Age of Empires III: The WarChiefs
Age of Empires III: The WarChiefs
  • Plataforma PC 7
  • Género Strategy, Real-Time
  • Lanzamiento 26/10/2006
  • Desarrollador Ensemble Studios
  • Texto Español
  • Voces Español
  • +3
Carátula de Age of Empires III: The WarChiefs
  • 7

    Meristation

Los jefes de la Guerra

Jesús Relinque Pérez -PEDJA-

Los chicos de Ensemble Studios ya tienen preparada la secuela de su Age of Empires II, se titula The WarChiefs y está llamado a copar los primeros puestos de las listas de venta ¿cumplirá su objetivo?

Ensemble Studios ya tiene preparada su primera expansión de su último gran éxito, Age of Empires III. The Warchiefs, un juego del que se empezaron a conocer datos pocos meses después del lanzamiento del original, está listo para copar los primeros puestos de ventas en el sector de la estrategia en tiempo real. Desde luego, llevar la denominación Age of Empires ya equivale a una envidiable garantía.

Antes de pasar a destripar todo lo nuevo que nos supondrá instalar The Warchiefs en nuestros equipos, merece la pena repasar un poco lo que fue el original Age of Empires III. Y es que la secuela del original Age of Empires cumplía todos los requisitos que podría esperarse de un nuevo episodio de la saga hoy en día.

Age of Empires III: The WarChiefs (PC)

Básicamente, teníamos ante nosotros la misma mecánica de siempre, con la que tantas batallas libramos en el pasado; dicha mecánica se vestía con sus mejores galas gracias a un motor gráfico a la altura de las circunstancias, que contribuía a obtener una espectacularidad inusitada, ayudado por el motor de física Havok, que lograba dotar de cuerpo y peso a las diferentes estructuras, unidades y todo tipo de proyectiles que se encontraban en el juego.

Cumpliendo todas estas premisas, también se podía inferir que la innovación del título de Ensemble era mínima. Es decir, apostar sobre seguro añadiendo un capítulo más a una saga plagada de fans y seguidores por todo el mundo, adaptando su tecnología a un estado más actual. Hoy, su inevitable expansión, The Warchiefs, también se apuntará al carro de los estándares y seguirá las típicas premisas de toda ampliación. Seguro que os las sabéis de memoria. ¿Qué no?

Age of Empires III: The War Chiefs (PC)

Pues id apuntando: nuevas civilizaciones que añadir al grueso original, nuevas tecnologías y unidades para las facciones ya existentes, una campaña con más capítulos donde el protagonismo es para las nuevas tribus, y un claro objetivo: alargar la vida del juego original, sobre todo en su faceta multijugador. Esto es, una vez más, un perfecto resumen de The Warchiefs, que con toda seguridad me servirá en futuras ocasiones. Pero centrémonos un poco en hacer el indio.

Novedades que llevarse a la boca

Tres son las nuevas civilizaciones que podremos manejar. Aztecas, Iroqueses y Sioux serán de la partida, cada una exhibiendo un punto fuerte. Los aztecas representan la facción más potente de la zona Mesoamericana, con su ciudad Tenochtitlán a la cabeza, en el mismo emplazamiento donde hoy se encuentra México. La tribu azteca basará su poder en su regimiento de infantería, donde tendrá un buen puñado de unidades bastante potentes, siendo una civilización de velocidad media de expansión.

Por su parte, la confederación Iroquesa, bastante respetada en su día por el señor Benjamín Franklin, tendrá su punto fuerte en el asedio a las ciudades enemigas. De hecho, poseerá la artillería y las máquinas de asedio más potentes de la expansión. Esta tribu se desarrollará con más lentitud, pero el jugador que la domine podrá hacer que rueden las cabelleras a mitad de partida.

Por último tenemos que mencionar a los Sioux. Esta facción es la más revolucionaria de la expansión, dado su carácter nómada. Así, le está permitido crear hasta 200 unidades sin necesidad de casas adicionales. Gracias a su velocidad de creación de unidades militares, es la facción perfecta para lograr un desarrollo mucho más rápido que el de las demás civilizaciones. Esto se traduce en un peligroso y constante rush, donde la punta de lanza será su poderosa caballería.

El edificio más característico de las nuevas facciones será la típica hoguera en torno a la cual podemos asignar a campesinos para que den vueltas y generen ventajas para nuestras unidades. De forma similar al recurso de la oración en Age of Mythology, será un recurso más a tener en cuenta para los Iroqueses, Aztecas y Sioux.

Toro Sentado y compañía

Todas y cada una de las nuevas tribus poseen una unidad más poderosa que las demás: el WarChief, que de momento traduciremos como Cacique -la versión que analizamos hoy está en inglés y aún está pendiente de traducción-. A imagen y semejanza del Explorador europeo, el Cacique será la unidad más significativa y la que comenzará la partida buscando tesoros y construyendo puestos comerciales.

Sin embargo, y quizás en respuesta a las críticas de la escasa relevancia práctica del Explorador, el Cacique resulta ser mucho más poderoso. Es capaz de incrementar su poder a medida que va ganando experiencia durante la partida, además de poseer técnicas especiales mucho más útiles que las de su homónimo europeo. Dichas técnicas logran dotar de poder adicional a las tropas que lleve alrededor. Dicho poder será ofensivo, defensivo e incluso de carácter curativo, dependiendo de la tribu elegida.

Todas estas ventajas implementadas en el Cacique lo asemejan más a un héroe del Warcraft III que al debilucho Explorador de la entrega original. Y hablando de héroes, nos encontraremos a personajes conocidos a lo largo de las nuevas misiones de la expansión. Conocidos si eres fan de los clásicos western, claro.

El general Custer y otros históricos

Tendremos quince nuevas misiones para completar en la nueva campaña, donde, para variar, manejaremos a dos componentes más de la familia Black; en este caso, serán Nathaniel Black -el hijo de John Black, que ya manejamos en el juego original- y Chayton Black, precisamente el nieto de Nathaniel. Con estos dos personajes nos veremos envueltos en las confrontaciones entre los distintos pueblos iroqueses, a los que Nathaniel deberá de colocar en el mismo bando para posteriormente enfrentarse a los ingleses.

Por su parte, cuando controlemos a Chayton Black llegaremos a coincidir en el campo de batalla con ilustres como el General Custer o el mismísimo George Washington, a la postre el presidentes americanos más famoso de la historia, después del televisivo David Palmer, claro.

En lo que respecta al desarrollo de las misiones, seguirán siendo guiadas por objetivos, de forma muy similar a las del original. Rescatar prisioneros, tomar ciudades o resistir acometidas enemigas... en este sentido, la innovación seguirá brillando por su ausencia.

Respuesta europea

En lo que respecta a las facciones europeas, han ganado nuevas unidades como pueden ser la artillería montada a caballo, un arma de asedio muy rápida y bastante efectiva, o el espía, que logrará detectar a unidades sigilosas. Los europeos también se beneficiarán del típico Saloon del Far West, donde contratar mercenarios será una opción muy destacable. Atención a la aparición del Ninja, que propiciará combates inauditos entre un Ninja y un jefe indio.

Por otra parte, también será posible establecer una embajada que facilitará mucho las relaciones con las tribus nativas neutrales, de forma que podremos reclutar soldados nativos de manera más barata.

Pero sin duda la novedad más destacable a la que podrán optar las facciones europeas será la Revolución. Esta alternativa podrá elegirse al llegar a la cuarta edad; en este caso podremos renunciar a la Edad Imperial y a nuestra bandera, y convertirnos en una nueva ciudad.

A partir de ese momento nuestros aldeanos se transforman en milicia y perdemos gran parte de nuestro crecimiento económico... sin embargo, el poder militar que ganamos es brutal, pudiendo construir Fuertes de manera ilimitada, generar milicia a una velocidad pasmosa o controlar a un cañón Gatling con el que el enemigo se echará a temblar.

El gran problema es que ya no podremos crear más aldeanos. Sin duda, se trata de jugárselo todo a una carta, con la que arrasar al enemigo o quedarnos absolutamente "en bragas". Se trata del aporte táctico más importante de esta expansión, y dado su carácter novedoso, se agradece mucho en pos de agrandar el abanico estratégico.

Gráficos y sonido

El apartado audiovisual permanece, por lo general, absolutamente calcado al de Age of Empires III. Pocas novedades que reseñar en esta sección, si acaso refrescaros la memoria y deciros que el uso de tecnologías gráficas como shaders, bump-mapping, iluminación dinámica o el ya mencionado motor de física dotan al juego de un nivel de detalle gráfico notable.


Sin embargo, el tiempo pasa... y no vuelve, como se decía en una genial y añeja aventura conversacional. Así, lo que hace un año era vanguardista, hoy ya no lo es tanto. Conste que el apartado gráfico sigue siendo de lo mejorcito del género, pero ya no logra sorprender, máxime con títulos tan cuidados gráficamente como el reciente Rise of Legends.

En lo que respecta a las novedades, no se me debe olvidar mencionar que cada una de las tres nuevas civilizaciones luce sus propias estructuras y unidades, detalle que contribuye positivamente a la ambientación del título. Los Caciques y sus ejércitos no han querido ser menos que los Exploradores originales y exhibe unas animaciones dignas de elogio.

En lo que se refiere al audio, no encontramos ni rastro de nuevas partituras in-game para la ocasión. La verdad que las echamos de menos, puesto que el conjunto de músicas original es de lo mejorcito que se pueda escuchar en el género. Una lástima que no podamos regalarle a los oídos una nueva BSO más tribal y étnica, que complemente a la original.

Jugabilidad

Si habéis leído detenidamente el análisis, resulta indudable que esta expansión aporta bastantes cosas al original. El quid de la cuestión llega a la hora de evaluar si tales aportaciones merecen la pena jugablemente hablando. La respuesta es un sí a medias. Me explico.

Ciertamente nos encontramos con nuevas pautas que seguir para avanzar en la partida; si escogemos a las tribus nativas, formar un poderoso ejército alrededor de nuestro Warchief, haciendo que nuestro héroe sea lo más fuerte posible, mientras que si escogemos a una facción europea, podemos apoyarnos en contratar mercenarios y reclutar nativos, a la par que arriesgar llamando a la Revolución para asestar el golpe definitivo.

Tales pautas enriquecen las distintas estrategias a escoger durante el juego, pero no logran quitarnos del todo la sensación de estar jugando a más de lo mismo. De hecho, solamente la tribu Sioux, con su carácter nómada y su inclinación al ataque rápido o rush representa una verdadera variante de juego respecto al original.

Por lo demás, The Warchiefs sigue siendo tan jugable como Age of Empires III, gracias a su simple y efectivo interfaz y a su conocida mecánica de juego. Lo que resulta difícil de comprender es que ni con esta expansión se hayan introducido las formaciones, que tan buen resultado dieron en Age of Empires II, o una mayor complejidad en la planificación de las batallas, como hiciera en su día el genial Empire Earth II con sus 'War plans'. Más incompresible todavía resulta la nula practicidad de la física, tan espectacular como inútil a efectos prácticos.

LO MEJOR

  • Alarga la vida del multijugador
  • Ciertas novedades como el rush Sioux o la revolución Europea.
  • El conjunto visual sigue dando la talla, aunque se note el tiempo transcurrido.

LO PEOR

  • Queríamos más obras maestras en forma de BSO
  • Sigue adoleciendo de falta de profundidad estratégica

CONCLUSIÓN

Age of Empires III: The WarChiefs (PC)Los aportes jugables de The Warchiefs no son nada del otro mundo, pero sí aporta más variedad al original. Visualmente, gracias a la estética india de las nuevas facciones. Jugablemente, mediante acertadas opciones como la arriesgada Revolución o el nomadismo Sioux. La campaña principal, sin ser nada del otro mundo, cumple con el objetivo de seguir las pautas de las misiones originales, dejando todo el potencial de The Warchiefs en el multijugador. Una vez más, la gran razón de peso para adquirir esta expansión será aprovechar profundamente las opciones on-line del juego. Y es que, tras leer este análisis, seguro que ya sabéis de memoria las normas de toda expansión. Age of Empires III: The WarChiefs (PC)Decepciona un poco comprobar cómo opciones tan demandadas como una mayor profundidad estratégica en las batallas, la ausencia de formaciones o el efecto práctico de la física siguen sin ser implementadas. Aún así, recomendada para todo seguidor de la saga. Jugar al lado de Washington o el General Custer no se hace todos los días. - Ciertas novedades como el rush Sioux o la revolución Europea.- El conjunto visual sigue dando la talla, aunque se note el tiempo transcurrido.- Alarga la vida del multijugador

7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.