Call of Duty 3
Call of Duty 3
Carátula de Call of Duty 3

La guerra como nunca la has visto

juantxi

Call of Duty regresa con su perfecta recreación del conflicto de la Segunda Guerra Mundial, que mantiene su alto nivel en esta tercera entrega exclusiva de consolas. Combate junto a los aliados y consigue que el decisivo día D llegue a ser una realidad.

La Segunda Guerra Mundial sigue siendo fuente de inspiración para muchos. Cine, literatura, y cómo no, los videojuegos. Llevamos varios años disfrutando de muchos y buenos títulos ambientados en ese drástico momento histórico de la humanidad. Desde los más estratégicos 'Commandos', el pionero en consolas 'Medal of Honor' y, seguramente, los dos que mejor han conseguido ambientar este enfrentamiento de proporciones indescriptibles: Brothers in Arms y el título que nos ocupa hoy, Call of Duty.

Treyarch y Activision nos traen la tercera parte de esta saga, originalmente programada por Infinity Ward, aclamada hasta la saciedad por su verosimilitud, gran trabajo de documentación, perfecta ambientación gráfica y sonora y una jugabilidad a prueba de bombas (nunca mejor dicho). CoD 3 nos propone ser partícipes de un período determinado de la guerra, de los más importantes de dicha contienda y donde se empezó a gestar la victoria aliada sobre los alemanes.

Call of Duty es uno de los más claros ejemplos de un producto que triunfa por su buen acabado en todos los frentes. Desde su primera versión, pasando por 'Finest Hour', las versiones de consola de Call of Duty 2 Big Red One, y las versiones de Xbox 360 y PC de esta segunda parte, han hecho que el nivel alcanzado sea directamente proporcional a su bien ganada fama. Estamos hablando de una serie de juegos cuidados hasta sus más mínimos detalles, y eso es sinónimo de éxito.

Apoyados por Hank Keirsey, asesor militar, Treyarch ha moldeado gran parte de los trabajos anteriores, adecuándolos a las nuevas características de juego presentes en esta tercera entrega, trabajando el aspecto sonoro de forma más efectiva y realista, y uniendo la jugabilidad de los anteriores juegos con novedades llamativas tanto en el modo historia como en un apoteósico on-line. 

En Call of Duty 3 entraremos de lleno en el avance aliado, pero no lo haremos desde el espectacular desembarco de Normandía, si no en otras 'operaciones satélite' indispensables para que el desembarco del famoso día D tuviese el efecto deseado. Comenzaremos nuestra andadura en Saint Lo, en las afueras, mientras esperamos el comienzo de la invasión de este pueblo francés. Todo cambió a partir de este día. Call of Duty 3 no os dejará indiferentes...

Viviendo la guerra

La representación virtual del conflicto alcanza sus cotas más altas en esta tercera entrega. Desde la primera fase, tras el inevitable nivel que hace las veces de tutorial, nos sentimos inmersos en la contienda gracias al realismo de la situación que se cierne a nuestro alrededor. Edificios en ruinas, aviones sobrevolando el cielo, explosiones, soldados disparando y cayendo en servicio por todos lados...

La perfección con la que se recrean todas y cada una de las situaciones del juego son dignas de los mejores documentos históricos que se pueden encontrar. Y deberemos andarnos con mucho cuidado, ya que ningún lugar es plenamente seguro, sobre todo cuando intentamos avanzar por campo abierto intentando llegar a una zona donde están nuestros enemigos atrincherados.

Tendremos tres posiciones en las que movernos: de pie, agachados, y arrastrándonos por el suelo; cada una de estas posturas tiene sus pros y contras desde el punto de vista táctico, por lo que tendremos que saber hacer uso de ellas acorde a las ventajas que nos ofrezca el terreno para poder cumplir nuestras misiones y adentrarnos en territorio enemigo.

Por ejemplo, si tenemos que subir a una colina en cuya cima están los alemanes haciendo uso de todo su arsenal para intentar acabar con nosotros, lo ideal será ir arrastrándonos por tierra, ocultos en la hierba, y escondiéndonos detrás de piedras, restos de carretas y otros elementos que pueblan la ladera. Así daremos llegado hasta la cima y empezaremos a eliminar a nuestros atacantes desde una posición mucho más cómoda.

Los caminos están más o menos prefijados, y no podremos tomar rutas alternativas. Sin embargo, dentro de lo que son los escenarios cerrados, al ser estos de dimensiones considerables, podremos elegir el modo en que queremos avanzar y tender trampas a los soldados alemanes (por ejemplo, elegir entre entrar en un granero por delante o por detrás y pillarlos desprevenidos).

El arsenal será muy elevado, un completo repaso a las armas históricas de esta gran guerra, muy bien representadas, tanto en el aspecto como en su funcionalidad, cadencia de tiro y retroceso. Armas de todo tipo y de todas las procedencias; al empezar cada nivel contaremos con fusiles de nuestro país o alianza, pero al acabar con los enemigos podremos hacernos con su armamento, ampliando nuestras posibilidades de ataque.

También gozaremos de distintos tipos de granadas, desde las clásicas explosivas hasta granadas de humo. Por supuesto, el número de armas que podremos llevar en cada momento será limitado, acorde con lo que el protagonista puede cargar consigo. No podemos olvidarnos tampoco del uso de vehículos, aunque los tanques no los controlaremos directamente, sino que tendremos que indicar a dónde disparar.

El realismo y la inmersión en el conflicto es total en cada una de las situaciones del juego. Entrar en una habitación y ser atacados de repente por un soldado enemigo, debiendo pelear contra él en un pequeño minijuego basado en seguir la secuencia de botones en su momento exacto, o ser heridos y quedarnos sordos durante un rato por culpa de una explosión demasiado cercana, son algunas muestras de lo que el juego es capaz de ofrecer al jugador.

La inteligencia artificial de compañeros y enemigos parece estar bien calibrada, cono unas actuaciones realistas y lógicas dentro de cada situación. Sin embargo, en un análisis más minucioso, se puede observar que no son todo lo auténticas que prometen, ya que por regla general responden a una rutina a la que se acogen habitualmente, salvo que nosotros les obliguemos a salir de ella acercándonos a su posición.

Por ejemplo, si un soldado enemigo se encuentra escondido tras una pared, y se asoma para dispararnos, esta será la rutina que repetirá constantemente. No obstante, si nos acercamos a él y entramos dentro de su cobertura, reaccionará intentando golpearnos con el arma dada nuestra cercanía. La mayoría de enemigos siguen estas directrices, aunque son bastante variadas como para que no se noten en exceso.

Gráficos

La calidad visual de esta versión de Call of Duty 3 para Xbox 360 es más que digna de la nueva generación. Principalmente, es un juego mucho más detallado que anteriores versiones, ya sea en los escenarios o en las animaciones de los personajes. Los escenarios de campo abierto son sublimes, con una perfecta recreación de la vegetación, que da sensación de frondosidad. Destaca sobre todo un nuevo 'ambiente' menos colorista, más apagado y real, que le acaba por dar verosimilitud al conjunto.

Contribuye, asimismo, el buen trabajo de la lluvia y los charcos que se crean en la tierra, que consigue transmitir la sensación de barrizal. Además, la hierba es la mejor y más detallada y elaborada de ningún juego hasta la fecha. Una auténtica gozada encontrarse a ras de suelo y verse cubierto por estos elementos. Las coberturas también están muy bien elaboradas, aunque algunas, como vacas muertas, no resultan del todo reales.

Los escenarios pueden destruirse por culpa de las explosiones. Esto resulta muy atractivo, ya que podemos estar ocultándonos detrás de una pared y ver cómo esta acaba destruida, dejándonos en una situación vulnerable. Los personajes, aliados y alemanes, están perfectamente animados, y se mueven de forma coherente con gamas de movimientos bastante amplias.

Todo esto alcanza sus cotas más elevadas gracias a la alta resolución, que puede llegar a hacernos olvidar este auténtico espectáculo visual y provocar que nos sintamos en medio del campo de batalla. Sin duda, un título digno de la nueva generación, que se sitúa, junto a Gears of War, en un estandarte de lo que la máquina de Microsoft es capaz de ofrecer.

Música

Como siempre en la saga, Call of Duty 3 nos presenta una banda sonora totalmente espectacular, orquestada de forma perfecta y sincronizada con la acción de un modo brillante. Desde momentos épicos de acordes que se nos quedarán en la cabeza, hasta la suavidad de la música de cuerda para relajarnos, o los violines para las situaciones de tensión. Todo, como siempre, de una calidad exquisita en la saga, y que ambientará cada fase de forma excelente. Un gran acabado musical.

Sonido FX

En Call of Duty 3, como vemos, todo tiene un nivel altísimo, y el sonido FX no podía ser menos. Estamos ante uno de los juegos que mejor inmersión consigue con su apartado sonoro, además de un doblaje al castellano estupendo. Todo suena de forma realista, desde las explosiones, hasta los vehículos, las armas, los culatazos, los gritos de los soldados, las pisadas, las alarmas,... oír este trabajo de audio con un sistema 5.1 puede ser una de las experiencias sonoras más sobrecogedoras del momento.

Todo esto gana más enteros aún si ponemos el volumen a un nivel que para muchos traspasaría el límite. La sensación de 'caos' es insuperable hasta el momento. Variados, de calidad, reproducción excelente,... qué más se puede pedir? En cuanto al doblaje, seguramente CoD3 sea un ejemplo a seguir. Interpretación a un nivel parejo a la calidad de los FX, repertorio de voces amplio,... una calidad altísima, digna del resto del juego. 

Jugabilidad

El juego es muy sencillo de controlar, y pese a que en un primer momento nos costará hacernos con los controles y acostumbrarnos al ambiente bélico que se respira, con todo lo que ello implica, después de un par de misiones el jugador consigue dominar al personaje y realizar los movimientos que desea sin mayores problemas.

Call of Duty 3 (Xbox 360)

Resulta divertido y entretenido, y consigue enganchar al usuario gracias a los numerosos retos que propone. Sin embargo, su principal punto negativo es la escasa evolución que ha tenido lugar desde la entrega anterior, sobre todo en términos de control y desarrollo del juego. Esto no tiene por qué ser necesariamente malo, sólo que se hecha en falta algo más de innovación.

La duración es bastante satisfactoria, y en el modo de un jugador gozaremos de distintos niveles de dificultad que alargan la vida del título. Sin embargo, una vez completado este modo, tendremos todavía un completísimo modo online del que hablaremos a continuación. Los logros son muy variados y atañen a ambos modos; algunos son sencillos de conseguir, mientras que otros presentarán verdaderos retos al usuario.

Multijugador

El trabajo realizado en este aspecto es digno de mención, con un completo número de modos y opciones, ya sea offline con pantalla partida para hasta cuatro jugadores, unión de sistemas mediante cable link, o online a través del exitoso sistema de juego que ofrece Xbox Live. Ningún tipo de lag ni de errores se observa, y la calidad visual no se deteriora en exceso con respecto al modo para un solo jugador.

Online, hasta 24 jugadores pueden participar en la guerra, con un completo abanico de modos de juego: War (Guerra), Deathmatch (Combate a muerte), Team Battle (Batalla por equipos), Capture the Flag (Capturar la bandera) y Headquarters (Cuarteles generales). A pesar de que el juego está traducido y doblado al español, los nombres de estos modos de juego se mantuvo en inglés, por eso mantenemos la nomenclatura.

Además, los usuarios podrán elegir el tipo de soldado que quieren ser: fusilero, asalto ligero, asalto pesado, médico, explorador, apoyo o antiblindados; esto, sin olvidar la posibilidad de utilizar diversos vehículos que dotan de un mayor realismo a los conflictos que se viven a través de la red. Cada una de las tropas tiene sus propias características y armamento, y las partidas en todos y cada uno de los modos de juego se convierten en un verdadero reto lleno de diversión. Por su fuera poco, Call of Duty 3 incluye un período de prueba de 48 horas en Xbox Live gratis, que permitirá a todos disfrutar del online aunque sea durante un corto plazo.

LO MEJOR

  • El espectacular acabado técnico
  • El completísimo modo online para 24 jugadores
  • Un fiel reflejo de esta gran guerra

LO PEOR

  • A pesar de su buena IA, los enemigos siguen una cierta rutina
  • Poca evolución jugable desde la entrega anterior
  • Sin el modo online, puede resultar corto

CONCLUSIÓN

[image|nid=1134186|align=right|width=150|height=101] Call of Duty 3 (Xbox 360)Call of Duty 3 es una pequeña joya que nos ha sorprendido muy gratamente. El título, pese a no ser más que una evolución de la entrega anterior, consigue llevar los juegos de guerra a un nuevo nivel, sobre todo gracias a su espectacular y llamativo acabado técnico, tanto gráfico como sonoro, que nos harán sumergirnos de lleno en lo más profundo del conflicto armado. [image|nid=1135017|align=center|preset=inline] [image|nid=1134150|align=right|width=150|height=101] Call of Duty 3 (Xbox 360)Con una buena inteligencia artificial de compañeros y enemigos, el amplio y divertido modo para un jugador, el completo modo online y la posibilidad de bajar nuevos elementos del bazar de Xbox Live, este título se convierte en una alternativa interesante. La principal pega será que no te gusten los shooters o que no sean de tu agrado los títulos que representan los conflictos armados reales. - El espectacular acabado técnico- Un fiel reflejo de esta gran guerra- El completísimo modo online para 24 jugadores