Chibi-Robo
Chibi-Robo
Carátula de Chibi-Robo

Sé uno más de la familia

Jesús Bella Ceacero

Contra todo pronóstico, Nintendo nos trae algo que por otra parte era necesario: un nuevo título que pretende arremeter contra la sequía que está sufriendo en los últimos meses la consola morada de los de Kyoto. ¿Qué nos ofrece Chibi-Robo?

Gamecube está dando sus últimos coletazos. Ante la inminente salida de Wii, poco podemos esperar ya de una consola que si bien ha ofrecido raudales de diversión a los nintenderos y auténticas obras maestras como Metroid Prime, no ha aportado todo lo que cabíamos esperar de una gran empresa como es Nintendo. Tal vez este juego y el esperado nuevo Zelda sea lo mejor que nos queda por ver en esta consola que parecía ya olvidada.

Una burbuja de oxígeno

"Chibi-Robo" se planta entonces en el catálogo de Gamecube para este final de primavera como una burbuja de oxígeno necesaria para la consola. Es el típico juego que se queda en la estanterías japonesas, pero, sin embargo, Nintendo ha hecho el esfuerzo de traerlo y, la verdad, es que a Gamecube le viene como agua de mayo (y nunca mejor dicho) para contrarrestar un poco la escasez de lanzamientos que está padeciendo últimamente.

¿Y qué nos ofrece este nuevo título? En pocas palabras, un juego muy original de los que siempre son difíciles de conseguir, basado en la entrañable historia de un robot que es regalado a una niña el día de su cumpleaños. Sin embargo, no nos encontramos ante un robot cualquiera, sino que estamos ante un Chibi-Robo, fabricado en serie para cumplir un claro objetivo: hacer felices a las personas con las que convive (un padre sin empleo, una mujer infeliz y una niña que cree ser una rana).

Para los que nunca les gustó ayudar en casa…

El juego desarrollado por la gente de Skip nos pone entonces al frente de Chibi, un robot que no tiene visión nocturna, no lanza cohetes superdestructivos, no vuela a velocidades ultrasónicas… pero que sí es capaz de realizar esas tareas que todos odiamos como son recoger la basura del suelo, limpiar manchas, etc. Os diréis que esto no puede ser divertido pero os equivocáis: nunca realizar las tareas del hogar fue más entretenido en un videojuego.

"Chibi-Robo" es un juego mezcla de exploración y plataformas basado en la sencilla idea de mantener un poco el orden dentro de una casa unifamiliar modesta. En ella podremos interactuar con una amplia variedad de personajes: pasando de nuestros dueños hasta otros juguetes que intentarán, o bien ayudarnos, o bien hacernos la vida imposible. Dentro de estos, por ejemplo, nos podemos encontrar con nuestro fiel compañero Telly Vision, un televisor volante que nos mantendrá informado de nuestro progreso durante la aventura, así como de lo que tendremos que hacer.

Chibi-Robo (GameCube)

También contaremos con la ayuda de un paranoico juguete (al más puro estilo Mazinger Z) que se proclamará como el defensor de la paz y la justicia en las noches del salón de la casa. No obstante también tendremos enemigos, como los spydorz, unas arañas metálicas, o un ejército de huevos armados hasta los dientes que nos pondrán las cosas difíciles. Todos, en general, son personajes que desbordan simpatía y grandes dosis de humor en su planteamiento, algo en lo que se basa principalmente este título.

El secreto está en la felicidad

El sistema de juego de "Chibi-Robo" debe crear alicientes para que lleguemos a realizar todas las tareas encomendadas a nuestro robot. Esta compensación viene dada por los puntos de felicidad, los cuales obtendremos cada vez que Chibi realice una buena acción en pro de los personajes del entorno. Podremos obtener puntos por diversas acciones: tirar papeles a la basura, ayudar a la hija de los Sanderson o incluso por escuchar los problemas de los miembros de la familia.

Chibi-Robo (GameCube)

Todos los puntos se irán sumando en un contador dentro de nuestra casa (la Chibi-casa), de manera que se irá comparando al del resto de robots repartidos por el mundo (referido al mundo dentro del juego, ya que el título que nos ocupa no dispone de capacidad online para compararnos a otros jugadores reales. Tal vez este sistema fue ideado pensando en un sistema de juego en red por Internet, pero finalmente no se incluyó). El objetivo: llegar a ser el robot Chibi número uno.

Ser robot no es tan fácil

Ser robot, a la vez de tener muchas cosas positivas, tiene también aspectos negativos. En nuestro caso, Chibi-Robo recorrerá los metros cuadrados de la casa con una batería recargable en la que tendrá que tener siempre puesto un ojo, puesto que en unos pocos minutos de esfuerzo continuado se descargará. Para recargarla, nada mejor que usar el enchufe que le cuelga y buscar una roseta en la casa donde poder meterlo. Pero si no llegamos a tiempo de buscar un enchufe, una de las dificultades del juego, entonces acabaremos vendados como si tuviéramos mil huesos rotos (aunque en este caso serían circuitos).

Además, Chibi-Robo tendrá limitaciones, dadas porque al ser un robot hogareño, sólo podrá caminar, correr y levantar ciertos objetos… pero no podrá saltar a gran altura. No obstante, cuenta con una serie de gadgets, algunos de los cuales se pueden conseguir juntando los Moolah (moneda oficial en el juego). Con ellos podremos ir adquiriendo variopintos accesorios como un helicóptero (con el que rememoraremos al mismísimo inspector Gadget) o un brazo blaster con el que podremos plagiar hasta al conocidísimo Megaman.

Trabajando día y noche

Chibi es un robot que no descansa prácticamente. Controlaremos a nuestro simpático robot tanto de día como de noche y cada minipartida que juguemos se disputará en estos intervalos de tiempo uno tras otro (cada partida puede durar unos 10 minutos hasta que anochezca o se haga de día y tengamos que volver a nuestra minicasa). Una de las cosas más positivas del juego es que esta alternancia posibilitará una cierta variedad en el planteamiento del juego.

Chibi-Robo (GameCube)

Lo que podremos hacer durante el día no será lo mismo que lo que podremos hacer en la noche y la presencia de personajes no será la misma, así como las tareas o misiones a realizar. Así, por ejemplo, por la noche podremos ver en ocasiones al padre de la familia roncando en el sofá porque su mujer no quiere dormir con él, o encontrarnos con el gran Drake Redcrest (el robot superhéroe), que nos invitará a que le ayudemos a realizar una patrulla por el salón de la casa.

Chibi-gráficos

No podemos hablar de un apartado gráfico que vaya a marcar un antes y un después en la historia de los videojuegos, pero todo lo que vemos está bien enmarcado en el tono desenfadado y humorístico del juego, y eso es lo que cuenta. El modelado de Chibi es simple pero pulido y con animaciones que tienen una gracia especial. El resto de personajes están igualmente trabajados, destacando en particular un sistema de animación facial que es muy simple pero que llama la atención por la expresividad que consigue.

Chibi-Robo (GameCube)

El modelado del salón, la cocina, el jardín… es muy bueno, con cierto grado de detalle pero sin grandes alardes de efectos de iluminación, lo que nos hace pensar que se le ha querido dar un aspecto de dibujo animado. En general, el aspecto del juego, en cuanto al apartado gráfico se refiere, recurre mucho al colorido con el empleo de tonalidades vivas, acorde, repetimos, con el tono humorístico y desenfadado que los desarrolladores nos pretenden transmitir.

C

omo elementos destacados dentro de este aspecto, cabe destacar tal vez la nitidez con la que se ve todo (sobre todo cuando activamos el mapa que nos enseña cada una de las habitaciones desde un plano vertical y activamos la función de zoom para acercar la imagen). También es notable el efecto del zoom de la visión de nuestro robot al mirar desde la primera persona, que se desenfoca a medida que se va a acercando o alejando. Salvo esto, no existen grandes virguerías gráficas, pero la verdad es que tampoco se echan mucho en falta.

En cuanto a la cámara que sigue a Chibi, está muy bien elaborada, puesto que difícilmente perderemos a nuestro personaje de vista, salvo en contadas ocasiones. Aún así, podremos siempre saber donde estamos aunque nos hayamos quedado tapados detrás de algo: una silueta aparecerá en dicho objeto que nos tapa. Además, siempre existe la opción de mover la cámara a izquierda o derecha gracias al botón C.

Música para mi robot

El planteamiento en el terreno del sonido sigue cierto sentido del humor puesto que la melodía cambiará dependiendo de si nuestro robot está andando, corriendo, usando el helicóptero, pisando una alfombra o tierra firme… hay un sonido diferente para cada acción de Chibi y en cuanto a melodías propiamente dichas sólo las encontraremos en el juego en contadas ocasiones, como cuando nos encontramos con el robot superhéroe.

Chibi-Robo (GameCube)

En cuanto a las voces, no están en ningún idioma, sino que encontraremos a los personajes emitiendo sonidos inentendibles. Y si recordamos juegos del pasado nos damos cuenta de que esto es acertado: ¿alguien recuerda Banjo & Kazooie? Uno de los juegos más desternillantes y que no contó con voces digitalizadas en ningún idioma, y ni falta que hacía. Sin embargo, en "Chibi Robo", no nos engañemos, no hace ni mucho menos tanta gracia.

Conclusión: recomendado para jugadores tranquilos

"Chibi-Robo" nos ha llegado con cierto grado de sorpresa a la redacción. Desde siempre este tipo de juegos han gustado mucho en Oriente y si no se han exportado al exterior ha sido porque se pensaba que no gustaría fuera de las fronteras del país del Sol Naciente. Sin embargo, el hecho es que se ha traído y todos los usuarios seguro que están muy agradecidos por ello. "Chibi-Robo" es un soplo de aire fresco, un juego que se sale un poco de lo que estamos acostumbrados normalmente, aunque sin hacer excesos de originalidad.

La historia de un robot que ayuda a sus amos a cumplir tareas y hacerles felices se plantea como un guión muy sencillo que da paso a un juego de exploración y plataformas donde se requiere a un jugador con cierto grado de tranquilidad. No es un juego de acción, no es de descargar adrenalina, sino de pasar un rato jugando cada día hasta que completas las 15 horas de juego aproximadas que nos ofrece el título.

Si te gusta este tipo de juegos, "Chibi-Robo" puede ser una buena compra de cara a los meses de sequía de títulos que está sufriendo Gamecube. Si no, huye de él, porque si eres de los que no puede jugar un ratito sólo cada día y de los que no tienen paciencia, este juego puede acabar siendo frustante por su mecánica.

Lo mejor

- El tono humorístico del juego
- El colorido que desborda
- Cierta originalidad en el planteamiento
- Que se haya traído a Europa

Lo peor

- Puede llegar a ser un poco frustante
- La acción tal vez sea un poco lenta
- En general, la mecánica podría haber sido mejor

7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.