Tak : The Great Juju Challenge
Tak : The Great Juju Challenge
  • Plataforma DS 7
  • Género Plataformas
  • Lanzamiento 16/02/2006
  • Desarrollador Artion
  • Texto Español
  • Editor THQ
  • +7
Carátula de Tak : The Great Juju Challenge
  • 7

    Meristation

El gran desafío

Fernando B.P.

Tak vuelve a dar guerra en su tercera aventura y no viene solo, acompañado de su compañero Lok deben afrontar el Gran Desafío Juju. Correr, atacar, conducir, disfrazarte, nadar, saltar y muchas más acciones serán tus armas para superar esta dura prueba.

Tak: The Great Juju Challenge es un juego que bebe de muchas fuentes y combina varios géneros con habilidad. Se trata básicamente de un juego clásico de plataformas en 3D pero con diversos aderezos, como fases en las que hemos de conducir un vehículo y distintos minijuegos entremezclados con el modo historia, además de otros extras.

Pese a que este título ha sido desarrollado para casi todas las plataformas, la versión de Nintendo DS está especialmente diseñada para aprovechar las peculiaridades de las que está dotada, sobretodo en los divertidos minijuegos incluidos. Afortunadamente no es uno de esos buenos juegos de sobremesa que sufren una pésima conversión a consolas portátiles, como puede ocurrir con King Kong.

g r á f i c o s

Éste es probablemente el apartado más flojo de Tak 3. El juego cuenta con un aspecto y una ambientación bastante similares a los de Rayman DS, con sus pros y sus contras. A favor tiene el poder movernos por mundos bastante grandes sin que sufra la fluidez y con una buena distancia de visión de los escenarios, no así de los objetos o personajes que muchas veces aparecen demasiado cerca nuestro.

Pero el lado negativo es por desgracia bastante más amplio. El juego presenta en ocasiones un alicatado digno de cualquier cuarto de baño de postín, con unas texturas de muy baja calidad. Es conocida la falta de filtros gráficos en Nintendo DS, pero en esta ocasión puede llegar a ser exagerado. Al menos, cuando nos movemos rápidamente, subidos por ejemplo a un vehículo, estos fallos quedan más disimulados.

Respecto a los modelados, la escasez de polígonos es patente en la gran mayoría de los modelados, salvo en el de los protagonistas, el cual queda bastante decente. Las aristas son demasiado evidentes en muchos casos y el nivel de detalle es muy bajo.

El conjunto final seguramente no desgradará a la mayoría, ya que al menos no hay errores gráficos que afecten a la jugabilidad, pero parece ser la parte del juego menos trabajada.

m ú s i c a   y   s o n i d o   F X

La banda sonora de este título ha sido creada con bastante acierto. Nos encontramos ante un concurso entre varias tribus y nada mejor que una música basada en la percusión, con melodías sobre las que suenan continuamente tambores africanos.

Los efectos son muy variados, representado golpes, caídas, disparos, derrapes, choques, gruñidos, pisadas y muchos más eventos. Sin embargo, en ocasiones se abusa de algunos resultando incluso martilleantes. Como consejo, no paséis demasiado tiempo corriendo encima de un elefante.

Por último, se echan de menos voces, aunque sean en inglés. Los personajes no poseen el mismo carisma con diálogos leídos que si tuvieran un habla mucho más representativa.

j u g a b i l i d a d

La tercera entrega de esta saga es una mezcla equilibrada de diversos géneros, aunque todo se construye sobre un título de plataformas. Es agradable ver como aún es posible innovar y sorprender en un estilo tan clásico pese a que los elementos que integran este juego no son especialmente originales.

Tak tiene un compañero de aventuras en The Great Juju Challenge llamado Lok y, pese a que el nombre de el juego le sitúa como protagonista, en realidad ambos son importantes por igual. Únicamente controlamos uno en cada momento, pero podemos intercambiarlos con tan solo pulsar en el otro personaje en la pantalla táctil.

Como es de suponer, su uso resulta complementario. Tak es más veloz y puede atacar a distancia disparando bolas de energía, mientras que Lok es más fuerte y puede derrotar a los enemigos con mayor facilidad. Pero las mayores diferencias están en sus habilidades únicas, como por ejemplo nadar, que sólo puede hacerlo Tak, o escalar, algo reservado a Lok.

Cual RPG, podemos evolucionar a nuestros personajes incrementando sus características o añadiéndoles algunas nuevas. Para ello es necesario recolectar bichos, minerales y manzanas ocultos en plantas, piedras y otros objetos. Con ellos, en algunos lugares podemos fabricar gemas que mejoran nuestras estadísticas de maná, energía que usamos para atacar, defensa, velocidad, etc., o nos permiten aprender nuevas técnicas.

Cada gema puede ser utilizada únicamente en uno de los personajes o en su vehículo. El número de ellas que podemos emplear también está limitado, aunque podemos desbloquear algunos espacios adicionales. Para lograrlo hemos de recolectar unos cristales que desprenden los enemigos al ser destruidos. Reuniendo un número suficiente de ellos podemos abrir un hueco para otra gema.

Esta labor ha de realizarse por separado, es decir, con cada uno de los personajes, por lo que no podemos descuidar a ninguno de ellos y debemos luchar con ambos. Los cristales que podemos recoger, al igual que algunas gemas, también permiten que conozcamos nuevas combinaciones de botones con las que enfrentarnos a enemigos más potentes.

Como juego de plataformas, Tak 3 no es demasiado complicado. Disponemos de un triple salto que nos permite planear durante algunos segundos y con él podemos calcular sin problemas la caída en una superficie en la mayoría de las ocasiones. A ello también ayuda el hecho de poder ver nuestra sombra sobre el suelo. Se centra en muchas ocasiones en la resolución de puzzles sencillos mediante la activación de diversos interruptores o algunos otros más ingeniosos.

En realidad, pese a que este estilo de juego domina la mayor parte del tiempo, se puede considerar como un nexo entre cada minijuego o carrera. Viajando por los distintos niveles accedemos a las distintas pruebas que nos presenta el Desafío Juju.

Las carreras tienen lugar en circuitos muy intrincados, llenos de baches, curvas cerradas, piedras en mitad del camino y otros obstáculos que hacen que no nos podamos relajar ni un segundo. Al principio es un poco complejo hacernos con los mandos pero con algo de práctica podremos ganar la mayoría de las veces. No se ha incluido ningún tipo de añadido como por ejemplo turbos u objetos que lanzar a nuestro rivales, así que nuestra única tarea será llegar antes que el último a la meta, lo cual no será poco al menos las primeras veces.

Los minijuegos vienen presentados por alguna incidencia en el transcurso de nuestro viaje, como puede ser tener que disfrazarnos de gallina para poder atravesar un páramo o enfrentarnos a una carrera montados en un rinoceronte para llegar antes que uno de nuestros contrincantes.

Pese a que no igualan en cantidad, se pueden considerar de la misma calidad, o incluso superior, que los aparecidos en títulos específicos de este género como Project Rub. Hacen uso de las dos pantallas, el lápiz, los botones y el micrófono y la mayoría son bastante originales. Además, una vez los encontramos en el modo historia, podemos acceder a ellos desde el menú para jugarlos separadamente.

Por si pareciera poco, también contamos con un extra disponible desde inicio similar a Zoo Keeper con varios niveles de dificultad, aunque algunos debemos desbloquearlos avanzando por la aventura. Acabando cada uno de ellos conseguimos aún más contenidos adicionales, aunque son meras curiosidades sin demasiada importancia. Además, y ya como última curiosidad, podemos elegir entre varios estilos para el menú principal en el apartado de opciones.

Pero un juego tan completo tenía que tener alguna laguna, y esa es la carencia de modo multijugador. Este título habría sido casi redondo de haber tenido algún tipo de opción cooperativa a dos o al menos un enfrentamiento con algún tipo de minijuego. Pero nada de esto hará acto de presencia.

c o n c l u s i o n e s

The Great Juju Challenge no puede ser considerado el mejor plataformas de Nintendo DS teniendo a duros rivales como Super Mario 64 DS o Rayman DS. Tampoco se trata del mejor juego de carreras, teniendo que enfrentarse a nada menos que Mario Kart. Ni siquiera es el mejor título de minijuegos, habiendo otros competidores más completos como Wario Ware Touched o el más reciente The Rub Rabbits!.

En cambio, aunque no es sobresaliente, es bueno en todos estos apartados. Además, se ha logrado un correcto equilibrio entre todo ellos y, al contrario de lo que ocurre en otros títulos, ninguno puede ser considerador como un extra pues son parte del modo principal y la estructura global tiene sentido gracias a la unión de todos ellos.

Peca de no tener una dificultad demasiado elevada haciendo que no tenga demasiada duración, aunque al menos cuenta con un alto grado de rejugabilidad, el cual sería mayor si se hubiera incluido algún tipo de modo multijugador.

La historia en sí es una mera escusa prescindible a causa de los pésimos diálogos entre los distintos personajes. Se echa falta una mayor profundidad en los mismos y algo más de dinamismo, pues resulta bastante aburrido tener que leerlos.

l o   m e j o r

  • Una mezcla de diversos llevada a cabo correctamente
  • Muy rejugable
  • Minijuegos muy originales y divertidos

l o   p e o r

  • Escasa dificultad
  • Mejorable apartado gráfico
  • Argumento poco trabajado
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.