Knights of the Temple II
Knights of the Temple II
  • Plataforma PC
  • Género Acción, Aventura
  • +16
Carátula de Knights of the Temple II

El Gran Maestro del Temple

José M. Fernández -SPIDEY-

El Gran Maestro del Temple Paul de Raque, antaño protagonista de un ya clásico beat'em-up, vuelve a empuñar su espada en una aventura menos lineal y menos centrada en la acción pura y dura.

Knights of the Temple fue uno de esos títulos que llegan sin hacer ruido y se quedan en la memoria de no muchos. Algo así como uno de tantos juegos de culto que se quedan en el anonimato a pesar de atesorar una calidad fuera de toda duda. En su día, tal vez por pertenecer a un género que es prácticamente coto privado de las compañías japonesas y de las consolas, como es el del beat'em-up, fue vilipendiado por propios y extraños de forma incomprensible. Bien es cierto que apenas aportaba nada nuevo, pero sus fans sabemos que gozaba de una realización técnica notable y que divertía como pocos.

Observa Knights of the Temple II en movimiento en este vídeo.

No ha pasado demasiado tiempo y ya nos llega esta segunda parte. Y claro está, cuando ésta sale es que el éxito de su predecesor fue, por lo menos, lo suficientemente productivo. Lo cierto es que los desarrolladores del original, Starbreeze, están ahora embarcados en proyectos de envergadura tras haberse confirmado como uno de los grupos de programación más prometedores después de habernos ofrecido el inmejorable juego de Las Crónicas de Riddick. Es por ello que ahora toman el testigo sus compatriotas de Cauldron Developments, autores del singular Conan the Barbarian.

A pesar de que el de Conan fue otro juego de dudosa aceptación por parte del público, la editora Playlogic ha confiado ciegamente en ellos para el desarrollo de este insigne título. Con Starbreeze habiendo cedido el motor gráfico del primer Knights of the Temple, Cauldron ha trabajado duro para ofrecer una experiencia lúdica aún más profunda que la de las anteriores obras, a la par que hacen gala del potencial de grupo que tienen al mostrar toda una maravilla audiovisual que en nada tiene que envidiarle a lanzamientos más punteros y caros del panorama actual.

Así, Knights of the Temple 2 se atreve a mezclar sabiamente elementos de aventura con los violentos combates de su hermano mayor. Investigación a la antigua usanza y mandobles de espada se dan la mano de forma astuta, haciendo que la presente obra se acerque más a lo que en su día fue el magnífico Enclave. Eso sí, Paul de Raque sigue repartiendo con la misma eficacia, manejando la espada como pocos sin apenas despeinarse.

¿Y qué es lo que ha podido motivar el regreso de nuestro héroe? Ha pasado mucho tiempo desde que el joven caballero templario Paul de Raque luchó contra el malvado Lord Bishop y cerró una de las Puertas del Infierno, y ahora es un gran maestro de la Orden del Temple y viaja por todo el mundo en busca de las fuerzas del mal para destruirlas. En el Birka, un antiguo monasterio al norte, encontró unas antiguas profecías que advierten de un gran mal que visitará nuestro mundo. Una visión que no alcanzó a comprender le mostró los horrores que iban a aterrorizar a los reinos libres de Europa y le dio a entender que sólo él sería capaz de detener a las fuerzas de la oscuridad.

Así fue como comienza la búsqueda de tres poderosos artefactos del principio de los tiempos: el Ojo que le ayudará a hallar la Puerta del Infierno olvidada hace siglos; el Arma, que conseguirá destruir el sello que la guarda; y la Runa para cerrarla. Paul debe encontrar estos artefactos desperdigados por todo el mundo para detener la amenaza del submundo. Pero… ¿será su fe suficientemente fuerte como para soportar la seducción del Infierno?

g r á f i c o s
En su día, Knights of the Temple llamó la atención en términos visuales por sus detalladas texturas, marca de la casa de Starbreeze. Ahora, con una versión evolucionada del engine que dio vida a ese juego y a Enclave, los chicos de Cauldron han dado todo un salto de calidad desde el algo limitadillo Conan, potenciando a tope las virtudes que ofrece este motor de cara a la galería.

Con la experiencia adquirida en el título del famoso bárbaro, Cauldron ha hilvanado un programa tan variado como entretenido, que lleva el género del beat'em-up a nuevas alturas, sobre todo en lo que concierne al apartado técnico. Y es que, desde el primer momento, Knights of the Temple 2 consigue asombrar a propios y extraños, ya que auna de forma equitativa la espectacularidad que otorga el uso a tope del DirectX 9 con un concepto de diseño elegante y sumamente realista.

Así, consiguen sorprender gratamente el altísimo nivel de detalle de todas y cada una de las texturas que adornan el conjunto gráfico, donde las altas resoluciones y el inteligente uso del bump-maping adquieren un absoluto protagonismo. Da gusto ver los bellos relieves otorgados a elementos ordinarios como los adoquines o simples barriles, dando a entender que Knights of the Temple 2, a pesar de su 'templado' precio, no se trata de ninguna baratija de segunda, sino de un programa con toda la intención de ser un triple A.

No en vano, el juego de Cauldron puesto en altas resoluciones y activando los anisotrópicos y el antialiasing llega a dejar en evidencia, en determinados momentos, a otras magnas obras de belleza singular como Enclave o al mismísimo Thief Deadly Shadows. Basta con comenzar la misión en el puerto de Sirmium para darnos cuenta de lo alucinante que resulta. Truenos que iluminan de forma realista el escenario, arquitecturas de impresión, el rugiente mar chocando contra las rocas, los efectos de partículas de las antorchas… Incluso en las batallas campales, el engine muestra sus mejores formas, con un realista efecto de humo y polvo digno de mención.

Y es que no se han descuidado los matices visuales, no. Nuestro protagonista es totalmente creíble, su armadura brilla de forma convincente, y la cota de malla de nuestras ropas es tremendamente detallista. El sol y los distintos efectos de luz dejan atrás las clásicas coronas luminosas para pasar a ser 'luz de verdad'. A costa de la obligación de poseer un equipo con una CPU potente, Knights of the Temple 2 regala al usuario uno de los espectáculos visuales más portentosos de estos últimos tiempos, sobre todo tratándose de un título perteneciente a un género considerado a día de hoy como menor.

No podemos dejar de citar el tema de las animaciones, realizadas mediante una excelente captura de movimiento. En este sentido se deja sentir la clara herencia de su predecesor, donde los combates son realistas a más no poder, con ataques perfectamente coordinados y bien enlazados. Como no podía ser de otra forma, también hereda el carácter sangriento de su primera parte, con chorreones de hemoglobina saltando por doquier, haciendo que cada tajo de espada duela y escueza.

s o n i d o
Manteniendo la fanfarria principal de su predecesor, Knights of the Temple 2 muestra una banda sonora a la altura de cualquier superproducción cinematográfica. La orquestación y los diferentes cambios de ritmo no sólo transfieren al jugador a una viva epopeya medieval, sino que no hacen dudar acerca del alto nivel de profesionalidad de L'ubomír Ruttkay, compositor de todas y cada una de las melodías.

De bella factura, la banda sonora no se deja mancillar por las tendencias actuales, apostando por un clasicismo total en sus formas. Así, instrumentos de toda la vida se dan cita para cobrar protagonismo en torno a una batuta que ha sabido elegir muy bien los temas. La ambientación no es la única misión de estas composiciones, sino que en su trazado son capaces de embriagar hasta al fan más radical del reaggeton. Digna de ser escuchada, y editada aparte, sí señor.

Por su parte, los efectos sonoros no se quedan a la zaga. Envolviendo al jugador, los fondos como el viento, los lamentos o el rugir de las olas del mar han sido sampleados exquisitamente para completar la experiencia jugable, mientras que los sonidos de la acción son lo suficientemente contundentes como para regocijarnos por cada golpe dado.

Al igual que su antecesor, Knights of the Temple 2 hace gala de un doblaje al castellano muy notable, aunque prácticamente sólo gozaremos de él en las escena cinemáticas. Nuevamente, la actuación de Israel de la Rosa en el papel de Paul de Raque se lleva la palma, poniendo un énfasis que, por desgracia, no se ve todo lo que quisiéramos en el mundo de los videjuegos, al menos en lo que a la lengua hispana se refiere.

Ahora, fuera de los apartados técnicos, un inciso… Si bien estamos poniendo por las nubes el nivel tecnológico de Knights of the Temple 2, ¿estará a la misma altura la jugabilidad? ¿Conseguirá su metodología lúdica mantenernos delante de la pantalla frente a la docenas de buenos juegos que hay en el mercado? Veamos, veamos…

j u g a b i l i d a d
Todos esperábamos, tras la experiencia lúdica de la primera parte, que Knights of the Temple 2 fuese un juego de lucha puro y duro, de los de 'yo contra el barrio'. Pero lo cierto es que los de Cauldron han variado algo más el concepto, añadiendo no pocas dosis gotitas de aventura que le vienen al juego que ni anillo al dedo. No es que nos tendramos que quebrar la cabeza con los puzzles, pero sí tendremos que viajar de aquí para allá e ir obteniendo pistas acerca de la ubicación del objeto de nuestras pesquisas.

Así, la experiencia de juego se torna mucho más profunda, aún sin abandonar los brutales combates de antaño, donde los combos y las multitudes con ganas de sangre florecen cual margaritas en primavera. Y es que, en esta parte del programa, muy poco ha cambiado con respecto a su antecesor. Las peleas son muy similares, manteniendo el logrado ritmo en las secuencias de movimientos y lo acertadamente bien llevado que está el sistema de lucha contra varios contrincantes.

Se han alterado ciertos matices para hacerlo más realista y, por qué no decirlo, más difícil. En Knights of the Temple 2 ya no podremos bloquear los ataques con sólo pulsar la tecla de defensa. O sea, en el primer juego, con sólo defendernos parábamos los tajos de los enemigos, viniesen por donde viniesen, aunque nos pegasen por detrás. Ahora, nuestro caballero debe encarar con el escudo o el arma que tenga en mano el golpe directo, siendo esto mucho más complicado de lo que parece. Puede restar dinamismo a los encuentros, pero voto a bríos que resultan mucho más emocionantes y duros así.

Siendo el eje central de la aventura, los duelos con arma blanca son tremendos, para nada monótonos (gran fallo de la mayoría de los beat'em-ups). De hecho, al contrario que en otros títulos, aquí dan ganas de más y más. Las distintas combinaciones de movimientos le otorgan una vistosidad fuera de toda duda, siendo así las peleas toda una demostración de elegancia y espectacularidad. Y aunque por ello parezca que debe ser traumático de controlar, Knights of the Temple 2 es tan sencillo de manejar como resultón.

Las situaciones en las que nos veremos mezclados incluyen repeler el ataque de los enemigos a un fuerte pirata, abatir a toda suerte de bestias infernales, infiltrarnos sigilosamente en determinados puntos... En términos de acción, el programa de Cauldron no pierde fuelle, y aunque sea fácil de controlar, su desarrollo nos pondrá en más de un apuro. La IA de los malos irá subiendo a medida que avancemos, y a poco que progresemos nos veremos en situaciones de combate muy comprometidas, que requerirán un acertado uso de los combos y, por supuesto, del arte de bloquear.

Paul de Raque puede saltar, bloquear golpes, dar dos tipos de tajos a combinar, cambiar de armas (a una o dos manos), usar el arco... Las posibilidades son muchas y todas muy intuitivas. Aparte, tal y como ocurriese en su antecesor, disponemos de una serie de golpes mágicos muy sencillos de usar, y que a buen seguro resolverán más de una situación comprometida. Pero tengo que reconocer que, tras re-jugar al primer Knights, me divierte más la acción tremebunda del antiguo, pero la espectacularidad del nuevo juego hace que, globalmente, no le vaya a la zaga.

Eso sí... El reto del que nos ocupa nos hará sudar sangre, pero por encima de todo, nos divertirá por lo bien planteado de su desarrollo. Jugabilidad a la antigua usanza, sin complicaciones de control ni nada por el estilo. Y si nos hartamos, siempre está el competente modo multijugador, que tanto para LAN como en Internet ofrece una serie de épicos combates tan bien plasmados como divertidos, a pesar de lo caótico que pueda llegar a ser en algunos momentos. Todo ello adornado con un apartado técnico que, curiosamente, colabora sobremanera en eso de querer ver más y más...

LO MEJOR

  • · Buen doblaje al castellano.
  • · Buena banda sonora.
  • · Combates divertidos y espectaculares.
  • · El nivel de detalle de sus gráficos.

LO PEOR

  • · No es demasiado largo ni muy variado que digamos.
  • · Starforce...

CONCLUSIÓN

[image|nid=1334739|align=right|width=150|height=112] Knights of the Temple II (PC)Knights of the Temple 2 apuesta por un género clásico, no demasiado frecuentado en el mundo de los compatibles PC y, por qué no decirlo, no muy popular a día de hoy en sistema alguno. Tomando como referencia lo logrado por Starbreeze en la primera parte, los programadores de Cauldron han realizado un producto que, si bien no pretende ir más allá de lo que es la jugabilidad pura y dura, ofrece un apartado técnico a la altura de las últimas producciones. Es bueno, muy bonito y más barato aún... ¿qué más se le puede pedir a un clásico? · El nivel de detalle de sus gráficos.· Buena banda sonora.· Combates divertidos y espectaculares.· Buen doblaje al castellano.