón B. Aceleramos, frenamos, ponemos posturas bastante extrañas... todo a ritmo de una música brutal. Los trazados no están vacíos, sino que también encontramos enemigos y por supuesto muchos obstáculos, desde pinchos hasta tótenes. El control es simplemente perfecto. Podría sacarse un auténtico MotoGP a la altura de los originales con este motor.

En suma el juego no es muy largo, difícilmente nos durará un par de tardes de vicio continuado, pero resulta realmente entretenido y gratificante. Frenético, con unos jefes de final de fase realmente aceptables en sus compases más avanzados -evidentemente los iniciales son fáciles y repetitivos-; Toda una experiencia, y un auténtico Beat'Em Up de la vieja escuela adaptado al cómic de Marvel.

Apartados técnicos

Técnicamente los chicos de Climax pueden sentirse orgullosos. Si bien Ghost Rider no saca el jugo a la portátil de Nintendo, si puede presumir de tener un apartado gráfico realmente sólido, con una notable paleta de colores y unos efectos realmente notables. Las animaciones mantienen el nivel, recordando por momentos al sublime Prince of Persia Las Arenas del Tiempo, uno de los grandes plataformas de GBA: Ver a Blaze moverse en el aire y realizar los múltiples movimientos con su cadena es realmente gratificante.

Los fondos son también muy aceptables, ambientan a la perfección y encontramos zonas cuidadísimas, desde los infiernos hasta la ciudad. Para narrar la historia como viene siendo habitual en este tipo de juegos encontramos pantallas estáticas con textos pre-impresos, por suerte no tendremos imágenes de la película, sino artworks estilo cómic que nos narran poco a poco la pesadilla de Johnny.

Y la BSO sorprende. Temas heavy metal y otros más calmados ambientan las fases a la perfección, explotando los altavoces de GBA como pocos títulos lo hacen. Evidentemente no es un aspecto decisivo a la hora de jugar, pero por suerte se une a ese pequeño porcentaje de juegos que ganan calidad con el volumen activado. Los efectos sonoros son más de lo mismo, los típicos del género, sin despuntar.

La Liga de la Justicia: The FlashPiratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto. Gráficamente cuidadísimo, con una jugabilidad muy estudiada y especialmente unas fases en moto demenciales. Una licencia bien aprovechada en nuestro medio, por suerte, y también destacable en nuestra cada vez más olvidada Game Boy Advance.

- Divertidísimo, jugar nunca se hace pesado.
- Las fases sobre la moto.
- En general, todo a nivel jugable.
- Técnicamente notable, tanto gráficamente como a nivel sonoro.

LO MEJOR

  • Divertidísimo, jugar nunca se hace pesado.
  • En general, todo a nivel jugable.
  • Técnicamente notable, tanto gráficamente como a nivel sonoro.
  • Las fases sobre la moto.

LO PEOR

  • Pese a estar correctamente realizado, no inventa nada.
  • Se acaba cuando empieza a saborearse.
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.