Valkyrie Profile Silmeria, Impresiones USA

Uno de los títulos de culto de la extinta Enix vuelve a la actualidad en forma de precuela para PlayStation 2. La mitología nórdica y la magia que Square Enix imprime a sus productos se funden en uno de los mejores RPGs del sistema. Eso sí, sin de momento posibilidades de llegar a España.

Uno de los títulos de culto de la extinta Enix vuelve a la actualidad en forma de precuela para PlayStation 2. La mitología nórdica y la magia que Square Enix imprime a sus productos se funden en uno de los mejores RPGs del sistema. Eso sí, sin de momento posibilidades de llegar a España.

El anuncio de que el remake para PSP 'Lenneth' iba a llegar finalmente a Europa daba pie a todo tipo de esperanzas y posibilidades de ver por nuestras tierras este Valkyrie Profile: Silmeria. Dada la continua afluencia de RPGs que han llegado en los últimos meses de la mano de distintas distribuidoras, como por ejemplo Atlus, no sería descabellado que alguna compañía apostase por esta auténtica joya que Tri-Ace nos ofrece. Sin embargo, el paso del tiempo ha comenzado a hacer mella en la ilusiones de los aficionados, e incluso pese al inminente lanzamiento de otro título estrella de la misma compañía, Final Fantasy XII, es poco probable que a estas alturas Silmeria y compañía aparezcan por los estantes de las tiendas europeas.

Dejando esto a un lado, lo cierto es que 'Silmeria' es, en pocas palabras, uno de los mejores juegos de rol que han aparecido hasta la fecha en PS2, tanto por sus atributos técnicos como por su poco frecuente sistema de juego. Al igual que en el caso de la primera edición de la saga para PSOne, este Valkyrie Profile explota el motor gráfico de la consola de Sony llegando a cotas gráficas superiores a la mayor parte de sus rivales en el género, salvando algunas excepciones.

Silmeria/Alicia
Junto a sus virtudes técnicas y jugables, el título presenta también una interesante trama inspirada en la mitología nórdica, llevada a cabo de una forma algo diferente a la de su antecesor. En esta ocasión, el papel protagonista de la historia es encarnado por un mismo cuerpo, el de la tierna y dulce Alicia, Princesa de Dipan, en el que se encuentra el alma de Silmeria, una de las tres valkirias del Valhala destinadas a la recolección de espíritus caídos en combate.

Mientras que el carácter de Alicia es más calmado y débil, Silmeria presenta unas características radicalmente opuestas; conocimiento, valor sarcasmo e incluso algo de pedantería a la hora de tratar con los personajes secundarios de la historia. Este 'desdoblamiento' en la personalidad de la princesa alentará que su padre, por consiguiente Rey de Dipan, la encierre de por vida al considerar que su hija sufre algún tipo de trastorno y no merece ser heredera de su trono. Es aquí donde realmente empieza la aventura, cuando ambas se escapan de la prisión y se dirigen hacia el primer pueblo de juego.

La radical diferencia entre ambos personajes es uno, probablemente el más importante, de los múltiples alicientes de la historia. Aunque siempre controlamos el cuerpo de la princesa, nos sentimos más atraídos por la personalidad de la valkiria. No en vano, es ella quien siempre indica hacía dónde nos tendremos que dirigir y, básicamente, dicta las pautas que iremos siguiente según la trama se va completando.

Nuestro objetivo será evitar que el ejército de Dipan se haga con el poder de diversos orbes y objetos, cuyo fin pretenden emplear para combatir el poder de los dioses y ocupar su poder. La aparición de Hrist, hermana de Lenneth y Silmeria, es otro de los puntos claves del juego, pues ella es la enviada por Odín para tratar de evitar los progresos de nuestra heroína. Explicar la historia sin desvelar algún spoiler no es tarea fácil; el argumento empieza a tomar forma y profundidad a partir del cuarto capítulo, una vez ya nos hayamos acostumbrados a la mecánica del juego, que pasamos a comentar a continuación.

Un mundo 'diferente'
Al igual que tantos otros juegos del género, 'Silmeria' trata de equilibrar una balanza que se divide entre la sencillez y la complejidad. El mecanismo del juego, por ejemplo, es bastante simple y lineal. Así pues, iremos atravesando pueblos para llegar a distintas mazmorras, en las que combatiremos contra el enemigo final de turno para luego volver a un pueblo y repetir la acción. Encontraremos también diferentes localizaciones a las que acudir en busca de tesoros o para aumentar nuestro nivel, algo muy importante que describiremos algunos apartados más adelante. 

Las escenas que narran el argumento se sitúan casi siempre antes y después de las mazmorras, con algún que otro parón en las fases más largas para amenizar la aventura. Dentro de las mismas nos toparemos con enemigos, tesoros, e incluso algunos elementos a resolver. La mayor parte de ellos están enfocados al uso de los fotones, proyectiles que, al igual que en Lenneth, nuestro personaje lanza para congelar a los enemigos por un tiempo limitado. Sin embargo, una vez hecho esto tenemos a nuestra disposición un mayor número de acciones posibles a realizar, como empujarlos o lanzar otro fotón para intercambiar nuestras posiciones.

De este modo tendremos acceso a plataformas situadas en niveles más altos, algunas veces con el fin de hallar un premio y otras tantas para conseguir una llave que nos permita seguir nuestras evoluciones por la mazmorra. Contamos también con la posibilidad de saltar o la de realizar un ataque con nuestra espada, que podremos emplear para derrumbar muros en mal estado o romper los cubículos de hielo producidos por los fotones.

Come to me, my Einherjar

Otro punto fundamental que dista también de su antecesor es el mayor protagonismo de personajes secundarios 'vivos' en pos de los Einherjar. Al no tener que hacer frente al Ragnarok no tendremos que enviar a los caídos de nuevo al Valhala, aunque Silmeria es capaz de realizar una acción distinta con ellos con el fin, al parecer, de molestar a Odín. Esto es, una vez encontremos a uno de los guerreros espirituales, por así llamarlos, se nos fijará un nivel que tendrán que alcanzar para ser liberados y volver a la vida.

Liberarlos es uno de los puntos claves del juego para derrotar a los poderosísimos monstruos finales, pues al devolverlos a la vida nos otorgarán con un elemento que, según sus atributos físicos y los utensilios con los que estén equipados, aumentará los atributos del personaje que elijamos. Si los visitamos una vez resucitados nos regalarán dinero - OTH en el juego - o bien armas u otros objetos de valor.

Pero como comentábamos al comienzo del párrafo anterior, los Einherjar no gozan de las mismas virtudes que en 'Lenneth'. Los protagonistas de la historia, aquellos que aparecen en las escenas que cuentan la trama, cuentan con habilidades más apropiadas y útiles para prosperar en el juego. Los otros han sido relegados a un segundo plano, pues ya no podremos descubrir su historia personal mediante vídeos, sino que podremos acceder a ella en el menú principal en el que están narradas. Incluso así, liberarlos nos proporcionará más facilidades a la hora de afrontar los combates. Por no decir que es completamente necesario a tenor de la dificultad de este Valkyrie Profile con el fin de aumentar nuestras características.

Si a esto le añadimos que los personajes 'principales' tienden a abandonar el grupo por motivos dispares, es muy aconsejable combatir siempre con al menos dos de estos guerreros en nuestro grupo. Como veréis, la complejidad de algunos combates es otro de los puntos más importantes en el desarrollo de la aventura.

Belleza nórdica

El motor gráfico de 'Silmeria', además de poder presumir de ser uno de los más trabajados y magníficos que hayamos visto hasta el momento en PS2, es también uno de los elementos característicos de la serie. Todo el entorno está diseñado en 2D, principal motivo por el cual el aspecto visual de la entrega luce tan buen rostro. Al no tener que generar interminables mapeados como en el caso de Final Fantasy XII, las texturas gozan de una mayor definición, al igual que los enemigos o los hogares en su interior.

El diseño en 2D repercute en varios aspectos la jugabilidad del título; por un lado acorta nuestra movilidad, limitándonos a desplazar a Alicia hacia izquierda, derecha o de forma vertical según lo requiera el entorno, y por el otro otorga al título un aspecto poco frecuente en una aventura de este calibre. Podremos charlar con los personajes que encontremos en las ciudades, comprar armas, encontrar objetos ocultos etc. Todos los elementos que hallamos en los distintos RPGs genéricos están presentes aquí también.

Los decorados, paisajes y entornos sólo pueden recibir adjetivos positivos, con especial énfasis en algunos parajes diseñados al parecer tan sólo para presumir del increíble acabado técnico del juego. Con respecto a las ciudades que visitaremos, es anecdótico el hecho de que visitaremos algunas localizaciones del primer Valkyrie Profile con un aspecto muy diferente, al igual que descubriremos personajes que ya descubrimos en la primera entrega y cuya historia se trata de intensificar para resolver algunas incógnitas que se quedaban sin resolver al término de 'Lenneth'.

Con todo, el punto más característico de la aventura junto a su curioso motor gráfico es el de los combates. Tanto por la importancia de subir niveles como por su disposición jugable, son quizás el elemento que presenta un cambio más llamativo con respecto  la entrega de PSOne. Con respecto al apartado gráfico, el único bajón significativo lo encontramos en algunas mazmorras, que por desgracia no presentan el mismo mimo que el resto de localizaciones. Hay otros elementos, como los rasgos faciales de los personajes, que no llegan al mismo nivel de otros títulos de PS2 como Metal Gear Solid 3 o el mismo Final Fantasy XII, aunque da la sensación de que esto es algo hecho aposta - no crear un título extremadamente realista para mantenerlo en la línea de otros RPGs - que de un defecto técnico.

Los combates
Tras tocarnos con alguno de los espíritus que vagan por las mazmorras, pasaremos a una pantalla distinta a la principal en la que se nos ofrece un entorno totalmente en tres dimensiones con múltiples enemigos de distinta índole y nuestros cuatro personajes, cada uno con un botón del DualShock asignado para su uso. En la parte inferior de la pantalla se sitúa una lista con los AP o puntos de acción disponibles, con libertad de movimiento para desplazarnos por el entorno que haya aparecido, siempre correspondiente al lugar de la fase en el que nos hallemos.

Los enemigos sólo se desplazan si nosotros también lo hacemos, por lo que antes de movernos de forma aleatoria es conveniente tener en cuenta la posición en la que ellos se encuentren y su campo de acción, representado en el suelo por media de una zona roja. Podemos manejar a los personajes de forma conjunta o individualmente, con el fin de intentar alcanzar la espalda de los monstruos para inflingirles un mayor daño y evitar que se protejan ante nuestros golpes. Una vez dentro de nuestro campo de acción, tendremos que pulsar en botón asignado para cada protagonista, que realizará hasta tres ataques distintos dependiendo de sus atributos, el arma equipada y, por supuesto, de cuantas veces apretemos el su botón correspondiente.

Los monstruos siempre tienden a atacar al personaje que más cerca de ellos se encuentre, por lo que la colocación de cada miembro del grupo es fundamental a la hora de completar cada combate. Dichos personajes constan de diversas habilidades que giran entorno a las habituales en este género; arqueros, magos, guerreros de espada corta, mercenarios etc. Dentro de la parrilla de los enemigos siempre hay un líder, siempre más alejado que el resto. Si acabamos con él, el combate se acabará otorgándonos la misma cantidad de puntos de experiencia.

Pese a que la colación a la hora de combatir es fundamental, el equipo con el que asignemos a cada personaje es también primordial para eliminar a los enemigos. Junto a las armas y al equipo, entrar en juego las runas, unos colgantes que en función de sus atributos y según su colocación nos darán la posibilidad de aprender nuevas habilidades, además de aumentar o disminuir los puntos de ataque, magia, resistencia etc. El uso de las mismas no es de vital importancia para los combates en los primeros compases del juego, aunque a la larga se convierten en elementos de primera necesidad pues nos permiten curarnos tras recibir un golpe, aumentar los atributos de ataque, librarnos de ciertos hechizos y demás. 

Nuevos ataques, magias y golpes finales se irán añadiendo a nuestra lista según vayamos aumentando nuestro nivel. Cada acción que realicemos durante los combates consume AP, aunque las distintas posibilidades durante las batallas no están marcadas de forma lineal. Es decir, podremos atacar tantas veces como queramos con el mismo personaje siempre y cuando tengamos suficientes AP disponibles. Otros elementos, como el denominado 'Break Mode', que normalmente se activa al cortar alguna de las partes de ataque de un enemigo,  nos permiten realizar un mayor número de combos sin gasto de AP.

¿Pocos cambios?
Square Enix ha bordado un juego complejo, una digna continuación de la famosa entrega aparecida para la primera PlayStation que pese a incluir múltiples novedades con respecto a la misma conserva su frescura y esencia. Los combates son complejos, la historia, pese a no estar exenta de algunos elementos típicos del género, es atractiva y engancha hasta que la aventura termina. El apartado técnico, como ya nos hemos jactado a repetir a lo largo de este texto, es sublime.

Teniendo en cuenta todos estos factores, es difícil de creer que ninguna distribuidora se anime a lanzarlo en Europa, mientras que sí nos llegan otros juegos de menor calidad e incluso de menor reputación que ofrecen muchísimo menos que este Valkyrie Profile en todos y cada uno de sus aspectos.

De cara a la importación, sólo se le puede achacar su enorme dificultad, que nos obliga a tener muy en cuenta el sistema de habilidades y de esferas desde el comienzo de la aventura. Además, claro está, de tener que detenernos en ciertos momentos del título para repetir los combates ante enemigos finales o espíritus a fin de conseguir aumentar de nivel tanto a Alicia/Silmeria como a los Einherjar de cara a liberarlos para recibir los objetos que nos regalan.

De resto, poco más que recomendar su compra por cualquier medio, especialmente para los amantes del género o de la primera entrega que llegará en breve a España para PSP. En cualquier caso no se entiende que no se aproveche el lanzamiento de esa entrega junto a Silmeria, una combinación que a buen seguro hubiese sido capaz de competir contra los 'blockbusters' de las listas de ventas. Repetimos que, pese a que nos existe confirmación definitiva, es poco probable que Valkyrie Profile: Silmeria llegue Europa.

Valkyrie Profile 2: Silmeria

Tri-Ace trae la secuela del alabado juego de rol Valkyria Profile.
Valkyrie Profile 2: Silmeria