Tomb Raider: Legend
Tomb Raider: Legend
Carátula de Tomb Raider: Legend
  • 6

    Meristation

Lara of Persia

Fernando B.P.

Lara se adentra por primera vez en Nintendo DS de la mano de su nuevo resurgir. Sin embargo, en el retorno a sus raíces ha ido más allá convirtiendo Legend en una aventura en dos dimensiones. ¡Descubramos sus secretos!

Hace una década de la aparición del primer Tomb Raider y, desde entonces, muchas otras entregas han llegado. Fue uno de los primeros títulos, junto a Mario 64, que realmente aprovecharon las tres dimensiones para dotar a los juegos de una gran libertad de acción y exploración, algo que no se había visto hasta la fecha.

Pero Lara ha sido explotada en demasiadas ocasiones y no del modo más apropiado posible, derivando en un declive de la saga que, finalmente, parece en un futuro que retomará el rumbo inicial en consolas de sobremesa gracias a Tomb Raider Legend.

Tomb Raider: Legend (Nintendo DS) Tomb Raider: Legend (Nintendo DS)

La versión de DS es la primera aparición de esta serie en la portátil de Nintendo, aunque ya se ha aventurado en más de una ocasión en GameBoy Advance. Las capacidades gráficas de la consola, similares a una Nintendo 64, permiten sobradamente crear un juego con la calidad gráfica y las posibilidades de los originales e incluso superarlos.

Sin embargo, los chicos de Crystal Dinamics han optado por otro camino. Inspirados en una vieja gloria como The Prince of Persia, nos ofrecen un Tomb Raider con jugabilidad bidimensional, donde lo fundamental son los saltos y la resolución de puzzles, dejando a un lado la exploración, pero todo ello, dentro de un entorno 3D.

En este sentido, también recuerda a otra creación de este mismo estudio, Pandemonium, título completamente poligonal pero que únicamente permitía moverse en un plano, añadiendo un nuevo enfoque a cómo usar las nuevas posibilidades gráficas que ofrecían consolas como PlayStation o Sega Saturn. Algo que, por ejemplo, la propia Nintendo ha repetido con New Super Mario Bros.

Pasemos a ver cómo ha quedado finalmente la primera incursión de Lara en Nintendo DS y si se trata de un juego digno de los primeros capítulos de la saga, tanto visualmente como jugablemente.

g r á f i c o s

Tomb Raider Legend cuenta con cosas muy buenas y otras que no lo son tanto. Por un lado, los escenarios son totalmente tridimensionales y están realizados bastante correctamente, por encima de cualquiera de las entregas que pudimos ver en la primera PlayStation, aunque también es cierto que son de menor tamaño y se muestran menos detalles a la vez. Las texturas de los mismos rayan a buen nivel y componentes como el agua están muy bien recreados.

En el lado opuesto, tenemos a Lara y el resto de personajes y enemigos, todos ellos realizados en dos dimensiones y casi en monocromo marrón. La calidad baja muchos enteros y no se integran correctamente con el entorno, dando lugar en ocasiones a fallos que obligan a reiniciar la partida porque el juego se queda colgado. Parecen como recortes de papel superpuestos en el escenario.

Las animaciones tampoco están recreadas con suficiente detalle, quedando incluso por debajo de su versión hermana en GameBoy Advance, donde el aspecto técnico está mucho más avanzado para las posibilidades de la consola. Los movimientos de Lara son muy bruscos y poco naturales. Por ejemplo, cuando avanza apuntando con las pistolas parecen dos ramas rígidas pegadas a sus hombros.

El resto de seres que aparecen, tanto humanos como de otro tipo, sufren más acuciantemente estos problemas. Podemos encontrarnos con un guepardo cuya fiereza se alejará mucho de la agresividad y agilidad que mostraban los lobos y los leones del primer Tomb Raider. Los enemigos se nos acercarán con demasiada lentitud y, cuando en la pantalla inferior se activa la opción de disparo, las animaciones van a saltos en lugar de haber hecho movimiento continuo.

Tomb Raider: Legend (Nintendo DS) 

Tomb Raider: Legend (Nintendo DS)

La distancia de visión, que en principio no debería ser un problema, resulta escasa cuando hay que correr hacia el fondo en lugar de hacia los lados, puesto que el escenario se va descubiendo a nuestro paso y la perspectiva de la cámara no ayuda mucho para visualizar del todo correctamente por dónde se va. Además, también hemos encontrado algunas ralentizaciones, aunque muy puntuales.

Para amenizar la historia, se han añadido vídeos extraídos de las versiones de sobremesa y, si bien es de agradecer este detalle no muy común, la compresión es bastante deficiente y provoca que los vídeos se vean borrosos y bastante pixelados. Se podría haber puesto algo más de cuidado teniendo en cuenta las posibilidades de la máquina y ajustándose a ellas.

m ú s i c a   y   s o n i d o   F X

La banda sonora de Legend es sencillamente excelente. En DS bebe directamente de sus hermanos mayores y muestra melodías muy emocionantes y acordes con los distintos entornos que nos encontramos, logrando mantener la tensión y el ritmo de la acción e incluso deleitando nuestros oídos.

Pero al igual que con los gráficos, en el sonido también hay puntos oscuros. Los efectos distan de presentar la calidad y variedad que sí ofrece la música del juego. Escuchamos exactamente lo mismo para cada acción que puede realizar Lara, como nadar, disparar o saltar, por lo que termina resultando repetitivo.

Los vídeos se encuentran doblados en inglés y subtitulados en nuestro idioma. La calidad de audio en la conversión esta vez sí está a la altura y no encontramos problemas como los que sí hallamos en la nitidez de la imagen.

Tomb Raider: Legend (Nintendo DS) Tomb Raider: Legend (Nintendo DS)

j u g a b i l i d a d

Como ya hemos comentado en la introducción, este primer juego de la señorita Croft en DS abandona el sistema de juego original para convertirse en un título 3D encajonado en dos dimensiones para el movimiento, pareciéndose mucho más a un The Prince of Persia.

Sin embargo, no es estrictamente plano. Existe una reducida posibilidad, en algunas salas, de moverse completamente en el espacio, pero en un área bastante reducida y jamás se acerca a la libertad de movimiento que ofrece esta entrega en sobremesa.

La disposición de niveles y la historia es fiel a la del resto de versiones, siguiendo el mismo hilo y manteniendo la misma ambientación. De hecho, esto puede verse claramente en los vídeos incluidos, pues están extraídos directamente de las versiones superiores. De este modo, nos encontramos con ocho localizaciones que vamos superando una por una.

El planteamiento es totalmente lineal, tanto del argumento como dentro de las propias fases. Todo consiste en avanzar saltando, buceando o corriendo matando al resto de enemigos y resolviendo diversos puzzles que nos permitan seguir avanzando. No hay mucho espacio para la libertad de movimiento y la búsqueda de caminos, están todos bastante marcados. Por tanto, hemos de concluir que estamos ante un plataformas con toques de acción.

Cuando Lara se encuentra bajo el agua, esto se muestra en la pantalla inferior

Mientras en la pantalla superior se concentra la acción, la táctil cuenta con algunas utilidades, aunque escasas pero que la aprovechan mejor que otros títulos de este estilo. En general, encontramos siempre el inventario con botones muy grandes para que podamos tocar los objetos directamente con el dedo sin confusión.

Por otro lado, cuando buceamos, Lara se mueve por la pantalla de abajo mientras que en la de arriba se ve la superficie del agua. De este modo, es posible dirigir a nuetra arqueóloga aventurera favorita mediante el uso del puntero en lugar de la cruceta mientras está bajo el agua si lo deseamos.

Desde el inventario, podemos cambiar de arma con un solo toque

Y finalmente, también sirve para disparar. Cuando una persona está a nuestro alcance y la disparamos, rápidamente sale su imagen en la pantalla inferior y hemos de tocarla para herirle. Cuanto más cerca esté de nosotros, más grande nos aparece y más fácil es acertar, aunque también ser acertados. Este sistema no funciona en todas las ocasiones, pues por ejmplo, para disparar a un animal hemos de estar frente a él.

Podemos conseguir un pequeño arsenal según vamos avanzando, arrebatándoselo a los enemigos caídos, formado por las clásicas e incombustibles pistolas, una escopeta, una ametralladora y granadas, además de un botiquín. Sin embargo, cuando pasamos de nivel o cargamos una partida guardada, nada de esto sigue apareciendo y se pierde.

Tomb Raider: Legend (Nintendo DS) Tomb Raider: Legend (Nintendo DS)

La PDA ofrece información estadística sobre distintos elementos del juego

También encontramos un pequeño dispositivo que hace las veces de PDA y su función es ofrecer información sobre los objetivos de la misión, qué porcentaje llevamos recorrido, tiempo empleado, objetos recogidos y otros datos estadísticos similares.

Las fases están separadas por puntos de guardado automáticos desde los que se pueden retomar y, en caso de morir, aparecemos en ellos. Aparecen con bastante frecuencia, lo cual tiene una conclusión negativa y otra positiva. Hacen más fácil el juego, puesto que no hay mucha distancia desde un punto a otro, pero lo adaptan perfectamente a una portátil con la que, supuestamente, no solemos estar mucho tiempo seguido jugando y requiere poder ser apagada en cualquier momento.

El juego introduce aspectos de la versión de sobremesa como los objetos con los que se puede interactuar (cuerdas, escaleras, etc.) y el uso del garfio que permite colgarse del techo en algunos puntos y también tirar de algunos objetos para arrastrarlos o derribarlos. El control responde correctamente aunque puede hacerse algo lioso al principio y requiere un poco de práctica para dominarlo completamente.

Contenidos adicionales

El juego incluye algunos extras interesantes que pueden ser desbloqueados gastando estatuillas que recolectamos en los diferentes niveles y cada uno tiene un precio diferente. En primer lugar, encontramos los vídeos que nos van mostrando la historia, los cuales se van desbloqueando por sí solos y no tienen ningún coste.

Se han incluido algunos minijuegos que hacen buen uso de la pantalla táctil. Se trata básicamente de puzzles de varios tipos. Encontramos la descripción de los mismos y el tutorial de inicio algo escasos y además no puede accederse a este último más que la primera vez que se abre el minijuego.

A algunos aficionados les gustarán los añadidos artísticos con los que también cuenta este título que son básicamente de dos tipos, imágenes de los diversos personajes y dibujos sobre el diseño de las localizaciones. Y por último, es posible activar dos trucos distintos, el modo Dios para que Lara sea invencible y la munición infinita.

Es posible intercambiar o comerciar con los objetos adquiridos con nuestros amigos mediante la conexión inalámbrica de la consola y también es posible compartir los récords y así comprar quién tiene el mejor tiempo en cada nivel.

Tomb Raider: Legend (Nintendo DS) Tomb Raider: Legend (Nintendo DS)

c o n c l u s i o n e s

Crystal Dinamics ha tenido buenas ideas con este Legend para DS, puesto que crear un plataformas bidimensional con gráficos poligonales con la licencia de Tomb Raider e inspirado en The Prince of Persia suena, a priori, muy interesante. Pero no han conseguido llevarlo a cabo del mejor modo posible, dejándolo en un juego simplemente entretenido.

Fallan los gráficos, pues la integración de los personajes con el entorno es nula. Se pierde también la esencia de la jugabilidad que hizo a Lara tan famosa en todo el mundo, quedándose en un título demasiado lineal y carente de libertad de exploración. Y, finalmente, cosas como la IA de los enemigos o el sistema de apuntado no están a la altura.

Tomb Raider se creó gracias a las tres dimensiones y en DS podría haberse desarrollado un título similar a las entregas que hubo en la era de los 32 bits, que era lo que la mayoría de aficionados estaba deseando. Habrá que esperar a la próxima entrega.

l o   m e j o r

  • La longitud del juego
  • Los extras desbloqueables
  • La banda sonora

l o   p e o r

  • La recreación de Lara
  • La linealidad del juego
  • El nulo parecido con los Tomb Raider originales
6

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.