Warhammer 40,000, Impresiones

El futuro es una pesadilla brutal. El universo es un lugar oscuro y la muerte está presente en todas partes. La guerra se extiende por la galaxia al tiempo que la lucha por la supervivencia se recrudece. Warhammer 40,000, la guerra total en N-Gage.

El futuro es una pesadilla brutal. El universo es un lugar oscuro y la muerte está presente en todas partes. La guerra se extiende por la galaxia al tiempo que la lucha por la supervivencia se recrudece. Warhammer 40,000, la guerra total en N-Gage.

Tras la honrosa conversión del clásico Los colonos de Catan a N-Gage, otro de los juegos de mesa más populares del mundo se pasa al formato digital y de bolsillo. Ni más ni menos que Warhammer, toda una señora licencia con una base de usuarios que para sí quisiera cualquier estudio desarrollador. Para los neonatos en el tema no preocuparse puesto que no es necesario tener conocimientos previos para sacarle el máximo partido al título de Razorback Developments.

Con una versión prematura en las manos, podemos decir que iniciarse en el juego, en las reglas y en las estrategias es bastante sencillo merced a los cuatro completos tutoriales que nos guiarán en los primeros compases, ayudándonos a entrar en los aspectos generales del juego o bien yendo un poco más allá e iniciándonos en las peculiaridades de orcos, marineros espaciales del caos y eldars; la cuarta raza en discordia que hace aparición pero que no posee un tutorial específico son los marines espaciales.

En el completo tutorial se nos explican las bases para aprender a moverse por el escenario, ubicar a las unidades, obtener información del terreno o como guardar el equipo pesado para los turnos posteriores. Afortunadamente el juego está íntegramente en castellano y pese a algunos fallos de traducción, es más que correcto, muy a pesar de que los orcos hablen con un horrible ceceo, similar a los típicos doblajes donde los orientales no pronuncian la letra erre.

Para poneros un poquito en situación y en el cómo se juega, decir que Warhammer 40K es un título de estrategia por turnos, dividiéndose cada uno de los turnos en dos fases, la de movimiento (donde trasladamos las unidades por el escenario) y la de disparo (donde atacamos a los enemigos dentro de nuestro rango de alcance). El primero de los turnos es un poquito más largo porque tenemos que colocar a las unidades, pero a partir de ahí todo va rodado. Durante los combates del modo historia las unidades van dejándonos mensajes a través de una ventanita, con un estilo muy similar al visto en la saga Advance Wars.

Artillería, fuego ofensivo

El juego nos permite seguir la acción desde dos planos bien distintos. El primero es una vista cenital donde podemos desplazarnos libremente por el tablero para conocer la ubicación de las unidades, los objetivos... La segunda vista está reservada para los momentos en que dos unidades rivales sacan las armas y combaten entre sí; ésta es en dos dimensiones con varios planos de scroll y nos permite contemplar el acabado de las diferentes unidades y los movimientos de combate.

Siendo prácticos, esta vista bidimensional no aporta mucho más allá de las dos o tres primeras veces que sigamos un combate con ella, ya que los movimientos son bastante flojos y el realismo de la acción está bajo mínimos. Además estas secuencias tardan bastante en cargar y ralentizan mucho el desarrollo del juego (como las invocaciones en los Final Fantasy, por poner un ejemplo); afortunadamente, podemos desactivar su aparición en el menú de opciones.

Aparte del ya mencionado tutorial, Warhammer 40,000 tiene otros modos de juego; escaramuza sirve para pelear sin mayores complicaciones tras elegir el número de ejércitos que se vana enfrentar, el límite de puntos por cada ejercito, el tipo de escenario y de misión, que varía entre limpieza, patrulla, reconocimiento, rescate y buscar y destruir.

Existen además cuatro campañas distintas, una para cada tipo de raza, con un total de 60 misiones que se desarrollan en cinco tipos de entornos: hielo, industrial, desierto, volcánico y jungla. La historia entre las cuatro campañas tiene varios puntos de interconexión, aunque el argumento es bastante flojete y no reviste demasiado interés. Cada raza tiene sus peculiaridades, sus puntos fuertes y débiles, además de sus unidades específicas; aprender de cada una de ellas, su uso, su mejor momento, depende bien de la base que tengamos de Warhammer o bien del número de horas que le echemos al título. En cuanto a la dificultad del juego existen tres niveles, lo apropiado para todo tipo de jugadores.

Para concluir este apartado tenemos la obligación de hablaros del editor de mapas, que por lo que hemos podido comprobar es totalmente aleatorio: es decir, se crean solos como al juego le da la gana. No intervenimos en absoluto, tan solo damos al botón de editor de mapas, elegimos el tamaño y el tipo de terreno y se genera él solito, sin nuestra intervención ni ayuda. Que no nos gusta, pues ala, le damos a regenerar para que cree otro mapa y listo. Tan tonto e inútil como un palo en un chicle.

Esto sí es interesante

Uno de los puntos fuertes es el multijugador, por otra parte, algo muy habitual en el catálogo de N-Gage. Dos personas con una sola consola pueden jugar con el método conocido como 'hot-seat', pasarse la consola uno a otro; si tenemos dos consolas, se puede usar la conexión bluetooth; y para los más inquietos, a través del GPRS podemos competir online con cualquier otra persona del mundo al más puro estilo Pathway to Glory.

A través del portal online de N-Gage también podemos desbloquear nuevas unidades o bien subir nuestras puntuaciones para participar en el ranking global, además de poder participar en el foro del juego.

Para concluir estas impresiones señalar que Warhammer 40,000 nos ha parecido un título bastante largo y correctamente realizado, pero sin demasiadas pretensiones. Muy apropiado para los aficionados a los tableros, pero sin demasiada chicha para los que solamente son aficionados a los videojuegos. No estamos delante de un Ikusa Islands o un High Seize, aunque los aficionados a la estrategia tendrán un título más donde elegir.

Warhammer 40,000

Versión portátil del clásico de sobremesa Warhammer
Warhammer 40,000