Actualidad

La UE investiga los créditos a los videojuegos franceses

Joan Isern Meix

La Comisión Europea quiere aclarar si el dinero se destinó a proyectos genuinamente culturales.

La Comisión Europea no está convencida de que los créditos para pagar impuestos concedidos a la industria gala de los videojuegos sean adecuados porque duda del valor cultural de los proyectos agraciados. La legislación comunitaria permite ayudas estatales para promocionar la cultura siempre y cuando no perjudique la competencia ni el comercio entre los estados miembros, y la Comisión quiere estudiar con detalle el caso francés.

La Comisaria de Competencia, Neelie Kroes, ha declarado: "Debemos asegurarnos de que la medida sólo promocionará proyectos genuinamente culturales y que no tendrá el efecto de un instrumento político en favor del sector de los videojuegos."

Los desarrolladores franceses pueden recibir un crédito por el 20% del coste del proyecto si cumplen varias condiciones, como tratarse de una adaptación de un trabajo de origen europeo o superar una prueba de calidad, originalidad y contribución a la expresión de la diversidad cultural y creativa europea. La Comisión considera que estas reglas están demasiado abiertas a la interpretación.