Red Orchestra: Ostfront 41-45
Red Orchestra: Ostfront 41-45
Carátula de Red Orchestra: Ostfront 41-45

La Guerra entra en casa

Pedro M. Blanco

Nobilis Group nos presenta Red Orcchestra un juego de acción multijugador donde volveremos a las trincheras de la 2ª Guerra Mundial y en el que lucharemos como nazis o aliados. Con un buen número de armas y vehículos, así como 12 mapas. Prometedor, pero no es oro todo lo que reluce.

Si nos paramos a recordar cuando fue la primera vez que vimos un juego de acción en primera persona y con la 2ª Guerra Mundial como trasfondo, sin duda tiene que venir un nombre a la cabeza, el de un visionario: John Carmack, quizá no sean todos los que recuerden aquel mítico programa que añadió una nueva perspectiva a los juegos de acción. En efecto, hablamos de clásico Wolfeinstein 3D.

Y a partir de aquello la temática y la forma se popularizó  hasta la extenuación, mejoraron las tecnologías y con ello los juegos y aparecieron los que podíamos denominar los grandes del género: Call of Duty, Medal of Honnor, Battlefield... quizá este último sea el que más se parece al programa de Nobilis sin ser tan bueno, como ya iremos viendo.

Lo primero que hay que saber sobre el juego que nos ocupa es que debemos olvidar, paradójico pero cierto. Lo primero que debemos olvidar es el crosshair, sí esta crucecita o circulito que nos indica donde va a ir nuestro disparo, eso que hace que apuntar sea tan sencillo, bueno pues de eso olvidaros.

Cuántas veces en juegos de acción en primera persona no vemos a soldados que salen a la desesperada, y que al alcanzarlos de lleno con nuestro fusil no caen muertos al suelo y nos terminan matando por tener ellos más vida, sin duda alguna vez, pues no en Red Orchestra, nuestra resistencia es realista y un disparo en la mayoría de las ocasiones es más que suficiente.

También podéis empezar a olvidar que cualquier soldado pueda tomar un vehículo cualquiera y lanzarse al campo de batalla, esta vez necesitareis seleccionar una clase predeterminada  de soldado. Recordáis aquello del Zoom y matar soldados en la distancia... pues sí también podéis olvidarlo, salvo que tu soldado sea un francotirador, claro.  Básicamente, Red Orchestra es un juego que trata por todos los medios de ser muy realista.

Otro detalle interesante del programa es que dentro del habitual combate de nazis y aliados, esta vez será contra los aliados soviéticos, que si bien alguna vez han tenido su representación en juegos del tipo no viene siendo lo habitual. De modo que veremos tanques Sherman o rifles Garand. Cada arma es rusa o alemana específicamente y cada una tiene sus propias virtudes y sus defectos.

Red Orchestra, está compuesto por 12 mapas bastante extensos, variados y detallados en su mayoría. Veremos zonas nevadas, granjas, edificaciones en ruinas, ciudades destrozadas, campos de batalla bombardeados, etc. Los objetivos serán habitualmente controlar diversos puntos, capturar zonas y demás. Por otro lado algunos servidores tienen algún tipo de soldado restringido o alguna otra clase de restricciones. No obstante no cuesta demasiado dar con un servidor con un ping aceptable, justo y divertido. Algunos de los mapas están preparados para combates con tanques o para que sólo haya un lugar por el que pasar y se preparen grandes tiroteos y escaramuzas, así como también encontraremos mapas donde se nos incitará al combate cerrado.  Todo ello conseguido con bastante éxito. 

El combate en Red Orchestra es toda una experiencia, al no existir zooms o crosshair, lo que realmente queda es nuestra habilidad para derribar enemigos, que si bien la primera partida seguramente no tocaremos a ni un soldado enemigo, pronto empezaremos a mejorar y a convertirnos en buenos tiradores. La acción varia desde la larga distancia a la corta, según las armas y nuestro estilo de juego. Desde luego no va a ser lo mismo disparar con una ametralladora a disparar con un rifle y las únicas diferencias no serán la cadencia y la potencia.

Y es que un aspecto que en muchos juegos basados en la Segunda Guerra Mundial es común, es la relativa tranquilidad de saber donde apuntamos y que tenemos una vida que no suele terminar de un balazo (al menos en nivel normal). Pero la experiencia que ofrece el programa de Nobilis nos dará una sensación de desasosiego inicial al no saber exactamente donde apuntamos que se va solucionando con el tiempo y según vamos aprendiendo a jugar más interesante se hace. En unas pocas partidas veremos como se unen nuevos jugadores con nuestros problemas iniciales y esta vez seremos nosotros los que reiremos.

En los vehículos como el tanque estaremos igual para luchar contra otros vehículos, un disparo potente y una lentitud de tortuga, que por desgracia nos hará muy vulnerables a los ataques de la infantería, que no dudarán en un usar armas antitanques, cargas explosivas y demás que convertirán a nuestro gigante acorazado en un montón de chatarra humeante. Pero ese es el menor de los problemas, el mayor de ellos es el control el tanque, una sola persona no puede dominar a semejante titán, de manera que  necesitamos a alguien que nos ayude. Uno se ocupa de la artillería y otro de mover el tanque... lo complicado reside en encontrar a alguien que quiera mover el tanque mientras disparamos, lo cual no es tan divertido.

g r á f i c o s

Red Orchestra utiliza un engine basado en el Unreal 2.5, y funciona maravillosamente en ordenadores limitados, en sistemas con pocos recursos no es difícil que funciones cómodamente a 30 frames por segundo o más, siempre y cuando no pongamos las opciones gráficas muy altas. Para ordenadores con prestaciones más altas el juego se comporta perfectamente añadiendo un  mejor modelador de soldados, objetos y vehículos. Por poner un ejemplo, dentro de un vehículo con una definición alta nos permitirá apreciar todo tipo de detalles en la cabina.

Las explosiones y efectos visuales son bastante correctos y los modelos de los soldados se comportan bastante bien a la hora de caer muertos, ya sea por el fuego enemigo o por un granada. Mantiene una física realista como todo el juego y si saltamos desde demasiado alto sufriremos daños o la muerte incluso. Por otro lado este Red Orchestra es bastante violento (como la guerra misma), no es difícil ver volar algún miembro ante un disparo bien encajado,  para los sensibles esa es una opción que se puede modificar. 

Por otro lado, sus graficos podrían estar mejor, porque aunque como digo en los parrafos anteriores son bastante correctos, pero es inevitable la comparación ya no con juegos como Prey sino con juegos que ya van teniendo un tiempo como Half Life 2 o Doom 3. Si queremos compararlos con juegos más cercanos en cuanto a su estilo dentro del género, los últimos Call of Duty y Medal Of Honnor, lucen mejor.

s o n i d o

Muy logrado, cada arma tiene su sonido característico, cada vehiculo ruge a su manera  y cada herido grita como debiera. Así es como debe sonar una guerra, olvidaos de aquellos sonidos de pistola barata y las voces 'coñeras' de algunos Unreal, aunque bien pensado en inglés como es el caso tampoco sonaban tan mal. En cualquier caso este apartado si tiene un punto negro y es que en la guerra no hay música, ni buena, ni mala, simplemente no hay.



j u g a b i l i d a d
Pues como llevo todo el artículo comentando, la jugabilidad una vez le coges el tranquillo es a toda prueba, realista al máximo.  En las primeras partidas nos tiraremos de los pelos pensaremos en usar definitivamente los dos CD's que ocupa el juego como posavasos, pero si resistimos la tentación, empezaremos a mejorar y a disfrutar como niños combatiendo del lado alemán o soviético. El control nuestros soldados como el de los vehículos es muy realista y sencillo, no será un problema para nadie, sean expertos o profanos.


Quizá el único fallo que le veo a la jugabilidad del programa es la ausencia de un modo para un solo jugador basado en misiones. Todo se reduce a como mucho luchar contra bots y la verdad es que eso no es ni de lejos tan divertido como luchar contra gente de verdad. En cualquier caso World of Warcraft no tiene tampoco modo para un jugador y nadie se queja.

También hay que mencionar como negativo los molestos tiempos de carga a la hora de cambiar de mapa, que se hacen algo largos y además no hay ni una mala barra que indique como va la cosa. Así como quizá que en los mapas extensos hay que andar un trecho para llegar al meollo del combate lo cual puede crear ciertos momentos de aburrimiento hasta que damos con el enemigo o la zona a tomar.

c o n c l u s i ó n

Quizá Red Orchestras podía ser un clónico de Battlefield 1942 o del multijugador de Call of Duty 2, pero me niego a compartir esa opinión, el realismo impreso en el título hacen que tenga un carácter propio y que resulte original. Los gráficos son aceptablemente buenos y no requieren de un equipo excesivamente potente, lo que ayuda a que mucha más gente pueda disfrutarlo, que en los tiempos que corren es algo importante. Los efectos visuales son buenos y la física bastante fiel a la realidad.

El juego resulta divertido una vez hayamos vencido las dificultades del realismo, lo cual sucede a la hora o dos horas de jugarlo a partir de entonces empezamos a disfrutar como niños. Lástima que quizá 12 mapas sean pocos, pero bueno vivimos en un mundo de gente inquieta que ya estará diseñando nuevos mapas para pasarlo en grande y no me cabe la menor duda de que en poco tiempo esos 12 mapas se verán multiplicados.


La cantidad de armas y vehículos también ayudan a dar vidilla al juego, iréis probando tipos de soldados hasta que deis con el o los que se adapten a vuestro modo de juego y que a su vez potencie vuestras habilidades para la guerra.

El buen sonido y la jugabilidad a toda prueba, hacen que sea un juego bastante digno a los aficionados a pegarse tiros por Internet, poco o nada tiene que envidiarle a los grandes del género, sugiero a todo el mundo que le eche un vistazo al menos.

l o  m e j o r
• El poco equipo que pide para funcionar con decencia.
• El realismo.
• La jugabilidad.
• El sonido.

l o  p e o r
• Los tiempos de carga.
• La ausencia de música.
• La falta de un modo para un solo jugador.
• Sólo 12 mapas.

8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.