Football Manager 2007
Football Manager 2007
Carátula de Football Manager 2007

Con tu equipo a todas partes

Ramón Méndez

Football Maganer te ofrece la posibilidad de adentrarte en los intricados mundos de la gestión futbolística en cualquier lugar gracias a PSP. Ficha, vende, gana y lleva a tu equipo a la gloria con una buena versión de la saga que, desgraciadamente, resulta algo sencilla.

Nota: a pesar de las imágenes en inglés, el juego está completamente traducido al español

Uno de los grandes exponentes de la gestión futbolística llega en su versión 2007 a la portátil de Sony. Decir que se trata de un Football Manager es decir mucho, ya que estamos ante una saga que, heredera de la tradición de Championship Manager, se ha conseguido hacer un hueco importante en las estanterías de los grandes aficionados a este tipo de juegos.

La adaptación a PSP de esta exitosa saga nos ofrece grande virtudes a la par que grandes carencias propiciadas, tal vez, por cuestión de limitaciones técnicas. Estamos ante un completo gestor futbolístico, pero que a su vez nos ofrece un aspecto sencillo, en el que lejos de grandes y eternos menús y opciones, se nos han reducido las opciones levemente con respecto a otras versiones.

Es algo que se hace notar, pero que seguramente permita que el juego llegue a una mayor base de usuarios, sobre todo aquellos no iniciados en el género que quieren darle una oportunidad. Los expertos echarán en falta opciones, pero los neófitos agradecerán sin duda un juego sencillo a la par que completo, que ofrece incontables horas de diversión y llega a mantener al usuario pegado a la pantalla de su portátil.

Buscando la gloria
Al empezar una partida, lo primero que deberemos hacer será elegir un país de los disponibles: Australia, Bélgica, Inglaterra, Francia, Alemania, Holanda, Italia, Portugal, Escocia o España. A diferencia de otras versiones, sólo podremos elegir uno, del cual seguiremos todas las incidencias futbolísticas y del cual elegiremos el que será nuestro primer equipo en la labor de entrenadores.

Todos estos países están representados de forma muy completa, con todas sus divisiones y los equipos reales que las componen, así como las plantillas de cada uno. En una base de datos tan extensa se pueden encontrar pequeños errores, como jugadores que ya no están en ese equipo, o algunos fichajes que en la realidad quedaron en nada y en el juego fructificaron y engrosan la plantilla de un equipo que no es el suyo real.

El equipo que elijamos nos aceptará como entrenadores de forma inmediata, aunque sean de la talla de Manchester United, Real Madrid o Barcelona. Sin embargo, siempre resulta más interesante hacernos con una escuadra modesta o de divisiones inferiores y luchar porque el equipo consiga hazañas memorables bajo nuestro mandato.

Cada equipo, según su fama, condición económica o importancia, tendrá unos u otros objetivos, que nos serán comunicados a principio de temporada. Según nuestra labor, y lo bien que llevemos el equipo (cerca o lejos de nuestra meta), el consejo de administración tendrá depositado un cierto grado de confianza en nosotros, que puede verse mermado de forma incomprensible por tan sólo un par de resultados adversos.

Moldeando el equipo
Una vez en nuestro puesto, podremos ver nuestra plantilla y diseñar nuestro once ideal (o bien dejar que lo haga el segundo entrenador). Del mismo modo, si queremos realizar nuevas incorporaciones, ciñéndonos siempre al presupuesto del que dispongamos, podremos realizar ofertas por otros jugadores en cualquier momento, con la consiguiente negociación con club y jugador, aunque no pasarán a formar parte de nuestro equipo hasta la siguiente fecha posible, siguiendo el calendario de fichajes de la Federación de Fútbol.

Por supuesto, como empezamos nuestra labor en la pretemporada, tenemos tiempo de sobra que conseguir algunos refuerzos. Esto no siempre es fácil, ya que las negociaciones pueden resultar duras, y tal vez el equipo acepte el traspaso pero el jugador no desee venir a nuestro equipo, pudiendo realizar nuevas ofertas para intentar lograr nuestro objetivo. Desgraciadamente, si psicológicamente un jugador no quiere, por mucho dinero que le ofrezcamos, no siempre acaba cediendo.

A la hora de crear nuestro equipo, tenemos que tener en cuenta a qué jugador tenemos en cada posición, ya que si los metemos en una posición que no es la natural suya, su rendimiento será bastante inferior, llegando a causarnos la derrota en algún partido por un error suyo. Las tácticas a las que tendremos acceso están algo limitadas, ya que sólo podemos elegir una formación predefinida y seleccionar un par de parámetros para el equipo: énfasis, pase, contraataque, etc.

Esta limitación se resiente, especialmente, en los partidos. Si bien en condiciones normales no podemos configurar una táctica plenamente a nuestro antojo (modificando las posiciones de los jugadores en el campo, por ejemplo), cuando estamos disputando un encuentro y vamos perdiendo, si tenemos por defecto el énfasis en 'ataque', poco o nada más podremos hacer que meter más delanteros en el campo y esperar que se logre el empate al menos.

Tendremos algo más de libertad para darle órdenes a nuestros jugadores, pudiendo hacerle indicaciones propias a cada uno (es decir, que tal jugador se centre en defensa, a otro le ponemos que aguante el balón todo lo posible, o a un tercero le damos libertad total para moverse por el campo). Para terminar esta parte de los aspectos técnicos de creación de equipo, destacar la excelente opción de enviar ojeadores a todo el mundo para que investiguen y recomienden a los mejores jugadores que se encuentren.

En el campo
Los partidos no serán en ningún momento jugables, y nuestra labor se limitará a lo que ya de por sí haría un entrenador real, analizar la situación desde el banquillo y tomar las decisiones correspondientes. Como ya hemos dicho, el cambio táctico es bastante limitado entre tan sólo ataque, defensa y neutral, aunque podremos siempre cambiar la formación, como ya hemos dicho, entre las que oferta el juego.

Resulta algo extraño el hecho de que para entrar a nuestra pantalla de tácticas, el botón para entrar varía según juguemos en casa (cuadrado) o fuera (círculo). Hubiese sido más cómodo que se hubiese mantenido siempre el mismo botón, ya que en ocasiones acabaremos entrando en la pantalla de tácticas de nuestro rival sin quererlo.

A diferencia de otras versiones, aquí los partidos no se jugarán con las clásicas fichas que representan a los jugadores, sino que nos tendremos que guiar por los clásicos comentarios que se suceden en la parte inferior de la pantalla (a una velocidad que podremos configurar). A lo sumo, podremos seguir la acción a través de los porcentajes de posesión de balón en cada zona del campo.

Cierto es que no se necesita mucho más en un juego de estas características, pero tampoco podemos negar que se nos llega a antojar un poco soso cuando ya son muchos los partidos disputados en una temporada y se desarrollan todos de forma similar. No es un handicap abrumador, pero sí que se hubiese agradecido la clásica representación de las jugadas importantes.

Apartado técnico

Este juego no se puede catalogar dentro de esas directrices técnicas, ya que no se adapta a ninguna. La sencillez visual y la ausencia sonora son sus señas de identidad, y no intenta ocultarlo en ningún momento. Ni falta que le hace, ya que la completa base de datos de clubes y jugadores de todo el mundo, así como los menús sencillos, directos y completos, es todo lo que necesita para destacar.

Se trata de un juego que consigue enganchar durante horas con una facilidad abrumadora. Por mucho que el usuario quiera disputar sólo un par de partidos, si se tiene tiempo, se puede acabar jugando hasta que alguna causa de fuerza mayor obligue a dejarlo. Eso sí, los expertos notarán la excesiva sencillez de la que hace gala el título, debido a las limitaciones tácticas y, sobre todo, a la facilidad con la que se consiguen objetivos e incluso retos mayores.

LO MEJOR

  • Completa base de datos de equipos y jugadores
  • Tremendamente adictivo
  • Un gran manager para disfrutar en cualquier lugar

LO PEOR

  • Excesiva sencillez táctica
  • Los partidos son poco llamativos
  • No es demasiado difícil

CONCLUSIÓN

[image|nid=1302629|align=right|width=150|height=85] Football Manager 2007 (Sony PSP)Football Manager Handheld 2007 es un buen juego de gestión futbolística, que saciará las ansias de los usuarios de PSP aficionados al género. Además, se convierte en una excelente piedra de toque para que los no iniciados. Se le echa en falta unos partidos más atractivos, más complejidad y opciones desde el punto de vista táctico, y una dificultad que ofrezca retos mayores. Pero pese a todo, estamos ante un gran gol por toda la escuadra. - Un gran manager para disfrutar en cualquier lugar- Completa base de datos de equipos y jugadores- Tremendamente adictivo