Yakuza 2, Impresiones

Los conflictos entre bandas mafiosas, las artes marciales y los asuntios turbios se mezclan una vez más con Kazuma Kiryu para configurar el argumento de una nueva aventura. Hemos jugado a Ryu ga Gotoku 2, versión japonesa definitiva. Dragón contra dragón.

Giro del destino

Tras la primera toma de contacto en el pasado Tokyo Game Show ya os avanzábamos que el nuevo Ryu ga gotoku (Yakuza fuera de Japón) seguía todos los patrones de su antecesor. Simplemente observando el año de diferencia que separa el lanzamiento de ambas entregas ya se podía intuir que esta es una segunda parte con pocos cambios. Y es que el desarrollo se ha realizado en tiempo récord, aunque a costa de utilizar una enorme cantidad de material ya existente. Afortunadamente, la nueva trama parece suficientemente sólida como para atraer de nuevo al público.

Situándonos un año después de los acontecimientos ya conocidos, la trama arranca con Kazuma despertando de un amargo sueño con visiones del pasado. A nuestra habitación acude Haruka, la niña a la que protegimos en el  pasado y que ahora vive con nosotros. Con un aspecto mucho más adulto tras solo un año, la niña será de nuevo importante en los acontecimientos, aunque en los inicios esto no se deja ver claramente.Tras esta breve introducción, nuestros protagonistas se trasladan al cementerio para honrar las muertes de sus seres queridos.

Después de deambular un poco por la zona, llegamos a las lápidas hacia las que nos dirigíamos, momento en el cual se nos preguntará si queremos recordar la historia de hace un año. Esta opción permite disfrutar de la trama completa del anterior título, por si no tuvimos oportunidad de acabarlo o queremos recordar algún detalle. Está dividida en cuatro partes, de forma que podemos dejar el visionado en el momento que decidamos. Una buena opción que permite disfrutar de aproximadamente 15 minutos de secuencias ininterrumpidas con la narración de Kazuma.

Que hablen los puños

Una vez pasado el recordatorio, los acontecimientos se irán enredando de forma que nos veremos envueltos en un combate contra varios miembros de un clan rival. Esto sirve de toma de contacto con el sistema de combate, en forma de interactivo tutorial. Se nos introduce a los movimientos básicos, calcados a los del primer título. Tanto las combinaciones básicas como los golpes con las armas se han reutilizado por completo, incluyendo también agarres y esquivas.


Por suerte, posteriormente podremos desbloquear una interesante cantidad de técnicas de varios tipos, con lo que la cantidad final se acerca casi al doble de los existentes en el primer juego. Con toda lógica, ahora Kazuma puede disponer desde el inicio de algunos movimientos que anteriormente aprendíamos bien avanzada la historia, como los golpes a enemigos que están a nuestra espalda o los contraataques tras una esquiva. Esto hace que el combate haya ganado mucha fluidez y que con simples pulsaciones en el analógico podamos alcanzar a los enemigos que nos rodeen.

De nuevo, el avance del protagonista se medirá con tres barras que medirán nuestras capacidades. Al otorgar puntos de experiencia a cada una de ellas iremos aprendiendo nuevas técnicas, de forma totalmente calcada a como ya se hacía en el anterior título. La barra de furia sigue presente, permitiéndonos ejecutar movimientos definitivos sobre nuestros desafortunados adversarios. El nivel de violencia sigue siendo considerable en estas escenas, lo que aleja el título de los jugadores más jóvenes en la calificación por edades.

La calle te espera

Los inicios de Ryu ga gotoku 2 nos llevan a recorrer la misma zona que ya conocíamos, un barrio que se asemeja bastante al Shinjuku actual. Posteriormente nos desplazaremos a la zona de Osaka, fácilmente distinguible para cualquier aficionado al paisaje urbano japonés. Un buen número de locales está accesible en esta zona, que se corresponde con el mapeado de la demo del Tokyo Game Show.Aquí será donde tengamos nuestro primer encuentro con el llamado "dragón de Kansai", que a todas luces parece ser el rival a batir en esta ocasión. Además de en los locales, se nota una mayor cantidad de personajes deambulando por la ciudad  en todas direcciones.

La interacción con ellos sigue siendo muy limitada, ya que tan solo podremos conversar activamente con los que tengan una marca verde sobre su cabeza. Del resto tan solo podremos escuchar sus frases, que ahora quedan representadas en pantalla mediante ventanas flotantes en forma de bocadillo. La frecuencia con la que aparecerán las frases en pantalla es elevada, dependiendo también de la distancia hasta el usuario que la emite. En conjunto, todo parece más vivo y animado, aunque a la hora de la verdad las limitaciones de interacción no se han solucionado.

Con buen criterio, se ha ampliado el número de minijuegos que ahora nos permiten realizar actividades tan variadas como jugar al mahjongg, ir a la bolera o practicar nuestro swing en el campo de hoyos golf.  Estas actividades están bien introducidas en el entorno, aunque tan solo resultan entretenimientos pasajeros entre misión y misión. Destacan algunas de extravagante concepción, como la simulación tridimensional de un juego de lucha, a la que podemos acceder en el salón de recreativas del club SEGA.

Revisiones importantes

Uno de los aspectos más positivos que hemos podido constatar hasta ahora es la significativa reducción de los tiempos de carga. La principal ventaja, que ya adelantábamos en nuestro texto avance, es que al pasar del modo exploración al modo combate ya no se utiliza una pantalla intermedia. Este pequeño detalle hace mucho más jugable esta continuación, ya que el ritmo se mantiene bastante constante en todo momento. Se agradece especialmente por el gran número de encuentros aleatorios que siguen constituyendo el grueso de los enfrentamientos con enemigos. Hay que puntualizar que para los enfrentamientos importantes en la trama, debemos seguir pasando de forma obligatoria por la pantalla de loading, aplicándose esta mejora únicamente a los combates que surgen sin una justificación argumental.

Otro detalle que llama la atención es la posición de la cámara, que ahora presenta ángulos más elevados. Aunque fija en la mayoría de escenarios de exploración, permite ser desplazada alrededor de Kazuma mediante el analógico derecho en ciertos espacios. En los combates, se puede fijar el objetivo alrededor de un enemigo así como alterar la posición del punto de vista general. La impresión que nos queda es que hay un mejor campo visual en la mayoría de ocasiones, aunque el nuevo ángulo de incidencia de la cámara recorta demasiado el plano.

La IA se ha visto mejorada y ahora los enemigos presentan un carácter más agresivo y desafiante. Son capaces de agarrarnos y permitir que sus compañeros nos golpeen sin piedad, así como de fintar y atacar en grupo. Pese a que los matones callejeros no nos darán demasiado trabajo, se nota la mejoría en los miembros de la mafia y en los enemigos de gran calibre. Para este último caso se han implementado algunos movimientos de combate definitivos, y que servirán para humillar a nuestro rival así como para restarle gran parte de su salud con un solo ataque.

Mínimos cambios técnicos

Los cambios introducidos desde el Yakuza original se centran en mejorar algunos detalles jugables, así como en ofrecer una trama totalmente nueva. El gran damnificado por el acelerado desarrollo es sin duda el apartado técnico, que ofrece una casi nula evolución desde su antecesor. Casi podríamos asegurar que se ha tocado techo en cuanto a aprovechamiento de hardware, por que la consola de Sony sufre bastante para mover todo el conjunto visual de Ryu ga gotoku 2. No son raras las ralentizaciones y los parones al cambiar de zona dentro de las ciudades.

A pesar de que los entornos lucen bastante sólidos y la ambientación ha mejorado, el bajo nivel de poligonización de los personajes y las pobres texturas dejan bastante tocado el apartado visual. Dejando estos detalles negativos de lado, los paisajes urbanos nocturnos se han recreado con mimo y cada pequeño bar tiene su propio ambiente, muy logrado en todos ellos. Los clubes también poseen una atmósfera especial, en la que destaca el buen uso de la iluminación para crear diferentes estilos en función de la temática del local.

A nivel sonoro, el repertorio de voces resulta impecable, manteniendo el alto nivel habitual en los dobladores japoneses. La banda sonora no tiene un especial criterio de selección, variando en función del lugar en el que nos encontremos. Por ello es frecuente que las canciones se alternen rápidamente si nos estamos trasladando por una zona con gran cantidad de establecimientos. Se han elegido ritmos rockeros y movidos para los combates, sin caer en la monotonía en ningún momento.

El camino del dragón

Las primeras horas de juego han conseguido meternos de lleno las noches japonesas, así como evocar los buenos momentos pasados con la primera parte. La idea que más rápido nos ha acudido a la mente tras las primeras horas de juego es que si no disfrutaste del primer título, probablemente tampoco lo harás del segundo. La similitud en cuanto a mecánica de juego es total, por lo que más que una nueva versión parece una ampliación de contenido respecto al original. El corto periodo de desarrollo supone un lastre importante de cara a la mejora del apartado visual y a pulir determinados detalles que siguen sin resolver, como el sobre uso de pantallas de carga entre escenas relevantes de la historia.


Por el lado positivo, la trama es tanto o más absorbente que la anterior, con un Kazuma que parece algo más humano en sus reacciones. Si somos capaces de dejar de lado cualquier prejuicio técnico, encontraremos en el título un interesante planteamiento que va creciendo en emoción según pasan las horas. Los añadidos en los combates y un ritmo de juego mayor son sus mejores baluartes de cara a hacerse un hueco en nuestras casas.

A pesar de que ya se encuentra disponible en Japón, la fecha de lanzamiento en nuestro país no se ha confirmado. Hasta ese momento, solo podemos esperar que el título sea lanzado finalmente en estas tierras, algo bastante probable dado que su primera parte se puede adquirir en los comercios españoles. Los más impacientes y con un dominio respetable del japonés pueden recurrir a la importación para disfrutar de todo lo que Ryu ga gotoku 2 promete.

Yakuza 2

Secuela del primer Yakuza que introducirá algunos cambios en el sistema de combate y una nueva historia.
Yakuza 2