Burnout: Revenge
Burnout: Revenge
Carátula de Burnout: Revenge

Takedown!

Javier de Pascual

Las carreras más freneticas y brutales llegan a la nueva generación con un título que mejora lo que ya vimos en las versiones para otras consolas con unos gráficos espectaculares, un sonido brutal y algunas mejoras en los aspectos jugables. Sé el amo de la carretera.

Burnout: Revenge (Xbox 360)

Burnout se ha convertido por méritos propios en una de las sagas de conducción más conocidas y alabadas. Y no es para menos. Desde la primera entrega ya nos mostraron un estilo de juego de los que crearían escuela, con unas carreras frenéticas y espectaculares.

Burnout: Revenge (Xbox 360)

No obstante, aquello se podía mejorar. Y vaya que lo hizo. Durante las entregas que se sucedieron se incorporaron nuevos modos de juego y se fue mejorando técnicamente hasta llegar a los niveles más exigentes, asegurándose un puesto privilegiado y creando una cantidad de seguidores cuanto menos envidiable.

Burnout: Revenge (Xbox 360)

Con Burnout: Revenge llegó la mejor entrega de la saga, con la posibilidad de poder usar el tráfico a tu favor y con un compendio de mejoras del resto de los aspectos que lo convirtieron en uno de los juegos más conseguidos de este año pasado.

Ahora, con la llegada de Xbox 360 a nuestros hogares se ha aprovechado la oportunidad y los chicos de Criterion han adaptado esta última entrega a la nueva consola de Microsoft, con su correspondiente lavado de cara técnico y algunos alicientes jugables.Teniendo en cuenta esto, la más lógica duda que se nos podría plantear es si merece la pena hacerse con este juego después de haber desgranado las versiones para PS2 y Xbox o si no incorpora mejoras suficientes para volver a hacerse una vez más con él. Con este motivo pormenorizaremos las mejoras que ha sufrido el cambio a la nueva generación de ésta saga.

Gráficos

Burnout: Revenge (Xbox 360)

El aspecto visual se convierte por razones obvias en el mayor atractivo de esta nueva versión, ya que se ha aprovechado el potencial de la nueva consola de Microsoft para aumentar la sensación de velocidad y exagerar aún más las colisiones si cabe.

De este modo, nos encontramos ante un apartado gráfico que, aunque resulta realmente espectacular, no resulta del todo satisfactorio conociendo las delicias que nos pueden ofrecer otros juegos para la consola.

Burnout: Revenge (Xbox 360)

En primer lugar, se ha mejorado la ambientación presentando texturas más realistas y con unos escenarios algo más vistosos, con unos efectos de luz y de clima que también han sido puestos a punto. No por ello no seguimos viendo una sensación de repetitividad en los circuitos, de estar corriendo una y otra vez por el mismo sitio. Aunque eso, la verdad, es en lo que menos nos fijaremos a la hora de conducir.

Burnout: Revenge (Xbox 360)

Y no es más que porque la sensación de velocidad está tremendamente conseguida, signo indiscutible de la saga, y acentuado en esta nueva versión. La sensación de velocidad es aún mayor, y cuando usemos el turbo parecerá que el coche podría explotar en cualquier momento.

Burnout: Revenge (Xbox 360)

En lo que se refiere a los coches, se ha mejorado considerablemente su nivel de detalle con respecto a lo que vimos en el pasado año, que indicaba que los coches adolecían del detalle del que sí disfrutaban el resto de los aspectos del juego.

Las colisiones se han exagerado de forma brutal para más gozo y satisfacción de todos los seguidores de Burnout, encontrándonos una sensación de caos y destrucción, de poder arrasar con todo aquello que se nos ponga por delante, pudiendo destruir al coche que se nos ponga por delante en mil pedazos, de forma más subrayada que nunca.

En conclusión, aunque se nota el empeño que se ha puesto para intentar rectificar esto, nos queda la sensación de que la consola puede dar mucho más de sí y de que no llega al nivel de juegos como Project Gotham Racing 3 sobre todo en lo que se refiere al detalle de los coches.

Sonido

Burnout: Revenge (Xbox 360)

Todos bien sabemos que el detalle sonoro del que dispuso Burnout: Revenge en su momento fue espectacular en todos los aspectos: oíamos cada detalle con apabullante claridad y el sólo rugir de los motores imponía respeto hasta al más atrevido.

Burnout: Revenge (Xbox 360)

Pues bien, si ya en su momento nos sorprendió la forma en la que se había cuidado este aspecto, ahora no podemos hacer otra cosa que quitarnos el sombrero con incredulidad ante lo que supone Burnout: Revenge con sonido de nueva generación.

Disfrutar del sonido en estereo es ya una delicia, como ya hemos comentado: el rugir de los motores, la sensación de destrucción que provocan los choques totalmente exagerados  y sobre todo la forma en la que se nota como el resto de coches en el tráfico pasan por nuestro lado y como ello suena de forma tremenda.

El hecho de disfrutar de sonido envolvente resulta de este modo una experiencia bastante recomendable, lo que hará delicias cuando oigamos al tráfico pasar por nuestro lado y después alejarse por detrás nuestra, o sentir un choque a nuestras espaldas y que nos provoque un sobresalto.

Música

De nuevo, y como es común en los juegos de conducción que EA nos ofrece, el aspecto musical trae consigo una serie de temas de diversos grupos, los cuales pasan por diferentes estilos, como viene siendo habitual en éste tipo de juegos.

No obstante, el hecho de poder disfrutar en Xbox 360 de la música que tengas en el ordenador mediante Windows Media Connect o tener la oportunidad de meter tus canciones favoritas en el disco duro para poder escucharlas mientras compites contra el resto de bólidos resulta un factor bastante gratificante, porque suele cansar bastante escuchar las mismas canciones una y otra vez, aunque nos tienen bien acostumbrados y no podemos quejarnos por la calidad de los temas de la banda sonora.

Jugabilidad

Como ya hemos visto mientras comentábamos el resto de los aspectos de este Burnout: Revenge, técnicamente se le ha hecho un lavado de cara -necesario, por otra parte- que resulta de agradecer en contraste con otras adaptaciones de juegos que resultan meros ports con alguna modificación puntual que no hacen justicia para nada a la potencia de esta consola.

Pero aquí tenemos el gran pero del juego. ¿Realmente disfruta de todas las novedades necesarias para hacerte con él o por el contrario ofrece lo mismo que las versión de su hermana menor y PS2 y no merece la pena hacerse con él?

El primer añadido destacable es la vuelta de los míticos replays que acompañaban al final de cada carrera y que desaparecieron en las otras versiones, para disgusto de muchos seguidores de la saga. De este modo, podemos hacer un completo recorrido visual de lo que hemos hecho durante la carrera, pudiéndola así guardar en nuestro disco duro para compartirla con el resto de la gente a través del servicio online de la consola, instalando también un ranking con los videos más vistos por la gente.

Después, en el modo crash se ha mejorado el inicio que requería que se pulsase botones de forma adecuada para conseguir una salida decente. Ahora, se ha mejorado este aspecto para no tener que usar los frustrantes 'retries' que provocaba el hecho de no salir de la forma que esperábamos.

Burnout: Revenge (Xbox 360)

En el modo online se ha incluido un sistema que mide la rivalidad entre jugadores, de modo que en cuanto alguien acaba contigo en el modo correspondiente, su nick se pone de color rojo para indicarte que tienes una cuenta que ajustar con él. Esto ayuda a fomentar el espíritu competitivo entre usuarios del Live! De 360, lo que puede desembocar en alegrías o en frustrantes decepciones para el jugador.

Por último, como es norma en todos los juegos de la consola, se han añadido objetivos para aumentar la puntuación como gamertag, ayudando así a que disfrutes de manera plena de éste juego y consigas mejorar tu prestigio como jugador.

LO MEJOR

  • Grandes efectos sonoros.
  • La mejor entrega de Burnout en nueva generación.
  • Una renovación gráfica importante.

LO PEOR

  • Precio algo excesivo.
  • Que hayas jugado a la versión de PS2 o Xbox.

CONCLUSIÓN

Burnout: Revenge (Xbox 360)Y ya está. Esto es en resumen todo lo que ofrece Burnout: Revenge. Un lavado de cara a conciencia, con algunas alegrías en el apartado gráfico, sobre todo en lo que se refiere al detalle de los coches además de los efectos climáticos y la aún más exagerada sensación arcade que produce, que es sin duda una buena noticia. En el caso jugable solamente tenemos un par de excepciones que intentan disimular la omnipresente sensación de estar ante el mismo título de PS2 y Xbox, con los mismos modos de juego, circuitos, coches.... que disfrutamos el año pasado. [pagebreak|pageTitle=|chapterTitle=] Burnout: Revenge (Xbox 360)Eso sí, si aún no te has estrenado con Burnout, éste es el juego ideal para hacerlo, ya que consta de un apartado técnico soberbio, propio a lo que nos tiene acostumbrados esta consola. Ni de lejos vemos que haya intentado exprimirla al máximo, pero sí que luce de manera muy destacable a comparación de sus hermanos menores -como es lógico-. Burnout: Revenge (Xbox 360)Por otro lado, aquellas personas que no hayan podido jugar a ésta última entrega están también de suerte gracias a esta versión que hace que resulte lo suficientemente atractivo el jugarlo como para plantearse su compra. Burnout: Revenge (Xbox 360)Sin embargo, si has jugado ya alguna de las otras dos versiones no te resultará lo suficientemente gratificante el desembolso que tendrás que hacer solo por el hecho de poder ver un resultado más resaltón que el que viste hace no mucho tiempo. La mejora técnica difícilmente te resultará excusa para pagar el precio excesivo que incorporan todos los juegos de Xbox 360. - Una renovación gráfica importante.- Grandes efectos sonoros.- La mejor entrega de Burnout en nueva generación.